El país les queda grande

El país les queda grande
Por Jorge V. Ordenes L.
Cada vez va quedando más claro que los sabihondos del Poder Ejecutivo (PE) desconocen Bolivia. No conocen sus dimensiones, no conocen sus regiones, no conocen su multietnicidad ni tampoco sus idiosincrasias. Tampoco saben de su historia, su sociología, menos de su macroeconomía y sus finanzas. Los que deberían saber algo de microeconomía seguramente no saben ni definirla. Peor todavía, no se han enterado de que el socialismo a la siglo XXI tiene un fuerte asidero en la legalidad organizada, en la empresa privada que acata las leyes, en la liberalización de los mercados, en la eliminación del contrabando y en la defensa de país de los extranjeros que buscan títeres políticos que gobiernen al compás de sus intereses.
Con sólo leer la prensa internacional de estos días el PE se hubiera enterado de que un socialista como Raúl Castro está abriendo bocanadas de libertad en Cuba al permitir un uso más sensato de la internet y de los teléfonos celulares. Ahora los cubanos dizque pueden alojarse en hoteles de turistas como el Saratoga de la Habana que cuesta un promedio de 374 dólares la noche, mientras el salario promedio mensual de un obrero es de 19 dólares. A propósito, socios importantes de los dueños de hoteles son militares cubanos. ¿Quién de nuestros flameantes socialistas del PE (flamantes ya no son) se animaría a comentar sobre esto? Y sobre la escasez de artículos de primera necesidad en las grandes ciudades de la millonaria Venezuela?
Fuera de los decretos desacertados defendidos por aprendices a sabihondos que por más bisoños que fuesen deberían tener la entereza de negarse a decir tonterías públicamente, este PE nunca se han enterado de que Bolivia está lejos de estar poblada sólo por “pueblos originarios” y “movimientos sociales”, cuando todos sabemos que la mayoría de éstos está liderada por mestizos y blancoides que aprovechándose del pueblo quieren qué ¿gobernar Bolivia? Cómo, si ni siquiera conocen las necesidades de los “pueblos originarios” que, como los reflexivos guaraníes de la región de Camiri, se han dado cuenta de que las decisiones incompetentes del PE, y sobre todo del inepto YPFB, hasta la fecha no han concretado nada bueno para Camiri ni para el país. ¿Y qué de las promesas de dos años a los quechuas y aymaras? ¿Cuántas se han cumplido? El servicio de agua potable y alcantarillado de El Alto ¿está mejor que hace dos años? ¿Y qué del desempleo que los recientes decretos del PE están creando entre la población “originaria” de todo el país?
Proponer que el “socialismo “de lo que fue el imperio de los incas debe aplicarse a la fuerza en Bolivia, como se pregona tendenciosamente en la internet, es desconocer grotescamente la realidad del quechua boliviano, de por sí variada y compleja ya que, por ejemplo, de ninguna manera se puede hablar de nada incásico a los quechuas de Potosí que gracias a los altos precios de los minerales en el mercado internacional hoy ganan un promedio de setenta bolivianos diarios. Esto no tiene nada que ver con los quechuas y otros que habitan las republiquetas cocaleras del Chapare donde todos sabemos que la Constitución y las leyes del país no rigen, por desgracia y por la indiferencia del PE, claro; y donde posiblemente se gane (y quizá pierda) mucho más. ¿Y qué de los quechuas y otros que van quedando desempleados por la demanda reducida de productos de soya en Bolivia y Perú? Sólo por seis meses dice los del PE.
¿Y por qué seis meses? ¿Qué de mágico tienen los seis meses? ¿Será posible que el PE de este Gobierno crea que en seis meses el país tendrá menos problemas? ¿Se habrán rendido para entonces los soyeros y aceiteros del Oriente del país y la Media Luna, más Cochabamba, Chuquisaca y buena parte de La Paz? ¿Se habrá reducido la inflación que para octubre puede sobrepasar el cien por ciento anual, y el dólar acaso se cotice a más de diez bolivianos? ¿Qué impide a la economía de Bolivia despedazarse (por no decir vilipendiarse) aún más en los próximos seis meses si alguien del PE no hace sentar cabeza a los demás? ¿Y por qué no aparece ese cerebro de una vez por todas?
Vista así Bolivia y su triste futuro ¿no es motivo para llevar el mandato de las autonomías departamentales a su máxima expresión democrática para lograr menos desgobierno? Con semejante cúmulo de decretos, medidas equivocadas en todos los campos del saber sobre todo el político, si se lo puede calificar de político, ¿cómo puede escapar este “Poder Ejecutivo” de la verdad implacable de que Bolivia, en todo sentido, le ha quedado grande y desconocida, y no sabe gobernarla? Quién se hubiera imaginado hace dos años semejante infortunio nacional.
Cuando algo te queda grande tienes que cambiarlo por algo más pequeño, o tú tienes que crecer. Esperar que este Gobierno crezca es ya quimérico. Que las regiones crezcan y manejen más su futuro es menos quimérico, y eso de que “no hay mal que por bien no venga” se convertirá en un cántico de moda. http://www.eforobolivia.org http://www.analitica.com

Publicado por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Jorge V. Ordenes L. www.jvordenes:wordpress.com Académico de número de la Academia Boliviana de la Lengua. Ph.D. en literatura hispánica y Licenciado en economía de la Universidad George Washington, Washington, D.C. Ha recibido certificados de cursos de la American Management Association de EEUU, de la ONU de Nueva York, y de la organización Coverdale de Inglaterra. Habla castellano, francés e inglés. Ha enseñado literatura hispánica en EEUU durante diez años. En 1995 recibió una oferta de profesor de la Universidad Nova, de la Florida, pero desistió para regresar a Bolivia. Aparece en Who is Who in Latin America; y en Directory of Latin Americanists, Biblioteca del Congreso, EEUU Fue comentarista de Latin American Research Review, EEUU. Aparece como docente del International Law Institute, EEUU Fue electo "Jack Wolf Scholar" por la Washington Agriculture and Forestry Education Foundation. Miembro del Instituto Cultural Capilla Alfonsina desde 1978, México. Con fecha 20 de octubre de 1980 recibió una carta de felicitación del doctor Hernán Siles Zuazo por escribir y publicar Sinopsis Boliviana (Washinhton, D.C, 1970-1981). Con fecha 22 de diciembre de 1971 recibió carta de “profundo agradecimiento” del embajador de Chile en EEUU, Orlando Letelier, por la “excelente lectura” pública del poema Las alturas de Macchu Picchu de Pablo Neruda. Trabajó veintisiete años en corrección de pruebas, recursos humanos y relaciones públicas del Fondo Monetario Internacional, en Washington, de donde se jubiló en 1995. Ha ofrecido más de 900 conferencias en torno al trabajo del FMI y sobre literatura y cultura en instituciones gubernamentales y educativas de Europa, EEUU, Canadá e Iberoamérica. Ha disertado en conferencias de literatura y macroeconomía. Continúa siendo entrevistado por periódicos, radio y televisión de varios países incluyendo varias veces por la Radio Caracol de Miami, Florida, en 2007. Viaja a menudo a EEUU por motivos de familia y de trabajo de consultoría actualmente con Internacional Development Corporation de Arlington, Virginia, EEUU. Publica semanalmente la columna “Fulcros” en cinco periódicos bolivianos, eforobolivia.org y otros sitios blog de la internet. Ha enseñado en las facultades de derecho y extensión cultural de la UPSA, Santa Cruz, Bolivia. Fue invitado a ser miembro del Consejo Consultivo de la UTEPSA, 2004, Santa Cruz, donde ejerció de profesor de estilo y corrección de pruebas en 2005. Miembro del Consejo Editorial de la revista Signo, La Paz. Ofreció tres módulos (seis meses) de la historia de la literatura desde las vísperas de Colón%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: