Su Excelencia quiere terminar con el sistema capitalista

mayo 29, 2008

Su Excelencia quiere terminar con el sistema capitalista
Por Jorge V. Ordenes L.
“Si queremos acabar con la pobreza, eso sólo se hace terminando con el sistema capitalista”, dicen los medios que el Presidente de Bolivia (S.E.) declaró en la reciente reunión cumbre de los países europeos e iberoamericanos celebrada en Lima. Si esa declaración es cierta, que puede ser que no lo sea aunque nadie del Poder Ejecutivo boliviano hasta ahora ha salido a modificarla o negarla, lo que S.E. al parece no acabó de decir fue qué sustituiría al sistema capitalista, aunque no se necesita ser genio para concluir que él lo sustituiría con un intento de “sistema” estatal socialista dizque ¡democrático! donde sólo él sea el capitalista en nombre de todos. Lo que no solamente es una contradicción, un anacronismo, sino un engaño de marca mayor por varias razones entre las que se destacan querer inversión extranjera, qué ¿no capitalista?; responder sumisamente a ONGs que no son del todo estatales; respetar religiosamente las grandes inversiones en la minería privada netamente capitalista como la de Apex Silver (dueña del 65% de las acciones de la mina San Cristóbal) y la Sumitomo Corporation (dueña del 35%) sin las que Potosí permanecería en la columna de los necesitados.
El precio del petróleo de cerca a 135 dólares el barril hace que Hugo Chávez diga que todo es posible, incluso vietnamizar Bolivia, como si no fuera el sistema capitalista el que compra todo el petróleo de Venezuela que genera los dólares que hacen hablar al venezolano y ventricularmente a S.E. ¡Increíble! ¿Cómo es posible que los segmentos menos traficantes de falsedades del Gobierno, sobre todo los movimientos sociales y sus líderes que en dos años y medio de promesas sólo han visto un puñado cumplidas a medias o mal, todavía no se manifiesten en contra de las barbaridades dichas a nivel máximo y en nombre de ellos?
A ver quién del Poder Ejecutivo puede decir qué país del mundo ha erradicado la pobreza en base al sistema socialista extremo, es decir, sin vestigios capitalistas. Como ninguno va a decir nada, yo les ayudo porque al paso que van necesitan ayuda y la necesitarán más si S.E. continúa haciendo declaraciones aberrantes. No hay tal país ni sociedad, ni región, señores gobernantes lectores algunos de miles de libros y otros de ninguno. Todos ustedes no aflojan de llamar “imperio” a Estados Unidos (EEUU). ¿Y cómo creen que EEUU llegó a ser “imperio” (aunque públicamente admite que tienen actualmente 40 millones de pobres que ganan veintiún mil dólares al año o menos) sino fue en función al sistema capitalista, y que los dueños del sistema lo han sabido llevar de modo que la gente en promedio viva bien y no quiera cambiar el sistema, y que miles de México, Bolivia y otros países se rompan enteros para entrar a trabajar y vivir en ese “imperio”? ¿Y por qué Cuba, modelo de “éxito” económico-social de Chávez, Morales y algunos otros, no deja que la gente emigre donde le dé la gana? ¿Saben señores del Poder Ejecutivo boliviano por qué? Porque hace décadas que Cuba se hubiera quedado sin población, por eso. Y ustedes deberían saberlo. Y no vamos hablar de las hambrunas de Corea del Norte que también debe ser modelos de las ONGs operantes en Bolivia y por lo tanto del actual Poder Ejecutivo. Rusia vive un capitalismo desenfrenado y un gobierno dirigido por un señor poderoso políticamente, pero el sistema es capitalista hasta la médula.
Bolivia no está hecha históricamente del todo y ahora que se la puede hacer ustedes se equivocan tratando de hacerla comunistoide con sus mal hechas nacionalizaciones y otras tonterías, lo que no dará resultado ni ahora ni nunca. Recién, nada menos que después de dos años, YPFB se da cuenta de que los profesionales del petróleo necesitan ganar sueldos “capitalistas” porque sin ellos no hay gas que explorar, explotar y exportar lo que es una realidad que contradice la impensada declaración de S.E.
Por la fuerza y la artimaña electoral tampoco conseguirán nada porque ustedes han exacerbado las fisuras regionales al punto de que ahora tienen a más de medio Bolivia en su contra pese a los políticos timoratos que recientemente votaron en el Congreso a favor de la maroma del referendo revocatorio que no es otra cosa que jugar con la población de Oriente, Sur, Norte y desde luego la del Occidente del país. Entiendan, ustedes no tienen una nación, ni menos una que los respalde que no sea la aymara y parte de la quechua que por falta de empleo en sus regiones occidentales ahora habitan en todo el territorio. Es decir, nadie del Oriente, Sur y Norte de Bolivia ha emigrado al Occidente que no hayan sido políticos y éstos por un tiempo.
Ustedes y sus asesores extranjeros, que a Bolivia no entienden, de alguna manera tienen que aceptar que errar es humano. Y que los equivocados tienen la obligación moral ante sí mismos y ante todos los demás de corregir su curso de acción que los está llevando a la hecatombe. www. eforobolivia http://www.analitica.com


Nada de referendos revocatorios

mayo 29, 2008

Nada de referendos revocatorios
Por Jorge V. Ordenes L.
O Bolivia se forma y conforma alrededor de una renovada y hasta nueva manera de hacer política, o no se formará nunca ni menos conformará nada. Algunos de nosotros creemos que cualquier referendo revocatorio otorgaría razón para que los recalcitrantes miembros del Poder Ejecutivo, incluyendo el Presidente y el Vicepresidente, dijesen que la Constitución espuria de ellos ha sido aceptada, y que en función a ella se están llevando a cabo el mentado referendo revocatorio, lo que es inaceptable pese a lo que dictamine la Corte Nacional Electoral que de “nacional” se ha visto que tiene poco.
¿Por qué aceptar referendos revocatorios de la función de los prefectos de la Media Luna y Cochabamba cuando nadie significante de éstos cuestiona el desempeño de sus prefectos? Y pensándolo ¿por qué aceptar un referendo revocatorio del mandato de cinco años de Su Excelencia cuando éste debería más bien reconocer que su constitución espuria; el asalto a la hacienda pública por parte del Gobierno para financiar publicidad de todo tipo a su favor; sus viajes de exhibición y de poco contenido favorable a Bolivia; la creciente crisis de importantes sectores de exportación, de construcción, educativo y de salud; la maliciosa dolarización de las remesas a los departamentos; el fracaso de las nacionalizaciones de las industrial del gas y del petróleo que afecta a todo el país y sobre todo a la Media Luna; el incremento desmesurado de la deuda pública interna: y la inflación, ente otros, son inaceptables, y que la Media Luna no negociará ni menos irá a ningún referendo nacional a no ser que se repudien las referidas anomalías en forma pública y perenne, y se forje un ambiente de consenso. O Su Excelencia arregla lo desarreglado imponiéndose a los recalcitrantes de su entorno, o los que vengan tendrán que hacerlo tarde o temprano. Por otro lado ¿por qué no decir a voz en cuello que primero se esperarán los resultados de los referendos de Beni, Pando y Tarija, y quizá los de Cochabamba y Chuquisaca, antes de hablar de cualquier tipo de futuro del actual Gobierno central y sus bemoles chaviscoide-castristas?
¿Acaso no sería mejor que Su Excelencia cumpliese sus cinco años de Gobierno para que quede cimentado en la historia el fracaso de la nacionalizaciones y ahora de YPFB, posiblemente el Mutún, la fuga de gente y de otros tipos de capital incluyendo la voluntad de hacer nada serio a favor de todos los habitantes del país? Son tantas las tonterías de este Gobierno que si la fibra nacional no se ha descarriado es porque el pueblo boliviano en general es sufrido y pervive a su modo y con su propio esfuerzo y dedicación, pese a los gobernantes que le han tocado. No hay mal perfecto por más esfuerzo que se invierta en procurarlo.
El voto a favor de la autonomía de Santa Cruz en gran medida significa un rechazo de la constitución espuria de este Gobierno, y también un repudio a éste y su errático proceder, y punto. Y el que no lo vea así está equivocado. A esto habrá que añadir los resultados de los referendos de Beni, Pando y Tarija que por donde se vea se asemejarán al resultado de Santa Cruz. Entonces ¿por qué hacer un referendo revocatorio de nadie que no sea intentar meter por debajo de la remendada alfombra política nacional la voluntad de este Poder Ejecutivo que más tiene cariz de componenda política que otra cosa?
La Media Luna tiene obligaciones ineludiblemente democráticas que cumplir que son los referendos de autonomía. También tiene que continuar presentado un novísimo frente político de oposición al “Gobierno central” (que dicho sea de paso no sabe cuán central es ni mucho menos). Por otro lado la coyuntura está dada para que la verdadera oposición política a este Gobierno se organice sobre lo que ya está política y democráticamente organizado, o sea la Media Luna más Chuquisaca y Cochabamba. Dar éstos unos cuantos pasos más para organizarse políticamente y alcanzar el poder del Gobierno central es parte de la coyuntura actual. Pero para esto necesita tiempo, y ¡ojo! tiempo también necesita la soga del Gobierno para colgarlo del todo.
La Bolivia en formación necesita que la Media Luna, Chuquisaca y Cochabamba se organicen en simbiosis política nacional ofreciendo la unión del país bajo una fórmula presidencial que ofrezca de entrada una versión renovada de la Asamblea Constituyente donde nunca se excluya a nadie. En este momento no hay fuerza política que se le asemeje, ni siquiera el MAS porque en éste la hueste obedece y no cuestiona. Las muchedumbres de la Media Luna saben qué quieren y dónde van sobre todo con lo de la autonomía.
O sea nada de políticos reciclados, ni nada de amedrentarse ante un futuro nacional multiétnico y pluricultural vigorizado y respetuoso de la ley. A esto ha llevado la debacle de los gobiernos que hemos tenido hasta ahora incluyendo el actual. La verdad es que no hay mal que por bien no venga. La oportunidad de cambio profundo e irreversible es hoy única y no debe desperdiciarse. http://www.eforobolivia.org http://www.analitica.com


De proyecto a factibilidad

mayo 16, 2008

De proyecto a factibilidad
Por Jorge V. Ordenes L.
El cuatro de mayo de 2008 marca un hito histórico porque a partir de entonces Bolivia ha pasado de proyecto de país a factibilidad; es decir, por primera vez dos significantes componentes de la multietnicidad y pluriculturalidad de que habla la Constitución, todavía vigente, han experimentado un encontronazo en forma penosamente democrática pero contundente e inédita lo que no deja de tener elementos positivos.
Esos componentes identificados hoy por un lado como la Media Luna, Chuquisaca y Cochabamba; y por otro por el Occidente mayormente representado por El Alto, las regiones rurales quechuas y aymaras, Oruro y parte de Potosí, (nunca la ciudad de La Paz rodeada por el momento) se encuentran por primera vez frente a frente ante la responsabilidad de hacer o deshacer el país. Tan claro e intrincado como eso. Toda factibilidad es tan realizable como irrealizable. Ahí estamos y la responsabilidad de ambas partes es inmensa. Pero el momento ha llegado. Irse cada uno por su lado es la salida aparentemente fácil, pero tener que sacar pasaporte para viajar de Santa Cruz a La Paz es una aberración. Pero urge ser positivo y edificante.
Nunca las más representativas etnias y culturas del país habían tenido un encontronazo indeseado pero necesario. Se trata de un fenómeno enconado, proclive al griterío e incluso a la violencia, pero encontronazo al fin. El resultado puede que esté lejos de ser un acuerdo de honorables, o un maridaje forzado por las circunstancias y la presión internacional, pero por lo menos y por el momento el futuro del país se muestra más factible que nunca siempre y cuando prevalezca una Constitución aceptada por todos, y no el mamotreto de Oruro.
Históricamente una parte minoritaria de blancoides y mestizos ha “gobernado” Bolivia. Y escribo “gobernado” entre comillas porque la verdad es que han gobernado mayormente para y por sus intereses nacionales e internacionales, explotando, mintiendo y aprovechándose del carácter perentorio del poder político y sus flecos, y enriqueciéndose a costa de la factibilidad de Bolivia. Si buena parte de esas camarillas hubiesen gobernado para todas las etnias bolivianas en forma más o menos equitativa, la gente de toda etnia no se hubiera frustrado con esas camarillas, y acaso no hubiera votado por el actual presidente del país en 2005.
El presente Gobierno y sus políticas descabelladas son producto directo de la mezquindad y miopía políticas de esa parte minoritaria de blancoides y mestizos que sin pensarlo han hecho que lleguen al poder los confusos representantes dizque de los “movimientos sociales” y de los “originarios” de hoy. Pero no hay mal que por bien no venga porque este Poder Ejecutivo dictatorial y comunistoide ha provocado la organización masiva de la Media Luna en contra de los hijos moral y políticamente putativos de esa parte minúscula de blancoides y mestizos que tradicionalmente ha tenido sus bases en la sede de Gobierno y alrededores tanto geográficos como emotivos, incluyendo ahora el Chapare, los San Julián y los Yapacaní. Y esos grupos minoritarios de blancoides y mestizos también tuvieron sendos representantes en lo que hoy es la Media Luna, que bien se aprovecharon de las cosas como estuvieron en Bolivia por muchas décadas hasta que llegó el momento, en 2005, de polarizarse. El regionalismo recalcitrante de algunos se montó en sus intereses económicos y de estruendo político de coyuntura.
Las metidas de pata del Poder Ejecutivo actual facilitaron la toma de partido en su contra al punto de fortalecer el clamor de autonomía que por lo contagioso ha llegado nada menos que a los aymaras de Puno. Y esto como inicio porque a lo mejor los aymaras del lado boliviano de la frontera también se contagian y piden autonomía para toda la región aymara del Altiplano boliviano-peruano lo que haría del “movimiento social” aymara un aliado ¡de la Media Luna! Lo que pasa es que gobernar mal es como escupir al cielo, y es precisamente lo que viene haciendo el Poder Ejecutivo actual. Qué desgracia.
Ahora, si de partes que se encuentran se trata, y considerando que este Ejecutivo y su Occidente rinden poco menos que culto a la Constitución de Oruro, es necesario y hasta urgente que la Media Luna, Chuquisaca y Cochabamba preparen su propia versión de la Constitución, un solo documento separado de los estatutos autonómicos de cada uno, que sirva de contrapeso a la de Oruro de modo que nosotros y el mundo nos percatemos menos confusamente de lo que acontece en el encontronazo de éstos y aquellos párrafos de una posible carta magna. Así los discordes es posible que lleguen a la concordia que para comenzar haga posible un Poder Judicial que tenga el suficiente ñeque nacional, boliviano, para ver que los nefastos excesos que tanto nos separaron no se repitan de modo que Bolivia como país pase de la factibilidad a la realidad que todos nos merecemos, hasta los que han delinquido y a pesar de ellos. http://www.eforobolivia.org http://www.analitica.com


El país les queda grande

mayo 16, 2008

El país les queda grande
Por Jorge V. Ordenes L.
Cada vez va quedando más claro que los sabihondos del Poder Ejecutivo (PE) desconocen Bolivia. No conocen sus dimensiones, no conocen sus regiones, no conocen su multietnicidad ni tampoco sus idiosincrasias. Tampoco saben de su historia, su sociología, menos de su macroeconomía y sus finanzas. Los que deberían saber algo de microeconomía seguramente no saben ni definirla. Peor todavía, no se han enterado de que el socialismo a la siglo XXI tiene un fuerte asidero en la legalidad organizada, en la empresa privada que acata las leyes, en la liberalización de los mercados, en la eliminación del contrabando y en la defensa de país de los extranjeros que buscan títeres políticos que gobiernen al compás de sus intereses.
Con sólo leer la prensa internacional de estos días el PE se hubiera enterado de que un socialista como Raúl Castro está abriendo bocanadas de libertad en Cuba al permitir un uso más sensato de la internet y de los teléfonos celulares. Ahora los cubanos dizque pueden alojarse en hoteles de turistas como el Saratoga de la Habana que cuesta un promedio de 374 dólares la noche, mientras el salario promedio mensual de un obrero es de 19 dólares. A propósito, socios importantes de los dueños de hoteles son militares cubanos. ¿Quién de nuestros flameantes socialistas del PE (flamantes ya no son) se animaría a comentar sobre esto? Y sobre la escasez de artículos de primera necesidad en las grandes ciudades de la millonaria Venezuela?
Fuera de los decretos desacertados defendidos por aprendices a sabihondos que por más bisoños que fuesen deberían tener la entereza de negarse a decir tonterías públicamente, este PE nunca se han enterado de que Bolivia está lejos de estar poblada sólo por “pueblos originarios” y “movimientos sociales”, cuando todos sabemos que la mayoría de éstos está liderada por mestizos y blancoides que aprovechándose del pueblo quieren qué ¿gobernar Bolivia? Cómo, si ni siquiera conocen las necesidades de los “pueblos originarios” que, como los reflexivos guaraníes de la región de Camiri, se han dado cuenta de que las decisiones incompetentes del PE, y sobre todo del inepto YPFB, hasta la fecha no han concretado nada bueno para Camiri ni para el país. ¿Y qué de las promesas de dos años a los quechuas y aymaras? ¿Cuántas se han cumplido? El servicio de agua potable y alcantarillado de El Alto ¿está mejor que hace dos años? ¿Y qué del desempleo que los recientes decretos del PE están creando entre la población “originaria” de todo el país?
Proponer que el “socialismo “de lo que fue el imperio de los incas debe aplicarse a la fuerza en Bolivia, como se pregona tendenciosamente en la internet, es desconocer grotescamente la realidad del quechua boliviano, de por sí variada y compleja ya que, por ejemplo, de ninguna manera se puede hablar de nada incásico a los quechuas de Potosí que gracias a los altos precios de los minerales en el mercado internacional hoy ganan un promedio de setenta bolivianos diarios. Esto no tiene nada que ver con los quechuas y otros que habitan las republiquetas cocaleras del Chapare donde todos sabemos que la Constitución y las leyes del país no rigen, por desgracia y por la indiferencia del PE, claro; y donde posiblemente se gane (y quizá pierda) mucho más. ¿Y qué de los quechuas y otros que van quedando desempleados por la demanda reducida de productos de soya en Bolivia y Perú? Sólo por seis meses dice los del PE.
¿Y por qué seis meses? ¿Qué de mágico tienen los seis meses? ¿Será posible que el PE de este Gobierno crea que en seis meses el país tendrá menos problemas? ¿Se habrán rendido para entonces los soyeros y aceiteros del Oriente del país y la Media Luna, más Cochabamba, Chuquisaca y buena parte de La Paz? ¿Se habrá reducido la inflación que para octubre puede sobrepasar el cien por ciento anual, y el dólar acaso se cotice a más de diez bolivianos? ¿Qué impide a la economía de Bolivia despedazarse (por no decir vilipendiarse) aún más en los próximos seis meses si alguien del PE no hace sentar cabeza a los demás? ¿Y por qué no aparece ese cerebro de una vez por todas?
Vista así Bolivia y su triste futuro ¿no es motivo para llevar el mandato de las autonomías departamentales a su máxima expresión democrática para lograr menos desgobierno? Con semejante cúmulo de decretos, medidas equivocadas en todos los campos del saber sobre todo el político, si se lo puede calificar de político, ¿cómo puede escapar este “Poder Ejecutivo” de la verdad implacable de que Bolivia, en todo sentido, le ha quedado grande y desconocida, y no sabe gobernarla? Quién se hubiera imaginado hace dos años semejante infortunio nacional.
Cuando algo te queda grande tienes que cambiarlo por algo más pequeño, o tú tienes que crecer. Esperar que este Gobierno crezca es ya quimérico. Que las regiones crezcan y manejen más su futuro es menos quimérico, y eso de que “no hay mal que por bien no venga” se convertirá en un cántico de moda. http://www.eforobolivia.org http://www.analitica.com


La disidencia tiene razón

mayo 16, 2008

La disidencia tiene razón
Por Jorge V. Ordenes L.
Desde hace tiempo que vengo diciendo que la disidencia existente en los grupos que “apoyan” al Gobierno están cada vez más en desacuerdo con, entre otras cosas, la mediocridad reinante en los ministerios del Poder Ejecutivo (PE). El mal consejo y hasta los datos equivocados suministrados a Su Excelencia han llegado a un nivel esperpéntico sobre todo en lo que respecta a la incompetencia y hasta saña combativa que reflejan los decretos 29460 y 29480 que increíblemente prohíben la exportación de carne de res y de pollo, trigo, maíz, arroz harina de trigo y aceites crudo y refinado.
Según los sabihondos del Gobierno, el efecto de esos decretos sería asegurar que los bolivianos tuviésemos qué comer a buen precio y por largo tiempo. Pero no hay tal ni mucho menos porque no se necesita ser genio ni haber estudiado economía para darse cuenta de que los referidos decretos mermarán el empleo que a su vez reducirá el número y el monto de sueldos que se traducirá en que no podremos comprar la abundancia de pollo, arroz, etc., que con tanta pompa, acaso fúnebre, pregona el PE.
Ahora, ¿acaso esa disidencia ha penetrado los estratos gubernamentales y hoy actúa “en contra” de las tonterías haciendo que éstas se repitan tan a menudo que gobernar se vuelva una imposibilidad? ¿Será que así quieren sacar a los que están? La triste respuesta es que no parece tan lúcido el menester. Y digo “triste respuesta” porque las repetidas metidas de pata del PE y desde luego de Su Excelencia obedecen a la increíble preponderancia, ya hegemónica, de la malicia disfrazada de ignorancia y atropello. ¿Será? ¿Será posible que los múltiples asesores extranjeros afincados en las ONGs y en otras partes adictas al Gobierno ignoren maliciosamente los efectos económicos de estos esperpénticos decretos? No, no lo creo. Aquí hay algo más complejo y quizá más siniestro.
Lo de decreto tras decreto aberrante y mal intencionado demuestra la existencia de un cometido y quizá hasta un plan premeditado de debilitar los medios de existencia político-económica de los habitantes de la Media Luna, Cochabamba, Chuquisaca y la clase media de La Paz. Si en el proceso justos pagan por pecadores (y cuando digo “justos” me refiero a gente que hasta ahora ha apoyado al Gobierno de Su Excelencia), a los sabios estrategas del Gobierno interesa un comino sacrificarlos con pérdidas de empleo, carencia de sueldo y otras mermas de medios de ganarse la vida como si fueran sacrificables. Esto hace recuerdo al sitio de Estalingrado durante la segunda guerra mundial en el que el ejército ruso carente de armamento enviaba al frente, a la fuerza, un soldado de cada tres con fusil con la instrucción de que cuando éste cayese, el otro recogiese el fusil, y las balas restantes, claro. Así está manipulando este Gobierno a sus adeptos. Y después se sorprende de que los disidentes ¡se multipliquen! Lo que pasa es que los disidentes tienen razón, y un día de estos han de explotar como sólo ellos pueden hacerlo o sea sin plan alternativo al triunfo.
La pregunta es cómo el PE no ha podido medir la magnitud del daño que está haciendo al país con esta táctica de amedrentamiento que seguramente tiene como propósito alcanzar el triunfo de una manera de pensar y de hacer que tiene como base la apócrifa constitución de Oruro y como corolario la eternización de Su Excelencia en un poder centralizado, estatista y dictatorial. Yo diría que el tamaño del daño se puede medir sobre todo por el creciente número de personas de la Media Luna, Cochabamba, Chuquisaca y La Paz que ven el liderazgo del poder central domiciliado en La Paz como indeseable y hasta desahuciado.
Las políticas esperpénticas y las que se vienen, como la de amordazar a la prensa, van teniendo el efecto contrario a lo que busca tan torpemente el PE, y es que el perceptible aumento del número de ciudadanos bolivianos que votarán a favor de las autonomías departamentales sobre todo, insisto, por la forma desorbitada en que se quiere modificar la realidad de manera que ésta encaje en los propósitos odiosos del PE, no es ningún espejismo y desde luego aumentará en detrimento de los que gobiernan que no parecen darse por aludidos. Lo malo es que tal detrimento, y en vista del pobre calibre mental de varios del PE, puede que conduzca al único camino que va quedando por andar a este Gobierno que es desembocar en la desesperación y empezar a recurrir a la violencia entre bolivianos al ver que sus planes no cuajan entre una población que por lo visto hasta ahora desconoce o peor, no quiere conocer.
Cada vez se apilan más los factores inaceptables lanzados por este Gobierno. Si se menciona la palabra “negociación” ya va quedando corta dada la persistencia de la malicia premeditada por parte del PE. Lo que en este momento hace falta es un cerebro que guíe a su Excelencia y haga que derogue estos decretos esperpénticos, que reponga el IDH como estaba antes, acepte los referendos autonómicos y reconvenga la Constituyente. http://www.eforobolivia.org http://www.analitica.com


Exigir idiomas nativos es un desatino

mayo 16, 2008

Exigir idiomas nativos es un desatino
Por Jorge V. Ordenes L.
Exigir el aprendizaje de aymara, guaraní y quechua en las escuelas normales de Bolivia es un desatino y hasta una aberración porque se trata de aprender algo poco útil, cuando lo que más necesitan los futuros profesores es aprender bien castellano, tanto el oral como el escrito, que dicho sea de paso hoy se muestra deficiente en casi todas las esferas del país. Por otro lado si queremos mejorar la educación de la niñez y juventud aymara, etc., es necesario mejorar la enseñanza del castellano porque de lo contrario estamos socavando nuestro futuro. Si no podemos enseñar bien castellano ¿cómo podremos enseñar los referidos idiomas nativos? Saber dos idiomas mal no mejorará la comunicación de profesores a alumnos ni mucho menos.
Los sabihondos que están conduciendo la política educativa de Bolivia al parecer vienen diciendo en forma concesionaria y hasta desganada que también se debe enseñar castellano básico en las escuelas de Bolivia. No señores, en Bolivia no solamente es necesario enseñar y aprender el castellano básico sino también el avanzado e incluso el técnico porque los profesionales bolivianos deberán competir nacional e internacionalmente con gente que habla y sobre todo escribe bien el castellano. Se trata de un asunto de sobrevivencia profesional en un mundo globalizado cada vez más competitivo y demandante.
Vista así las cosas, ¿pueden decir los sabihondos del Gobierno qué cabida tienen la enseñanza y el aprendizaje del aymara, guaraní, quechua en el mundo globalizado de hoy? Porque por si los sabihondos no se han enterado o no quieren enterarse, Bolivia está en un mundo que se globaliza cada día más sobre todo ahora que China, India y Brasil se van convirtiendo también en grandes consumidores de productos primarios como el gas natural que Bolivia, por su actitud confusa, mediocre y socialistoide, no está pudiendo producir ni comercializar como se debe. Y las inversiones que el país necesita en todos los quehaceres económicos ¿se tramitarán mayormente en idioma nativo? Por supuesto que no.
Si de aprender idiomas se trata yo creo que las escuelas normales y otras del país incluyendo las universidades estatales y las privadas deberían enseñar inglés, sí señor, hoy más que nunca porque las finanzas internacionales entre las que se cuentan las búsquedas de capital privado de inversión para la industria del gas, la industria agropecuaria, la minera y otras incluyendo las tramitaciones técnico-legales con las organizaciones multilaterales de financiamiento, se hacen en inglés. Incluso cuando los interlocutores representantes de éstas hablan castellano, solamente el texto legal en inglés del contrato es válido. Si el castellano queda en segundo plano en cuestiones de importancia crucial como éstas, imaginemos dónde quedan el aymara, el guaraní y el quechua.
Por supuesto que en Paraguay se habla guaraní por doquier pero también se habla y escribe castellano. Además, es una cuestión histórica que el indio guaraní nunca hubiese sido conquistado en su totalidad por los españoles ni por nadie en parte por su ubicación geográfica y en parte porque en territorios guaraníes nunca hubo minería como la de la plata. Además, se trata de un idioma que se halla muy bien y harmoniosamente acompañado por el castellano. Lo que resulta en otro aspecto. http://www.eforobolivia.org analítica.com


El país les queda grande

mayo 16, 2008

El país les queda grande
Por Jorge V. Ordenes L.
Cada vez va quedando más claro que los sabihondos del Poder Ejecutivo (PE) desconocen Bolivia. No conocen sus dimensiones, no conocen sus regiones, no conocen su multietnicidad ni tampoco sus idiosincrasias. Tampoco saben de su historia, su sociología, menos de su macroeconomía y sus finanzas. Los que deberían saber algo de microeconomía seguramente no saben ni definirla. Peor todavía, no se han enterado de que el socialismo a la siglo XXI tiene un fuerte asidero en la legalidad organizada, en la empresa privada que acata las leyes, en la liberalización de los mercados, en la eliminación del contrabando y en la defensa de país de los extranjeros que buscan títeres políticos que gobiernen al compás de sus intereses.
Con sólo leer la prensa internacional de estos días el PE se hubiera enterado de que un socialista como Raúl Castro está abriendo bocanadas de libertad en Cuba al permitir un uso más sensato de la internet y de los teléfonos celulares. Ahora los cubanos dizque pueden alojarse en hoteles de turistas como el Saratoga de la Habana que cuesta un promedio de 374 dólares la noche, mientras el salario promedio mensual de un obrero es de 19 dólares. A propósito, socios importantes de los dueños de hoteles son militares cubanos. ¿Quién de nuestros flameantes socialistas del PE (flamantes ya no son) se animaría a comentar sobre esto? Y sobre la escasez de artículos de primera necesidad en las grandes ciudades de la millonaria Venezuela?
Fuera de los decretos desacertados defendidos por aprendices a sabihondos que por más bisoños que fuesen deberían tener la entereza de negarse a decir tonterías públicamente, este PE nunca se han enterado de que Bolivia está lejos de estar poblada sólo por “pueblos originarios” y “movimientos sociales”, cuando todos sabemos que la mayoría de éstos está liderada por mestizos y blancoides que aprovechándose del pueblo quieren qué ¿gobernar Bolivia? Cómo, si ni siquiera conocen las necesidades de los “pueblos originarios” que, como los reflexivos guaraníes de la región de Camiri, se han dado cuenta de que las decisiones incompetentes del PE, y sobre todo del inepto YPFB, hasta la fecha no han concretado nada bueno para Camiri ni para el país. ¿Y qué de las promesas de dos años a los quechuas y aymaras? ¿Cuántas se han cumplido? El servicio de agua potable y alcantarillado de El Alto ¿está mejor que hace dos años? ¿Y qué del desempleo que los recientes decretos del PE están creando entre la población “originaria” de todo el país?
