Diálogo sí pero no es todo

Diálogo sí pero no es todo
Por Jorge V. Ordenes L.
El “diálogo” de los que se hacen los sordos o que no quieren oír es peor que el diálogo de sordos porque aquél es inmoral e inconducente, y éste puede ser honesto con señales de dedos y manos, por escrito o con señales de humo, aunque en ambos casos urge tener algo que decir que el lado opuesto entienda; que es precisamente lo que escaseó por parte de su Excelencia y su gente en el intercambio con los prefectos, y continúa. Y no es que los prefectos por un lado, y los del Poder Ejecutivo por otro no hablasen el mismo idioma, sino porque en última instancia no importaba qué dijesen los prefectos, los del Ejecutivo ya tenían y todavía tienen el libreto escrito que instruye evadir, aludir tangencialmente, argüir irrelevancias, o sea continuar haciendo oído sordo para luego recurrir a la vía burocrática formando una vez más “comisiones” que dizque se van a encargar de seguir “el diálogo” de los que se hacen los sordos lo que, dicho sea de paso, no solamente es cómico, por ejemplo con eso de Su Excelencia de “no querer dejar a los prefectos colgados” (¿acaso lo están?), sino trágico. ¿Acaso lo que quisimos que fuese una Asamblea Constituyente no fue una gran “comisión” que lo único que hizo fue perder el tiempo hasta en forma sangrienta bajo la batuta de individuos que todavía están en el Ejecutivo? ¿No es esto trágico?
Más claro agua, los del Ejecutivo debieron y todavía deben admitir sin tapujos la ilegalidad del papeleo de Oruro. También deben admitir la validez irreversible de las autonomías departamentales; y la arbitrariedad de la reducción del IDH, y en ese orden de importancia. Luego deben hablar de la creciente inflación como problema; y que rellenar el nefasto vacío creado por el moribundo ATPDEA es otro problema. Deben hablar del precio de la gasolina que se sigue subsidiando como si el precio internacional del petróleo fuese de sólo veinticinco dólares el barril ¡cuando está sobrepasando los cien! La verdad es que para asimilar el costo político de afrontar debidamente el costo de estos asuntos, Su Excelencia ha de necesitar la ayuda de todos los bolivianos porque su gente no bastará. Se trata de otra forma de sordera política por parte de él, por lo menos hasta este momento.
Señores del Poder Ejecutivo, hablar y hacer decir por escrito públicamente que el papeleo de Oruro servirá en 2008 para “impulsar la revolución institucional”; “socializar lo de Oruro en el exterior”; “reformar la Policía”; “mejorar la vida del soldado”; “reformar el Código Penal”; “ampliar la política nacional del empleo”; implementar un seguro universal de salud”; erradicar el analfabetismo”, entre otras cosas quiméricas simplemente es una tontería. ¿Por qué? Porque el papeleo de Oruro ha sido aprobado solamente por ustedes los del Gobierno y sus seguidores en forma ilegal; y los abogados constitucionalistas de todo el país y del exterior lo vienen diciendo y comprobando en los medios nacionales, internacionales y la internet.
Además, la mayoría del pueblo de Bolivia rechaza lo de Oruro por confuso, mal redactado y peor entendido por ustedes mismos. Persistir en el error haciendo proselitismo por un “sí” que apruebe el texto sin entenderlo es proceder como en el pasado cuando se abusó de la falta de información y de formación de la gente. Llevar el voto a un referendo es tonto porque ustedes van a perder. Y esto debería ser el fin de la cuestión, y desde luego el punto de partida de cualquier “diálogo” de comisiones o cualquier otro. Como debió haber sido el punto de partido de ustedes en la sesión con los prefectos del siete de enero. El que tiene boca se equivoca y ustedes los del Gobierno se equivocaron. Borrón y cuenta nueva. Busquen ahora la aquiescencia de todos los bolivianos, escuchen, oigan y dejen la sordera que no les conviene. Ustedes ya no tienen el poder político de un 54 por ciento y ustedes lo saben. Persistir en la sordera fingida los llevará a la ruina paulatina y en el proceso sufriremos todos y sobre todo los pobres de los que ustedes están usufructuando en forma cruel.
Ustedes se han metido en este brete que sólo tendrá salida cuando convoquen a un verdadero diálogo donde todos se escuchen sobre cómo y en qué plazo se puede redactar la Constitución que necesitamos y nos merecemos la mayoría de los bolivianos. Seguramente la minoría que ahora los apoya y que redactó la cosa de Oruro se molestará y/o ustedes harán que se moleste, pero la mayoría de los bolivianos los apoyarán y las nueva Constitución saldrá con el apoyo de la mayoría a la que ustedes tienen la obligación de escuchar y respetar, y a la que en este momento ustedes están dando oído sordo. Esa mayoría quiere que ustedes gobiernen y se dejen de intentar una y otra vez lo imposible cuando la política triunfadora siempre se ha basado en el arte de cristalizar lo posible, jamás lo ideológicamente atractivo pero políticamente imposible. Ya tienen dos años de gobierno y algo de esto han debido aprender. http://www.eforobolivia.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: