Chávez y sus cachorros ante la burguesía (I)

Chávez y sus cachorros ante la burguesía (I)
Por Jorge V. Ordenes L.
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha dicho públicamente que las ideas comunistas del periodista-activista-comunista italiano Antonio Gramsci (1892-1927) constituyen una base de la “doctrina bolivariana castro-comunista” con la que el mandatario venezolano ha encandilado a una parte de la población venezolana, a Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega, la Organización de los Estados Americanos (OEA) y al defenestrado Manuel Zelaya. Y ¿quién es Gramsci? Un teorista de izquierda de las primeras décadas de siglo XX que tomó parte activa en la formación del partido comunista italiano el 21 de enero de 1921 en Livorno, y que luego de que los bolcheviques tomaran el poder el 7 de noviembre de 1917 en Rusia, momento en que las noticias llegadas de Moscú permanecían confusas, en un editorial de la edición nacional de Avanti del 24 de noviembre de 1917, que lleva por título “La revolución contra el capital”, Gramsci escribió: “La revolución de los bolcheviques es la revolución contra el Capital de Carlos Marx. El Capital… era la demostración crítica de la fatal necesidad de que en Rusia se formase una burguesía, se iniciase una era capitalista, se instaurase una ciudadanía de tipo occidental… si los bolcheviques reniegan algunas afirmaciones del Capital, no reniegan el pensamiento inmanente, vivificador… viven el pensamiento marxista, aquel que no muere nunca… que en Marx se había contaminado de incrustaciones positivistas y naturalistas”.

Gramsci en esta cita reconoce sarcásticamente –con habilidad y vehemencia política de su época– la necesidad de ¡formar burguesías! incluso defendiendo en cierta manera el marxismo teórico aunque también lo ve con “incrustaciones” extrañas. Puro barroco político. La verdad es que lo del italiano es una apología del comunismo y la lucha de clases muy de la época, y una condena de la burguesía europea; algo que ya había enunciado él y docenas de comunistas europeos por lustros. Pero, por favor, no es nada que vaya a impresionar a nadie a comienzos del siglo XXI. La época es otra. La verdad epistemológica es que los postulados de Gramsci son incompatibles con el acontecer político de siglo XXI en cualquier parte del planeta y sobre todo en Iberoamérica. China los ha dejado obsoletos.

Digo incompatibles porque los escritos del italiano son producto de su circunstancia tanto personal como histórica, ambas inadaptables a Suramérica de 2009. La circunstancia personal es conocida por su pobreza, las enfermedades y el encarcelamiento de diez años como opositor de Mussolini (donde escribió sus Anotaciones de presidio). Por otro lado históricamente su izquierdismo se exacerba durante sus años de formación universitaria en Turín, ciudad industrial con alta presencia laboral; y también con la revolución rusa y sus complicaciones; con la segmentación de las izquierdas incluyendo la social democracia que toma por primera vez el poder democráticamente en Suecia en 1920, etc.

Insisto, los postulados comunistas del italiano son incompatibles con los que sean de Chávez porque aquéllos estuvieron forjados cuando nadie podía imaginar por lo menos cinco factores cruciales: (1) que los recursos que percibe la administración de Chávez por las exportaciones de petróleo a nada menos que la meca del capitalismo como es EEUU, jamás los imaginó Gramsci, ni menos imaginó que su seguidor venezolano se adaptase a sus ideas basado en dólares capitalistas de flujo constante. (2) El sistema capitalista con sus burguesías extrajo al mundo de la crisis económica de los 1930 lo que comprobó la falacia de los postulados comunistas incluyendo los de Gramsci que decían que la burguesía capitalista se hundiría por su propio peso. (3) La conclusión de la segunda Guerra mundial permitió la expansión de la zona comunista europea de una manera violenta, totalitaria y de carambola provocando la guerra fría templada por el balance de terror que produjeron las bombas atómicas lanzadas en Japón, aunque los escritos de los comunistas como Gramsci eran cada vez más leídos pero menos practicados hasta la llegada de Castro, los tiranos asiáticos y ahora dizque Hugo Chávez. (4) Los escritos teóricos de los comunistas fueron menos practicados porque otras formas de socialismo como la social democracia tomaron la delantera en cuanto a demostrar que el socialismo mejor administrado política y económicamente sí tenía futuro, y porque la burguesía capitalista se socializó en Europa occidental, Canadá, y las leyes laborales en la mayor parte del mundo encontraron beneficiados por millones, algo que Gramsci hubiese encontrado increíble. (5) Tampoco el italiano imaginó que el comunismo de la URSS (ponderado al comienzo por él) pasaría a la historia con mucha pena de muerte y poca gloria entre otras razones por sus deficiencias y corrupción.

Chávez y sus cachorros desconocen estos factores lo que se refleja en la aberrante ley de educación pasada por el Congreso venezolano el 23 de agosto de 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: