La capacidad de recuperación del izquierdismo

noviembre 29, 2008

La capacidad de recuperación del izquierdismo
Por Jorge V. Ordenes L
La capacidad de recuperación del izquierdismo político en general y del boliviano en particular, que cada vez insiste más en desconocer la importancia de los apoyos, las solvencias y las ductilidades del capitalismo regulado, es nula en un mediano plazo de digamos quince años que más o menos ocupa una generación. Comparada con la capacidad de recuperación del capitalismo, el izquierdismo pierde y de lejos. Que los gobernantes bolivianos del momento desconozcan este hecho histórico universal no solamente sorprende sino que invita a la sospecha. Y la sospecha obvia es que el corto plazo, digamos diez años o menos, los encandila como si las colectividades bolivianas no aspirasen a edificar un futuro para sus hijos, nietos y la descendencia de éstos que tarde o temprano han de tener que buscar el equilibrio entre el socialismo y el capitalismo para seguir adelante. Así lo enseña la historia de otros pueblos.

En teoría política sobre todo en Europa, la democracia cristiana como centro-derecha y la social democracia como centro-izquierda del espectro político son probadamente afiliadas en mayor o menor grado tanto al socialismo como al capitalismo para perdurar. El grado en que una época practique más el socialismo casi siempre ha sido compensado por un subsiguiente periodo en que se practica más capitalismo que socialismo sobre todo desde mediados del siglo XX. Eso sí, el uno ya no busca eliminar al otro con la pretensión de regir solo. El fracaso de la Unión Soviética (URSS) lo comprueba y desde luego ¡lo enseña! El auge de China con su énfasis en un capitalismo neoliberal, que deviene en un océano de izquierdismo político dictatorial, también lo ilustra.

Ahora ¿podemos hablar de un éxito político-económico en Cuba o Corea del Norte? No creo ¿por qué? porque ambos han rechazado los méritos del capitalismo amplio y respetuoso de las leyes como coadyuvante, tal como lo rechazaron los también fracasados países del interior de lo que se llamó la cortina de hierro. Por el lado opuesto los dictadores militares suramericanos de derecha fracasaron políticamente porque decidieron deshacerse a la fuerza del socialismo a menudo extremista que también intentó imponerse violentamente cuando lo obvio e inteligente por parte de ambos bandos hubiera sido tolerar y blandir las leyes y proceder de acuerdo a ellas, o sea democráticamente. Todavía en la mayor parte de América Latina no aprendemos a tolerar pareceres políticos opuestos; en Bolivia hoy se desentierran odios que tarde o temprano tendrán que superase si queremos hacer un país.

Pero sí podemos hablar del éxito de un socialismo atemperado y mayormente sereno como el del Reino Unido, Francia, Alemania, España y los países escandinavos. Lo mismo podemos decir del capitalismo reinante en estos países. En Suecia, por ejemplo, el empresario privado promedio tiene la obligación de pagar hasta un setenta por cierto de su ingreso en impuesto a la renta al gobierno central. Una cifra así sería imposible de legislar en EEUU porque la mentalidad del promedio del pueblo norteamericano cree más en el esfuerzo compensado libremente, y de acuerdo al empeño y perseverancia individual, y no tanto en el socialismo que significa pagar cualquier impuesto aunque tolera uno del treinta por ciento. Cabe destacar que en Suecia tanto el cuidado médico desde el nacimiento hasta la senectud, como la educación de párvulo hasta el grado universitario incluso de doctor, corren competentemente por cuenta del estado. En tanto que en EEUU, sobre todo el cuidado médico de calidad, está lejos de llegar al alcance de toda la población. La educación terciaria ofrecida por la llamada “Liga de la yedra” de universidades relativamente afamadas y costosas tampoco está al alcance de todos aunque esto no quiere decir que las universidades públicas de cada estado no ofrezcan educación de primera. También es de primera la educación estadounidense socializada de primaria y secundaria, aunque existe la opción de las escuelas privadas, también competentes. El complemento de lo uno y lo otro es lo importante.

Gobernar socavando la empresa privada nacional y/o extranjera, sin analizar las razones que las hicieron posibles y sobre todo sin sopesar las legalidades y/o posibles irregularidades de su desempeño, es destruir formas de capitalismo que deben acompañar cualquier emprendimiento socialista que espere perdurar y sobre todo prosperar. También es de ignorantes e ideólogos rancios y equivocados predicar presuntas ilegalidades en la propiedad de tierras ¡sin comprobarlas! Si las tierras han sido ilícitamente adquiridas compruébelo, usted Gobierno, públicamente ante un juez, y los votos a favor vendrán de por sí sobre todo si se cuenta con el actual sistema de difusión del Estado.

El punto es que la capacidad de recuperación del capitalismo en crisis es superior a la del socialismo extremo. Históricamente elementos de éste nunca se superaron sin la ayuda categórica del capitalismo.


El corto plazo como obsesión

noviembre 20, 2008

El corto plazo como obsesión
Por Jorge V. Ordenes L.
Los más recalcitrantes del Poder Ejecutivo (PE) de Bolivia en estos momentos creen y actúan como si el mañana no existiese. Para este grupito gobernar es satisfacer ansiedades y hasta suposiciones de poder político inmediato sin importar constitucionalidades ni legalidades vigentes. Procede impulsivamente y sin tomar en cuenta ni menos sopesar consecuencias como si las necesidades de las colectividades, incluyendo las de los denominados movimientos sociales, no fuesen de todo tipo, complejas y de más plazo y hasta perennes. El tal grupillo rehúsa aceptar que descuidar consecuencias que afectan a todos los bolivianos en el mediano y el largo plazo, está lejos de plantear ni menos responder a las cada día más urgentes necesidades del país y su futuro.

Difícil es dilucidar las razones de esta forma de pensar y ¡proceder! Si se piensa en la razón de acaparar poder a como dé lugar, especialmente con la imposición de la constitución espuria de Oruro, resulta increíble concluir que ese grupito del PE crea que en Bolivia su arremetida pueda sostenerse ni menos prevalecer. Lo más incomprensible radica en la esencial perentoriedad de lo que viene haciendo. Más incomprensible aún es la contumacia que despliega en el error de insistir en no sentar cabeza ni reflexionar. Existe una especie de juramentación ideológica y también sicológica que lo tiene cautivo, y que no es del grupito sino de extranjeros y sus turiferarios que han visto en Bolivia la probeta menos difícil para cristalizar sus sueños esquizofrénicos a costa de los bolivianos que hoy nos sentimos emboscados por juramentados que en última instancia están haciendo daño cada vez menos reparable al futuro de todos incluyendo el de sus hijos y nietos que no tendrán ninguna obligación ni acaso inclinación de seguir los pasos que estos individuos han blandido y tomado con tanto bombo y platillo en los últimos tres años. También existe el riesgo de que arruinen el país hasta el punto del fraccionamiento y por ende del difícil retorno. Retorno a cualquier índole de cordura que cada semana nos hace más falta.

La falta de visión y responsabilidad que refiero son múltiples y solamente voy a tomar un ejemplo representativo que por donde se lo mire llena la medida de cualquier voluntad que esté preparada a otorgar el beneficio de la duda a la calidad de los posibles resultados de las cosas que este PE concibe e impone. Me refiero concretamente a la manera anómala en que se están conduciendo las relaciones exteriores de Bolivia.

Las relaciones de Bolivia con la Comunidad Andina de Naciones (CAN) han sido prácticamente aniquiladas sobre todo por la decisión de PE de querer exponer y quizá imponer una solidaridad política sobre todo ante la Comunidad Europea (CE) cuando lo que se necesitaba era una solidaridad económica que deje lo político de lado. Lo curioso es que el PE por alguna razón creyó que blandiendo otra vez su populismo socialista, Ecuador iba a considerarlo “líder” ideológico cuando de lo que se trataba a todas luces era de asegurar mercados de exportación y no, insisto, de exaltación política. Correa de Ecuador, despabilado, no vaciló en echar los ímpetus ideológicos del PE boliviano por la borda y favoreció un acercamiento bilateral que a Bolivia dejó en el camino, sola y confundida. La pregunta es ¿qué buscaba el PE boliviano con pretender una hegemonía de índole política donde la conveniencia, calidad, precios y cumplimiento de contratos reinan en el mundo esencialmente capitalista europeo y en otros también capitalistas? ¿Acaso no es inteligente hacer lo que hizo Ecuador y otros, incluyendo Venezuela y Cuba todos los días, bilateralmente, para comercializar sus productos ajustándose a las idiosincrasias de los mercados capitalistas para poder sobrevivir?

Una de las metidas de pata más costosas del PE fue generar problemas ideológicos con el embajador de EEUU, la misión US Aid y la Drug Enforcement Administration (DEA). ¿Por qué? porque mejor hubiera sido quedarse con el ATPDEA si de portarse machito con el CAN y con la CE se trataba. El sentido común de cualquier PE debería haber dictado o lo uno o lo otro, aunque hubiese sido inteligente y políticamente sereno buscar quedarse con ambos. Pero con la obsesión ideológica de corto plazo en todo, este PE nos lleva paso a paso y de la mano a la ruina. Pero todo tiene su límite aunque el costo de la situación boliviana actual, increíblemente, siga apilándose. Urge pues que los demás del PE impongan cordura y no se dejen.

A propósito, ¿acaso no es todavía necesario demostrar qué accionar del reciente ex embajador de EEUU iba contra los intereses, otra vez políticos, del PE? Visitar Santa Cruz reunirse con gente, la que sea ¿qué tiene de particular? Lo mismo con US AID en el Chapare o donde sea. Muchos bolivianos apoyaremos toda acción contra una DEA o cualquiera que esté procediendo ilegalmente, pero por favor, urge exponer pruebas claras que no tengan que ver con obsesiones políticas de corto plazo.


El desgobierno del Gobierno

noviembre 14, 2008

El desgobierno del Gobierno
Por Jorge V. Ordenes L.
Para sus triunfos electorales desde un comienzo este Gobierno se basó en los votos de un segmento numéricamente importante del pueblo de Bolivia que en su momento se ciñó al viejo adagio electoral enceguecido y populista de “haber votado sin importar estar o no equivocado” por un grupo de Gobierno dizque “ducho” pero en realidad cada vez más “debilucho”. Ducho para ofrecer pero debilucho para cumplir; y aún raquítico para hacer respetar la Constitución vigente que, entre otras cosas, por donde se la mire es mejor que la espuria de Oruro. Esto por un lado.

Por otro lado este Gobierno también se afianzó en una colectividad entumecida y hasta enceguecida por la oportunidad del voto revanchista; pero equivocada porque todavía no sabe de dónde viene como colección de “movimientos sociales” ni a dónde va, ni cómo y con qué, porque nadie le ha enseñado. Menos con qué liderazgo ya que está percibiendo cada vez más, porque nadie es tonto todo el tiempo, que este Gobierno es cualquier cosa menos pertinente a sus intereses que de ninguna manera giran alrededor de la “justicia comunitaria” y/o de las “autonomías” yuxtapuestas y baladíes tal como se las exponen con mala sintaxis en la Constitución espuria de Oruro.

Lo del mentado “cambio” no lo ha definido nadie fuera de preparar ilegalmente una constitución espuria; proceder con “nacionalizaciones” mal hechas, mal bautizadas porque no fueron nacionalizaciones, y peor administradas; y más aún, socavar la autoridad del Poder Judicial que a la larga será lo que más votos reste a este gobierno porque, insisto, no todos somos tontos todo el tiempo. El referendo de constitución que se avecina (que a lo mejor no se lleva a cabo porque la sensatez y la decencia a lo mejor se imponen) es otra muestra de desgobierno que pasará a la historia con flecos esperpénticos por lo inútiles y perecederos. Los ataques directos, indirectos y barrocos a la prensa también son formas de desgobierno, o sea de costosísima pérdida de tiempo.

Este Gobierno ha querido servir de materia gris o sea que ha venido dizque pensando, y esa colectividad votante, es su mayoría, se ha apoltronado y ha propendido a creer lo que pregonó sobre todo el Poder Ejecutivo (PE), lo que ha llevado a Su Excelencia (SE) y a este país fraccionado a un letargo e incluso a un atraso en todo que cada vez se muestra menos apto para afrontar el futuro y sus complejidades nacionales e internacionales. Y lo peor es que el PE cree que gobierna, cuando la verdad es que desgobierna en un afán ya fútil de hipnotizarnos con su izquierdismo desaforado y debilucho. Así no hay respeto ni menos recato que esperar de parte de nadie. Hasta los prefectos del benemérito CONALDE han sido descarrilados por el desgobierno y las ilegalidades. Pero cuidado, la debilidad política de todo desgobierno aumenta en la medida que la legalidad y la cordura disminuyen. El que SE y el resto del PE no se percaten de esto intriga y hasta despampana.

Un asno destruye un pesebre en minutos pero un carpintero tarda días en construirlo dependiendo de las licencias y otras especificaciones que habrá de conseguirse y tomarse en cuenta, y los gastos de dinero desde luego. En lo que queda de esta Bolivia fraccionada y peor, amedrentada, continuamos en el ciclo destructivo que ahora empezamos a ver que ha sido desbastador al punto de que tendremos que sufrir las consecuencias por mucho tiempo ya que no hay voluntad mi menos competencia para comenzar a convocar a ningún “carpintero” sobre todo en la industria del gas y el petróleo… para no seguir nombrando docenas de otras que por falta de diesel y gasolina no solamente se están viendo obligadas a despedir gente sino también esperanzas.

Ni hablar de la crisis financiera internacional que cogerá a Bolivia en calzoncillos porque gastar ahorros para paliarla, que son las reservas del Banco Central, es una más de las tantas debilidades intelectuales del PE y sus allegados cuando lo que hubo que haber hecho es no destruir la propensión a la inversión privada que existía hace tres años no solamente en liquidez monetaria, sino en talento profesional y técnico que este PE no conseguirá ni ahora ni nunca con el perifoneo izquierdista que lo ha venido caracterizando y al que parece que está adicto.

Desconocer la ruta de suicidio en que nos ha metido el PE, en que se ha metido él mejor dicho, es dar por tierra con lo poco “ducho” que le dio la victoria electoral de un comienzo de mandato, y con lo nada ducho que es hacerse decir “incumplido”, “incompetente”, “contrabandista de diesel y gasolina” que vienen a ser epítetos articulados por cada vez más gente que en su momento votó por el “cambio” pese a no saber de qué se trataba. Llegar a saberlo como está ocurriendo ahora en El Alto y en otras comarcas, que en su momento apostaron por el “ducho”, es incalculablemente costoso, y porque hemos pasado el punto de no retorno de un proceso de desgobierno que nadie se imaginó llegaría a la debacle actual.


El triunfo de Obama

noviembre 5, 2008

El triunfo de Obama
Por Jorge V. Ordenes L.
El triunfo del senador de Illinois y ahora presidente electo de EEUU, Barak Obama, es notable por varias razones. La primera es que no solamente ha sido elegido en EEUU por una abrumadora mayoría, sino que es preferido por mucha gente del mundo entero que todavía cree que EEUU puede rescatar los valores democráticos y morales (Obama es el primer presidente mulato) que tanto se erosionaron durante la presidencia republicana de ocho años de George W. Bush, derechista duro que favoreció a los millonarios de EEUU y del mundo hasta el punto de haber llevado la política de disminución del pago de impuestos de éstos, y de desmantelamiento de leyes, al desatino de sentirse por encima de la ley sobre todo con el detenimiento y tortura de gente en Irak, Guantánamo y otros lugares, fuera de presuntamente espiar actividades e interceptar llamadas telefónicas de ciudadanos de EEUU dentro del país. También por haber sido indiferente a la crisis financiera que se gestaba luego de haber favorecido a la industria del petróleo, entre otras que abastecieron y continúan abasteciendo las necesidades de las guerras de Irak y Afganistán. Está claro que el mundo entero condenó estos abusos y otros sin precedentes en la historia del país y ahora, el pueblo de EEUU, que hace cuatro años votó por un segundo mandato de G.W. Bush, en un giro sin precedentes votó a favor del cambio que propuso consistentemente el presidente electo.

La elección de Obama es también notable porque se relaciona con el actual Gobierno de Bolivia. Y es que comprueba el desatino de éste de haber expulsado al embajador de un país-orbe como EEUU cuya elección presidencial de hace unos días tiene repercusiones en todo el planeta ¿por qué? porque el país del norte es poderoso en muchos sentidos y esto es creído por la mayoría de la gente del mundo. China, por ejemplo, y para mencionar un país importante y grande, como resultado de la reciente crisis económica mundial y viendo que exporta mayormente a EEUU, se ha mostrado dispuesta a colaborar con dinero para aliviar la crisis.

El Poder Ejecutivo (PE) de Bolivia elucubra razones políticas entre la gente que más necesita empleo, educación y sanidad, como son los “movimientos sociales”. Pero para comenzar, más le valdría repensar eso de seguir al presidente Hugo Chávez de Venezuela que hasta hace poco sostuvo que EEUU, no solamente la administración republicana de George W. Bush, era “el monstruo”, “el imperio del mal”, etc., sin decir nunca nada de que ese “imperio” compra el petróleo que tanto sirve a Chávez para comprar armamento caro, pero no para paliar las escaseces que sufre en estos momentos el pueblo venezolano. Ahora que Obama ha sido electo, el Presidente de Venezuela le sonríe como queriendo congraciarse. Rara metamorfosis.

Aquí se trata de que el PE y sobre todo Su Excelencia (SE) no solamente sonrían sino que recuperen el tiesto y dejen sin efecto la expulsión de la Drug Enforcement Administration (DEA) e inviten el regreso de USAID y del Cuerpo de Paz de EEUU porque, si votan al respecto los alfabetizados de Bolivia estoy seguro de que, con sufragio idóneo, estas entidades retornarían al país y las relaciones con EEUU se normalizarían para beneficio de los bolivianos de toda clase social donde estén. La verdad es que el más perjudicado con esta política errónea e ideológicamente caduca del PE ¡es todo el pueblo de Bolivia! Con sólo la ausencia de un ATPDEA estamos perdiendo todos; ni hablar los de El Alto que ojalá se den cuenta de que no es nomás aclamar a gritos y con manifestaciones los dichos y hechos del PE.

Por el lado de la DEA tampoco se necesita ser científico para darnos cuenta de que no hay institución en Bolivia que la puede reemplazar en la lucha contra la producción de cocaína y su tráfico nacional e internacional. Tampoco SE ha dicho quién la reemplazaría ni mucho menos. Ya el aumento del narcotráfico en Bolivia es un monstruo de mil cabezas, entonces ¿cómo plantea el PE el inmenso problema de que el mundo tilda al boliviano en general de narco simpatizante o peor, de venido de un narco país? El respeto hay que ganarlo, no reclamarlo.

Un aspecto del triunfo del senador Obama que debe ser tomado en cuenta en la dividida Bolivia de hoy es que cualquier opinión pública puede cambiar de parecer y por tanto de voto sobre todo cuando buena parte del electorado se da cuenta, entre otras cosas, de que el atropello de la institucionalidad constituida por parte del PE, sobre todo del Poder Judicial boliviano, persiste y hasta llegue a extremos como fue el caso con G.W. Bush y el desacato del derecho internacional en el caso del inicio de la guerra de Irak, o de interpretar la ley a su gusto en el caso de los “combatientes enemigos”. En Bolivia el PE decide y actúa dictatoríamente en desacato. Cuidado que la crisis de YPFB sea sólo el comienzo. Luego vendrá el descontento de la minería y el agro, y con eso el triunfo de Obama puede ser pauta histórica incluso en Bolivia.