Proponer que el “socialismo “de lo que fue el imperio de los incas debe aplicarse a la fuerza en Bolivia, como se pregona tendenciosamente en la internet, es desconocer grotescamente la realidad del quechua boliviano, de por sí variada y compleja ya que, por ejemplo, de ninguna manera se puede hablar de nada incásico a los quechuas de Potosí que gracias a los altos precios de los minerales en el mercado internacional hoy ganan un promedio de setenta bolivianos diarios. Esto no tiene nada que ver con los quechuas y otros que habitan las republiquetas cocaleras del Chapare donde todos sabemos que la Constitución y las leyes del país no rigen, por desgracia y por la indiferencia del PE, claro; y donde posiblemente se gane (y quizá pierda) mucho más. ¿Y qué de los quechuas y otros que van quedando desempleados por la demanda reducida de productos de soya en Bolivia y Perú? Sólo por seis meses dice los del PE.
¿Y por qué seis meses? ¿Qué de mágico tienen los seis meses? ¿Será posible que el PE de este Gobierno crea que en seis meses el país tendrá menos problemas? ¿Se habrán rendido para entonces los soyeros y aceiteros del Oriente del país y la Media Luna, más Cochabamba, Chuquisaca y buena parte de La Paz? ¿Se habrá reducido la inflación que para octubre puede sobrepasar el cien por ciento anual, y el dólar acaso se cotice a más de diez bolivianos? ¿Qué impide a la economía de Bolivia despedazarse (por no decir vilipendiarse) aún más en los próximos seis meses si alguien del PE no hace sentar cabeza a los demás? ¿Y por qué no aparece ese cerebro de una vez por todas?
Vista así Bolivia y su triste futuro ¿no es motivo para llevar el mandato de las autonomías departamentales a su máxima expresión democrática para lograr menos desgobierno? Con semejante cúmulo de decretos, medidas equivocadas en todos los campos del saber sobre todo el político, si se lo puede calificar de político, ¿cómo puede escapar este “Poder Ejecutivo” de la verdad implacable de que Bolivia, en todo sentido, le ha quedado grande y desconocida, y no sabe gobernarla? Quién se hubiera imaginado hace dos años semejante infortunio nacional.
Cuando algo te queda grande tienes que cambiarlo por algo más pequeño, o tú tienes que crecer. Esperar que este Gobierno crezca es ya quimérico. Que las regiones crezcan y manejen más su futuro es menos quimérico, y eso de que “no hay mal que por bien no venga” se convertirá en un cántico de moda. http://www.eforobolivia.org http://www.analitica.com


A %d blogueros les gusta esto: