“Manos a la obra”

“Manos a la obra”
por Jorge V. Ordenes L.
El 3 de marzo de 2002 el entonces presidente de Bolivia, Sánchez de Lozada, pregonaba su mensaje “Manos a la obra” en el que hablaba del seguro materno infantil, de la corrupción, de obras de empleo, para terminar diciendo, cito: “¿Se ha hecho suficiente? Definitivamente no. ¿Hemos comenzado?. ¿Hemos arrancado? Definitivamente sí. Entonces, manos a la obra; cada boliviano tiene mucho que hacer. Por favor, acompáñennos y tratemos de tener éxito poniendo a Bolivia en movimiento.”

Lo peculiar de esta cita es que pudo haber sido dicha por su Excelencia en ejercicio ¡en marzo de 2007! aunque la verdad es que pudo venir de cualquier presidente de los últimos cuarenta y cinco años ¿por qué? Porque se trata de un mensaje político que cohabita más con la retórica que con la realidad de poca acción sobre la que se debate la pobreza de espíritu y de conciencia que a su vez es fundamento de nuestra pobreza económica, social y política. ¡Por favor! Necesitamos que se llegue a lo específico que viene a ser la cara idónea del cumplimiento. El significado vacuo de tales discursos juguetea con las esperanzas de las regiones lo que es una forma miope de proceder. Por qué.

Porque la mayoría de los gobernantes ni siquiera pueden redactar un memorando correctamente, menos contratos y leyes lo que se comprueba con eso querer dar el voto a muchachos de diez y seis años cuando éstos no tienen por qué comprender lo que es gobernar en tanto que aquéllos, para colmo de males, son declarados enemigos de leer libros que, de haberlos leído, posiblemente se hubiesen educado sobre la obvia verdad de que para votar en elecciones se necesita capacidad de
entendimiento y asimilación, cosa que un adolescente no tienen la menor obligación de poseer.
A propósito, el adolescente tiene derecho a aprender y, antes de aprender, es pueril pretender que sepa . Es como pedir peras al olmo y pretender que éste tenga la obligación de darlas. Estulto.
Los allegados de ONG que tanto gustan educar a adultos, ¿por qué no empiezan enseñando a leer y escribir correctamente a sus educandos de manera que cuando ejerzan, respeten más y mejor lo que es debe ser la democracia, la gobernanza, la política y las elecciones, y a ¡pregonar mejores discursos!

Ahora, los gobernantes en este momento deberían discursear sobre lo que preocupa a la gente de cada región del país, y no solamente sobre lo que está en las afiebradas cabezas de los graduados de las ONG y de muchos andinos. Por favor, las consternaciones regionales se distinguen unas de otras, o sea que los discursos tienen que ser relevantes por segmentos de población. En democracia se discursea en torno a lo que quiere la población, y no sobre lo que se busca imponer.

Claro que hay temas que deberían interesar a todos los bolivianos y sobre esos temas hay que discursear, como la urgente necesidad de construir por lo menos diez diques y represas en los contrafuertes de los Andes y en las cabeceras de los llanos que contengan las aguas en épocas de lluvias y se almacenen para la época seca, generen electricidad y eviten las inundaciones que por muchos años han azorado el oriente del país. Otro tema de discurso es la urgente necesidad de construir una súper carretera interoceánica, y otras, que entre otras cosas permitan concretar de una vez por todas la explotación de yacimientos prometedores como La Gayba, el Mutún, así como los residuos llenos de plata de la explotación colonial de Potosí, y la agricultura desde luego. Estos proyectos deberían ser urgentes porque darían empleo a miles. También en este momento se debería discursear sobre cómo van a proceder para lograr institucionalizar el país sin tanto vale de empleo por lo general extendido a incompetentes, cuando es obvio que su gobierno se va a paralizar y hasta derrumbar continuando la nefasta práctica tradicional boliviana de dar puestos importantes a parientes, amigos o allegados, lo que significa pasto de corrupción e ineptitud.

Si se trata de discursear, los que gobiernan deberían hacerlo sobre autonomía, y sobre cuándo van a anunciar que la “Asamblea Constituyente” es un fracaso porque hay gente que quiere imponerse y hay gente que no va a aceptar imposiciones producto de ideologías ajenas y recicladas. Los gobernantes deberían discursear sobre dónde y cuándo han de conseguir los millones de euros de inversión que se necesitan para impulsar la industria del gas; cuándo y cómo van a vigorizar el servicio exterior dando énfasis al cabildeo con resultados positivos en Washingon, Bruselas, Brasilia y otras partes ahora que la globalización resulta un reto flamante con esto del gas, etc.

De estas cosas pertinentes no se discursea porque “manos a la obra”, en serio, daría poder a los gobernantes como resultado de logros en vez de promesas. A lo que voy en última instancia es que parece que las cosas cambian pero mientras más parecen cambiar más quedan como estaban, incluyendo los discursos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: