Al “Puente” no queda más que soportar

 

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Se trata del “Puente Simón Bolívar” que une y contrasta tristemente (por no decir separa) la ciudad de Cúcuta, Colombia, de la ciudad de San Antonio de una Venezuela en crisis porque la escasez de productos básicos y hasta de paciencia se ha adueñado de la vida de la inmensa mayoría de los venezolanos que además hoy sufren por la falta de libertades civiles de reunión, de oposición política, de prensa, entre otras. Hay políticos y periodistas encarcelados por el madurismo sin veredicto judicial ni mucho menos. También los hay que han muerto en las cárceles del régimen. A lo que hay que añadir el muy posible narcotráfico y las corruptelas que éste gesta, fomenta, desprestigia y enriquece a delincuentes que quizá también sean parte de la autoridad, según se argumenta internacionalmente.

Por el “Puente Simón Bolívar” pasan venezolanos cargados de bolívares que en infladas cantidades reciben los supermercados de Cúcuta a cambio de papel higiénico, medicinas, comestibles, repuestos y cien cosas más que en Venezuela no hay. Hay venezolanos y también Colombianos que residen en Venezuela donde la vivienda cuesta menos, y trabajan en Cúcuta donde los sueldos son mucho mejores. Vienen hasta de San Cristóbal que está a treinta kilómetros del Puente. Por el “Puente Simón Bolívar” hoy pasan de ida y vuelta tanto guerrilleros colombianos de izquierda como paramilitares colombianos de ultraderecha, ambos comercian con arroz, cocaína, gasolina y ganado, y hasta hay quienes se saludan pese ha haber sido acérrimos enemigos.

La situación de Venezuela agotó la paciencia del Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que se ha manifestado en contra del gobierno de Nicolás Maduro y sus descuidos al punto de que en su reciente Segundo Informe dice que Venezuela viola todos los artículos de la Carta Democrática Interamericana (el Primer Informe, de mayo de 2016, activó la Carta) “y que nuestros esfuerzos deben concentrarse en restaurar el derecho a la democracia del pueblo venezolano” a través de elecciones libres que si no se realizan en treinta días no quedaría más que expulsarla.

La situación venezolana últimamente también provocó un comentario crítico de Pedro Pablo Kuczynski, presidente electo de Perú, que Maduro respondió furiosamente… aunque será difícil para el venezolano “ocultar el sol con un dedo”. Anteriormente había fracasado el intento de diálogo del ex presidente del gobierno español, Felipe González. El Papa Francisco todavía intenta.

Existe también crisis en Colombia con la firma de ausencia de guerra entre el gobierno del país y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, después de una guerra cruenta, sucia y costosa en vidas humanas de más de medio siglo en el que la derecha colombiana pudo haber sido menos inflexible hace décadas de modo que este conflicto no durase lo que duró ni menos costase lo que costó. El Plan Colombia de ayuda militar a las fuerzas armadas, apoyado también por el presidente Obama, persuadió a las FARC a negociar en 2012. Ante el eminente fracaso de las negociaciones en 2014, el presidente Santos pidió ayuda a EEUU (otro puente) que le fue concedida por medio del embajador Bernard Aronson quien en 1970 cooperó en la negociación que dio fin a la guerra civil de El Salvador. Aronson colaboró en las negociaciones FARC-Gob. de Colombia en Cuba. Por otro lado, el 14 de marzo, el presidente Santos reconoció que en 2010 su campaña electoral recibió financiamiento ilegal de Odebrecht (otro puente). También lo recibió el candidato opositor Oscar I. Zuluaga. El presidente pidió disculpas públicamente.

¿Qué haríamos sin “los puentes”? Tenderlos es más importante de lo que creemos sobre todo para enarbolar, defender y nutrir la democracia representativa, abierta e incluyente, con gobiernos nacionales que compitan en eficiencia con la empresa privada idónea… aunque mejor sería solo fiscalizarla competentemente… también idóneamente.

Publicado por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Jorge V. Ordenes L. www.jvordenes:wordpress.com Académico de número de la Academia Boliviana de la Lengua. Ph.D. en literatura hispánica y Licenciado en economía de la Universidad George Washington, Washington, D.C. Ha recibido certificados de cursos de la American Management Association de EEUU, de la ONU de Nueva York, y de la organización Coverdale de Inglaterra. Habla castellano, francés e inglés. Ha enseñado literatura hispánica en EEUU durante diez años. En 1995 recibió una oferta de profesor de la Universidad Nova, de la Florida, pero desistió para regresar a Bolivia. Aparece en Who is Who in Latin America; y en Directory of Latin Americanists, Biblioteca del Congreso, EEUU Fue comentarista de Latin American Research Review, EEUU. Aparece como docente del International Law Institute, EEUU Fue electo "Jack Wolf Scholar" por la Washington Agriculture and Forestry Education Foundation. Miembro del Instituto Cultural Capilla Alfonsina desde 1978, México. Con fecha 20 de octubre de 1980 recibió una carta de felicitación del doctor Hernán Siles Zuazo por escribir y publicar Sinopsis Boliviana (Washinhton, D.C, 1970-1981). Con fecha 22 de diciembre de 1971 recibió carta de “profundo agradecimiento” del embajador de Chile en EEUU, Orlando Letelier, por la “excelente lectura” pública del poema Las alturas de Macchu Picchu de Pablo Neruda. Trabajó veintisiete años en corrección de pruebas, recursos humanos y relaciones públicas del Fondo Monetario Internacional, en Washington, de donde se jubiló en 1995. Ha ofrecido más de 900 conferencias en torno al trabajo del FMI y sobre literatura y cultura en instituciones gubernamentales y educativas de Europa, EEUU, Canadá e Iberoamérica. Ha disertado en conferencias de literatura y macroeconomía. Continúa siendo entrevistado por periódicos, radio y televisión de varios países incluyendo varias veces por la Radio Caracol de Miami, Florida, en 2007. Viaja a menudo a EEUU por motivos de familia y de trabajo de consultoría actualmente con Internacional Development Corporation de Arlington, Virginia, EEUU. Publica semanalmente la columna “Fulcros” en cinco periódicos bolivianos, eforobolivia.org y otros sitios blog de la internet. Ha enseñado en las facultades de derecho y extensión cultural de la UPSA, Santa Cruz, Bolivia. Fue invitado a ser miembro del Consejo Consultivo de la UTEPSA, 2004, Santa Cruz, donde ejerció de profesor de estilo y corrección de pruebas en 2005. Miembro del Consejo Editorial de la revista Signo, La Paz. Ofreció tres módulos (seis meses) de la historia de la literatura desde las vísperas de Colón%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: