Violencia mortífera en Brasil

mayo 4, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Cinco individuos entran violentamente en un hospital de Parauapebas en el estado de Pará en el noreste de Brasil, someten a los guardias y asesinan a sangre fría a Waldomiro Costa Pereira, activista del Movimiento de Trabajadores sin Tierras (MST) que desde hace rato se queja de los atropellos perpetrados por agentes de hacendados. El MST dijo que se trataba de un asesinato más de campesinos. De acuerdo al diario Folha de Säo Paulo, la autoridad local condenó el crimen que al parecer la policía investiga. El MST también hizo saber que Costa Pereira estaba recuperándose de un atentado previo, y que era un activista de grupos que reclaman una reforma agraria que los grandes hacendados se dice que rechazan.

Esto y más a tiempo que el país parece absorto con las investigaciones nacionales anticorrupción como “Car Wash” que, dicho sea de paso, está involucrando a las cabezas del Congreso, al ministro de relaciones exteriores, al jefe de gabinete del presidente Temer y a cinco ex presidentes de Brasil. Pero el mundo sigue andando.

Según The Guardian, el estado de Maranhao es el más pobre de Brasil y quizá el que más ha sufrido hechos de violencia. Es también uno de los que más se desforesta lo que es el resultado de enfrentamientos entre los tradicionales habitantes de la zona y los deforestadores. Lugares como Gamela, habitada desde hace marras por 400 familias, donde a comienzos de mayo trece miembros de la comunidad fueron hospitalizados víctimas de un violento ataque en el que no hubo muertos, pero sí trece hospitalizados (a un hombre contaron las manos y las piernas por debajo de la rodilla, a otro solo las manos) acusándolos de “rateros”, cuando el verdadero cometido era amedrentar para imponer el desalojo de las tierras. Esto después de que los atacantes se hubiesen reunido en un día de campo con asado y bebidas alcohólicas hasta entrada la noche cuando rodearon Gamela, dispararon al aire y atacaron a la gente. Es de dominio público que la región está luchando desde hace décadas contra familias poderosas que han sido dueñas de tierras y que dominan la política de Maranhao.

La Comisión Pastoral de Tierras (CPT) recientemente hizo saber que Brasil ha devenido en el país menos protegido contra la violencia de los invasores de tierras que en 2016 causaron la muerte a 61 personas, cifra que no se registraba desde 2003. De acuerdo a un estudio de 2016 de la Universidad de Windsor de Canadá, el uno por ciento de la población de Brasil es dueño de casi la mitad del territorio del país. Lo que explica el creciente deseo de acaudalados dueños de tierras, por lo menos un buen número de ellos, de extender sus dominios.

The Guardian añade que miembros de la Asociación de Indígenas de Pariri y el Movimiento Ipereg Ayu, de las legendarias tierras de Mundurukú que se extienden al suroeste del estado de Pará, Coatán, Laranjal y Säo José de Cipó, estado de Amazonas, y Papiaká-Kayabi en Matto Grosso, se quejan vehementemente de los frecuentes atropellos de invasión y toma arbitraria de tierras.

Parauapebas, Gamela y Mundurukú son ejemplos de hechos funestos que se repiten en la cuenca del vasto Amazonas, y lo peor es que la criminalidad impune del campo va en aumento en busca de lucrar con la crianza de ganado que nutre la creciente demanda de carne de exportación de Brasil, además del cultivo de la soya y otras hierbas… todo, además, en detrimento del aire que respiramos.

Para los oriundos organizarse mejor no debe ser fácil, pero hacerlo contrapesaría la ola de atropellos y crímenes contra gente legalmente establecida. Es este sentido la historiadora brasileña Blanca Behrends dijo a la prensa en febrero que el carnaval brasileño siempre había sido una ocasión para utilizar el buen humor y hacer critica social y, este año, dos de las más reconocidas escuelas de zamba destacaron el llamado a la cordura y la justicia de las tribus indígenas del Amazonas. Algo se hace pero urge hacer mucho más ante el abuso… donde sea.


El gobierno de Venezuela confisca juguetes El gobierno de Venezuela confisca juguetes. Se sabe que la Venezuela de los últimos tiempos sufre de ausencia no solamente de democracia en el sentido cabal de la palabra que todos conocemos o deberiamos conocer, sino que también sufre una inflación que en diciembre va llegando al ¡470 por ciento! y en aumento, lo que significa un tormento para la inmensa mayoría del pueblo venezolano ya sea madurista u opositor al Gobierno. En estos momentos ese pueblo no sabe qué hacer o qué no hacer para enfrentar semejante desbarajuste no solamente económico sino ciudadano que se agudiza por varias razones entre las que se encuentra, prominentemente, la reciente desesperada y demente medida oficial de ordenar a la Guardia Nacional Venezolana que ¡confisque!… nada menos que millones de juguetes, importados por firmas venezolanas, antes de que lleguen a los estantes de venta al público con la excusa de que las referidas firmas venezolanas están cobrando precios demasiado elevados. Esto como si el comprador no tuviese la potestad poco menos que sagrada, y el sentido común, de decidir si el juguete es caro o no pese a la galopante inflación. La idea baladí y hasta maliciosa del gobierno es dizque distribuir estos juguetes a precios de obsequio supuestanente entre la gente desvalida, mientras la mayoría de la gente venezolana se queda sin la posibilidad de adquirirlos a tan solo pocos días de Navidad. Oficialmente no se dijo dónde iría el dinero de la venta barata de los juguetes. Lo que en primera y última instancia, a no ser que las cosas se aclaren, constituye ¡hurto! Nada menos que el Poder Ejecutivo de Venezuela recurriendo a la confiscación forzada sin precedentes… que se sepa. Encima de la referida inflación que desde hace rato viene encareciendo diariamente los precios de la carne, las legumbres, los medicamentos, el transporte, la vivienda, etc. y desde luego el precio del dólar de EE.UU. que escasea; fuera de la expulsion del MERCOSUR que no hace mucho sufrió Venezuela y que el Gobierno de Maduro no acepta; además de la creciente pobreza de la población víctima también de un alto índice de criminalidad y de delitos de toda índole que hacen que la gente, entre otras cosas, propenda a emigrar a Brasil, Colombia, España, EE.UU. y otros países; fuera de la bronca entre un Congreso venezolano que lucha por llevar a Venezuela por la vía legal y sobre todo a un plebiscito sobre el mandato del Presidente Maduro; fuera del riguroso e injusto trato de los detenidos por razones políticas; y teniendo en cuenta la confusión generada por la reciente confiscación de billetes de guarismos inflados; y fuera del clamor interamericano articulado en varias oportunidades por el Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro. La veradad es que ahora en Venezuela hay que afrontar nada menos que el desacato gubernamental al derecho a la propiedad comercial cuyo precio al por menor, en el caso concreto de los juguetes confiscados, por supuesto que debería ser determinado por, y solo basarse en, las leyes de la oferta del vendedor y la demanda del comprador minorista… que desde el siglo XVIII se llama la ley de la oferta y la demanda, o sea de la fueza o las fuerzas del mercado. Estas fuerzas por supesto que pueden ser afectadas con impuestos, gravámenes, cuotas, y otras medidas que necesariamente tienen que ser aprobadas democráticamente por el Congreso nacional electo, lo mismo que el Poder Ejecutivo, y a veces expuestas al Poder Judicial. Lo que en la Venezuela de hoy es poco menos que una quimera… pese a los buenos oficios que hasta ahora han procurado introducir en la patria de Simón Bolívar tanto el Papa Francisco como el ex presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y otros. Ya lo dijo nada menos que el sabio griego Anacarsis en el siglo VII a.C. :“juega de modo que procedas seriamente” Pero el gobierno venezolano de hoy juega seriamente a proceder nefastamente”. Por lo que se ve hay socialismos que duran gastando el dinero de la gente… hasta que éste se acabe, claro.

diciembre 14, 2016

El liderazgo de Justin Trudeau en Canadá

julio 26, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Justin Trudeau, de 45 años, Primer Ministro de Canadá por diez y ocho meses, es muy distinto al presidente de EEUU, Donald Trump… que, a propósito, incluso habla de autoperdonarse jurídicamente porque tiene la conciencia intranquila ante las investigaciones que lo persiguen.

Según De Spiegel, Justin Trudeau es acogedor, ameno, atento, gallardo y liberal. Es defensor del medio ambiente y de mantener las puertas abiertas al comercio y a refugiados del Medio Oriente y otras partes. En cuanto a muros de frontera, Trudeau responde que Canadá da la bienvenida al mundo con los brazos abiertos. Hoy busca la reconciliación con las poblaciones nativas de Canadá. En su momento le preguntaron por qué la mitad de su gabinete eran mujeres, respondió: “porque estamos en 2015.”

Trudeau es el hijo mayor de Pierre Trudeau, Primer Ministro de Canadá de 1968 a 1984. Justin creció en las dependencias oficiales de Ottawa y quizá eso contribuyó a la formación de su personalidad y presteza mental que hoy le ayudan a arriesgar sin temor a equivocarse. Es ameno, de sangre liviana, bromea sobre sí, viste medias de distinto color e incluso boxeó públicamente durante su campaña electoral. En la universidad estudió pedagogía y literatura para después enseñar francés, sociología y teatro. También enseño snowboarding cerca de Vancouver. Adquirió prominencia luego del elogio que ofreció en el sepelio de su padre hace diez y siete años. Fue tan emotivo y relevante que impulsó su carrera como político; fue electo al parlamento en 2008 para luego tomar el liderazgo del partido liberal en 2013.

Justin Trudeau ha dicho que desde 1945 Canadá ha tenido una política internacional independiente de Gran Bretaña. Incluso desde antes de la independencia ha tenido una visión propia del mundo sobre todo porque EEUU está al sur de su frontera. Históricamente Canadá ha tenido políticas distintas del poderoso vecino con respecto a Cuba, Viet Nam y el desarme nuclear. Los canadienses afirman que no conviene a nadie que Canadá sea visto como un apéndice de EEUU. Su independencia en política exterior es un hecho histórico y todo apunta a que continuará siéndolo.

Las elecciones de 2015 tuvieron en Canadá un candidato conservador que buscaba la reelección enunciando políticas de división y temor especialmente con respecto a migrantes musulmanes, y pregonando postulados afines a las derechas llamadas “populista” de EEUU, Polonia, Hungría, Filipinas y Turquía. La política de Trudeau es de inclusión y, en vez de apartar a “los peores”, se trata de incluirlos para que todos nos ayudemos de modo que el progreso lo realicemos juntos y de la mejor manera. Emmanuel Macron, presidente de Francia, y Sadiq Khan, alcalde de Londres, dijeron que avanzar juntos era mejor, y ganaron. Trudeau está en eso y más.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN, de Canadá, EEUU y México, vigente desde enero de 1994, ha beneficiado a empresas multinacionales. Según The Guardian, en 1993 EEUU tenía un déficit comercial relacionado a la industria automotriz de US$3,5 mil millones. En 2016 ese déficit llegó a $45,1 mil millones. El déficit automotriz de Canadá con México en ese periodo subió de US$1,6 a $8,7 mil millones. Pero ¡ojo! el salario del obrero mexicano de esa industria no se benefició en ningún momento del referido auge. Compañías como Honda, BMW y PKC se instalaban en México, sobornaban a dirigentes sindicales, y a otros, de modo que los sueldos de trabajadores de planta permaneciesen por los suelos sin que el gobierno de México dijese mucho. No es tan fácil el asunto como lo cree la Casa Blanca… aunque hoy ve cierto mérito en el TLCAN.

Trudeau hace poco visitó a una familia siria refugiada en Calgary que, agradecida, dio el nombre de “Justin Trudeau” a su recién nacido. El Primer Ministro, emocionado, lo alzó en brazos. Desde diciembre de 2015, Canadá ha recibido 40.081 refugiados.

El autor es miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua.


Junípero Serra fundador de misiones

julio 19, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

En 1769 el cacique de Sica Sica, Alejandro Chiquimamani, viaja a La Paz acompañado de hilacatas para entregar los recaudos a la autoridad paceña, en vez de darlos al corregidor de su comarca que desviaba lo recaudado. También en 1769, el padre franciscano Miguel José “Junípero” Serra (mallorquín, 1713-1784) inicia labor pionera en la hoy California, EEUU. También en 1769 estalla la guerra territorial entre Connecticut y Pennsylvania, colonias inglesas. O sea que la violencia de una forma u otra era frecuente en las Américas del norte y del sur durante el siglo XVIII.

El 16 de julio, La Paz, Bolivia, celebra uno de los primeros gritos libertarios y revoltosos de Suramérica que fue sofocado cruelmente. El 16 de julio de 1769 en la California de España, y el 16 de julio de 1809, en La Paz, Alto Perú, Virreynato de Lima, las cosas no pueden ser más contrastantes. En aquella se comienza a edificar en grande, en ésta se gesta el ahorcamiento de Pedro Domingo Murillo y otros patriotas mártires.

En el mundo de 2017, cada vez más globalizado, el 16 de julio también se debería recordar el inicio de la obra colonizadora de los españoles misioneros del siglo XVIII en lo que vino a llamarse California, que comienza con la fundación de la primera misión de San Diego de Alcalá (hoy San Diego), el 16 de julio de 1769, por el franciscano Junípero Serra, en los campos de San Diego donde, entre otros cometidos, él siembra los primeros viñedos, naranjales, higueras y olivares, catequiza y educa. Se trata de una cruzada misionera cristiana inverosímil por lo apaciguada… y positiva por sus causas nobles.

Enterado, el rey de España, Carlos III, cuyo imperio abarca más de la mitad del mundo conocido, autoriza la fundación de veintiuna misiones en California en los siguientes 54 años, además de fortines militares y cárceles en San Diego, Santa Bárbara, Monterrey y San Francisco. Los jesuitas y otras órdenes religiosas españolas, italianas y francesas también fundaban y trabajaban misiones en América incluyendo en lo que vino a ser Bolivia.

El doctor en filosofía, padre Junípero Serra, enseña filosofía durante quince años en Palma de Mallorca. En 1749 es destinado a México y viaja con su amigo y biógrafo Francisco Palau. Enseña en el Colegio de San Fernando. En 1750 trabaja exitosamente en las misiones de Sierra Gorda y en el centro-sur de México. Luego regresa a la ciudad de México donde permanece siete años trabajando en las poblaciones aledañas ganándose el prestigio de religioso asceta de éxito e incluso fama. Por eso y por su efectiva labor misionera, en 1769 integra la segunda expedición a Alta California liderada por Gaspar de Portolá.

Cuando la expedición llega a lo que hoy es San Diego, el padre Junípero se queda con algunos otros para fundar la misión. El resto continúa en busca del puerto de Monterrey que ya había sido utilizado por marinos españoles. El cometido resulta infructuoso y es Junípero que explora y encuentra el puerto en 1770, donde funda la segunda misión de San Carlos Barromeo. Habiendo sido nombrado presidente de las misiones de Alta California, él sienta residencia y organiza su centro administrativo cerca de San Carlos, en Carmel del Mar, donde radica e imparte instrucciones hasta el fin de sus días.

Bajo su presidencia también se fundan las misiones de San Gabriel Arcángel (actual Los Ángeles) en 1771, San Luis Obispo (1772), San Juan Capistrano (1776), San Francisco de Asís (1776), Santa Clara de Asís (1777) y San Buena Ventura (1782). En cada una los franciscanos organizan poblados donde catequizan e instruyen a los nativos en agricultura y crianzas de ganado. Su éxito se debe a que las misiones estaban alejadas de la autoridad colonial y, con el tiempo, lejos del gobierno de México. Esto hasta el siglo XIX cuando se abandonan los cometidos con la toma de California por parte de EEUU. Junípero, que está enterrado en California, es canonizado por el Papa Francisco el 23 de septiembre de 2015.


Cuando el nacionalismo embiste

julio 13, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Al concluir la reciente reunión del G-20 en Hamburgo, el presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que el mundo estaba más dividido que nunca. Se refería por un lado al nacionalismo “popular” o “populismo” que mayormente cuestiona y hasta rechaza la cooperación internacional, y por otro a los que creen en la continuación de esa cooperación que ha costado forjar desde 1945 y cuyos frutos deberían ser claros pero que no lo son para los populistas hoy triunfalistas en países importantes como EEUU.

Acaparador del término “populismo”, el nacionalismo cree que ha llegado su época de poder aunque internacionalmente busca conocidos, porque amigos no tiene, que compartan un podio de aislamiento en nombre de una antiglobalización comercial, un rechazo del calentamiento climático, un menoscabo de la OTAN, y un rechazo de la realidad de millones de refugiados que buscan amparo. Prédica que la mayoría de los países del mundo no comparten. Más bien el ciudadano común de estos países se muestra incrédulo de que en 2017 haya tanta gente inmisericorde y tan poco leída, sobre todo de lo acontecido en el mundo en los últimos 72 años. El tal “populismo” es toda una enseñanza de lo que, paradójicamente, él mismo no sabe.

La cooperación internacional es perjudicial para los nacionalistas que por desgracia han sido electos en países de talla como EEUU, y de menos talla como el Reino Unido, Polonia y Hungría. Menos mal que Holanda, Austria y Francia lo han rechazado electoralmente. Rusia, una dictadura oligárquica, baila con la que más le sonríe en este caso la presidencia de EEUU que hoy es tropel, porque la prensa, buena parte del poder judicial, mucho político y público estadounidense bregan y hasta pugnan por encontrar respuestas a lo que acontece. Incluso han nombrado un juez especial para investigar el muy posible nexo entre Rusia y la reciente elección presidencial de EEUU. Putin insiste que Rusia no se ha inmiscuido en esa elección, pero las evidencias que surgen muestran lo contrario. Y continúan surgiendo para rubor y desprestigio del ruso.

Por supuesto que el presidente Trump pierde sueño en torno a lo que pueda descubrir y dar a conocer el juez especial sobre todo ahora que hay mucho más “trapo sucio al sol” que hace un mes. Y esos ¨trapos” emergen cada día cuando el tropel Trumpista decía e insistía que no existían. El senado y la cámara de representantes también investigan una situación repleta de dichos y contradichos que surgen diariamente incluso por el afamado twiter que el presidente Trump utiliza a ultranza incluso con faltas de ortografía y otras manifestaciones muy de él por demás de increíbles por lo simplonas y comprometedoras que incluso sus más cercanos colaboradores le han sugerido que deje de escribirlos.

La reciente reunión de Hamburgo del G-20 ha reflejado la polarización de lo que refiero luego de los programados aplausos a Trump en Varsovia y las manifestaciones en Alemania. Esta reunión del G-20 ha sido la primera en país de libre expresión ya que la de 2015 fue en Turquía y la de 2016 en China, ambos prohíben las manifestaciones de protesta. No fue así en Hamburgo donde las enormes manifestaciones sobre todo (pero no solamente) contra el “populismo” de países históricamente importantes que hoy se oponen sobre todo al comercio y cooperación internacionales lo que resulta no solamente increíble sino erróneo y por lo tanto deleznable.

Si hubo gente que por medios electorales llevó a sitiales de mando a individuos cuya forma errónea y descartable de ver las cosas debe ser rechazada en las urnas, “la gente leída” debe despabilarse y acudir a votar en mayor número de modo que la ignorancia y su insaciable angurria de conflicto y dividendo espurrio cedan el poder sobre todo en EEUU donde la tradición de contrapeso y balanceo de los poderes del estado ha sido históricamente efectiva, pese a todo. El reto hoy es sin precedente.

El autor es miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua.


La plaga de los religiosos pederastas

julio 5, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El Papa Francisco ha estado ocupado reemplazando personal de rango del Vaticano, como el cardenal alemán Gerhard Müller que se opuso a la decisión papal de permitir que católicos divorciados accedan a la comunión según el Papa lo refirió en su libro El júbilo del amor publicado en 2016. El cardenal Müller arguyó que lo dicho por el Papa Francisco estaba en conflicto con las enseñanzas de la Iglesia sobre la indisolubilidad del matrimonio. Al parecer los subalternos del Vaticano tardan en percatarse de que el que decide y manda es el Papá, hoy Francisco, y esto desde San Pedro.

El cardenal Müller era encargado de la afamada Congregación de la Doctrina de la Fe responsable también del espinoso asunto de los religiosos pederastas que es una plaga multinacional encubierta por décadas con artimañas e influencias que perduran en medio de nuevas acusaciones contra el cardenal australiano George Pell, otro alto funcionario del Vaticano.

El cardenal Pell, de 76 años, es conocido por australianos que acudieron infructuosamente a él para pedir que tomará acción contra religiosos pederastas de su país. Hoy no solamente es acusado de pederastia, sino de haber hecho vista gorda a los actos de religiosos pederastas en Australia desde cuando era autoridad en la localidad minera de Ballarat. El Papa ha concedido licencia indefinida al cardenal Pell para que en Australia lidie con las acusaciones. Ha nombrado como reemplazo a su subalterno, el jesuita monseñor Luis Ladaria Ferrer.

El diario Huff Post dijo recientemente que el Vaticano, liderado por el Papa Juan Pablo II, sabía de sacerdotes pederastas que el Vaticano encubría ante las comisiones gubernamentales en este caso de Australia. Un informe de la Iglesia Católica Australiana señala que entre 1980 y 2015, 4500 personas denunciaron casos de pederastia perpetrados por miembros de la Iglesia. Según el Informe, entre 1950 y 2010, se identificaron 1889 agresores: 572 sacerdotes, 597 hermanos religiosos, 543 laicos y 96 hermanas religiosas. El primer ministro australianos calificó estos datos de vergüenza nacional” sobre la que el cardenal Pell ha de tener algo que decir.

La pregunta es: cómo es posible que un religioso con antecedentes de escándalo puede llegar a un puesto alto en la jerarquía vaticana y permanecer. El cardinal Pell ha debido saber que el siete por ciento del clero australiano ha sido acusado de pederastia entre 1950 y 2010. Omitió saberlo hasta que le cayó encima legalmente porque de confesionario está claro que nunca le hizo efecto ni mucho menos.

 El año pasado el Papa Francisco confirmó que había dos mil casos de pederastia pendientes en el Vaticano y que dotaría de más gente a la Congregación de la Doctrina de la Fe para acelerar los procesos que no cesan de llegar. Un problema del Vaticano hoy es el rezago de casos no resueltos por la injustificable inacción de la Iglesia que se remonta a los años 1980, quizá antes, y perdura inexplicablemente.

De todas maneras Francisco llegó al papado en 2013 con la promesa de crear una Iglesia más abierta empezando por reformar la burocracia vaticana y eliminar la pederastia que caracterizó a los dos papados anteriores. Recordemos que habló de “comités poderosos” de protección de niños, tribunales para procesar a obispos y “tolerancia cero” con sacerdotes pederastas. Desafortunadamente estas promesas no se han cumplido hasta el momento.

El periodista italiano, Emiliano Fittipaldi, autor del libro Lujuria, publicado este año, que versa sobre abuso sexual en el Vaticano con el capítulo inicial dedicado al Cardenal Pell, opina que lo que acaba de acontecer demuestra que la revolución de Francisco, en lo que toca al abuso sexual, ha quedado en promesas.

Libros aparte, esperemos que esto cambie porque la pederastia, o abuso sexual de niños y niñas, es infame y debe ser erradicada de una vez por todas. Quizá el matrimonio de religiosos sea el único paliativo.

El autor es miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua.


Brasil con un poder judicial envidiable

junio 28, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

La ley brasileña dictamina que en la línea de sucesión presidencial no puede haber nadie que haya recibido, o esté por recibir, un mandamiento judicial federal en su contra. El Poder Judicial de Brasil hace honor a esta ley y a su fama de enaltecedor de la Constitución y las leyes en un inmenso río revuelto donde solamente los escándalos de Petrobras, Odebrech y Lava Jato se han probado poco menos que suficientes para copar la templanza ética y la capacidad de trabajo del Poder Judicial y de la Policía Federal y sus dependencias nacionales, regionales y locales que no han cesado de ejercer profesionalismo e idoneidad en el desempeño de sus funciones constitucionales que están demostrando, hasta el momento, ser un modelo que debería ser emulado por otros países no solamente iberoamericanos.

A comienzos de junio de 2017 la Corte Suprema Federal de Brasil aprobaba por mayoría a tiempo que el juez federal Marco Antonio de Mello emitía el respectivo mandamiento judicial contra Renan Calheiros que habría de ser inmediatamente removido de la presidencia del Senado por malversación de fondos. Esto significó un golpe más para el presidente Michel Temer cuyo gobierno y él mismo han sido debilitados por escándalos de corrupción en medio de la política de austeridad que el Presidente ha impuesto.

Por otro lado, Calheiros ha sido reemplazado por el senador Jorge Vianna del Partido de los Trabajadores que se opone a los recortes de gastos excesivos que durante el gobierno de Russeff gestaron el déficit más prologado y pernicioso de la historia del país que contribuyó a la recesión de los recientes dos años y que no cesa de tener efectos negativos en el empleo, la conducción y la marcha de la inmensa economía brasileña que recientemente sufrió una disminución masiva de sus exportaciones de carne, sector que también se vio afectado por sobornos pagados a inspectores por compañías exportadoras como JBS para que éstos dejasen pasar carne mala por buena. Aquí la Policía Federal también arrestó a docenas de inspectores que habían aceptado sobornos.

El 26 de junio la Policía Federal de Brasil dijo que tenía evidencia de que el presidente Michel Temer había recibido sobornos que comprometían su continuación en el cargo de primer mandatario si el latente juicio de corrupción lo declaraba culpable. El mandatario es investigado en función a declaraciones, concertadas con el Fiscal, del empresario Joesley Batista de la procesadora de carne JBS que vinculan al presidente con sobornos y presuntos pagos irregulares a la ex autoridad parlamentaria, Eduardo Cunha, actualmente en la cárcel.

De acuerdo al periódico The Guardian, si la Corte Suprema acepta la recomendación de la Policía Federal de investigar al presidente Temer, solamente el Congreso Nacional puede decidir si la Corte debe investigarlo. Si dos terceras partes del Congreso votan a favor de la investigación, Temer debe ser suspendido de sus funciones hasta la conclusión del juicio. De acuerdo a un reciente comunicado de la Corte, la Policía Federal tiene evidencias suficientes de sobornos pagados para demostrar la necesidad de una investigación de Temer por “corrupción pasiva” que es el cargo imputable por recibir sobornos. Las evidencias muestran que el ex ayudante de Temer, Rodrigo Rocha Loures, en nombre del Presidente, recibía los sobornos de JBS en maletas de dinero que la Policía incautó. Hasta el momento Temer ha rehusado hablar del asunto. Se lo acusa de tres presuntos crímenes: corrupción, obstrucción de justicia y ser miembro de una organización criminal.

Con suficiente apoyo de la Cámara de Diputados es probable que el presidente Michel Temer permanezca hasta que su mandato concluya a fines de 2018 aunque el costo de esa permanencia, limitada por la frugalidad fiscal impuesta, ha de imposibilitar una gobernabilidad efectiva que la agencia Reuters califica de “zombie”… que habrá de durar hasta que Brasil elija otro presidente.

El autor es miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua.


La tontería de las paredes de frontera

junio 22, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Las paredes de frontera siempre han sido edificadas a gran costo económico, emocional y cronológico tras rédito político-militar. Quizá impidan el paso físico de personas sobre todo a corto plazo con la consecuente alharaca político-electoralista. Pero la picardía, determinación y coraje del ser humano que busca burlar la pared, a la corta o a la larga, siempre han triunfado.

El rédito de anunciar la construcción de una pared fronteriza históricamente ha sido positivo para el anunciante por la brutal sencillez del enunciado que siempre tuvo connotación protectora, demarcadora y prepotente lo que todavía esclarece los lindes de lo protegido. En Iberoamérica y otras geografías construimos un muro para delimitar nuestra propiedad inmueble en un barrio de ciudad. Pero cuando el cometido es regional, nacional o internacional, por lo general es político con tentáculos socio-culturales, religiosos, racistas, económicos, históricos e incluso insulsos.

Tal es el caso de la pared de hasta hoy dos mil doscientos metros de extensión y entre 1,5 y cuatro metros de alto que el gobierno de Ecuador está construyendo en la frontera con Perú para separar la población de Huaquillas, Ecuador, que busca expandirse con un proyecto de más de cuatro millones de dólares, y la de Aguas Verdes en el lado peruano. La verdad es que el tránsito de personas y mercancía ha sido y es históricamente intenso entre ambas lados de la frontera, y dificultarlo con paredes es impopular por lo innecesario. Hoy los comerciantes y trabajadores se ven obligados a caminar a lo largo de la pared para cruzar la frontera.

Manuel López, presidente del sindicato de trabajadores de Aguas Verdes insiste en que la pared está aniquilando el comercio de la región del que dependen cinco mil personas. Abel Jiménez, ecuatoriano, comerciante de pescado, dice que los dos lados de la frontera constituyen una solo unidad comercial. Sin embargo, el alcalde de Huaquillas, R. Farfán, insiste en que la pared es necesaria para reducir el contrabando. Pero si de contrabando se trata, la gente dice que debería construirse una pared de 1500 kilómetros en la frontera peruano-ecuatoriana desde el océano Pacífico hasta el río Putumayo en la región amazónica.

La diplomacia peruana esté pidiendo reuniones al respecto aunque las profundas diferencias políticas entre ambos gobiernos quizá estén entorpeciendo un arreglo. Valga recordar que Ecuador y Perú guerrearon en 1995 sufriendo cientos de bajas que pudieron ser mayores de no haber mediado Argentina, Brasil, Chile y EEUU que lograron un acuerdo de paz firmado en octubre de 1998. Perú dice que el Tratado prohíbe la construcción dentro de los diez metros de la línea fronteriza. Si no hay una respuesta diplomática, el rumor es que la gente puede demoler la pared.

Históricamente, el muro de 117 Km del emperador romano Adriano construido entre 122 y 132 d.C. en la Bretaña romana para defenderse de los pictus y los escotos; el muro Antonio Pío, construido al norte del de Adriano y abandonado en 383 d.C.; la gran muralla de China de 7000 kilómetros construida entre el siglo V a.C. y terminada en el siglo XVI d.C.; la muralla romana de Zaragoza de 3000 metros de longitud empezada por el emperador Tiberio, siglo I, y terminada en el siglo III d.C.; la muralla de Lugo de dos kilómetros construida entre los siglos III y IV d.C.

Pero ¡ojo! …todas tuvieron la función de defensa bélica que en ningún caso detuvo el gran flujo de comercio sobre todo de alimentos… como fueron mayormente los casos de la línea castrense francesa Maginot y el Muro de Berlín en el siglo XX, y hoy el mentado muro de Trump y por supuesto el muro entre Huaquilas y Aguas Verdes (et. al.) que viene a ser una vergüenza cuando lo que más se sigue necesitando es la integración suramericana y de ninguna manera la separación forzada, impopular y perjudicial. Que el US dólar sea la moneda de Ecuador no es asunto de Perú.

El autor es miembro de la Academia Boliviana de la Lengua.


Los opioides matan a la carta

junio 14, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El consumo de opioides y droga prescrita por médicos para aliviar dolores, como Fentanyl, OxyContin, Oxycodone, Xanax, o escamas como U4700 o Pinky y otras compradas de China y Hong Kong por medio de “la red negra” de la internet, enviadas por correo y pagadas con bitcoin, son brutalmente adictivas y se consumen cada vez más en EEUU, Europa, México y otros países lo que viene causando la mayor epidemia cuyo control es difícil por la clandestinidad de ese tráfico.

La muerte por consumo de opioides antes de 1990 era esporádica en EEUU, pero desde 2010 hasta 2016 la de afroamericanos de 25 a 44 años aumentó cuatro por ciento, hispanos siete por ciento, blancos 12 por ciento, indoamericanos 18 por ciento alcanzando un total de 183.000 muertes. El problema aumenta incluso entre gente muy joven. En tanto que la pugna legal con fabricantes de Fentanyl, OxyContin y Oxycodone continúa pese a los tropiezos que incluye el poderoso cabildeo empresarial que fabrica varios opioides.

Hay prensa que atribuye a la empresa estadounidense Pudue Pharma, fabricante de OxyContin desde 1995, el haber causado la epidemia. También dice que la compañía tuvo una ganancia neta de US$35 mil millones desde esa fecha. En 2007 tuvo que pagar US$635 millones en multas por falsa publicidad de OxyContin.

Oxycodone es producida por la estadounidense Mallinckrodt, fundada hace 150 años, que también ha estado en conflictos con la ley pero ha tranzado después de pagar US$35 millones en multas y recibir exoneración de culpabilidad. El Washington Post en abril de 2017 dijo que esto mostraba cuan difícil era que el gobierno probase culpabilidad por el daño hecho por un producto que si bien es necesario médicamente, se vende ilícitamente a adictos que están muriendo en gran número.

Fentanyl, más potente que la heroína o la morfina, es la más cotizada e incluso se mezcla con cocaína para “mejorar” el producto haciendo más difícil el tratamiento médico de las víctimas que mueren súbitamente. Pero éstas en su momento seguramente insistieron en consumir una droga más potente que hasta hace poco se podía adquirir por el portal “Silk Road”… que fue eliminado por la autoridades. Pero han surgido otros. De acuerdo a RAND European Researchers de la Universidad Carnegie Mellon, éstos venden mucho más que Silk Road incluyendo cocaína y heroína además de cantidades de Fentanyl al por menor por canales como AlphaBay que según el NYT tiene 21.000 clientes de opioides y más de 4100 de Fentanyl y drogas similares que son vendidas al por menor en chisguetes nasales, píldoras y polvos.

En febrero de este año un mayorista de Carolina del Sur fue acusado de recibir más de tres kilos de Fentanyl por intermedio de la Red Negra de internet, cantidad suficiente para matar un millón y medio de personas considerando que solo dos miligramos causan la muerte. En Nueva Jersey en febrero se detuvo a otro individuo de veintiún años de edad que también había recibido un paquete de Fentanyl que iba a vender en las calles. Un muchacho de diez y nueve años fue persuadido a probar el producto… y murió. En 2015 Fentanyl y similares mataron a 9.580 personas o 73 por ciento más que en 2014. En 2016 la cifra alcanzó 59.000, una situación alarmante. Canadá y varios países europeos también han arrestado gente acusada de tráfico de drogas por la internet que han causado muchas muertes.

Según las autoridades, China es la que más produce opioides sintéticos por la disponibilidad legal de precursores, de la internet y de la comercialización por Hong Kong y el correo de EEUU. Los cárteles mexicanos de droga también participan de este comercio con China y su desbande a otros lugares. La paradoja es que la tecnología de las redes negras fue inventada por las agencias de inteligencia de EEUU para sus comunicaciones en clave lo que hoy hace más difícil la identificación de redes ilícitas que crecen sin miramientos ni temor a la ley.

El autor es miembro de la Academia Boliviana de la Lengua.