La VI cumbre de las Américas, Cuba y EEUU

abril 27, 2012

La VI cumbre de las Américas, Cuba y EEUU
Por Jorge V. Ordenes L.
En la sexta cumbre de las Américas celebrada recientemente en Cartagena, Colombia, el presidente constitucional de México, Felipe Calderón, tuvo el mejor y más nítido discurso con respecto a la participación de la Cuba actual en futuras cumbres de las Américas. Dijo que ésta debía participar con pleno derecho pero que la posición de él al respecto, como presidente de México, incluía una inquebrantable defensa de la democracia abierta y representativa, de la empresa privada, de los derechos humanos de los ciudadanos de América y la región del Caribe… lo que obviamente incluye el derecho a la libre expresión, asociación y movimiento que en Cuba, desde 1961, están reducidos a la mínima expresión que no sea afín a la ideología castro-comunista.

Por otro lado todos sabíamos que EEUU iba a oponerse a la inclusión de Cuba en futuras cumbres principalmente porque sigue alegando que es una “dictadura “ “comunista” y que por eso mantiene un bloqueo de la Isla por más de medio siglo. Y aquí es donde la política internacional estadounidense carece de consistencia porque, entre otras cosas y si de aislar “dictaduras” se trata, EEUU desde hace tiempo que tiene relaciones interesadas con fuertes dictaduras, ojo, después de concluida la guerra fría, como la de China, Arabia Saudita, Uzbekistán, Yemen, las tuvo por cuarenta años con Mubarak de Egipto, antes por años con el Sha de Irán, et. al. Ni hablar de las relaciones históricas con dictadores iberoamericanos que van desde los Somoza, Pérez Jiménez, Trujillos, Duvaliers, Stroessners, Videlas, Pinochets (a quien se dice que ayudó a subir al poder) entre otros. O sea que eso de que Fidel Castro haya sido “dictador” y que su hermano siga comandando el régimen tiene poco asidero sobre todo después de concluida la guerra fría.

A propósito, las dictaduras de derecha e izquierda se han dado y se siguen dando la mano en cuanto a infringir cuotidianamente los derechos fundamentales y democráticos, como fraguar elecciones y estatizar a como dé lugar con desfachatez meridiana dizque respetando un fin (ideológicamente caduco) y olvidando los medios de que se valen en los que está nada menos que el descontento creciente de la mayoría del pueblo por la falta de oportunidades de empleo y ausencia de idoneidad y por lo tanto de garantías jurídicas.

Eso de que Cuba sea país “comunista” y que por eso se lo aísla por 51 años tampoco tiene asidero porque si hoy uno va a un almacén grande con el fin de hacer compras en cualquier ciudad importante de EEUUU lo primero que observa es que casi todos los productos son “hechos in China”… y ¡China es comunista! Y para colmo, los trabajadores chinos que por una miseria de remuneración fabrican, ensamblan y terminan miles de productos tecnológicamente avanzados y no avanzados, de compañías estadounidenses, hoy son millones que trabajan de doce a catorce horas diarias lo que significa una explotación ignominiosa ante la vista gorda de las autoridades chinas que antes que nada son dictatoriales… y de la autoridad capitalista estadounidense que aprovecha el bajo costo de la mano de obra china dado que la fuerza laboral de otras latitudes del planeta, y sobre todo la de EEUU, jamás podrían competir.

Una verdad conocida es que la suerte de Cuba desde 1898, como la de Puerto Rico, Las Filipinas y las Marianas está ligada a EEUU. Simple geopolítica. De ahí el embargo que tanto daño ha hecho y sigue haciendo no solamente a Cuba sino al mismo EEUU y a toda Iberoamérica. Otra verdad es que si el embargo se hubiese levantado hace décadas es muy probable que el flujo libre de personas y productos, o sea ideas, hubiese dado por tierra con la dictadura de los Castro y quizá la situación resultante se hubiese estacionado en un socialismo dedicado a fomentar las inversiones y cobrar impuestos (y no malgastarlos). El desbarajuste socio-económico de Cuba hoy se debe en buena medida a la sordera de la política estadounidense.


España en capilla como nunca

abril 27, 2012

España en capilla como nunca
Por Jorge V. Ordenes L.
Ante la Comunidad Europea España está en capilla cada vez más sombría porque es una economía más grande que la griega, la portuguesa o la irlandesa, con bancos al borde del colapso, y donde los ajustes presupuestarios del Gobierno conservador se van mostrando cada vez más insuficientes, incluso ineptos y de un costo político elevado principalmente porque los sindicatos, el Partido Socialista Obrero Español que está ahora en la oposición, los millones de desempleados y los desencantados… están empezando a dar batalla. Incluso el Presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, en campaña electoral, dijo más de una vez que su país tenía que evitar ingresar en una crisis como la española, lo que irritó al Presidente Mariano Rajoy y allegados. La pregunta europea del momento es si España está al borde de tener que acudir al fondo de rescate financiero del euro como lo ha hecho Grecia.

La cuestión para el Gobierno español no es fácil porque importantes segmentos de la economía española, como las regiones autonómicas y la empresas estatales, hasta ahora se han mostrado reacias a poner el hombro y/o hacer su parte para ayudar en el esfuerzo de ajuste y por lo tanto al comienzo de un alivio de la crisis que no sólo amenaza a España sino a toda Europa. Y el Gobierno central tampoco parece tener el estómago de exigir porque sabe que puede perder políticamente lo que tanto le ha contado ganar: el voto español.

Por el momento y hace unos días el Gobierno logró vender una nueva emisión de bonos de diez años plazo que algunos bancos compraron a un interés del seis por ciento que se asocia con crisis. Pero auscultemos algo más para ver dónde están las posibles soluciones

Se sabe que España tiene más de 4.000 empresas estatales cuya privatización de por lo menos una parte de ellas significaría un buen ingreso de euros al erario nacional. Pero el poder de decisión está en manos de diez y siete regiones autónomas sobre las que el Gobierno central tiene un poder reglamentado y por lo tanto limitado, lo que se comprobó en 2011 cuando el Gobierno central se apretó los cinturones, pero regiones autónomas como Cataluña y Andalucía cooperaron poco y los resultados fueron nimios.

Por otro lado el Gobierno central hoy busca reducir los gastos nacionales de salud y educación en por lo menos 10.000 millones de euros, pero las regiones se resisten. Andalucía tendría que recibir 2.700 millones de euros menos, pero exige que se respeten los 1.500 millones de euros aprobados en años anteriores para financiar proyectos. A esto hay que añadir el calculado un billón (un millón de millones) que la banca tiene comprometidos en la debacle de propiedad inmueble que se desató en 2008 de los que, en 2011, según Citigroup, una décima parte son hipotecas basura.
En Bruselas se bisbisea, rumorea e incluso comenta a borbotones que el futuro del euro en estos momentos está en manos de las autoridades españolas y de los españoles en general, y que si el esfuerzo de ajuste falla y el país se ve forzado a buscar rescates financieros, la crisis continental habrá recrudecido en forma alarmante porque los montos necesarios serían muy elevados. En realidad los rumores culpan al Presidente Rajoy por haber encendido la crisis al declarar que su Gobierno no necesariamente seguiría las reglas de austeridad de la Unión Europea, lo que motivó que en Bruselas se dijese que el gasto público de España, de acuerdo a Madrid, subiría dizque un dos por ciento en 2012 en tanto que los impuestos subirían muy poco y que Rajoy ni siquiera intentaría reducir el número de empleados públicos. Incluso se dice que el Presidente Barroso, de la Comisión Europea, habría comentado quedamente: “hay mucho que recortar en el sector público español”.

Desde el punto de vista español y con un desempleo que raya en el veintidós por ciento, incluso más elevado entre los jóvenes, ha de ser muy difícil recortar aún más el empleo de cualquier tipo. Y el pasodoble, o triple, solo empieza.


La libre expresión

abril 13, 2012

La libre expresión

Por Jorge V. Ordenes L.*

Una definición del significado de la palabra expresión es que se trata de un postulado o especificación de algo con la intención de darlo a conocer de modo que se entienda como lo desee el emisor de esa expresión. Todos sabemos que esa expresión puede ser artística, científica, social, religiosa, política, etc. y que en todo caso está sujeta a la valoración del receptor dependiendo de la cultura y formación de éste, de su circunstancia vital que va desde su formación didáctico-moral, su derrotero social y hasta su salud sobre todo mental, et. al. En tanto la expresión sea mejor y más uniformemente  entendida por el orbe de receptores o público, el emisor de esa expresión recogerá aceptación e incluso reconocimiento. Así, Alcides Arguedas, por ejemplo, se expresó sobre la circunstancia boliviana en historia, ensayo y novela en forma aceptable y hasta admirable para una muchedumbre de receptores nacionales e internacionales. Gabriel René Moreno hizo lo propio en historia y crítica literaria también en forma notable. El poeta e insinuante articulista coetáneo, Pedro Shimose, también, y sigue creciendo en expresión y reconocimiento. O sea que hablar de expresión es hablar de conocimiento y la necesidad y hasta urgencia de difundirlo.

 

Hablar de libertad  (libertad de lo que sea) es más intricado sobre todo en Bolivia porque cada boliviano tiene su propia manera de ejercer y por lo tanto de vivir su libertad… la de su cofradía, movimiento social, ministerio, gremio, comparsa, tropel o lo que sea, incluyendo los barrocos regionalismos y seudo amoríos con la tierruca. Por razones idiosincráticas de complejas raíces antropológicas que incluyen su devenir histórico sobre todo desde que Francisco Pizarro recurrió al sentido común y a la improvisación para derrotar a miles de guerreros incas,  su vividura (la del boliviano) , utilizando un término del historiador español Américo Castro, está repleta de motivaciones, impulsos e incluso ímpetus arrolladores que le impiden ver, y menos respetar, el linde donde termina el ámbito de su libertad y comienza el ámbito del vecino o del prójimo en general. De ahí el dicho que reza “hecha la ley, hecha la trampa.” Su cada vez más fuerte individualismo raya en particularismo que histórica y desgraciadamente se ha traducido en un permanente intento de hacer un país sin que haya aparecido hasta la fecha un gestor de la expresión hablada o escrita que aglutine efectivamente la voluntad de la mayoría de los bolivianos. Acudir al fiasco electoral, por ejemplo, jamás conducirá a la formación del país… hecho hasta ahora a empujones y codazos de todo tipo y picardía solapada. La ignorancia no se entiende ni menos se acepta, se sufre. La libertad se socava cada vez más.

 

¿Qué el Estado salvaguarda la libertad? ¿De quién? ¿Acaso no fue Vladimir Ilich Ulianov, alias Lenin, que en Estado y revolución ( 1919) dijo: “Mientras el  Estado exista no habrá libertad.  Cuando haya libertad el Estado no existirá”.

Para luego añadir  (citado por Sidney y Beatrice Webb en El comunismo soviético): “La libertad es tan preciosa que debe ser restringida”.  Si tal es el empeño en algunos lares de Iberoamérica, recordemos que las ideas de Lenin y otros comunistas se pusieron en práctica y fracasaron en la ex URRS y ahora en Cuba. Eso sí, sobrevivieron revisadas, actualizadas y adaptadas en la social democracia de los europeos sobre todo los alemanes y escandinavos después de la segunda guerra mundial, y hogaño dan pautas de cómo no hacer las cosas a otros europeos y al mundo. Cómo hacerlas requiere expresiones inteligentes y sobre todo pertinentes ejercidas sin restricciones ni menos desacatos sacados de la fácil manga de lo impensado.

 

Y es precisamente esa lección pos 1955 que gozó de expresiones aceptadas por multitudes de todo poder económico y social, o sea más libres que otra cosa, que tenemos que aceptar y aprender. Lo demás es seguir perdiendo el tiempo vilipendiando la salud con la coca y la economía con el mal uso de los recursos… y desde luego marginando toda posibilidad de una expresión edificante que nutra la libertad que tanto necesitamos. 

 

 

*El autor es educador, columnista y miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua.


Tras aaspaviento

abril 13, 2012

Tras aspaviento
Por Jorge V. Ordenes L.
El doctor en medicina español y destacado tratadista de su profesión, Gregorio Marañón, decía en su ensayo “El espectador lesionado”, 1928, que la política tenía mucho de espectáculo y que no había espectáculo sin público, postulado que se ajusta a lo que de unos años a esta parte viene buscando el Órgano Ejecutivo (Ó.E.) del Estado Plurinacional sobre todo desde que la delincuencia de todo tipo prolifera; la COB no se arrodilla; Yacimientos Petrolíferos Bolivianos se desvanece; Jindal cojea; las novísimas empresas paraestatales han dado puestos de trabajo pero no ganancias; los cocales expandidos mantienen adeptos; personeros y personas del Oriente de Bolivia están más que perseguidos; el TIPNIS y sus creciente bemoles se han convertido en asuntos internacionales; una cantidad de movimientos sociales ya son oposición del gobierno central y, sobre todo, desde que los médicos de Bolivia resisten la orden del Ó.E. de trabajar ocho horas en vez de las seis históricas y oficiales que ha caracterizado su desempeño en puestos del Estado Plurinacional.

Quizá por razones intestinas de los grupos de gobierno, el Ó.E. busca la primera plana, presencia o aspaviento a como dé lugar… y cuando las aguas regionales y/o nacionales se aquietan, aunque nunca del todo, surge algo renovado y/o conflictivo con… la producción de azúcar, los medios, un nuevo palacio de gobierno, con Chile, con EEUU, con la aceptación del acullico, con los perseguidos por desacato, et. al. La cuestión es remover aún más la intranquilidad de los ambientes de modo que las colectividades bolivianas, desde los movimientos sociales hasta los gremios, cofradías, juntas y comparsas tengan presente el accionar del gobierno central. Se trata acaso de una forma de hacer qué ¿política? En la mente de algunos quizá sí aunque podemos decir, en palabras del escritor británico, Thomas Hardy (Jude el oscuro, 1895), “no se debe proceder inmoralmente aduciendo moralidad”. Si la intención era remover el cotorreo a como dé lugar, digamos para dar empleo a médicos novatos y/o cubanos, debió haberse aludido anomalías que sin duda existen ya sea estructural o profesionalmente en el sistema de salud de Bolivia. Después de todo los miembros de Ó.E., desde S.E. hasta los ministros, escasamente tienen que hacer cola para consultar con un médico de los servicios de salud del Estado… aunque no hace mucho se prefirió la medicina privada de Cochabamba para atender a S.E. O debió haberse llamado a un concurso de méritos en el que los años de experiencia profesional contasen. Así los médicos, hoy en conflicto con el Estado, hubiesen tenido la oportunidad de pugnar.

¿Por qué los responsables del Ó.E. no dialogaron primero con los médicos en forma discreta con el fin de determinar hasta dónde llegaba ese Órgano en su afán de adoptar ocho en vez de seis horas de trabajo? ¿No era la forma moral y políticamente correcta de proceder? ¿Acaso es de genios saber que para que los médicos aceptasen se debía aumentar los sueldos proporcionalmente sobre todo si se quería mantener el nivel existente del servicio médico? ¿Por qué no ver de conseguir mejor equipo e instrumental para todos los nosocomios de modo que el entrevero resulte en un mejor servicio profesional? Bueno pues, no se dialogó de antemano ni mucho menos porque de entrada se buscaba el aspaviento. No hay otra explicación.

Todos sabemos que el ÓE va a tener que negociar luego de que la población haya pagado el altísimo costo de hacer sonar matracas que increíblemente practica el Ó.E. lo que a todas luces se muestra moralmente injusto y políticamente anodino. Insisto, buscar pleito con médicos que tanto se precisan, y que como muchos profesionales bolivianos necesitan trabajar en más de un puesto para satisfacer sus necesidades, era, y es, totalmente innecesario por donde se mire.


A %d blogueros les gusta esto: