El desierto y huesos humanos sin réquiem

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

 El número de personas que cruzan la frontera México-EEUU ilegalmente ha disminuido desde que Trump tomó posesión, aunque ya durante la presidencia de Obama el número disminuía. En marzo de 2017, 12.190 personas fueron detenidas, un 64 por ciento menos que en marzo de 2016. Considerando que los intermediarios (o “coyotes”) cobran hasta 10,000 dólares por persona por cruce, y dada la política de detención estadounidense renovada hace unos meses, el costo-beneficio de arriesgarse es alto hoy porque los viajeros se ven forzados a cruzar la fronteras a pie y seguir por zonas desérticas.

 La muerte llega por cansancio, deshidratación o fallas cardiacas. Se calcula que por cada cadáver, o restos óseos encontrados, cinco no se encontraron… y solo quedan en el recuerdo de familiares y amigos, aunque… como dijo el ensayista español, Dr. Gregorio Marañón: “Nadie más muerto que el olvidado”.

Según la Patrulla Fronteriza de EEUU, los restos de 6.023 personas fueron encontrados en los desiertos de Arizona, California, New México y Texas en los últimos diez y seis años, la mayoría sin documentación porque de tenerla y ser detenido significa ser fichado en EEUU. O sea un promedio de 376 muertos al año o 31 al mes, o uno al día. Si por cada muerto encontrado hay cinco perdidos, el promedio es de ¡seis muertos al día! lo que debería desanimar al que intenta cruzar desiertos… pero lo ignora. A propósito, 1.300 refugiados murieron cruzando el mar Mediterráneo hasta fin de abril este año, y se publica. Los muertos de los desiertos de EEUU se ignoran.

Hoy los negocios de droga y coyotes son tan lucrativos que el cártel de Sinaloa controla ambos en la ciudad de Nogales (que se extiende a los dos lados de la frontera) y casi todo el noreste de la línea; mientras que los cárteles Juárez, Del Golfo y Zetas dominan el resto. Se dice que hay más de doscientos túneles en pleno uso. El comentario es que la “pared de Trump” jamás detendría el negocio, al contrario, lo facilitaría entre otras cosas porque del lado norte no se vería lo que pasa en el lado sur. El cruce de personas continuará y éstas continuarán siendo víctimas de los desiertos estadounidenses.

Para rescatar identidades y honorabilidad hasta donde quepa aludir la ética de este torrente de tragedias, huelga decir que hay alguien en Texas que de un tiempo a esta parte ha tomado cartas en el asunto. El New York Times dice que la Universidad Estatal de Texas, de San Marcos, tiene una morgue especializada en recolectar restos humanos con el fin de identificarlos genéticamente.

Hasta abril de 2017 la morgue había recolectado los restos y algunos objetos de 212 indocumentados que intentaron cruzar el desierto en Texas. Por el momento se identifican con un número, o caso, por ejemplo el 0435 cuyos restos óseos fueron encontrados a casi dos kilómetros de un camino con una bola de baseball en los retazos de su mochila. El caso 0519 llevaba Salmos y Apocalipsis extraídos de una Biblia en castellano. El caso 0377 que llevaba una pequeña cruz con una cavidad donde se encontró un grano de arroz que a un lado decía Sara y en el otro Rigo…  Al respecto, con el poeta T.S. Eliot podemos decir (Tierra desechada): “Me parece que estamos en un sendero de ratas donde los muertos perdieron sus huesos.”

Hoy los políticos estadounidenses están abocados a deshacerse de 12 millones de latinos indocumentados, muchos niños, que viven o se desviven en EEUU entre los que hay delincuencia desenfrenada como la que genera la expandida banda MS-13 originaria de El Salvador.

La terrible verdad es que las muertes de latinos en el desierto continuarán mientras Iberoamérica siga en garras del atraso, el desacuerdo, el delito y la ignominia… Por eso urge todavía enaltecer el significado de unas líneas del poema “Toque”, de José Santos Chocano: “¡Álzate juventud!… Águila altiva…Tú estarás siempre arriba, siempre arriba; el error siempre abajo, siempre abajo… ¡Jóvenes a luchar!“.

jvordenes.wordpress.com

Publicado por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Jorge V. Ordenes L. www.jvordenes:wordpress.com Académico de número de la Academia Boliviana de la Lengua. Ph.D. en literatura hispánica y Licenciado en economía de la Universidad George Washington, Washington, D.C. Ha recibido certificados de cursos de la American Management Association de EEUU, de la ONU de Nueva York, y de la organización Coverdale de Inglaterra. Habla castellano, francés e inglés. Ha enseñado literatura hispánica en EEUU durante diez años. En 1995 recibió una oferta de profesor de la Universidad Nova, de la Florida, pero desistió para regresar a Bolivia. Aparece en Who is Who in Latin America; y en Directory of Latin Americanists, Biblioteca del Congreso, EEUU Fue comentarista de Latin American Research Review, EEUU. Aparece como docente del International Law Institute, EEUU Fue electo "Jack Wolf Scholar" por la Washington Agriculture and Forestry Education Foundation. Miembro del Instituto Cultural Capilla Alfonsina desde 1978, México. Con fecha 20 de octubre de 1980 recibió una carta de felicitación del doctor Hernán Siles Zuazo por escribir y publicar Sinopsis Boliviana (Washinhton, D.C, 1970-1981). Con fecha 22 de diciembre de 1971 recibió carta de “profundo agradecimiento” del embajador de Chile en EEUU, Orlando Letelier, por la “excelente lectura” pública del poema Las alturas de Macchu Picchu de Pablo Neruda. Trabajó veintisiete años en corrección de pruebas, recursos humanos y relaciones públicas del Fondo Monetario Internacional, en Washington, de donde se jubiló en 1995. Ha ofrecido más de 900 conferencias en torno al trabajo del FMI y sobre literatura y cultura en instituciones gubernamentales y educativas de Europa, EEUU, Canadá e Iberoamérica. Ha disertado en conferencias de literatura y macroeconomía. Continúa siendo entrevistado por periódicos, radio y televisión de varios países incluyendo varias veces por la Radio Caracol de Miami, Florida, en 2007. Viaja a menudo a EEUU por motivos de familia y de trabajo de consultoría actualmente con Internacional Development Corporation de Arlington, Virginia, EEUU. Publica semanalmente la columna “Fulcros” en cinco periódicos bolivianos, eforobolivia.org y otros sitios blog de la internet. Ha enseñado en las facultades de derecho y extensión cultural de la UPSA, Santa Cruz, Bolivia. Fue invitado a ser miembro del Consejo Consultivo de la UTEPSA, 2004, Santa Cruz, donde ejerció de profesor de estilo y corrección de pruebas en 2005. Miembro del Consejo Editorial de la revista Signo, La Paz. Ofreció tres módulos (seis meses) de la historia de la literatura desde las vísperas de Colón%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: