Violencia mortífera en Brasil

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Cinco individuos entran violentamente en un hospital de Parauapebas en el estado de Pará en el noreste de Brasil, someten a los guardias y asesinan a sangre fría a Waldomiro Costa Pereira, activista del Movimiento de Trabajadores sin Tierras (MST) que desde hace rato se queja de los atropellos perpetrados por agentes de hacendados. El MST dijo que se trataba de un asesinato más de campesinos. De acuerdo al diario Folha de Säo Paulo, la autoridad local condenó el crimen que al parecer la policía investiga. El MST también hizo saber que Costa Pereira estaba recuperándose de un atentado previo, y que era un activista de grupos que reclaman una reforma agraria que los grandes hacendados se dice que rechazan.

Esto y más a tiempo que el país parece absorto con las investigaciones nacionales anticorrupción como “Car Wash” que, dicho sea de paso, está involucrando a las cabezas del Congreso, al ministro de relaciones exteriores, al jefe de gabinete del presidente Temer y a cinco ex presidentes de Brasil. Pero el mundo sigue andando.

Según The Guardian, el estado de Maranhao es el más pobre de Brasil y quizá el que más ha sufrido hechos de violencia. Es también uno de los que más se desforesta lo que es el resultado de enfrentamientos entre los tradicionales habitantes de la zona y los deforestadores. Lugares como Gamela, habitada desde hace marras por 400 familias, donde a comienzos de mayo trece miembros de la comunidad fueron hospitalizados víctimas de un violento ataque en el que no hubo muertos, pero sí trece hospitalizados (a un hombre contaron las manos y las piernas por debajo de la rodilla, a otro solo las manos) acusándolos de “rateros”, cuando el verdadero cometido era amedrentar para imponer el desalojo de las tierras. Esto después de que los atacantes se hubiesen reunido en un día de campo con asado y bebidas alcohólicas hasta entrada la noche cuando rodearon Gamela, dispararon al aire y atacaron a la gente. Es de dominio público que la región está luchando desde hace décadas contra familias poderosas que han sido dueñas de tierras y que dominan la política de Maranhao.

La Comisión Pastoral de Tierras (CPT) recientemente hizo saber que Brasil ha devenido en el país menos protegido contra la violencia de los invasores de tierras que en 2016 causaron la muerte a 61 personas, cifra que no se registraba desde 2003. De acuerdo a un estudio de 2016 de la Universidad de Windsor de Canadá, el uno por ciento de la población de Brasil es dueño de casi la mitad del territorio del país. Lo que explica el creciente deseo de acaudalados dueños de tierras, por lo menos un buen número de ellos, de extender sus dominios.

The Guardian añade que miembros de la Asociación de Indígenas de Pariri y el Movimiento Ipereg Ayu, de las legendarias tierras de Mundurukú que se extienden al suroeste del estado de Pará, Coatán, Laranjal y Säo José de Cipó, estado de Amazonas, y Papiaká-Kayabi en Matto Grosso, se quejan vehementemente de los frecuentes atropellos de invasión y toma arbitraria de tierras.

Parauapebas, Gamela y Mundurukú son ejemplos de hechos funestos que se repiten en la cuenca del vasto Amazonas, y lo peor es que la criminalidad impune del campo va en aumento en busca de lucrar con la crianza de ganado que nutre la creciente demanda de carne de exportación de Brasil, además del cultivo de la soya y otras hierbas… todo, además, en detrimento del aire que respiramos.

Para los oriundos organizarse mejor no debe ser fácil, pero hacerlo contrapesaría la ola de atropellos y crímenes contra gente legalmente establecida. Es este sentido la historiadora brasileña Blanca Behrends dijo a la prensa en febrero que el carnaval brasileño siempre había sido una ocasión para utilizar el buen humor y hacer critica social y, este año, dos de las más reconocidas escuelas de zamba destacaron el llamado a la cordura y la justicia de las tribus indígenas del Amazonas. Algo se hace pero urge hacer mucho más ante el abuso… donde sea.

Publicado por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Jorge V. Ordenes L. www.jvordenes:wordpress.com Académico de número de la Academia Boliviana de la Lengua. Ph.D. en literatura hispánica y Licenciado en economía de la Universidad George Washington, Washington, D.C. Ha recibido certificados de cursos de la American Management Association de EEUU, de la ONU de Nueva York, y de la organización Coverdale de Inglaterra. Habla castellano, francés e inglés. Ha enseñado literatura hispánica en EEUU durante diez años. En 1995 recibió una oferta de profesor de la Universidad Nova, de la Florida, pero desistió para regresar a Bolivia. Aparece en Who is Who in Latin America; y en Directory of Latin Americanists, Biblioteca del Congreso, EEUU Fue comentarista de Latin American Research Review, EEUU. Aparece como docente del International Law Institute, EEUU Fue electo "Jack Wolf Scholar" por la Washington Agriculture and Forestry Education Foundation. Miembro del Instituto Cultural Capilla Alfonsina desde 1978, México. Con fecha 20 de octubre de 1980 recibió una carta de felicitación del doctor Hernán Siles Zuazo por escribir y publicar Sinopsis Boliviana (Washinhton, D.C, 1970-1981). Con fecha 22 de diciembre de 1971 recibió carta de “profundo agradecimiento” del embajador de Chile en EEUU, Orlando Letelier, por la “excelente lectura” pública del poema Las alturas de Macchu Picchu de Pablo Neruda. Trabajó veintisiete años en corrección de pruebas, recursos humanos y relaciones públicas del Fondo Monetario Internacional, en Washington, de donde se jubiló en 1995. Ha ofrecido más de 900 conferencias en torno al trabajo del FMI y sobre literatura y cultura en instituciones gubernamentales y educativas de Europa, EEUU, Canadá e Iberoamérica. Ha disertado en conferencias de literatura y macroeconomía. Continúa siendo entrevistado por periódicos, radio y televisión de varios países incluyendo varias veces por la Radio Caracol de Miami, Florida, en 2007. Viaja a menudo a EEUU por motivos de familia y de trabajo de consultoría actualmente con Internacional Development Corporation de Arlington, Virginia, EEUU. Publica semanalmente la columna “Fulcros” en cinco periódicos bolivianos, eforobolivia.org y otros sitios blog de la internet. Ha enseñado en las facultades de derecho y extensión cultural de la UPSA, Santa Cruz, Bolivia. Fue invitado a ser miembro del Consejo Consultivo de la UTEPSA, 2004, Santa Cruz, donde ejerció de profesor de estilo y corrección de pruebas en 2005. Miembro del Consejo Editorial de la revista Signo, La Paz. Ofreció tres módulos (seis meses) de la historia de la literatura desde las vísperas de Colón%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: