Contumacia en el error

Contumacia en el error
Por Jorge V. Ordenes L.
Por alguna razón el Poder Ejecutivo insiste en apilar errores políticos inexplicables como si tales no dieran más razón y fundamento a la reacción regional y política autónoma que se opone a casi toda iniciativa de ese Poder. Esta situación por demás de álgida e inédita en la historia del país indica cada vez más que la gente del Gobierno central y sus seguidores buscan con premeditación, alevosía, ventaja y ceguera ¡separarse de dos terceras partes o más del país! pisoteando los derechos de la mayoría de los bolivianos! lo que es inadmisible, y los que no estamos de acuerdo con ellos sabemos que ellos lo saben. De todas maneras y pese a lo que el Ejecutivo haga, no debemos caer en la tentación de recurrir a la violencia física porque entonces nos ponemos a su nivel. Si ellos recurren a la violencia física es otra cosa, pero que se continúe registrando en la jurisprudencia y la historia, sobre todo que ellos la siguen empezando.
Querer financiar “el sí” del papeleo de Oruro con fondos del erario nacional no solamente es uso indebido de los recursos de los bolivianos sobre todo de la Media Luna, Chuquisaca, Cochabamba y La Paz, sino que es insultante y enardecedor, además de una corroboración del abuso que ha conformado y aglutinado la creciente y hasta cundiente oposición regional y política a este “Gobierno”.
Otro error inexplicable es querer silenciar a la prensa que debe existir libre y competitiva en toda democracia por más maltrecha que esté. Si se quiere persuadir a la prensa de los méritos de una política gubernamental es necesario explicar sus bondades y beneficios extensivos a todos los bolivianos y no sólo a los adeptos del gobierno de modo que esa prensa vea y exponga las virtudes si las hay. Pero si el sentido común y la mediana inteligencia concluyen que esas bondades y beneficios no están claros o no existen, entonces esa prensa tiene la obligación constitucional, profesional y ética de decirlo e insistir en ello. ¿Criticando? Claro que sí.
Por otro lado debería continuar sentado que cualquier atentado contra la libertad de prensa de Bolivia no haría más que afianzar aún más la oposición a cualquier acción del Gobierno que ahora no solamente brota y crece en los medios nacionales, sino que abunda cada vez más y en varios idiomas, incluyendo el quechua y el aymara, en la internet sobre la que los tentáculos del Poder Ejecutivo nunca llegarán. Esta es otra variable que no se mide porque se insiste en hacer las cosas como en épocas pasadas. Si el pasquín clandestino hizo su parte en sacar a los realistas del poder en 1825, imaginemos lo que podrá hacer la Internet si de socavar el poder del Gobierno se trata.
Otro error craso ha sido la represión violenta recientemente sufrida por gente que se manifestaba pacíficamente en la Plaza Abaroa de La Paz a favor de la cordura. Pero Los lacayos del Poder Ejecutivo aparecieron por la Avenida Sánchez Lima delante de las “fuerzas del orden” que permanecieron impasibles y no intervinieron para defender el derecho que tienen los paceños de manifestarse tal como lo hacen las huestes del Gobierno también en La Paz. ¡Increíble! Que la población de la ciudad de La Paz está siendo víctima de provocaciones no cabe la menor duda. Y que la prepotente mayoría de adeptos al Gobierno la tiene rodeada lo sabemos todos, y lo saben en el exterior. Todos estamos viendo lo que acontece en La Paz donde la mayoría de adeptos al Poder Ejecutivo se considera muy valiente porque tienen la ventaja de ¡cien contra uno!
Otro error inexplicable es permitir que el Presidente de Venezuela amenace persistentemente con guerrear en Bolivia en la forma más entrometida. ¿En nombre de quién habla este señor para decir una cosa así? ¿Habla en nombre de la mayoría de los venezolanos? Pero si ha perdido la célebre elección del otro día. Hasta Fidel Castro ahora habla de dejar el poder, por qué el militar millonario irónicamente presidente de la tierra de Bolívar ¡no lo emula!. Que se limite a “gobernar” en su país donde a partir de la elección debería darse cuenta que tiene las manos llenas.
Otra tontería que se repite como estribillo es eso de que “cinco familias” son las causantes de la oposición de los cruceños al Gobierno Central. ¿Serán acaso otras cinco familias en cada uno: Beni, Sucre, Cochabamba, Pando y Tarija? Y los del parque Abaroa de La Paz ¿son representantes de otras cinco familias? Acaso no fue la amenaza del Gobierno central que hizo escapar y asilarse al Prefecto de Chuquisaca, y no ninguna “familia oligarca”? Además si se mira el diccionario, oligarca es uno de un grupo pudiente que gobierna, pero en Santa Cruz por ejemplo hasta hace poco el que ha gobernado ha sido el Gobierno central, y no el prefecto porque éste ha sido elegido democráticamente ¡sólo el otro día!
Hay otros ejemplos de contumacia o persistencia en el error y hasta ignominia que se pueden seguir nombrando, aunque lo incomprensible es que ¡se sigan apilando! eforobolivia.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: