Su Excelencia y el azar

Su Excelencia y el azar
Por Jorge V. Ordenes L.
Si ciertos componentes del Poder Ejecutivo se imponen a S.E., o si éste se impone a ellos, seguramente depende del asunto en cuestión. Pero una cosa se viene perfilando como cierta, y es que tanto S.E. como los ministros y viceministros tienen nada menos que ¡al azar! como socio mayoritario de lo que deciden. La verdad es que son practicantes de los juegos del azar en politiquería con los decreteros resultantes llenos de insulseces. Bolivia hoy está “gobernada” por jugadores donde la incertidumbre reina y, por consiguiente lo jugado ¡se pierde! Lo malo es que estamos perdiendo todos y yo creo que S.E. y sus colaboradores a lo mejor ¡no lo saben! Por el momento persisten en el error de jugar con nosotros y, paradójicamente ¡con ellos mismos! Hay pues contumacia en el error. O sea que se está vilipendiando la suerte de todos los bolivianos incluyendo ellos. También nos están haciendo perder el tiempo hoy repleto de bamboleos descabellados mientras nadie del Gobierno, hasta el momento, se sonroja. ¡Increíble!

Ahora, por razones de angurria de poder nada democrático, un espejismo de ese azar encandila a S.E. y a sus ministros hasta el punto de hacerlos creer que decidir cosas de “gobierno” de resultados políticos azarosos ¡ojo! de corto plazo, incluso de cortísimo plazo, sobre todo basados en discursos vacuos y mal escritos, además de promesas, declaraciones y contra declaraciones, y aclaraciones de declaraciones, publicidades que falta a la verdad, y otros manipuleos incluyendo algunos de hecho como repartir dinero y ambulancias además de querer llevar soldados en aviones de carga; estas tonterías, decía, vienen a ser una especie de triunfo espejístico que sólo ellos parecen aplaudir, aunque no creo que todos.

Estas repartijas de “resultados” de corto plazo vienen a ser los vidrios y los collares de baratijas que los europeos trajeron a un comienzo para impresionar a los indios americanos. Y así lo pregonan S.E. y su gabinete porque el azar lo exige, y la ignorancia de harta hueste que conforman los movimientos sociales adictos a las baratijas se estrella con la seriedad y muchas verdades que por desgracia quedan empolvadas, por no decir pisoteadas, en el devenir de ese juego con nuestro futuro. Pero nadie es tonto todo el tiempo.

Sabemos que a mediano plazo buscar lío con Europa porque no hay empleo para los bolivianos que seguramente regresarán; hacer vista gorda a la escasez de gas y a su alza de precio en Bolivia; hacer arreglos turbios para trasladar soldados al Congo; dar información errónea sobre la producción de coca; organizar tumultos frente a la embajada de EEUU y hablar de romper relaciones diplomáticas; minar los deseos de autonomía de importantes departamentos; convulsionar a Tarija después de haber alterado maliciosamente a Sucre; hablar tonterías del presidente Alan García y sus políticas (cuando Perú es un país mucho más importante económica y políticamente que Bolivia); todas estas fechorías y otras, a mediano plazo, no tienen la menor posibilidad de arrojar resultados a favor de S.E. y sus “leidísimos” colaboradores, y menos el resto de nosotros, claro. Y ahí precisamente está lo inconcebible, o sea creer que el azar politicoide dará resultados cuando está visto que no habrá tal.

Y digo que no dará resultados porque en estos momentos dirigentes campesinos nacionales como Víctor Hugo Velasco y el campesino cochabambino Alejo Véliz, que en su momento otorgaron el beneficio de la duda a S.E. y su posible capacidad de gobernar, ahora se dan cuenta (porque no creen en el corto plazo ni menos en los juegos de azar como fórmula de gobierno) de que el país anda a la deriva. Incluso un dirigente aimara como Jaime Apaza, según los medios, dijo que el “Gobierno” de S.E. era nada menos que excluyente porque entre otras cosas no tomaba en cuenta los diversos sectores sociales del país. Es que ya son dos años y medio de azar de corto plazo que dejó de dar dividendos, y que el mediano plazo clama por resultados positivos que hasta ahora no llegan.

Como jugadores de azar creen que si insisten en su afán lúdico pueden ganar partidas cuando lo menos tonto sería aceptar que no han ganado ninguna, ni las nacionalizaciones. Y que por eso la probabilidad de que pierdan, entre otros, el referendo revocatorio (otra jugada de azar) les está causando dolores de cabeza. De ahí su persistencia en alevosamente haber querido coartar el referendo de Tarija en medio de la opereta de vociferar contra EEUU cuando, a propósito, éste es tan vasto y complejo que sin él, Hugo Chávez y desde luego S.E. se esfumarían. ¿Por qué? Porque el gobierno de EEUU juega poco al azar. Su naturaleza práctica está nada menos que empezando a ganar la partida sin batahola porque incluso o Chávez, el presidente venezolano, ha tenido que reducir la producción de petróleo de Venezuela porque faltan repuestos para las máquinas que en su momento se trajeron de EEUU. ¿Qué haría S.E. con El Alto si EEUU deja de comprar a Bolivia? ¿Seguir jugando al azar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: