El centralismo mental del Gobierno

El centralismo mental del Gobierno
Por Jorge V. Ordenes L.
Por centralismo mental y su supuesta hipnosis colectiva, amedrentamiento, soborno político, cohecho y falsificación de carnets de identidad, el Poder Ejecutivo (P.E.) y sobre todo Su Excelencia (S.E.) tienen encandilados a los habitantes de lo que fue el Collasuyo que por supuesto incluye a las ciudades de La Paz y El Alto. Por otro lado paradójicamente creen que por “carisma socialista” y /o anticlericalismos tienen o deberían tener en el bolsillo político al norte, este y sur del país lo que no puede ser más pueril y equivocado porque está lejísimos de ser cierto. Cinco millones de bolivianos no comulgan con lo que el P.E. liderado por S.E. está haciendo, o deshaciendo mejor dicho. El P.E. también sabe que a Pando tiene maniatado con autoridades esculpidas a imagen y semejanza de las partidas que dizque gobiernan, contrabandean, mienten y dejan en libertad a probados narcotraficantes.

El centralismo mental del Gobierno cree que todos respaldamos la ida a La Habana, ahora en enero de 2009, de docenas de adeptos de S.E. que posiblemente no tengan idea de lo que ha pasado en Cuba con los derechos humanos desde 1960 hasta la fecha. Pero, claro, S.E. quiere que vayan posiblemente con todo pagado con dinero de los bolivianos, acaso suplementado con dinero del pueblo venezolano, que en ningún caso han votado en referendo alguno porque se gaste el dinero nacional en tonterías como la que aludo. Es que el centralismo mental a la cubana está de moda con S.E. ya que hasta bicicletas quiere que montemos para ir de un lado a otro en un territorio el doble del de Francia y muchas veces más grade que Holanda y/o Cuba. Hace rato que vamos montando por iniciativa del P.E., pero en cólera y no en otra cosa.

S.E. ha vuelto a decir que los abogados deben cambiar las leyes vigentes obedeciendo consignas populares como si éstas tuviesen un medio organizado de difusión de sus necesidades y consignas cuando en realidad es el centralismo de S.E. y solamente éste que hace de vocero comedido como si los abogados estuviesen encargados del Poder Legislativo que, por si nos hemos olvidado, es el único que puede aprobar o modificar leyes. Incluso los decretos que tanto gusta lanzar el P.E. deberían pasar por el Poder Legislativo en forma de proyectos de ley que, para convertirse en ley, tienen necesariamente que ser debatidos, modificados y forjados en consenso ¿democrático? ¡Ojalá! No hacerlo significa gobernar incompetentemente, por decreto, o sea dictatoríamente.

Y gobernar dictatoríamente es Gobernar centralmente o sea impopularmente. Este descuadre impulsivo del primer mandatario ha convertido a la Constitución y las leyes en sendos epitafios nacionales porque en nombre de ellos, y de un concepto de democracia que nadie entiende (menos los líderes de los movimientos sociales), se los debilita y hasta liquida poco menos que cada día ¡sin que haya nada que los reemplace! Cuidado que la cosa del 25 de enero confirme el “no” que tanto desvelo dicen que causa a S.E. Y creo que el contrabando de Pando y los inmiscuidos del P.E. pueden ser un señor corolario a favor del “no”. La escasez de combustibles también. Si Chávez el venezolano ha dicho que se va si pierde ¿qué tal si S.E. lo emula?

También centralmente se ha gestado y dizque “modificado” la espuria constitución de Oruro nada menos que en el epicentro del centralismo de este régimen que es La Paz donde dicho sea de paso los senadores opositores y otros se rindieron en la forma más increíble, o sea hipnotizada, a la prédica de S.E. de que se modificara el texto de la constitución de Oruro cuando no había nada que modificar porque el tal texto era espurio, o sea ilegal y “aprobado” por gente del Gobierno solamente. Oruro cargará siempre la mala conciencia, y a Sucre llenará de orgullo por haber procedido legalmente a costa de sangre y fuego.

El desgobierno se ha generalizado entre otras cosas porque S.E. admite públicamente que se equivocó al descuidar las inversiones en el sector energético de Bolivia. Se ha perdido tres años y no hay rastros de que se siente cabeza. A Propósito, los mentados mil millones de las reservas del Banco Central posiblemente enriquezcan pero no a YPFB y su urgente necesidad de inversiones. Ojalá me equivoque. De todas maneras eso también es centralismo mental por parte de S.E. porque en su momento hizo caso omiso a los que sabían, que fueron más técnicos que politicastros metidos a nacionalizadores a como dé lugar. Si hace lustros los capitalizadores lo hicieron mal, estos lo han venido a hacer peor porque uno después del otro no solamente ha agotado, y desbancado, al país sino que lo ha frustrado hasta la médula. Y se lo ha engañado. Y mientras los líderes de los llamados movimientos sociales, que en realidad son bolivianos como cualquier otro, no se den cuenta del engaño, y del uso de que todavía están siendo objeto, este grotesco jolgorio continuará en detrimento del progreso en mil rubros que urgentemente necesita todo Bolivia.

Publicado por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Jorge V. Ordenes L. www.jvordenes:wordpress.com Académico de número de la Academia Boliviana de la Lengua. Ph.D. en literatura hispánica y Licenciado en economía de la Universidad George Washington, Washington, D.C. Ha recibido certificados de cursos de la American Management Association de EEUU, de la ONU de Nueva York, y de la organización Coverdale de Inglaterra. Habla castellano, francés e inglés. Ha enseñado literatura hispánica en EEUU durante diez años. En 1995 recibió una oferta de profesor de la Universidad Nova, de la Florida, pero desistió para regresar a Bolivia. Aparece en Who is Who in Latin America; y en Directory of Latin Americanists, Biblioteca del Congreso, EEUU Fue comentarista de Latin American Research Review, EEUU. Aparece como docente del International Law Institute, EEUU Fue electo "Jack Wolf Scholar" por la Washington Agriculture and Forestry Education Foundation. Miembro del Instituto Cultural Capilla Alfonsina desde 1978, México. Con fecha 20 de octubre de 1980 recibió una carta de felicitación del doctor Hernán Siles Zuazo por escribir y publicar Sinopsis Boliviana (Washinhton, D.C, 1970-1981). Con fecha 22 de diciembre de 1971 recibió carta de “profundo agradecimiento” del embajador de Chile en EEUU, Orlando Letelier, por la “excelente lectura” pública del poema Las alturas de Macchu Picchu de Pablo Neruda. Trabajó veintisiete años en corrección de pruebas, recursos humanos y relaciones públicas del Fondo Monetario Internacional, en Washington, de donde se jubiló en 1995. Ha ofrecido más de 900 conferencias en torno al trabajo del FMI y sobre literatura y cultura en instituciones gubernamentales y educativas de Europa, EEUU, Canadá e Iberoamérica. Ha disertado en conferencias de literatura y macroeconomía. Continúa siendo entrevistado por periódicos, radio y televisión de varios países incluyendo varias veces por la Radio Caracol de Miami, Florida, en 2007. Viaja a menudo a EEUU por motivos de familia y de trabajo de consultoría actualmente con Internacional Development Corporation de Arlington, Virginia, EEUU. Publica semanalmente la columna “Fulcros” en cinco periódicos bolivianos, eforobolivia.org y otros sitios blog de la internet. Ha enseñado en las facultades de derecho y extensión cultural de la UPSA, Santa Cruz, Bolivia. Fue invitado a ser miembro del Consejo Consultivo de la UTEPSA, 2004, Santa Cruz, donde ejerció de profesor de estilo y corrección de pruebas en 2005. Miembro del Consejo Editorial de la revista Signo, La Paz. Ofreció tres módulos (seis meses) de la historia de la literatura desde las vísperas de Colón%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: