Nuestra libertad amenazada

Nuestra libertad amenazada
Por Jorge V. Ordenes L.
La magistrada del Tribunal Constitucional, Dra. Silvia Salame, ha dictaminado que el referendo revocatorio del 10 de agosto de 2008 es inconstitucional y por lo tanto que no se lleve a cabo. Y conste que lo dice con la fuerza jurídica que le confiere la Constitución todavía vigente y que todos los bolivianos debemos acatar. Por otro lado y ahora que el diez de agosto galopa hacia nosotros, vale la pena citar al señor F. Hecker de Riberalta que en Veritas 117 dice: “si somos 4.055.209 los inscritos en el padrón electoral… no todos van a votar y no todos los votos son válidos, y estos porcentajes (conocidos por estadísticas anteriores) deben descontarse. … Sólo necesitamos 1.705.743 para revocar a Evo”. Muy bien en ambos casos pero como lo he manifestado en varios artículos, el tal Referendo está premeditadamente reglamentado para que el Presidente y el Vicepresidente ganen sin importar los resultados, lo que indica que este Gobierno está poblado de representantes de intereses venezolanos, ecuatorianos y quién sabe qué más, lo que los hace, entre otras cosas, malos bolivianos e incluso cualquier cosa menos bolivianos. Actuar por otros y tratar mal a un alto funcionario del Gobierno de EEUU es muestra de libertad boliviana disminuida.
Esta inverosímil situación nos pone en el limbo con referencia a dónde nos dirigimos como país y qué debemos hacer al respecto porque muchos de nosotros soldados no somos, y por tanto nuestra responsabilidad se ciñe a tratar de persuadir a los que gobiernan que el camino que han tomado es equivocado y entreguista de lo que más apreciamos desde 1825: nuestra libertad. Que esa libertad se ha administrado a medias y hasta mal para beneficio de minorías, todos lo sabemos. Que ese tipo de administración perjudicial no debe retornar, de acuerdo una y mil veces. Pero de ahí a querer marginar más de media Bolivia con engaños de marca mayor es otra cosa.
Y uno de esos engaños es el contenido esperpéntico de la Ley 3850 del 12 de mayo de 2008 que “reglamenta” el Referendo Revocatorio de Mandato Popular porque al parecer, entre otras cosas, instruye que desde el día del Revocatorio hasta el día de la publicación de los resultados por la CNE debe transcurrir nada menos que un mes. Desde la publicación de estos resultados hasta la Convocatoria a Elecciones Generales deben pasar ¡seis meses! Luego el Artículo 84 del Código Electoral instruye que desde la Convocatoria a Elecciones hasta la realización de elecciones deben pasar cinco meses. Y que desde el día de la Elección hasta la posesión de mandos de los nuevos Mandatario y Vicepresidente deben pasar cuarenta y cinco días. Esto quiere decir que los actuales Presidente y Vicepresidente, de ser revocados, se quedarían gobernándonos un año, un mes y quince días, y esto por lo menos, y si respetan sus propias leyes.
Ahora, qué dice la misma “Ley“ en torno al referendo en cuestión de los prefectos-gobernadores. En su Artículo 9°, inciso III, apunta que los prefectos que sean revocados cesarán en sus funciones, el cargo será declarado vacante y, conforme dispone la Constitución Política del Estado, “el Presidente de la República designará al prefecto como resultado del proceso eleccionario correspondiente”. Lo que quiere decir que el Prefecto electo, de ser revocado, debe dejar el cargo inmediatamente y su reemplazante habrá de ser nombrado por el Presidente revocado éste o no, lo que bajo cualquier punto de vista no solamente es injusto porque el mandato del prefecto no ha sido cuestionado por los que lo han electo, sino que es un engaño más y desde luego una tontería que los departamentos de la Media Luna nunca debieron aceptar. Por otro lado ¿cómo puede el Presidente designar a un prefecto en función a qué proceso eleccionario? ¿A quién creen los del PE que están tomando el pelo? A muchos de nosotros no, desde luego, porque no pensamos como ellos ni tampoco queremos que ellos piensen como nosotros, sino que de alguna manera cada vez más escurridiza buscamos… ¡que piensen!… y punto. Lo que no están haciendo y que nos costará décadas de desandar lo que ellos nos han hecho andar con mil desidias. El perjuicio crece y el descontento también.
Yo creo que la doctora Salame ha dado un ejemplo y una pauta, y es que ante todos los peligros debemos preservar la integridad de nuestra democracia representativa y enaltecedora de los derechos y obligaciones tal como los detalla la Constitución todavía vigente que, si bien necesita cambios, es una maravilla comparada con el mamotreto de Oruro
Por lo anterior, insisto una vez más que no se debe participar en ningún referendo revocatorio del mandato de SE porque de todas maneras y pese al resultado se quedará gobernando hasta cerca del final de su mandato constitucional, tiempo que se necesita para algo más importante y francamente categórico, y es defender nuestra libertad ante el clarísimo intento de cercenárnosla por parte de la mayoría de los miembros de este Gobierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: