Por fin de quién es el tesoro

noviembre 23, 2007

Por fin de quién es el tesoro
Por Jorge V. Ordenes L.
Imagine usted ser descubridor de un tesoro encontrado en el fondo del mar producto del hundimiento de un barco que llevaba nada menos que 500.000 monedas de plata con un peso de diez y siete toneladas, cientos de monedas de oro además de tallados en oro y otros artefactos de valor. Imagínese también que el descubrimiento ha sido hecho por robots submarinos que a usted han costado una inversión de millones de dólares, y que el lugar del descubrimiento en el océano Atlántico usted a bautizado con el nombre de “Black Swan” (no es nombre de ningún barco) de donde ha rescatado en forma discreta el tesoro indicado y lo ha llevado a un lugar secreto. También sabe que numismáticos han dicho que cada moneda de plata puede venderse entre 500 y mil dólares lo que significa una venta promedio de 375 millones de dólares sólo por las monedas de plata. Por supuesto que usted no daría a conocer el nombre del navío naufragado ni el país de origen, ni la fecha del naufragio porque no le conviene. Tampoco le conviene dar a conocer el lugar exacto de “Black Swan” porque a lo mejor está en aguas territoriales de un país en cuyo caso el tesoro no es solo suyo o no debería serlo.
Bueno pues, lo anterior está lejos de ser ficción porque ha acontecido e indirectamente puede que tenga que ver con Potosí, Alto Perú, hoy Bolivia. Se trata del descubrimiento más millonario de la historia, y el descubridor es la tripulación del barco Ocean Alert de la compañía estadounidense Odyssey Marine Exploration Inc.(OME) de Tampa, Florida, especializada en exploración marítima. El tesoro ha sido rescatado y está en algún lugar de EEUU.
El 18 de mayo de 2007 OME lanzó un comunicado de prensa anunciado el hallazgo arqueológico de “un barco hundido en el periodo colonial” fuera de aguas territoriales y jurisdicción marítima de ningún país. OME también proclama que el descubrimiento se hizo en conformidad con la Ley de Rescate y la Convención de Legislación Marítima, y que “el notable estado de conservación de las primeras seis mil piezas de plata recuperadas ha sido una agradable sorpresa,” y que la mayoría de las monedas de oro están en excelente condición. También dice que OME está entusiasmada con la cantidad y variedad de fechas, orígenes de las monedas, etc. Y que la comunidad de coleccionistas quedará pasmada cuando vea la calidad y diversidad de lo encontrado.
Hasta aquí quizá OME esté haciendo bien el trabajo de relaciones públicas. Pero qué si al final se descubre que el sitio “Black Swan” está dentro de la jurisdicción española o de otro país. A esto hay que añadir la reciente inquietud del Gobierno español y del Gobierno peruano por saber dónde en el mar está “Black Swan” al punto de que la Guardia Civil española está inspeccionando los barcos de OME que anclan en aguas españolas, aunque ésta insiste que sus relaciones con la autoridades españolas han sido siempre cordiales; pero no dice dónde está “Black Swan”. Pero en eso de “el período colonial” está la cuestión palpitante.
Si el barco se hundió en el periodo colonial de EEUU quiere decir que naufragó antes de 1776 cuando la mayor parte de América del Sur, del Centro y buena parte de Norte América eran colonias españolas; lo que quiere decir que existe una posibilidad elevada de que el barco haya sido de bandera española, y que semejante cantidad de monedas sólo podían proceder de un lugar donde se acuñaba monedas de plata en cantidades sin precedentes en esa época, y ese lugar puede que sea Potosí, hoy Bolivia, de donde se extrajo tanto tonelaje de plata que entre otras cosas financió el inicio de la revolución industrial europea, y desde luego las guerras de religión que sostuvo España en varios frentes europeos sobre todo durante el reinado de Felipe II que corrió de 1556 a 1598. Las deudas contraídas afligieron a la corona española hasta mucho después y fueron solventadas por cargamentos millonarios de plata, oro y otros metales procedentes de América. Se extrajo tanta plata de Potosí que incluso el emperador Habsburgo Carlos I de España, V de Alemania y Padre de Felipe II, acuñó la unidad monetaria alemana thaler, o táler en español, en base al potencial argentífero proveniente de América y concretamente de Potosí.
A propósito, el ingeniero boliviano Roberto Arce Álvarez me decía hace unos años que en 1775, en lo que vino a ser EEUU, se tenía tanta bronca a lo inglés incluyendo la libra esterlina que se decidió acuñar por primera vez una moneda derivada directamente, por lo menos en nombre, del táler, y se llamó dólar de EEUU. Así que no sería nada raro que lo encontrado en “Black Swan” sea un cargamento de táler acuñado en la Casa de la Moneda de Potosí y perteneciente a la corona española. Pero un momento, si la plata era procedente del Alto Perú, o sea del Virreinato de Lima, ¿por qué Perú y especialmente Bolivia no pueden alegar jurídicamente derecho a por lo menos una parte de semejante tesoro? A ver si las autoridad boliviana por lo menos en esto ¡se despabila!


De la incertidumbre a la ansiedad

noviembre 16, 2007

De la incertidumbre a la ansiedad
Por Jorge V. Ordenes L.
Hasta hace poco se decía que en los últimos dos años los bolivianos vivíamos en la incertidumbre causada por un Gobierno que decía una cosa y hacía otra con propósitos que nadie esclarecía del todo. Parecía que se seguía un plan de acción a veces discernible aunque luego se sumergía en la ambigüedad y contradicción que con el tiempo (menos mal) fue reconocido por la mayoría del pueblo como subterfugio de un izquierdismo que propendía justificar los medios para lograr sus objetivos. Los ejemplos incluso hoy se repiten en la prensa, en las calles y salones del país hasta con sorna. Hoy, de la incertidumbre epidémica se ha pasado a la ansiedad nerviosa.
Ansiedad sobre todo de concretar el sistema de gobierno que las regiones quieren. Esto está dando lugar al entrevero. Enunciados como “vietnamizar Bolivia”, “benianos a las armas”, “soberanía para la Media Luna”, “movilización de cinco mil ponchos rojos”, “vigilias”, y tonterías como el “control de precios para controlar la inflación”, “ancianos alfabetos podrán cobrar”; insistir en poblar AASANA con adeptos al Gobierno; “se prohíben las exportaciones de carne, arroz, azúcar” etc., demuestran la ansiedad con que proceden moros y cristianos. Los motivos son distintos pero el resultado es el mismo. Ansiedad y más ansiedad y por lo tanto pérdida de orden, paciencia y serenidad.
Este Ejecutivo bisoño nunca supo administrar las ansiedades propias y menos las ajenas, como la pantomima de la “Asamblea Constituyente”; los clamores de autonomía; el traslado de la capital a Sucre; la seguridad jurídica que necesita la inversión; y el poderío de Hugo Chávez y sus dólares que ni el mismo Evo podrá controlar. De todas maneras, este Ejecutivo todavía dizque ansía gobernar pero las cadenas de su izquierdismos lo impiden; no lo dejan ser pertinente, menos honesto ni siquiera con los llamados movimientos sociales que por el momento le sirven.
El cálculo parece haber sido que estos movimientos sociales desinformados y dirigidos por “informados” de izquierda constituían una población mayor en votos que la población del país libremente informada que somos los demás. Todo en aparente democracia. Pero como decía Albert Einstein: “todos somos ignorantes pero no todos ignoramos las mismas cosas”.
El problema de las políticas del Gobierno es que no cubren lo que creen cubrir ni menos lo cubren en el momento óptimo concebido por ellos. Y jamás lo cubrirán porque cada boliviano pensante, dado su individualismo y propensión a la anarquía, a la manera Orteguiana (del filósofo español José Ortega y Gasset y no del reciclado Daniel Ortega) tiene un punto de vista único y difícilmente resoluble en torno a la compleja realidad boliviana (ni qué decir de la realidad política). Cada boliviano pensante sabe a su manera cómo defender su reducto vital de los embustes de cualquier gobierno y más todavía de éste.
Esa manera de ser jamás aceptará el cubanismo, o el deísmo-tiránico y sangriento de las culturas precolombinas. La mita, por ejemplo, es de origen andino. También lo son otras cosas aberrantes como la “justicia comunitaria” de azotes aplicables hoy en la forma más inconstitucional a los bolivianos que no quieren acatar paros de transportes en La Paz y otras partes. Al respecto ¿dónde queda la consigna de “mejor justicia” proclamada por este Poder Ejecutivo que permite semejante salvajada cuando los que nos desvivimos por llamar Bolivia a algo factible, la vemos cada vez más cubierta de aberraciones oficiales repletas de desinformación y diseñadas para descorazonar, desilusionar y hasta agotar a los bolivianos pensantes mestizos, tan originarios como cualquier otro?
Insisto, hoy la ansiedad busca una certidumbre que este Gobierno no podrá ofrecer porque no sabe cómo. Me refiero a una certidumbre que afiance la democracia, la empresa privada y la institucionalidad estatal regidas por leyes constitucionales de modo que la multietnicidad y la pluriculturalidad encuentren cauces de convivencias. Tratar de perpetuar la ansiedad en función al doble discurso, a las verdades a medias, a los engaños, a las tendencias y tácticas dilatorias ya no va. Ni el Presidente sabe lo que acontece a su alrededor, y sus ministros se aprovechan de ello y de él. Al abogado y presidente Siles Suazo pasó lo mismo. Lo inexplicable y hasta misterioso es el origen de la noción de que todos los bolivianos queríamos una sociedad comunitaria, socialista, centralista y caciquil a la manera cubana (¡!) Qué error.
¿Cómo es posible que las “ONGs europeas” causantes de esta manera de ver Bolivia no se dieron cuenta, entre otras cosas, de que los aymaras y quechuas eran y son minoría, y que históricamente han sido y somos mestizos los que hoy nos resistimos a que este Gobierno continúe? La ansiedad de erradicar las necedades de este Ejecutivo se basa en la convicción generalizada, hoy más que nunca, de que es un error contumaz creer que todos somos gregarios a la manera qué ¿inca? http://www.eforobolivia.org


El impuesto a las remesas

noviembre 8, 2007

El impuesto a las remesas
Por Jorge V. Ordenes L.
El impuesto adicional del uno por ciento a las remesas provenientes del exterior es regresivo e injusto; y otra vez pone en tela de juicio la capacidad profesional de los que dirigen la política fiscal de Bolivia en momentos en que YPFB y sus exportaciones “nacionalizadas” de gas deberían hacer menos oneroso el costo de vida de los bolivianos hoy también amenazados por la cruel creciente inflación que es un mega impuesto más, el peor. Todo esto mientras la informalidad y la evasión de impuestos, contrabando y otros, continúan viviendo su tradicional negra bonanza que debería ser encarada y enderezada por cualquier gobierno que se respete y que no sea parte y acaso cabeza de esa delincuencia.
Alguien de este Gobierno electo democráticamente debe enaltecer de una vez por todas la manera de hacer política en Bolivia enfrentando y derrotando a los dragones de la informalidad y la evasión de impuestos, ambos padres de la corrupción y la falta de respeto a las leyes y al contrato (y del fracaso de la Asamblea Constituyente). He ahí los libros del peruano Hernando de Soto, entre otros, para comprobarlo. Y todos sabemos que a los dragones no queda más que cortarles la cabeza y el que lo logre pasará a la historia como libertador, y será reelecto y reelecto si tal se busca.
El impuesto del 0,15 por ciento a las transacciones financieras (ITF) fue y seguirá siendo injusto y regresivo. Pero esta nueva ocurrencia fiscal que se suma al ITF es también regresiva porque se aplica al boliviano pobre de familia necesitada, emprendedor joven y trabajador que con su esfuerzo en un país extranjero de por sí taxativo y a menudo humillante, no solamente quita el uno por ciento del ahorro boliviano repatriado que en ningún momento y por ninguna razón (y menos por necesidad del erario del Gobierno actual de Bolivia) debería ser maculado con gravamen alguno, sino que también robustece aún más la desilusión que el migrante promedio debe sentir por el Gobierno de Bolivia.
Si en un momento la desilusión de años de falta de empleo y de remuneración hizo que se marchase del país, hoy ese desencanto ya en forma de perversidad continúa persiguiéndolo; la mala política fiscal boliviana lo acosa incluso en el exterior lo que es una injusticia de marca mayor y hasta una iniquidad. Por favor, no seamos tan jodidos con los compatriotas emprendedores y sus familias. Cada real ganado por ellos en el exterior debería enorgullecernos porque es mayormente ganado y no robado. Se trata de un ingreso honesto por excelencia, y eso merece más respeto que impuesto.
Quitar uno por ciento de lo que el emigrado envía a su familia que todos sabemos necesita cada centavo de la remesa, o sea quitar al pobre, no solamente es una injusticia sino que es una perversidad que debería ser cuestionada en el Congreso nacional a la brevedad posible por oficialistas pensantes (no leyentes) y desde luego por la sufrida oposición políticaque todos sabemos tiene las manos llenas. Pero aquí se trata de una excepcional población de bolivianos que con sacrificio envía al país la más auténtica y desinteresada ¡ojo! ayuda externa… que en cuanto a valor no tiene parangón. De ahí, insisto, la importancia de liberarla de todo gravamen. El Gobierno tiene la obligación moral, y desde luego debería tener el sentido común socialista o no socialista, de enmendar y dejar sin efecto inmediatamente el erróneo uno por ciento.
Las remesas que refiero constituyen una auténtica ayuda externa que tiene que manejarse como cualquier otra ayuda que provenga del exterior sea ésta bilateral, como la ayuda de millones de dólares de EEUU para combatir el narcotráfico, o cualquier donación de países. O sea que no paguen gravamen alguno. Ahora, de acuerdo al aberrante razonamiento de los “financistas” del Gobierno, esa ayuda de países también debería pagar el ITF y el uno por ciento ¿por qué no lo pagan? Tampoco lo paga la ayuda que viene con intereses y que se debe devolver, como los créditos de gobiernos que se agrupan en “el Club de París”, Banco Mundial, Banco Interamericano o la CAF. Estos con más razón deberían pagar el ITF y el uno por ciento porque son dineros de desarrollo económico que por definición deberían gestar riqueza.
Otra de las tantas paradojas del momento es que voceros oficiales continúan atacando a los extintos gobiernos neoliberales que ignoraron la existencia de la informalidad y la evasión, pero esos voceros oficiales hoy socialistas (por lo menos a empellones y de dientes para afuera) se muestran indiferentes y hasta incapaces de responder a la pregunta de por qué hoy la política oficial de un gobierno amante de las izquierdas sigue siendo “neoliberal.” La ONG que haya instruido estas normas debería regresar al primer año universitario de ciencias políticas y sociología del siglo XXI, y no de los años 1960 cuando, entre otras cosas, el mundo todavía no había presenciado el fracaso del comunismo de la Unión Soviética.


Saber a quién se gobierna y con qué

noviembre 1, 2007

Saber a quién se gobierna y con qué
Por Jorge V. Ordenes L.
Saber a quién se gobierna debería ser parte del bagaje mental y de trabajo de un Gobierno que se respeta y respeta a los que pretende gobernar, o sea al mentado electorado multiétnico y pluricultural (ahora mezclado con lo de “plurinacional” y “socialista”). Esto si se quiere ganar simpatías, adeptos y elecciones respetando leyes e instituciones como el Tribunal Constitucional. Saber a quién se sirve como gobernante es saber gobernar, pero en Bolivia hoy solo se gobierna para ciertos quechuas y aymaras, y sus turiferarios.
El Gobierno de Bolivia está dando pruebas de que ignora y peor, rehúsa aprender. Por ejemplo las poblaciones de la Media Luna, las urbanas y semi urbanas que ocupan dos tercios del territorio con una población mayoritaria mestiza cada vez más pujante y representativa de las ansias de un futuro mejor a corto plazo quieren una Constitución que respete la propiedad privada y que, como resultado ¡todo empresario! pague impuestos equitativos como una manera de lidiar con lo que algunos del Gobierno central llaman “oligarquía”, y que también pague impuestos “todo el comercio informal”. Lo de la capital debería someterse a referendo y el resultado debería acatarse.
La Constitución también debe sentar las bases para que los Poderes del Estado hagan respetar las leyes laborales; diseñen y reglamenten las autonomías departamentales que a su vez legislen sobre los derechos y obligaciones de los bolivianos de etnias diferenciadas, sus intereses y necesidades. De esta manera será menos difícil combatir la corrupción y otras plagas como la tenencia de tierras que en extensiones inmensas han sido adquiridas por unos cuantos en forma atrabiliaria y cuestionable ética y jurídicamente.
Pero tal Constitución está lejos de redactarse porque los asambleístas partidarios del Gobierno creen (dudo que estén convencidos) que solo ellos y sus seguidores habitan este país. No saben o no quieren saber que la Constitución ha de ser de todos los bolivianos, no solamente de los adictos al Gobierno muchos de ellos verdaderos camaleones que no cesan de cambiar de camiseta como si tal no nos hiciese quedar mal a todos ante los demás y ante la historia.
Si entre bambalinas se busca imponer populismo de izquierda usando el nombre de un sector minoritario bautizado arbitrariamente como “movimientos sociales” (producto de escritos de los 1960 o sea antes de que caiga el Muro de Berlín), con visos cuestionables de representatividad, entonces insisto, se está lejos de gobernar para el conjunto de pueblos que tiene Bolivia. A éstos se quiere imponer izquierdismos caducos e inaceptables, y se les está haciendo perder tiempo mientras la pobreza carcome. También somos motivo de burla y lástima de grandes segmentos de la comunidad internacional que si en alguna instancia da premios a representantes del actual Poder Ejecutivo es porque se identifica con la izquierda rancia que tarda en desplazarse a la social democracia que tanto se necesita sobre todo en Bolivia; o se identifica con la pereza porque por lo visto tampoco lee. El Chapare, señores del Poder Ejecutivo, está produciendo harta coca con la que seguramente se está elaborando mucha cocaína en Bolivia y en otras partes. Qué otro destino puede tener.
Fingir desconocer la incapacidad de YPFB para administrar y distribuir combustible es una tontería porque fácilmente se discierne que de carambola conveniente se finge hacer sufrir al Oriente del país y su aparato productivo cuando el problema es más grave. Otra forma de desconocimiento fingido con más trazas de tontería fue querer “tomar” Viru Viru a la fuerza para luego hacer declaraciones televisadas agarradas de los cabellos. ¿Por qué insistir en creer que los bolivianos somos tontos? O que vamos a creer todo lo que dice el Gobierno. Por supuesto que esperamos el resultado de la investigación en torno a los alegatos de corrupción de AASANA.
Ojala, señores del Poder Ejecutivo, que sus negociaciones con la compañías extranjeras Apex Silver y Sumitomo del la Mina San Cristóbal arrojen mejores impuestos para el erario porque al paso que vamos YPFB no va; las “nacionalizadas” por ustedes invierten poco; escasea el gas y el diesel; parece que Chile ¡exportará gas licuado a Argentina a partir de 2009!; Suez Energy Internacional está por escoger a Chile para proyectos energéticos; Petrobrás y Petroperú amplían cooperación e inversiones; Ecuador ofrece nuevos contratos a las petroleras; y nosotros no traemos nada concreto de viaje tras viaje “al Imperio”, como dice el tata Chávez.
La verdad es que ustedes están queriendo gobernar tendenciosamente; es decir, con sesgo populista de izquierda anterior a 1989. Su objetivo es gobernar fuera de la ley como lo están haciendo para revivir la “Asamblea Constituyente”. Su intento de “refundar” Bolivia está en la historia y de ahí no lo saca nadie, con los nombres de cada uno de ustedes al pie de página. Claro que pasarán a esa historia, y con letra negrilla. http://www.eforobolivia.org


Evo, apártese de Hugo

noviembre 1, 2007

Evo, apártese de Hugo
Por Jorge V. Ordenes L.
Evo, aléjese de Hugo Chávez porque lo está llevando por caminos equivocados que solo interesan a él. Usted no necesita de nadie para ser pertinente al planteo y solución de los problemas del conjunto boliviano. Todavía está a tiempo. Las diferencias entre la circunstancia suya y la del venezolano son abismáticamente distintas. Y el que tiene que darse cuenta de eso es usted porque es usted el que marcha al compás del venezolano y no al revés. Lo vuelos con cargamento misterioso llegan de Venezuela. Usted no manda allá nada misterioso ni mucho menos porque usted sigue la tradición “neoliberal” de recibir todo lo que ingrese de fuera de las fronteras.
En Venezuela nadie habla de autonomías regionales ni de producción de coca, ni cuestiona el castellano como idioma nacional, usted sí; nadie cuestiona el que Caracas sea la capital del país; usted y su gente han cuestionado el pedido de Sucre y, peor, lo han manejado mal y usted y su Ejecutivo lo saben. Hugo Chávez tampoco enfrenta la responsabilidad ante la historia de haber presidido el fracaso descalabrado de una “Asamblea Constituyente” víctima del formulismo intransigente de “refundar Bolivia”, cuando todos sabemos que Bolivia ha sido fundada en 1825, y de lo que ahora se trata es de hacer cumplir todas las leyes a todos los bolivianos de todas las etnias y culturas, autonomistas y no autonomistas.
El llanero venezolano Hugo Chávez como lo fue el llanero de formación José Antonio Páez que fue feroz y murió en Nueva York, contabiliza más de un millón de dólares de ingreso por minuto por concepto de exportaciones de hidrocarburos a EEUU, y el horizonte del precio del barril de crudo no está lejos de alcanzar los cien dólares. Usted, Su Excelencia, no cotiza eso ni mucho menos, ni nunca lo cotizará. Incluso usted tiene problemas con lo “nacionalizado” que no se organiza ni se organizará, y usted es posible que lo sepa.
Venezuela tiene más de veinte millones de habitantes con un ingreso per cápita anual (IPCA) de 4.810 dólares, y ¿sabe usted una cosa? La mayoría del pueblo venezolano está percatado y el mundo también de que en función al ingreso de ese millón de dólares por minuto el IPCA del país caribeño debería ser el más alto de América Latina, de lejos, y no lo es. El conjunto boliviano que usted preside tiene más de nueve millones de habitantes y un IPCA de 1.010 dólares sin mucha esperanza de que mejore porque usted entre otras cosas quita recursos del bolsillo derecho de la economía nacional para meterlos en el izquierdo, como con esto del lío del IDH, cuando todos sabemos que de lo que se trata en un país dotado de recursos naturales pero no de otros como el nuestro, lo primero que tiene que hacerse es fomentar inversiones privadas como las que financian la mina San Cristóbal que usted evade mencionar porque la Mina y sus bemoles escapan del esquema socialista que rige las acciones de usted, por lo menos hasta la fecha.
El Presidente Chávez tiene a EEUU como némesis, usted no, ni necesita tenerlo, al contrario, usted envía delegación tras delegación para que le sigan comprando unas cuantas cosas que para EEUU no son nada, pero para El Alto y otros girones de Bolivia son mucho. Incluso usted tiene altos funcionarios de la empresa estatal buscando inversionistas en EEUU. Cuidado que Chávez se enoje por eso y entre otras cosas deje de repartir dólares a la manera pordiosera con usted, Presidente ¡de mensajero! Increíble.
Él habla de importaciones de armas a granel, y copia del “Che” Guevara eso de vietnamizar Suramérica y concretamente a Bolivia. Usted no habla así porque odia menos y tiene capacidad de reflexión. Los bolivianos tenemos capacidad de reflexión. Lea usted la Biografía del Caribe del colombiano Germán Arciniegas, un libro estimulante que entre otras cosas dice en el Prefacio (al que se llega sin leer mucho) que en las regiones del Caribe “no hubo peón ni caballero, paje ni rey, poeta ni fraile, que no tuvieran algo de aventureros”.
Y su admirado Hugo Chávez es un aventurero y se enorgullece de serlo. Es tan aventurero que el lunes 15 de octubre en un discurso kilométrico transmitido en vía directa por televisión Venezolana (que afianza su adquirida fama de predicador protestante a la manera estadounidense), dijo refiriéndose a un ex presidente de Bolivia que unos días antes había estado en Caracas con visado diplomático que seguramente Usted le concedió, que dizque no lo nombraba ante las cámaras de televisión porque “el águila no caza moscas” olvidando que las moscas ahuyentan elefantes, y que el cóndor boliviano se agarra con el águila si éste se descuida o comete el error de meterse en los Andes y los llanos meridionales que tanto simpatizaron con la mesnada (tropa)sobre todo venezolana-colombiana-irlandesa de Simón Bolívar, de Antonio José de Sucre, ente otros que vinieron a hacer Bolivia y no a deshacerla. Sur América debe mucho a los hijos de la que debió ser la Gran Colombia del siglo XIX, pero todo cambia, no es cierto. http://www.eforobolivia.org


El Ejecutivo rehúsa leer, calcular y”conclavear”

noviembre 1, 2007

El Ejecutivo rehúsa leer, calcular y “conclavear”
Por Jorge V. Ordenes L.

La razón de que los miembros del Poder Ejecutivo rehúsen leer (no
solo libros); calcular (es decir sumar y restar), y administrar “magnas reuniones” o “conclaves” como la “Asamblea Constituyente”, tiene que ver con enjambres de testarudeces
ideológicas. Como se sabe, rehusar leer es postulado del Canciller que parece imponerse en el Ejecutivo incluyendo en Su Excelencia (que lee discursos mal o no los lee). Lo de sumar y restar mal tiene la incompetencia como progenitora. Y la increíble falta de pies y cabeza en la conducción, y alocada retórica, de la “Asamblea Constituyente” tienen que ver con empezar el “techo“ antes de construir “paredes”, ¡increíble! Y ahora se está pagando el precio con remiendos de improvisación y tiempo.

En cuanto a rehusar leer sus propias actas de declaraciones oficiales, y pasar por alto lo dicho por la prensa diaria de los últimos dos años, o quizá apartarla con premeditación a fin de confeccionar alevosía tras ventajas registrables en la historia de estas cuestiones, baste mencionar dos cosas: una, las declaraciones de un alto funcionario del grupo que gobierna que al inicio de “sesiones” de la “Asamblea Constituyente” dijo enfáticamente, y en la forma más perogrullesca, que ningún poder del Estado, ¡ni siquiera el Poder Legislativo! estaba por encima del poder “que el pueblo confería” a la “Asamblea Constituyente”.
Pero ahora los sabios de la tal “Asamblea” se han dado cuenta de que no solamente necesitan tiempo y reuniones de grupo (como si eso no se hubiera sabido con antelación al inicio de la “Asamblea”), sino que también dizque se necesita designar, en la forma más solapada y maniobrera, nada menos que al Vicepresidente de la República como conductor de las deliberaciones y por lo tanto de las maquinaciones ideológicas de un instrumento que por necesidad de construir algún tipo de “pared” para sostener un supuesto “techo” procede a “organizar” a codazos un “Consejo Político Suprapartidario” (¡!) coadyuvado por un tal “Comité de Diálogo y Consenso” de anterior data, etc. El punto es que de acuerdo a ley, y por lo manifestado por su compañero, el Vicepresidente no tiene pito que tocar en asuntos directrices de la “Asamblea Constituyente”.

A propósito de “suprapartidario” habría que recordar al Vicepresidente de la República y a sus colaboradores que lo de “supra” en castellano significa “por encima de” los partidos políticos, lo que en el caso de la “Asamblea Constituyente” no puede ser porque la referida Asamblea por naturaleza no puede estar constituida por otros entes que no sean políticos partidarios ¿Acaso estas no son muestras de insulto a la inteligencia del boliviano no político y menos seguidor de causas desorbitadas? Está bien ser gregario pero no como unidad de rebaño de causas incompetentes, impertinentes, engañosas, contumaces y por lo tanto ideológicamente idiotas.

No saber sumar y restar a tiempo lo que se necesita para financiar el Bonosol de ahora y de 2008 perjudica a los bolivianos económica y políticamente, y el que no se dé cuenta de esto es un recluso en la penitenciaría de la ignorancia por no decir la infamia. Incluso docenas de bolivianos que en este momento dicen que apoyan al grupo de gobierno, porque son inocente y frustradamente crédulos, se verán perjudicados. Todo este enjambre de incompetencia también perjudica la salud de viejos y jóvenes en general que entre otras cosas no reciben más que palabrerío en cuanto a un menos chabacano plan estatal de cuidado de la salud que el que se tiene ahora, y que incluso mucha gente ni eso chabacano tiene.

Declarar irreversible el mandato tozudo de coartar las asignaciones derivadas del Impuesto Directo a los Hidrocarburos a departamentos y municipalidades es un atentado contra el poco desarrollo planificado de esas regiones y municipios que necesitan mucho más de lo que tienen. ¿Acaso el Poder Ejecutivo no puede recurrir al Banco Central (BC) para pedir prestado cien millones de dólares? Nunca en la historia del país el BC ha tenido más reservas ¡al punto de que no sabe qué hacer con ellas! Por favor, la intención de todo esto por parte del Ejecutivo es, a todas luces, sentar autoridad acaso desesperadamente ideológica entre gente que yo creo que mientras menos sepa del Gobierno y sus andanzas, mejor. Dejar trabajar sin sobresaltos financieros es políticamente acertado. Ignorarlo es sospechoso, peor aún en momentos de tensiones regionales profundas y problemáticas para el Ejecutivo.

Ya he dicho antes en esta columna. La Asamblea Constituyente nunca tuvo la posibilidad de llegar a un consenso entre bolivianos porque las diferencias étnico-culturales continúan profundas y sin líderes de planteo y menos de solución, que son los que debieron haber poblado esa Asamblea. Recién ahora, tarde, se está intentando hacer ”paredes” antes de hacer “techos” de consenso. Pero ya el desprestigio y la porfía ideológica han dado por tierra con el “conclaveo” del Poder Ejecutivo. http://www.eforbolivia.org


La oferta y demanda de emigrados

noviembre 1, 2007

La oferta y demanda de emigrados

Por Jorge V. Ordenes L.

Emigrar a otro país en busca de trabajo, sueldo o mejor sueldo y la posibilidad de ayudar a los que quedan atrás se viene caracterizando cada vez más como ejemplo del espíritu emprendedor de millones de jóvenes de docenas de países americanos, europeos, africanos y asiáticos que de unas décadas a esta parte por un lado han dejado sin mano de obra barata y hasta calificada los lugares de donde salen, también familias fraccionadas y mucha ansiedad; y por otro lado han propendido a modificar los vectores socio-económicos, étnicos y culturales de un sinnúmero de comunidades de regiones receptoras de migración. La migración es el fenómeno que más a contribuido a la multietnicidad y pluriculturalidad de las regiones del mundo por miles de años. En este sentido nadie ha “inventado la pólvora”. La migración de bolivianos sobre todo del Occidente a las zonas menos inhóspitas del Oriente y los valles desde 1952, y particularmente desde 1985, ha hecho posible por ejemplo el Chapare como ente político (y otras cosas) que incluso tiene que ver con el Gobierno actual.

La prostitución y otras formas de maltrato e incluso muerte también son costos atávicos inherentes a los lugares de destino de las migraciones. Por ejemplo, el maltrato que sufren muchos bolivianos emigrados a Brasil y Argentina es una constante que debería llamar la atención a los gobiernos bolivianos en cuanto a la urgencia de crear empleo masivo y bien remunerado en Bolivia. Los requisitos de visa exigidos a los bolivianos por parte de Venezuela es otra forma de maltrato. Otro ejemplo desbastador es que una de las zonas menos patrulladas por las fuerzas de EEUU es el desierto de Sonora, que une México con aquel país, precisamente porque es difícil de cruzar. Ese desierto ha causado 177 muertes de emigrantes en los primeros ocho meses de 2007; 139 durante el mismo periodo de 2006, y 157 en 2005 lo que continúa llamando la atención de los políticos aunque por ahí la cuestión se diluye porque las migraciones obedecen legendarias leyes económicas que los políticos no tiene más remedio que presenciar y obedecer, y desde luego silenciar pero ¿hasta cuándo? O sea que la fuerza que mueve a la gente a emigrar obedece a leyes implacables.

Esas fuerzas tiene que ver con la ley de la oferta y la demanda de fuerza laboral de todo tipo sobre todo en Europa (recibe el 35 % del total de la emigración mundial), EEUU (30 %), Rusia (15 %) y Arabia Saudita (5%). En los países receptores sobre todo EEUU se está viendo cada vez más claramente que quizá no haya alternativa más que decir la verdad en torno a las poderosas fuerzas económicas que impiden la legislación que por ejemplo el EEEUU conservador busca, o sea, la erradicación de la migración jurídicamente ilegal.

Desde barreras “infranqueables” de frontera construidas por empresas como la Boeing, miles de policías muñidos de docenas de aparatos y maquinaria de detección, hasta la guardia nacional con equipo de ejército, e incluso zonas desérticas, se vienen empleando para procurar impedir el ingreso de emigrantes ilegales. Lo interesante es que esas “barreras infranqueables” posiblemente no puedan ser construidas del todo porque buena parte de ellas está hecha con mano de obra barata inherente a la ilegalidad de ciudadanos sobre todo iberoamericanos. O sea que el costo de hacerla con mano de obra “legal” se tornaría prohibitivo.
http://www.eforobolivia.org


A %d blogueros les gusta esto: