La educación popular en Bolivia

La educación popular en Bolivia
por Jorge V. Ordenes L.
Hay cada vez más gente aquí y allá que pregunta por qué se descuidó por décadas la educación popular boliviana al punto de que hoy las varias naciones, que en su momento se creyó que conformaban una Bolivia fundamentada en una Constitución Política del Estado, leyes, etc., simplemente no se entienden. Al contrario, polemizan, divergen, optan por hablar y hacer hablar idiomas distintos y con saña; prefieren justicia a su manera en total detrimento del sentido común y la moralidad; y hasta se matan. Elementos nefastos que hacen difícil sino imposible la factibilidad de Bolivia. También arguyen que lo primero que debe reconocerse es la necesidad de compresión y y avenencia entre bolivianos donde lo multiétnico y pluricultural debería ser aglutinante. Los poderes del Estado deben encargarse de que las divergencias se debatan hasta el consenso… y no hasta el estancamiento que refleja falta de educación.

La respuesta como boliviano es difícil de resumir, pero no imposible. Yo diría que la educación en general en Bolivia, no solamente la popular si por tal se entiende la educación del indio y del mestizo del campo, de las barriadas y villas miserias de las ciudades, y los pueblos, históricamente ha dejado que desear. ¿Incluyo aquí la cuestionable educación de la clase media y en general la educación de las ciudades? Sí, la incluyo.

Algunos de nosotros creemos que casi toda la educación primaria, secundaria y terciaria o universitaria, y otras, en general en Bolivia, has sido deficientes desde un comienzo. Estamos como estamos por eso, porque nos han educado a codazos. Es obvio y una lástima, pero no por eso deja de ser una realidad. La verdad es que mientras la suframos sin plantearla, jamás encontraremos la solución. Tan sencillo como eso. Y qué de la educación familiar.

Lo que puedo decir en forma silogística es que la educación familiar, de haber sido competente desde un comienzo, sobre todo en las ciudades, la educación del resto de lo que nos esforzamos en llamar país, o sea la educación popular en general, hubiera sido mejor. Por otro lado se dice que la educación privada, de todo nivel, es o ha sido tradicionalmente mejor que la fiscal, pero yo creo que en general ha sido menos mala, pero buena no. Pongámonos la mano al pecho y examinemos.

La clase media de Bolivia desde hace tiempo que valora la educación extranjera más que la nacional, de lejos y por idiosincrasia. Los médicos y otros profesionales hacen publicidad de sus estudios en el exterior a fin de atraer pacientes. Se prefiere alquilar propiedad a diplomáticos y/o extranjeros. En general se prefiere producto extranjero porque la percepción generalizada es que es mejor, incluyendo la educación. Si el enfermo tiene medios para hacerse curar en un país vecino, ni hablar de EEU o Europa, se ausenta de Bolivia en el próximo vuelo. Si tiene medios, estudia en el exterior. Si no tiene medios se va en bandada a España, etc. Lo de título “en provisión nacional” es una tontería. En síntesis, se valora la educación extrajera porque en la mente de los más, insisto, es mejor que la boliviana y punto. Y esto desde hace mucho tiempo.

En cuanto a la clase rural pobre, sobre todo del occidente del país, cito al educador y académico boliviano José Roberto Arze que recientemente me comentó que, en lo que concierne a la “educación del indio” en el periodo precolombino, según Garcilazo de la Vega “El Inca”, Tupac Yupanki habría postulado: “No es lícito que se enseñen a los hijos de la plebe las ciencias que pertenecen a los generosos porque como gente baja no se eleven y ensoberbezcan, menoscaben y apoquen; basta que aprendan los oficios de sus padres; que el mandar y gobernar no es de plebeyos, que es agravio al oficio y a la nación encomendárselo a gente común”. Hasta aquí Arze. Es decir, si los descendientes de europeos en Bolivia históricamente fueron elitistas, acaparadores de educación y otras cosas, explotadores, rosqueros y demás, los incas, salvando distancias, no fueron menos. Lo de “comunitarios” se aplicaba a las comunidades que los oligarcas incas explotaban para beneficio del “incario”, sobre todo del inca rey y su séquito; lo mismo que ahora escuchamos que las nacionalizaciones y otras vainas son para beneficiar al pueblo, o a los “movimientos sociales” mejor dicho.

Lo cierto es que la educación, desde ese entonces, era beneficio de unos cuantos afortunados lo que la república intentó corregir sin éxito porque el analfabetismo y otras ignorancias socializadas han beneficiado y continúan beneficiando a los intereses creados sobre todo de los gobernantes. O sea que el pensamiento de Tupac Yupanki tuvo vigencia desde entonces ¡hasta nuestros días! Lo que no deja de ser un vaso comunicante entre indios, mestizos y “blancos”. Lo cierto es que todos manipularon la educación hasta descuidarla poco menos que imperdonablemente. Bueno pues, es tiempo de reconocerlo, decirlo y plantearlo con la esperanza de, esta vez, mejorarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: