Corregir para negociar y no al revés

Corregir para negociar y no al revés
Por Jorge V. Ordenes L.
Proclamar “refundaciones del país” atrabiliariamente; tratar de imponer dizque un sistema legislativo unicameral; prolongar el mandato presidencial; enviar libretas escolares en idioma quechua donde éste se habla poco; intentar doblegar resistencia regional y política con la reducción de IDH pudiendo financiar el Bono Dignidad con otros recursos; hacer escasear diesel para debilitar económicamente a los agricultores y transportistas; amedrentar y hasta golpear mortalmente a poblaciones urbanas como Cochabamba y Sucre con matonismo dirigido y pagado; pretender haber “aprobado” un borrador de índice de una Constitución en la forma más ilegal y violenta además de dizque promover una reunión alocada de lo que queda de la ”Asamblea Constituyente” nada menos que en El Chapare cuando el Vicepresidente de la República describió pública y serenamente su condición de “herida de muerte”; marginar a senadores de la república de sesiones del Congreso; hacer matar animales pública y bárbaramente; acarrear una vez más violencia política premeditada a localidades pacíficas como Cobija, Pando; y hablar de “decretar” un referendo revocatorio del mandato presidencial sin ponderar la tendenciosa “carnetización“; todo esto ha sido y es, entre otras cosas, inaceptable.
Peor aún, lo que han logrado ustedes es que las regiones de Bolivia y concretamente la Media Luna, más Sucre, la Cochabamba urbana y suburbana, y buena parte de la silenciosa (por el momento) población urbana y suburbana de La Paz, se constituyan en la oposición política más categórica y contundente que cualquier agrupación política. Ustedes han exacerbado premeditadamente, en la forma más elemental y equivocada, varios regionalismos quedos pero amamantados desde hace décadas por la inacción de gobiernos cuestionables que en gran medida se olvidaron de explicar lo que creyeron hacer en las regiones porque éstas nunca se percataron del todo de lo que posiblemente se hacía. Favorecer a escogidos a la manera boliviana nunca dio resultado político, y no lo está dando ahora. El “peguismo” ha empeorado.
Dicho lo anterior a lo cual se podría agregar mucho, para negociar o para que cualquier negociación prospere con un tomín de esperanza de que ustedes señores del Poder Ejecutivo y la mayor parte del país lleguemos a resultados conciliatorios, aceptables y sostenibles en representación de todas las regiones de Bolivia, más los bolivianos que residen en el exterior que esta semana se han manifestado públicamente contra ustedes sobre todo en Washington, DC, urge ¡ojo! primero que nada y como introito, insisto, corregir las travesuras de ustedes que con vestimenta de seriedad han cometido en forma sostenida en nombre de algo que han debido tener como objetivo como si la mitad de Bolivia, y más, no existiese (¡!) Ahora suena increíble, no es cierto. ¡Y lo llevan haciendo por casi dos años! Y todavía algunos de ustedes ¡quieren más! ¡Y viajan por el país con fuerza pública que no le queda más que obedecer para que ustedes tengan ese más!
El que gente pobre de Occidente (no toda) haya creído en esas travesuras no es fundamento para insistir en ellas en la forma que ustedes lo están haciendo. Y lo malo para ustedes y desde luego para todo el país es que lo han hecho en nombre de mucha gente que ha experimentado desde 1952, de una forma u otra, sobre todo en el Occidente, el uso y el abuso político boliviano sin logro ni adelanto socio-económico alguno, notable y sostenible con excepción digamos de El Alto donde por iniciativa privada de los vecinos y a pesar de nuestros gobernantes, hoy hay, entre otras cosas, escuelas de primaria y secundaria privadas que cobran, universidades que también cobran, millonarios comerciantes y empresarios que en su momento van a descubrir que con lo que ustedes han estado haciendo, perderán. De una u otra forma y por si ustedes no recuerdan o no quieren aceptarlo, El Alto tiene tanto ñeque político que hoy está demandando tres ministerios de ustedes. Un brete así no lo tiene un presidente Hugo Chávez, pero ustedes sí. Y ahora qué van a hacer. Si El Alto con sus ochocientos mil habitantes pide tres ministerios, imagínense “los ministerios” que pedirá en cualquier negociación ¡el resto del país!
No señores, en última instancia lo único que han logrado hasta ahora es repetir lo malo de gobernantes anteriores porque para extraer a la mayoría de los bolivianos de la pobreza urge que todos, y aquí radica la madre del cordero, TODOS acatemos las leyes existentes que ustedes en su apuro no han examinado. Su agenda fanáticamente izquierdista no lo ha permitido y ahí está el error mayor, ¡y con el mandato electoral que tuvieron!
Claro que urge negociar pero antes, insisto, ustedes tienen que desandar lo andado porque si no lo desandan, la mayoría del pueblo de Bolivia lo desandará, y todos habremos perdido. El tiempo apremia y ustedes tienen ¿la palabra? No. ¡Tienen que corregir para tenerla! Ya veremos lo del referendo revocatorio. http://www.eforobolivia.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: