El agotamiento de los discordes

octubre 30, 2008

El agotamiento de los discordes
Por Jorge V. Ordenes L.
Ahora que las tensiones parecen haberse reducido (de ninguna manera eliminado) en el ámbito de los ataques montoneros y asaltos de hecho en las localidades e incluso ciudades de Cobija, Porvenir y otras del departamento de Pando; Riberalta y otras regiones del departamento del Beni; y como se percibió en el sitio por parte de miles de entes armados presuntamente enviados y adiestrados por el Gobierno y predispuestos en los cuatro puntos cardinales de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra; y desde luego lo que habíamos visto antes en Sucre, Tarija, y hasta en la plaza Murillo de La Paz, todo organizado y pagado, según la voz populi, por un Poder Ejecutivo (PE) que por razones importadas y malpensadas tiene por sistema imponer en vez de persuadir, y dictar en vez de gobernar democráticamente; ahora que esas tensiones aparentan haberse reducido, decía, cabe respirar hondo y cavilar en torno al cuarto intermedio que vivimos en el “ojo de la tormenta” desatada por el PE en el que parece que la cordura ha prevalecido por lo menos por el momento, lo que representa un cambio en la discordia con que este Gobierno conducía sus caprichos apoyados por los resultados de promesas que las milicias (hasta hace poco movimientos sociales) que han creído y han actuado y siguen actuando en función a esas promesas. Pero como no hay bien ni mal que duren, algunos del Gobierno han decidido manifestarse en pos de la concordia que por más tarde que llegue, concordia es por lo menos en estos días del año dedicados a los muertos y a los cementerios.

Y digo “ojo de la tormenta” porque para los pandinos y todos los bolivianos donde estén, el mantener el estado de sitio en Pando no solamente continúa conmoviendo conciencias porque las razones gubernamentales que llevaron a él fueron y continúan siendo producto de premeditaciones, alevosías y ventajas, y porque no hay región ni localidad del país que se sienta tranquila ni menos satisfecha con lo ocurrido en Pando y el norte del Beni; ni menos con los secuestros a lo novela romántica del siglo XIX, ni con las divisiones que se han suscitado en la oposición política del Senado de la república con respecto a eso de la “aprobación” de una serie de correcciones en el texto de la espuria constitución de Oruro que no satisfacen a nadie pensante dado lo atrabiliario que llevó a la redacción de ese texto que empezó poco menos que “a lomo de caballo” y con celular en Chuquisaca donde por respeto a la historia del país, que es la historia de todos nosotros, milicianos, gobernantes y otros, debió haber sido todo lo contrario.

La “constitución corregida” es en realidad un desdibujo hecho a empellones y sangre, a más de apuros y sinsabores nada menos que por gente presionada, amenazada y, peor, apurada. Que algo salió del atolladero de correcciones y del ambiente de circo que caracterizó el lento sedativo colectivo que viene a ser la hoy consabida “corrección”, no hay duda. Y ese “algo” tiene que ver una vez más con la forma maliciosa y dilatada con que hacemos prácticamente todo lo que se refiere a los asuntos del proyecto de país que habitamos sin darnos cuenta de que lo que venimos realizando no tiene pies ni cabeza, y que en lustros solamente será un hazme reír de nacionales y extranjeros donde ya no habrá venezolanos ni cubamos de los de ahora, ni menos los sabihondos europeos que en Bolivia creen que han descubierto la pólvora ideológica de sus sobresaltos estimulados sobre todo por el inmenso costo inherente a la descalabrada pérdida de tiempo que todo esto significa para los que estamos en la probeta de esta historia.

Y digo que no tienen pies ni cabeza porque no satisfacen a nadie. “Moros” y “cristianos” están insatisfechos, y sólo aceptan el estado de cosas que vivimos porque todos se han convertido, por falta de ideas, serenidad y hasta sanidad en parte del problema y como tal no parece que pueden plantear nada en serio ni menos los problemas para ver de solucionarlos. Hay una inhabilidad inexplicable entre gente adulta de tomar distancia para que desde una perspectiva serena se analice lo que acontece de forma que se comience a sanear.

Lo de las autonomías departamentales se ha convertido en una abstracción porque cuando la sangre llegaba al río y la unión debió haber hecho la fuerza sobre todo en Santa Cruz y el Beni, a los liderazgos se los vio vacilantes y hasta faltos de ideas. Incluso se dudó de su organización y aplomo. Ojalá que esto haya sido elucubración momentánea.

Por el lado andino el Movimiento Indio Pachakuti (MIP) ha venido lanzando proclamas por la internet acusando a Su Excelencia (SE) de traidor a la causa indígena por haber autorizado el cambio de texto de la “Constitución” de Oruro a favor del neoliberalismo.

O sea que el agotamiento de los discordes es un hecho incontrovertible que está haciendo que las agujas del reloj lleven carga que sólo el andar hará precipitarse en el rojo o negro de la ruleta politicoide que injustamente nos ha tocado vivir.


Mientras peleamos entre nosotros

octubre 23, 2008

Mientras peleamos entre nosotros
Por Jorge V. Ordenes L.
Mientras nos desgañitamos y pagamos altísimo precio defendiendo principios y actos de violencia inconstitucional que nunca debieron haber llegado al grado de discordia, pérdida de tiempo y de oportunidades que sobre todo algunos del Poder Ejecutivo (PE) ha llegado a calificar de “importantes” y hasta “de vida o muerte”, sobre todo con eso de “no cambiar ni una coma” de la espuria constitución de Oruro (afortunadamente parece que ya se perfila el cambió de más de una coma), o con sus impulsos dictatoriales de ideología importada y hasta conminada por elementos caribeños y europeos; mientras todo esto y más ha venido aconteciendo, decía, el Gobierno de Brasil el mes pasado comenzó la construcción de las represas Santo Antonio y Jirau en el río Madera relativamente cerca de la frontera con Bolivia. Según los habitantes del lado boliviano y esto desde hace años, el hábitat humano y desde luego la biodiversidad se verán seriamente afectados, así como cualquier posibilidad de negociación internacional que beneficie al lado boliviano y sus lugareños ya sea con electricidad a un precio especial u otro tipo de compensación sobre todo por los posibles desalojos y otros daños.
Nadie de nuestro PE ha dado señales de conocer del asunto. Al contrario, varios se han dedicado a politizar la zona en forma violenta e incomprensible dado el costo de lo que aquí refiero, y vaya uno a saber el costo de cuántas cosas más. La verdad es que mientras pugnamos puerilmente entre nosotros, el mundo sigue andando y sobre todo Brasil que desde años viene hablando de sus necesidades energéticas que vale la pena recordar que van desde la construcción de una tercera planta nuclear (y un submarino nuclear) hasta la edificación de setenta represas en la hoya del Amazonas hasta 2030. ¿Quién del PE podría dar un informe en este momento de cómo semejante cantidad de proyectos afectará los intereses de Bolivia y sobre todo la navegación por los ríos Madera y Amazonas? En vista de que las organizaciones departamentales de Pando y Beni están siendo sujetas a un incomprensible amedrentamiento político ¿quién vela hoy por los intereses de Bolivia en esas zonas?
Yo creo que el Gobierno y sobre todo Su Excelencia (SE) deberían saber que Brasil es conocido en el orbe ecológico (que tanto preocupó a los “redactores” de la constitución de Oruro) por su desbastadora y constante arremetida contra el medio ambiente. La agrupación Greenpeace denunciaba este año que el país vecino destruía la foresta amazónica a razón de una extensión equivalente a seis campos de fútbol ¡por minuto! Lo que no deja de preocupar dada la importancia de esa foresta en el reciclaje de gases que afectan a todo el planeta. La organización Fondo Mundial pro Naturaleza (World Wide Fund for Nature) anunció también este año que una quinta parte del agua dulce del mundo corre por el río Amazonas.
Y qué de las represas San Antonio y Jirau ¿qué características específicas tienen? Según el Washington Post, el señor Marcio Porto, director de construcción de la compañía estatal Furnas Centrais Eléctricas, las dos represas son el resultado de más de seis años de planificación relacionada con la ingente necesidad de energía eléctrica que tendrá Brasil en las décadas venideras. San Antonio y Jirau costarán cinco mil millones de dólares y se espera que produzcan 6.450 megawatios de electricidad. La extensión de la superficie del agua retenida de San Antonio será de 223,74 kilómetros cuadrados lo que demandará que alrededor de 300 familias tendrán que ser evacuadas de esa zonas.
La organización protectora del medio ambiente brasileño, Ada Acaí, estima que 1.500 familias se verán desplazadas. Por otro lado la organización Ríos Internacionales, que ha estudiado el impacto de la construcción de estas represas, estima que las zonas donde serán construidas ofrecen en estos momentos una de las biodiversidades más ricas del mundo. La organización Kaninde, que estudia los asuntos de los habitantes indígenas del Amazonas, hizo saber que por lo menos tres tribus todavía aisladas serán afectadas por la construcción de represas.
El señor Porto y otros voceros de las reparticiones oficiales de cuidado del medio ambiente brasileño por su lado declararon públicamente que no creían que tribu alguna habitaba esas áreas, lo que quiere decir que los trabajos han comenzado sin que los mismos brasileños se pongan de acuerdo sobre el costo-beneficio de semejante cantidad de represas que por simple lógica habrán de tener un impacto significante en el medio ambiente que, sobre todo en los casos de San Antonio y Jirau, han de afectar las aguas y orillas bolivianas y por lo tanto a los habitantes. Nuestra obligación es determinar el grado de impacto. Y como elegimos gobiernos para que se ocupen de estas cosas, exigimos al PE ponerse en campaña técnica y diplomática de modo que sepamos en qué medida debemos cobrar o no costos al país vecino. En este momento no creo que nadie lo sepa.


Cuando el socialismos sirve

octubre 15, 2008

Cuando el socialismo sirve
por Jorge V. Ordenes L.
Escribir sobre socialismo desde el punto de vista boliviano, que en estos momentos sufre los embates de un socialismo que por todos los medios busca dominar a bolivianos incluyendo a los que estamos en desacuerdo con él, no es fácil. Por supuesto que hay socialismos y socialismos. No es lo mismo el nacional socialismo de los nazis que la social democracia de los alemanes, escandinavos o españoles y ahora estadounidenses, y otros, del siglo XXI. Tampoco es igual el socialismo laborista de los ingleses que el socialismo del primer ministro, Gordon Brown, y su ministro de finanzas, Alister Darling, que con la idea de nacionalizar bancos ingleses en forma parcial, dependiendo de la insolvencia de cada banco, han dado en el blanco internacional al punto que desde el secretario del Tesoro de EEUU, Henry M. Paulson Jr., hasta sus camaradas europeos incluyendo los casi siempre ufanos alemanes y franceses han reconocido el acierto del plan inglés de rescate del sistema capitalista en ruinas. Se trata pues de un momento histórico en que el socialismo meditado y medido se ha hecho indispensable. La idea inglesa ha enriquecido el socialismo al otorgarle la distinción de extraer al capitalismo del brete en que lo metieron los magnates del sistema sobre todo en EEUU.

Una distinción de monta bajo todo punto de vista, incluyendo el del presidente de EEUU Ronald Reagan que en 1981 proclamaba que el Estado no era la solución sino el problema, es que veintiocho ocho años más tarde el Estado es más que solución ¡es salvación! Los desenfrenos reaganistas, impulsores renovados del neoliberalismo económico, de las desregulaciones, de la globalización anárquica, de las simplezas teóricas del Consenso de Washington, y hasta de los desaciertos de la administración de George W. Bush, comprobaron la falacia de la creencia y hasta afirmación doctrinaria de que los mercados tenían todas las soluciones. Del escocés Adam Smith parece que leyeron y se identificaron con los postulados de La riqueza de las naciones, pero por lo visto ni siquiera hojearon la Teoría de los sentimientos morales (1759) del mismo autor.

Por otro lado yo creo que se debe aceptar la importancia económica de EEUU en el mundo de hoy. Esto porque no todo se mide por las subidas y descensos de la bolsa de valores ni por las corruptelas de grandes bancos de inversión, sino por las contribuciones al pensamiento económico que hacen ciudadanos de ese país como el profesor y columnista, Paul Krugman, que acaba de ganar el Premio Nobel de Economía (ya había ganado el Asturias en 2004). Basta leer su El gran engaño para darnos cuenta cuán bien y cuánto predijo la crisis financiera de las últimas semanas, y cuánto criticó las políticas de G.W. Bush en su columna periodística.

Y si traemos a cuento la recuperación económica de EEUU luego de la crisis de 1929; la de Europa occidental después de la segunda guerra mundial que se benefició de los cuarenta mil millones gubernamentales del Plan Marshall; y de las diez recesiones que ha sufrido la economía de EEUU desde 1940, en todas veremos la acción del Gobierno central como importante componente de las soluciones. O sea que recurrir a medidas socialistas premeditadas no es nada nuevo. Lo cuestionable es hacer de una parte socialista un todo que sin la ayuda de la liberad civil, de expresión, inversión, movimiento, etc., ningún socialismo ha sobrevivido ni habrá de sobrevivir. Mezclarlo con un capitalismo regulado y si es posible más honesto que deshonesto y menos componendero, es la fórmula.

Leí hace unos días que algunos socialistas a la antigua sobre todo europeos decían que la crisis financiera de las últimas semanas equivalía en lo económico a lo que dizque en geopolítica significó la caída del muro de Berlín en noviembre de 1989, lo que me parece una comparación desacertada porque de la caída del Muro de Berlín el sistema soviético nunca se recuperó; en tanto que de la reciente caída estrepitosa, costosa y sin precedentes del sistema capitalista, éste se recupera con la ayuda de fórmulas socialistas que bien deberían ser modelo para los neosocialistas suramericanos y sobre todo para los que en este momento se hallan en el Poder Ejecutivo (PE) de Bolivia.

De esta crisis financiera mundial y de los ímpetus gubernamentales de solución, el PE de Bolivia podía sacar valiosas conclusiones. Una de ellas debería ser que el capitalismo puro o casi puro lo mismo que el socialismo a como dé lugar no pueden vivir uno sin el otro; y que los políticos y los metidos a políticos bolivianos deben aprender del resto del mundo que con la experiencia de siglos de costo y dolor maneja los hilos de ambos sistemas con poco menos que recomendable habilidad porque los resultados, una vez más, se van viendo positivos para desconsuelo de los socialistas doctrinarios que no se cansan de perder batallas. Para qué perder cuando lo que se debe hacer es imitar a los que saben que cuando el socialismo sirve ¡vale!. jvordenes.wordpress.com


El Padrón Electoral primero que nada

octubre 10, 2008

El Padrón Electoral primero que nada
Por Jorge V. Ordenes L.
Ahora que el afán de imposición del Poder Ejecutivo (PE) se traslada al Congreso, que es donde debió haber permanecido aunque sin los milicianos que han adquirido el hábito de acudir a la Plaza Murillo y a otras partes como brazo operativo de ese afán de imposición, lo primero que la oposición política parlamentaria debe presentar, sobre todo en el senado, como pórtico y condición a toda continuación del posible “diálogo”, es la revisión detallada, profunda y total del Padrón Electoral que con premeditación, alevosía y ventaja ha sido alterado a conveniencia por los operativos del PE y esto desde hace rato sin que una Corte Nacional Electoral imparcial pueda hacer mucho para impedirlo. En el proceso de revisión la presencia de observadores extranjeros es imprescindible de principio a fin. Si la inteligente presión extranjera detuvo las marchas que rodeaban Santa Cruz de la Sierra hace unas semanas, puede ser que esa misma fuerza, incluso reforzada, frene esta vez los empellones dictatoriales que se avecinan en el Congreso.

Está más que comprobado que en el reciente Referendo Revocatorio han sufragado resucitados, extranjeros y sinvergüenzas porque han votado varias veces y en cantidades suficientes para distorsionar no solamente los resultados electorales (hasta un veinte por ciento, una barbaridad), sino que han violado la democracia jurídica al punto de hacerla una caricatura de lo que pregonan los teóricos neosocialistas europeos de salón que guían mental y ciegamente a Su Excelencia (SE) y a sus turiferarios para los que el fin de ganar a como dé lugar justifica todo medio para lograrlo, hasta el asalto como en Pando. El poder totalitario los fascina y quieren llegar a él ofreciendo, prometiendo y ¿cumpliendo con los que ellos llaman movimientos sociales? Nada de cumplir porque los crédulos, muchos desvalidos que tienen poco o nada que perder, una vez más están siendo utilizados como carne sufragante tal como se hizo después de 1952 con resultados nimios para los utilizados. La historia se repite excepto que ahora existe un cuasi coro suramericano y cubano que van tras “el socialismo siglo XXI” de una manera burguesa y ocultando bajo la alfombra lo que aconteció con el socialismo del siglo XX y su caída en desuso y hasta desahucio. Lo están tratando de resucitar manejándolo como marioneta con la pretensión de que ¡todos aplaudamos! cuando lo que buscamos es dejar de jugar a los títeres. Por eso la seriedad de exigir una depuración del Padrón Electoral, entre otras cosas que habrá que exigir como los cambios de cuajo que necesita la espuria constitución de Oruro.

Hasta ahora los gobernantes de turno de Bolivia no han cumplido nada edificante porque, para empezar, exacerbar las diferencias étnicas es de villanos que buscan acaparar el poder basados en el codazo limpio y el complot a lo Pando. Luego buscan blandir esa constitución espuria salpicada de sangre chuquisaqueña (hasta ahora) que más debería llevar a juicio a los autores e impulsores de ese seudo escrito redactado por extranjeros cuya versión en castellano ambiguo y tendencioso ninguno de los que vienen otorgando Honoris Causa a diestra y siniestra, ni menos SE, podrían explicar porque sencillamente no la entienden como tampoco la entiende ningún alfabetizado que no comulgue con los ideólogos de pacotilla que la han escrito. Ahí sí ha habido chacota, y no en la resistencia de los prefectos a las embestidas totalitarias del PE.

La presencia de la mayor cantidad posible de observadores extranjeros en las escaramuzas del Congreso, tanto autoridades como representantes de la prensa, es imprescindible para garantizar el curso más que menos óptimo del pedido inexorable de revisión del Padrón Electoral. A cualquier observador ha de parecer razonable este pedido, y en esa razonabilidad radica la salvación de la democracia en Bolivia. Increíble pero cierto. Una vez más los bolivianos necesitamos ayuda del exterior para cristalizar algo importante sobre todo para nosotros. En 1825 necesitamos venezolanos, colombianos y argentinos patriotas y triunfadores para derrotar a los realistas. Ahora necesitamos brasileños, chilenos y otros para salvar la verdadera democracia que es la que se cultiva y preserva con la individualidad del voto depurado en el sentido de que sea y se mantenga un voto por ciudadano con facultad de sufragio, y no muchachos de diez y seis años que en Bolivia, con la pobre educación secundaria que impartimos, una vez más estaríamos haciendo las cosas mal.

En esto hay bolivianos, todos mestizos, que para mantenerse en el poder les importa un bledo recurrir al mal como es haber prostituido el Padrón Electoral, como si a ese mal la historia no lo deslindará con sendos adjetivos de condena. Insisto, para ellos el fin justifica los medios pero se olvidan que la historia no tiene fin, y que más historia se hará de los medios que ellos utilicen, y su moralidad o falta de ella. jvordenes.wordpress.com


Respuesta a Ignacio Ramonet (II)

octubre 1, 2008

Respuesta a Ignacio Ramonet (II)
Por Jorge V. Ordenes L.
Como decía en mi anterior artículo, en una entrevista reciente en Suecia el escritor gallego dijo que a las clases sociales que antes dominaban “les cuesta reconocer que el Gobierno actual [de Bolivia] tiene toda la legalidad“. Para añadir que “no se trata de hacer nada extraordinario, sino de repartir un poco mejor la riqueza, establecer avances que la mayoría de los países desarrollados conocen desde hace siglos: alfabetización generalizada, cuidado médico generalizado, derecho de los ancianos de tener una vejez digna, justicia para todos y fin de la discriminación étnica en particular hacia la mayoría indígena.” ¡Qué colección de generalidades!

Señor Ramonet, ¿cómo puede el Gobierno de Bolivia tener “toda la legalidad” cuando fomenta la seudo autonomía de la región del Chapare donde hoy se cultiva coca sin control? Y qué es autonomía en este caso. Definámosla como lo hace el guía mental de Evo Morales, el señor P. Burdeau, en El campo político (2001): “Autónomo quiere decir que tiene su propia ley”. Y el Chapare no solamente tiene sus propias leyes cuyos inicios se remontan a cuando Evo Morales era líder in situ de la zona, sino que las busca exportar basado en eso de que el fin justifica los medios, o sea por la fuerza, lo que es inaceptable para la mayoría de los bolivianos y para gobiernos de países tradicionalmente amigos que combaten el narcotráfico.

¿Cómo puede respetar la legalidad un presidente que dice públicamente que él es la ley y que si él infringe leyes, los abogados están para hacer leyes de lo que dice y hace? ¿Es acaso legal y menos asociado con “toda legalidad” el intimidar la ciudad capital del país, Sucre, y violentar en un intento de legalizar una constitución inaceptable a la mayoría del Senado de Bolivia y desde luego a la mitad de la población del país? ¿Y usted realmente cree que esa mitad de la población boliviana, que está en desacuerdo con la forma dictatorial en que se gobierna, pertenece a lo que usted identifica como “las clases dominantes”?

Muchos ignoramos a qué se refiere usted con eso de “clases dominantes” que no sean los sindicatos de cocaleros del Chapare que dominan arteramente esa región; a los pobladores de El Alto de La Paz que habiendo provenido en su mayoría de las zonas rurales de las regiones andinas, hoy dominan política y económicamente esa inmensa ciudad aledaña a La Paz; ¿acaso no es clase auténticamente dominante la que conforma la informalidad en Bolivia? ¿Acaso no es fuerza dominante la minería extranjera de Potosí? Acaso no es hoy dominante la milicia pagada, alimentada, armada y envalentonada por el Gobierno con el propósito de amedrentar centros urbanos que están en desacuerdo con el proyecto de constitución de este Gobierno? ¿Acaso es legal utilizar las fuerzas armadas para detener a un prefecto democráticamente electo infringiendo leyes e incluso yendo contra el mandato del Tribunal Constitucional del país? ¿Dónde ve usted legalidad en estas acciones de este Gobierno?

En cuanto a “repartir la riqueza”, diga usted qué riqueza quiere repartir en un país que duplica la extensión territorial de la Francia de hoy; tienen solamente nueve millones de habitantes (y eso porque muchos se han ido), y que más está llamado ¡por su riqueza po-ten-cial! a generar riqueza en vez de repartir la poca que hay. ¿Acaso no se puede legislar leyes que investiguen la legalidad de los títulos de tenencias de tierras en todo el país de modo que el que tenga títulos de propiedad legalmente constituidos, impuestos pagados y al día, y empleados protegidos por las leyes laborales, pueda continuar trabajando? ¿Acaso es legal hacer invadir tierras que posiblemente estén legalmente adquiridas? ¿Por qué no formalizar legalmente la informalidad, inmenso problema que usted parece desconocer? Opine pero percátese.

Proceder de acuerdo al sentido común y las leyes existentes sí sería “extraordinario” en este país. Alguien tiene que hacerlo tarde o temprano, pero no parece que su defendido está dispuesto a hacerlo ni mucho menos; pese a que la oportunidad se le presentó en bandeja histórica, pero él prefirió seguir a Chávez de Venezuela a quien las cosas tampoco están saliendo bien entre su apego a las FARC, la inflación, y las escaseces de una Venezuela que de pobre sigue teniendo mucho pese a las promesas sin resultados, y al millón de dólares por segundo que recibe por el petróleo.

Señor Ramonet ¿Qué país industrial cuenta con los avances de la alfabetización, cuidado médico y cuidado de los ancianos y justicia para todos “por siglos” como dice usted? Si el prusiano Bismark inventó la jubilación en Europa ¿no fue después de 1871 y no “hace siglos”? Y el cuidado médico socializado en Europa ¿no es cuestión de siglo XX? ¿Y qué de EEUU que ni ahora lo tiene? En cuanto a “discriminación racial”, usted como europeo debería decir poco porque en los países de su continente la discriminación late hoy más que nunca, y los suramericanos lo sabemos. jvordenes.wordpress.com