“No avalarás” en quechua

“No avalarás” en quechua
por Jorge V. Ordenes L.
A propósito del mentado “ama sua”, “ama lulla” y “ama kella”, a estas alturas de la historia y en vista de las crecientes denuncias que incluso han movido al propio Presidente de la República a negar haber autorizado la utilización de su nombre en recomendaciones pagadas o avales firmados por “personeros” del partido de Gobierno con la intención de acceder a cargos públicos, los bolivianos nos preguntamos si no sería necesario acuñar el verbo “avalar” en quechua para añadirlo a la célebre trilogía de leyes míticas que de una manera recurrente nos hacen escuchar como distintivo moralista de un Gobierno que se suponía iba a seguir las tales leyes (y los códigos nacionales). Dijeron e insistieron que las leyes míticas de los quechuas de una forma u otra iban a imponerse también entre aymaras… que nunca tuvieron algo similar en su idioma. Según los Uyustus del momento, tal no fue necesario ya que hasta la caída del imperio la ley del inca, incluyendo la mítica que refiero, era la ley del aymara, y de otros, gustase o no gustase. El Inca, hijo del Sol, era dueño de vidas y haciendas aymaras, entre otras, hasta entrado en siglo XVI de la era cristiana, o hasta la llegada de Pancho Pizarro.

Me dicen que en quechua no existe el verbo “avalar” que, de ser cierta su inexistencia, no habría más remedio que recurrir al sufrido idioma castellano y decir “ama avalar” de modo que los desentendidos comprendan que la ley de los quechuas por el momento incluye “ama avalar” que también deben entender los aymaras de todo color de poncho. Digo “por el momento” porque, como van las cosas, y ahora que posiblemente se avecinen elecciones de toda clase, conviene que el léxico quechua quede franco de modo que permita el ingreso de otros “amas”… que también deberán entender los aymaras y sobre todo los militantes y sus altos dirigentes que se han portado pésimamente y han acuñado “avales” en un largo tren inmoral y enjuiciable ¡de lucro personal ilícito!

Lucrar ilícitamente y desde posiciones de gobierno no es nada nuevo. Pero lucrar o permitir lucrar solapadamente, pregonando “transparencia” y frugalidad, continúa siendo poco inverosímil y hasta tonto porque en Bolivia, históricamente y por desgracia, muchos encumbrados no solamente han “avalado” sino que han permitido que los “avalados”, una vez en puestos oficiales, recuperen el valor del “aval” en poco tiempo, y lo compartan de una forma y otra con superioratos. Todo a costa de los “movimientos sociales”.

Los bolivianos en 2007 parecen estar reaccionando ante la ignominia de esa manera de hacer gobierno que entre otros desatinos parece haber permitido el hurto en escala. Reacción ante la ignominia o no, las cosas siguen mayormente como antes o peores, y ni reforzados “amas” quechuas harán cambiar inmoralidades cuya fuerza hoy mueve montañas que en el proceso muelen buenas intenciones y ¡ojo! pueden arrasar gobiernos que demuestran contumacia en el error de seguir emitiendo avales de empleo gubernamental y quizá otros, por dinero.

Ahora, lo de la aplicación de “leyes” comunitarias de origen autóctono andino, y que seguramente tienen sus tácitas “amas” que por lo visto van más allá de las leyes míticas, constituye nada menos que una forma de autonomía lograda sin cabildos y manifestaciones populares ni mucho menos. La pregunta es ¿por qué en forma autonómica los andinos pueden maltratar y hasta azotar a taxistas y otros que exhiben desacuerdo con bloqueos y huelgas en plena ciudad de La Paz en directa contravención de las leyes de la república y de la moralidad más elemental? ¿Por qué tales infractores y hasta delincuentes pueden de pronto inventar sus convenientes “amas” sin que las fuerzas del orden investiguen y sometan a juicio a tales desalmados? ¿Por qué se tolera esa autonomía alevosa y no la democrática, como por ejemplo la de la Media Luna, que obedece los “amas” de la Constitución y las leyes? ¿No será que varios “amas” emitidos en la sede de Gobierno están sujetos a la plusvalía de la anarquía de conveniencia y a sus propios, y discretos, por no decir clandestinos, intereses?

“Los “amas” de la ley mítica quechua también exigen trabajar (no ser flojos) en la redacción de una nueva Constitución ¡sin mentir! Cosa que dado el desbarajuste que reina hasta el momento no se está cumpliendo ni mucho menos. Tampoco se están respetando “amas” del enmarañado y hasta negro caso de los cuarenta y y cuatro contratos petroleros. Recordemos que el castigo por no respetar los “amas” del Incario era severo y ejemplar. ¿Por qué propugnar su vigencia retóricamemte sin llegar a “castigos” también ejemplares por infringir las leyes? Insisto, para eso hay “amas” y desde luego leyes que abarcan más y mejor los intersticios de la delincuencia y sus complejidades ¿Acaso no se busca incorporar elementos de la ley comunitaria andina a la Constitución de todos los bolivianos, cuando los mismo andinos hoy los pasan por alto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: