La pugna empieza

La pugna empieza
Por Jorge V. Ordenes L.
Más que Constitución el papeleo que este Gobierno ha hecho “aprobar” en Oruro ha sido el mayor justificativo para que la Media Luna, Cochabamba, Chuquisaca y ahora La Paz y Potosí se hayan declarado o busquen declararse autónomos en vista de los avasallantes empellones del Poder Ejecutivo que por razones indiscernibles hizo decir ¡y creyó! que Bolivia solamente se extendía entre la cordillera occidental y la oriental, más el Chapare. ¡Qué error! Lo cierto es que el Ejecutivo organizó el desacato masivo de la ley con el circo de la constituyente, y encima hizo lo que nunca debió haber hecho: despedazar la democracia boliviana. Todo esto exige que a la brevedad posible se le inicie una demanda de nulidad del papeleo de Oruro ante la Corte Suprema de Justicia.
Ante esta realidad el pueblo informado no tuvo más alternativa que organizarse en torno a estatutos autónomos que orientasen y organizasen la vida civilizada de la mayoría de los departamentos del país. Desde el quince de diciembre las regiones autónomas buscan sobre todo rescatar los pedazos de democracia que todavía quedan de una Bolivia golpeada. La intención es que de esos pedazos crezca la libertad y el orden que en su momento todos los departamentos de Bolivia acatarán incluso La Paz y Oruro, y desde luego sus poblaciones indígenas que con todo derecho habrán de esperar el amparo de la ley y el respeto que deberá regir para todos sin importar afiliación lingüística ni color de piel alguno.
Al Poder Ejecutivo y sus seguidores seguramente, y de acuerdo a ellos, no queda más que intentar imponer lo que han hecho en Oruro; de ahí los inoportunos movimientos de cientos de policías y quizá otros; la ratificación del Ministro de Gobierno en su puesto; y las acusaciones desesperadas “de intervención” a gobiernos del exterior como EEUU. En tanto que a la Media Luna, Cochabamba y Chuquisaca proceden a declararse autónomos.
Al respecto, urge que los departamentos autónomos presenten un frente común a los desplantes del Ejecutivo y sus amenazas porque lo que éste ha buscado y se avecina es la desgraciada confrontación para la que hay que estar preparados porque puede durar. Si se trata de confrontación, la de desgaste parecería la menos lapidaria. Entre tanto esperemos que la voluntad de ceder y negociar (anulando entre otras cosas el papeleo de Oruro) crezca en el Poder Ejecutivo y sus izquierdistas para los que la democracia se acabó en la z de sus listas.
Por lo pronto ya se escuchan voces de los grupos autoritarios de Gobierno que acusan de “sediciosos” a gente de la Media Luna, Cochabamba y Chuquisaca, lo que me parece otro desatino del Poder Ejecutivo. Esto porque sedición significa alzarse colectiva y violentamente contra la autoridad, el orden público o la disciplina militar, sin llegar a la gravedad de la rebelión; o de acuerdo al Artículo 109 del Código Penal: “toda fuerza armada o reunión de personas que se atribuya la soberanía del pueblo comete delito de sedición”. Lo que de ninguna manera se aplica al accionar de la Media Luna, Cochabamba, Sucre, La Paz y Potosí de la que fuimos testigos durante los últimos veintitrés meses.
En Cochabamba las hordas del Chapare fueron las sediciosas en contra de la autoridad constituida democráticamente. En Sucre y la Glorieta los que se alzaron colectiva y violentamente contra la Ley Electoral y otras leyes fueron los del partido de Gobierno, o sea que ¡la sedición la cometieron los pagados del Ejecutivo! Y la repitieron en Oruro. O sea que si el ejército tiene que actuar contra sediciosos, si actúa constitucionalmente, no le quedaría más alternativa que actuar contra el accionar destructor de las huestes afines al Poder Ejecutivo y bajo las instrucciones y supervisión de éste como se vio en Sucre.
Pero como tal no ha de suceder, conociendo a nuestra gente, simplemente el ejército no va a actuar porque no le conviene y porque, dicho sea de paso y para lo que sirva, no está clara su inclusión en los papeles de Oruro recién leídos. Todo esto pese a las dádivas en dinero y especie otorgadas a oficiales por el Ejecutivo con dinero venezolano. Y los “Ponchos Colorados” y afines ¿actuarán? No creo porque saben que fuera de sus comarcas altiplánicas y sin ayuda de aliados confiables y numerosos no sabrían cómo proceder ni tampoco entenderían el por qué de lo que está pasando, y tendrían razón. Utilizables son pero no tontos.
Insisto, no conviene bajo ningún punto de vista que cada departamento de la Media Luna, Chuquisaca, Cochabamba y quizá otros tenga que hacer su propio estatuto autónomo que separe en lo más mínimo un departamento autónomo de otro. Sería contraproducente porque la unión hace la fuerza pacífica y ésta es la que se necesita en este momento frente a un opositor que cuenta con la ayuda de ONGes y Venezuela que de Bolivia quiere un Vietnam.
La pugna empieza pero el Poder Ejecutivo puede deslumbrar decretando, insisto, la invalidez del papeleo de Oruro. Errar es humano y todos lo sabemos. WWW: eforobolivia.org

Publicado por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Jorge V. Ordenes L. www.jvordenes:wordpress.com Académico de número de la Academia Boliviana de la Lengua. Ph.D. en literatura hispánica y Licenciado en economía de la Universidad George Washington, Washington, D.C. Ha recibido certificados de cursos de la American Management Association de EEUU, de la ONU de Nueva York, y de la organización Coverdale de Inglaterra. Habla castellano, francés e inglés. Ha enseñado literatura hispánica en EEUU durante diez años. En 1995 recibió una oferta de profesor de la Universidad Nova, de la Florida, pero desistió para regresar a Bolivia. Aparece en Who is Who in Latin America; y en Directory of Latin Americanists, Biblioteca del Congreso, EEUU Fue comentarista de Latin American Research Review, EEUU. Aparece como docente del International Law Institute, EEUU Fue electo "Jack Wolf Scholar" por la Washington Agriculture and Forestry Education Foundation. Miembro del Instituto Cultural Capilla Alfonsina desde 1978, México. Con fecha 20 de octubre de 1980 recibió una carta de felicitación del doctor Hernán Siles Zuazo por escribir y publicar Sinopsis Boliviana (Washinhton, D.C, 1970-1981). Con fecha 22 de diciembre de 1971 recibió carta de “profundo agradecimiento” del embajador de Chile en EEUU, Orlando Letelier, por la “excelente lectura” pública del poema Las alturas de Macchu Picchu de Pablo Neruda. Trabajó veintisiete años en corrección de pruebas, recursos humanos y relaciones públicas del Fondo Monetario Internacional, en Washington, de donde se jubiló en 1995. Ha ofrecido más de 900 conferencias en torno al trabajo del FMI y sobre literatura y cultura en instituciones gubernamentales y educativas de Europa, EEUU, Canadá e Iberoamérica. Ha disertado en conferencias de literatura y macroeconomía. Continúa siendo entrevistado por periódicos, radio y televisión de varios países incluyendo varias veces por la Radio Caracol de Miami, Florida, en 2007. Viaja a menudo a EEUU por motivos de familia y de trabajo de consultoría actualmente con Internacional Development Corporation de Arlington, Virginia, EEUU. Publica semanalmente la columna “Fulcros” en cinco periódicos bolivianos, eforobolivia.org y otros sitios blog de la internet. Ha enseñado en las facultades de derecho y extensión cultural de la UPSA, Santa Cruz, Bolivia. Fue invitado a ser miembro del Consejo Consultivo de la UTEPSA, 2004, Santa Cruz, donde ejerció de profesor de estilo y corrección de pruebas en 2005. Miembro del Consejo Editorial de la revista Signo, La Paz. Ofreció tres módulos (seis meses) de la historia de la literatura desde las vísperas de Colón%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: