De Ahmadinejad al palabrerío

De Ahmadinejad al palabrerío

Por Jorge V. Ordenes L.

En un momento en que país está dividido ideológicamente entre izquierdismo y no izquierdismo, la prensa internacional de varios idiomas acaba de citar al Vicepresidente de Bolivia diciendo que Bolivia no apoya la proliferación nuclear (seguramente quiso decir la proliferación de armamento nuclear), y que Irán y Bolivia “buscan desarrollar vínculos comerciales”. De acuerdo a esos múltiples medios de difusión, el Vicepresidente también dijo que Bolivia estaba forjando relaciones diplomáticas con Irán a fin de “mejorar la situación económica de Bolivia, y no para ofender a nadie”.

Estas declaraciones no pueden pasar del palabrerío porque, insisto, están basadas en ideología de izquierda cuyo propósito es denigrar el capitalismo y sobre todo el capitalismo de EEUU, cuando todos sabemos que hay capitalismo y capitalismo incluso dentro de EEUU, como si las entidades estatales y/o privadas de Irán no tuvieran el capital como insumo principal de cualquier inversión. Pero analicemos qué vínculos comerciales puede dizque desarrollar Bolivia con Irán.

Para empezar y según los registros de comercio internacional de organismos financieros multilaterales que son regidos por gobiernos, Bolivia no exportó nada a Irán entre los años 2000 y 2006, en tanto que Irán exportó a Bolivia el valor de diez millones de dólares en 2006, más de la mitad de los veinticuatro millones exportados en 2005. Lo que muestra que seguramente Irán está mucho más preparado para exportar a Bolivia que para importar de ella. Ahora, pensar que Irán ha de importar de Bolivia sin que ésta compre de Irán es una soberana estupidez. Sólo pensar en lo que Irán pueda importar de Bolivia a un costo competitivo, dada la distancia, el costo de las traducciones, la jurisprudencia iraní (que no es la árabe sunita con la que quizá se tenga antecedentes), la inexperiencia, etc., es un reto multifacético que el Poder Ejecutivo de Bolivia estará lejos de poder resolver lucrativamente en el sentido de comprobar que Bolivia ganaría más con Irán de lo que podría ganar comerciando por ejemplo con los países suramericanos e incluso con EEUU. Una conclusión obvia es que Irán no tiene el ñeque económico de un Brasil ni de varios otros de la región si hacemos un análisis elemental de geoeconomía.

Por otro lado si hacemos un análisis geopolítico de este enredo ideológico de izquierdistas bolivianos y sus ONGs dizque académicas ¿acaso tiene sentido económico intentar aliarse por razones políticas agarradas de los cabellos con una estatal iraní cuando se ha echado de Bolivia una buena parte de los intereses de la estatal Petrobrás que convenían muchos más al pueblo de Bolivia por muchas razones? ¿Acaso no se ha echado a Petrobrás, y a otros, por razones mayormente políticas? ¿Acaso no iba a ser la estatal venezolana que iba a invertir sumas importantes en la cuestión de hidrocarburos de Bolivia? ¿Acaso no se opta por la estatal venezolana también por razones esencialmente políticas? Honestamente y ya que estamos en esto ¿Acaso no hubiese convenido más a Bolivia desde el punto de vista del mayor empleo de ciudadanos bolivianos, a corto plazo, o sea desde el punto de vista socioeconómico, que Bolivia negociase esos nuevos contratos con las petroleras donde se pudo haber percibido más del cincuenta por ciento en impuestos y regalías? No se hizo por desgracia y por razones políticas mezquinas que prefirieron la resonancia retórica de las ideologías de izquierda en parte obedeciendo pautas venezolanas y cubanas que no perdían nada porque el que perdía y sigue perdiendo es el pueblo de Bolivia. Otro tanto se está queriendo hacer con la reciente y sucinta retórica en torno a Irán, un país alejado de la idiosincrasia nuestra, en pugna con la Unión Europea, con EEUU y Occidente en general; o sea en pugna con intereses poderosos de regiones que, en el caso de Bolivia, no podrán ser reemplazadas por Venezuela, Cuba, y ahora Irán, ni ahora ni nunca.

Ahora eso de no querer “ofender a nadie”. ¿Es que el Vicepresidente realmente cree que alguien no boliviano se va a ofender porque el presidente de Irán viene a Bolivia, o porque se habla de quiméricos lazos económicos con Irán? Yo escribo esto desde Washington D.C. donde hay gente de todas partes del mundo que sobre todo sonríe ante la posible sugerencia de nuestro Vicepresidente de que EEUU, Brasil u otro país del mundo se va a “ofender”, cuando la verdad es que causamos torrentes de hilaridad que son motivos de mil jocosidades donde los que menos reímos somos, claro, los bolivianos que tenemos que sufrir ridiculeces cauterizantes de discursos alocados ante la Asamblea de la ONU, y de declaraciones impensadas a la prensa internacional que solo hacen quedar mal a Bolivia que, en última instancia, es el cúmulo de acciones de ciudadanos bolivianos donde estén.

El palabrerío en torno a Irán o lo que sea posterga el plateo de nuestro problemas. Esto a su vez aleja aún más las urgentes soluciones. Qué desgracia. http://www.eforobolivia.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: