El corto plazo como obsesión

El corto plazo como obsesión
Por Jorge V. Ordenes L.
Los más recalcitrantes del Poder Ejecutivo (PE) de Bolivia en estos momentos creen y actúan como si el mañana no existiese. Para este grupito gobernar es satisfacer ansiedades y hasta suposiciones de poder político inmediato sin importar constitucionalidades ni legalidades vigentes. Procede impulsivamente y sin tomar en cuenta ni menos sopesar consecuencias como si las necesidades de las colectividades, incluyendo las de los denominados movimientos sociales, no fuesen de todo tipo, complejas y de más plazo y hasta perennes. El tal grupillo rehúsa aceptar que descuidar consecuencias que afectan a todos los bolivianos en el mediano y el largo plazo, está lejos de plantear ni menos responder a las cada día más urgentes necesidades del país y su futuro.

Difícil es dilucidar las razones de esta forma de pensar y ¡proceder! Si se piensa en la razón de acaparar poder a como dé lugar, especialmente con la imposición de la constitución espuria de Oruro, resulta increíble concluir que ese grupito del PE crea que en Bolivia su arremetida pueda sostenerse ni menos prevalecer. Lo más incomprensible radica en la esencial perentoriedad de lo que viene haciendo. Más incomprensible aún es la contumacia que despliega en el error de insistir en no sentar cabeza ni reflexionar. Existe una especie de juramentación ideológica y también sicológica que lo tiene cautivo, y que no es del grupito sino de extranjeros y sus turiferarios que han visto en Bolivia la probeta menos difícil para cristalizar sus sueños esquizofrénicos a costa de los bolivianos que hoy nos sentimos emboscados por juramentados que en última instancia están haciendo daño cada vez menos reparable al futuro de todos incluyendo el de sus hijos y nietos que no tendrán ninguna obligación ni acaso inclinación de seguir los pasos que estos individuos han blandido y tomado con tanto bombo y platillo en los últimos tres años. También existe el riesgo de que arruinen el país hasta el punto del fraccionamiento y por ende del difícil retorno. Retorno a cualquier índole de cordura que cada semana nos hace más falta.

La falta de visión y responsabilidad que refiero son múltiples y solamente voy a tomar un ejemplo representativo que por donde se lo mire llena la medida de cualquier voluntad que esté preparada a otorgar el beneficio de la duda a la calidad de los posibles resultados de las cosas que este PE concibe e impone. Me refiero concretamente a la manera anómala en que se están conduciendo las relaciones exteriores de Bolivia.

Las relaciones de Bolivia con la Comunidad Andina de Naciones (CAN) han sido prácticamente aniquiladas sobre todo por la decisión de PE de querer exponer y quizá imponer una solidaridad política sobre todo ante la Comunidad Europea (CE) cuando lo que se necesitaba era una solidaridad económica que deje lo político de lado. Lo curioso es que el PE por alguna razón creyó que blandiendo otra vez su populismo socialista, Ecuador iba a considerarlo “líder” ideológico cuando de lo que se trataba a todas luces era de asegurar mercados de exportación y no, insisto, de exaltación política. Correa de Ecuador, despabilado, no vaciló en echar los ímpetus ideológicos del PE boliviano por la borda y favoreció un acercamiento bilateral que a Bolivia dejó en el camino, sola y confundida. La pregunta es ¿qué buscaba el PE boliviano con pretender una hegemonía de índole política donde la conveniencia, calidad, precios y cumplimiento de contratos reinan en el mundo esencialmente capitalista europeo y en otros también capitalistas? ¿Acaso no es inteligente hacer lo que hizo Ecuador y otros, incluyendo Venezuela y Cuba todos los días, bilateralmente, para comercializar sus productos ajustándose a las idiosincrasias de los mercados capitalistas para poder sobrevivir?

Una de las metidas de pata más costosas del PE fue generar problemas ideológicos con el embajador de EEUU, la misión US Aid y la Drug Enforcement Administration (DEA). ¿Por qué? porque mejor hubiera sido quedarse con el ATPDEA si de portarse machito con el CAN y con la CE se trataba. El sentido común de cualquier PE debería haber dictado o lo uno o lo otro, aunque hubiese sido inteligente y políticamente sereno buscar quedarse con ambos. Pero con la obsesión ideológica de corto plazo en todo, este PE nos lleva paso a paso y de la mano a la ruina. Pero todo tiene su límite aunque el costo de la situación boliviana actual, increíblemente, siga apilándose. Urge pues que los demás del PE impongan cordura y no se dejen.

A propósito, ¿acaso no es todavía necesario demostrar qué accionar del reciente ex embajador de EEUU iba contra los intereses, otra vez políticos, del PE? Visitar Santa Cruz reunirse con gente, la que sea ¿qué tiene de particular? Lo mismo con US AID en el Chapare o donde sea. Muchos bolivianos apoyaremos toda acción contra una DEA o cualquiera que esté procediendo ilegalmente, pero por favor, urge exponer pruebas claras que no tengan que ver con obsesiones políticas de corto plazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: