Brasil con un poder judicial envidiable

junio 28, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

La ley brasileña dictamina que en la línea de sucesión presidencial no puede haber nadie que haya recibido, o esté por recibir, un mandamiento judicial federal en su contra. El Poder Judicial de Brasil hace honor a esta ley y a su fama de enaltecedor de la Constitución y las leyes en un inmenso río revuelto donde solamente los escándalos de Petrobras, Odebrech y Lava Jato se han probado poco menos que suficientes para copar la templanza ética y la capacidad de trabajo del Poder Judicial y de la Policía Federal y sus dependencias nacionales, regionales y locales que no han cesado de ejercer profesionalismo e idoneidad en el desempeño de sus funciones constitucionales que están demostrando, hasta el momento, ser un modelo que debería ser emulado por otros países no solamente iberoamericanos.

A comienzos de junio de 2017 la Corte Suprema Federal de Brasil aprobaba por mayoría a tiempo que el juez federal Marco Antonio de Mello emitía el respectivo mandamiento judicial contra Renan Calheiros que habría de ser inmediatamente removido de la presidencia del Senado por malversación de fondos. Esto significó un golpe más para el presidente Michel Temer cuyo gobierno y él mismo han sido debilitados por escándalos de corrupción en medio de la política de austeridad que el Presidente ha impuesto.

Por otro lado, Calheiros ha sido reemplazado por el senador Jorge Vianna del Partido de los Trabajadores que se opone a los recortes de gastos excesivos que durante el gobierno de Russeff gestaron el déficit más prologado y pernicioso de la historia del país que contribuyó a la recesión de los recientes dos años y que no cesa de tener efectos negativos en el empleo, la conducción y la marcha de la inmensa economía brasileña que recientemente sufrió una disminución masiva de sus exportaciones de carne, sector que también se vio afectado por sobornos pagados a inspectores por compañías exportadoras como JBS para que éstos dejasen pasar carne mala por buena. Aquí la Policía Federal también arrestó a docenas de inspectores que habían aceptado sobornos.

El 26 de junio la Policía Federal de Brasil dijo que tenía evidencia de que el presidente Michel Temer había recibido sobornos que comprometían su continuación en el cargo de primer mandatario si el latente juicio de corrupción lo declaraba culpable. El mandatario es investigado en función a declaraciones, concertadas con el Fiscal, del empresario Joesley Batista de la procesadora de carne JBS que vinculan al presidente con sobornos y presuntos pagos irregulares a la ex autoridad parlamentaria, Eduardo Cunha, actualmente en la cárcel.

De acuerdo al periódico The Guardian, si la Corte Suprema acepta la recomendación de la Policía Federal de investigar al presidente Temer, solamente el Congreso Nacional puede decidir si la Corte debe investigarlo. Si dos terceras partes del Congreso votan a favor de la investigación, Temer debe ser suspendido de sus funciones hasta la conclusión del juicio. De acuerdo a un reciente comunicado de la Corte, la Policía Federal tiene evidencias suficientes de sobornos pagados para demostrar la necesidad de una investigación de Temer por “corrupción pasiva” que es el cargo imputable por recibir sobornos. Las evidencias muestran que el ex ayudante de Temer, Rodrigo Rocha Loures, en nombre del Presidente, recibía los sobornos de JBS en maletas de dinero que la Policía incautó. Hasta el momento Temer ha rehusado hablar del asunto. Se lo acusa de tres presuntos crímenes: corrupción, obstrucción de justicia y ser miembro de una organización criminal.

Con suficiente apoyo de la Cámara de Diputados es probable que el presidente Michel Temer permanezca hasta que su mandato concluya a fines de 2018 aunque el costo de esa permanencia, limitada por la frugalidad fiscal impuesta, ha de imposibilitar una gobernabilidad efectiva que la agencia Reuters califica de “zombie”… que habrá de durar hasta que Brasil elija otro presidente.

El autor es miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua.


La tontería de las paredes de frontera

junio 22, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Las paredes de frontera siempre han sido edificadas a gran costo económico, emocional y cronológico tras rédito político-militar. Quizá impidan el paso físico de personas sobre todo a corto plazo con la consecuente alharaca político-electoralista. Pero la picardía, determinación y coraje del ser humano que busca burlar la pared, a la corta o a la larga, siempre han triunfado.

El rédito de anunciar la construcción de una pared fronteriza históricamente ha sido positivo para el anunciante por la brutal sencillez del enunciado que siempre tuvo connotación protectora, demarcadora y prepotente lo que todavía esclarece los lindes de lo protegido. En Iberoamérica y otras geografías construimos un muro para delimitar nuestra propiedad inmueble en un barrio de ciudad. Pero cuando el cometido es regional, nacional o internacional, por lo general es político con tentáculos socio-culturales, religiosos, racistas, económicos, históricos e incluso insulsos.

Tal es el caso de la pared de hasta hoy dos mil doscientos metros de extensión y entre 1,5 y cuatro metros de alto que el gobierno de Ecuador está construyendo en la frontera con Perú para separar la población de Huaquillas, Ecuador, que busca expandirse con un proyecto de más de cuatro millones de dólares, y la de Aguas Verdes en el lado peruano. La verdad es que el tránsito de personas y mercancía ha sido y es históricamente intenso entre ambas lados de la frontera, y dificultarlo con paredes es impopular por lo innecesario. Hoy los comerciantes y trabajadores se ven obligados a caminar a lo largo de la pared para cruzar la frontera.

Manuel López, presidente del sindicato de trabajadores de Aguas Verdes insiste en que la pared está aniquilando el comercio de la región del que dependen cinco mil personas. Abel Jiménez, ecuatoriano, comerciante de pescado, dice que los dos lados de la frontera constituyen una solo unidad comercial. Sin embargo, el alcalde de Huaquillas, R. Farfán, insiste en que la pared es necesaria para reducir el contrabando. Pero si de contrabando se trata, la gente dice que debería construirse una pared de 1500 kilómetros en la frontera peruano-ecuatoriana desde el océano Pacífico hasta el río Putumayo en la región amazónica.

La diplomacia peruana esté pidiendo reuniones al respecto aunque las profundas diferencias políticas entre ambos gobiernos quizá estén entorpeciendo un arreglo. Valga recordar que Ecuador y Perú guerrearon en 1995 sufriendo cientos de bajas que pudieron ser mayores de no haber mediado Argentina, Brasil, Chile y EEUU que lograron un acuerdo de paz firmado en octubre de 1998. Perú dice que el Tratado prohíbe la construcción dentro de los diez metros de la línea fronteriza. Si no hay una respuesta diplomática, el rumor es que la gente puede demoler la pared.

Históricamente, el muro de 117 Km del emperador romano Adriano construido entre 122 y 132 d.C. en la Bretaña romana para defenderse de los pictus y los escotos; el muro Antonio Pío, construido al norte del de Adriano y abandonado en 383 d.C.; la gran muralla de China de 7000 kilómetros construida entre el siglo V a.C. y terminada en el siglo XVI d.C.; la muralla romana de Zaragoza de 3000 metros de longitud empezada por el emperador Tiberio, siglo I, y terminada en el siglo III d.C.; la muralla de Lugo de dos kilómetros construida entre los siglos III y IV d.C.

Pero ¡ojo! …todas tuvieron la función de defensa bélica que en ningún caso detuvo el gran flujo de comercio sobre todo de alimentos… como fueron mayormente los casos de la línea castrense francesa Maginot y el Muro de Berlín en el siglo XX, y hoy el mentado muro de Trump y por supuesto el muro entre Huaquilas y Aguas Verdes (et. al.) que viene a ser una vergüenza cuando lo que más se sigue necesitando es la integración suramericana y de ninguna manera la separación forzada, impopular y perjudicial. Que el US dólar sea la moneda de Ecuador no es asunto de Perú.

El autor es miembro de la Academia Boliviana de la Lengua.


Los opioides matan a la carta

junio 14, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El consumo de opioides y droga prescrita por médicos para aliviar dolores, como Fentanyl, OxyContin, Oxycodone, Xanax, o escamas como U4700 o Pinky y otras compradas de China y Hong Kong por medio de “la red negra” de la internet, enviadas por correo y pagadas con bitcoin, son brutalmente adictivas y se consumen cada vez más en EEUU, Europa, México y otros países lo que viene causando la mayor epidemia cuyo control es difícil por la clandestinidad de ese tráfico.

La muerte por consumo de opioides antes de 1990 era esporádica en EEUU, pero desde 2010 hasta 2016 la de afroamericanos de 25 a 44 años aumentó cuatro por ciento, hispanos siete por ciento, blancos 12 por ciento, indoamericanos 18 por ciento alcanzando un total de 183.000 muertes. El problema aumenta incluso entre gente muy joven. En tanto que la pugna legal con fabricantes de Fentanyl, OxyContin y Oxycodone continúa pese a los tropiezos que incluye el poderoso cabildeo empresarial que fabrica varios opioides.

Hay prensa que atribuye a la empresa estadounidense Pudue Pharma, fabricante de OxyContin desde 1995, el haber causado la epidemia. También dice que la compañía tuvo una ganancia neta de US$35 mil millones desde esa fecha. En 2007 tuvo que pagar US$635 millones en multas por falsa publicidad de OxyContin.

Oxycodone es producida por la estadounidense Mallinckrodt, fundada hace 150 años, que también ha estado en conflictos con la ley pero ha tranzado después de pagar US$35 millones en multas y recibir exoneración de culpabilidad. El Washington Post en abril de 2017 dijo que esto mostraba cuan difícil era que el gobierno probase culpabilidad por el daño hecho por un producto que si bien es necesario médicamente, se vende ilícitamente a adictos que están muriendo en gran número.

Fentanyl, más potente que la heroína o la morfina, es la más cotizada e incluso se mezcla con cocaína para “mejorar” el producto haciendo más difícil el tratamiento médico de las víctimas que mueren súbitamente. Pero éstas en su momento seguramente insistieron en consumir una droga más potente que hasta hace poco se podía adquirir por el portal “Silk Road”… que fue eliminado por la autoridades. Pero han surgido otros. De acuerdo a RAND European Researchers de la Universidad Carnegie Mellon, éstos venden mucho más que Silk Road incluyendo cocaína y heroína además de cantidades de Fentanyl al por menor por canales como AlphaBay que según el NYT tiene 21.000 clientes de opioides y más de 4100 de Fentanyl y drogas similares que son vendidas al por menor en chisguetes nasales, píldoras y polvos.

En febrero de este año un mayorista de Carolina del Sur fue acusado de recibir más de tres kilos de Fentanyl por intermedio de la Red Negra de internet, cantidad suficiente para matar un millón y medio de personas considerando que solo dos miligramos causan la muerte. En Nueva Jersey en febrero se detuvo a otro individuo de veintiún años de edad que también había recibido un paquete de Fentanyl que iba a vender en las calles. Un muchacho de diez y nueve años fue persuadido a probar el producto… y murió. En 2015 Fentanyl y similares mataron a 9.580 personas o 73 por ciento más que en 2014. En 2016 la cifra alcanzó 59.000, una situación alarmante. Canadá y varios países europeos también han arrestado gente acusada de tráfico de drogas por la internet que han causado muchas muertes.

Según las autoridades, China es la que más produce opioides sintéticos por la disponibilidad legal de precursores, de la internet y de la comercialización por Hong Kong y el correo de EEUU. Los cárteles mexicanos de droga también participan de este comercio con China y su desbande a otros lugares. La paradoja es que la tecnología de las redes negras fue inventada por las agencias de inteligencia de EEUU para sus comunicaciones en clave lo que hoy hace más difícil la identificación de redes ilícitas que crecen sin miramientos ni temor a la ley.

El autor es miembro de la Academia Boliviana de la Lengua.


¿Adelante sin EEUU?

junio 8, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El general H.R. McMaster, Consejero de Seguridad, y Gary Cohn, Director del Consejo Económico, ambos de la Casa Blanca, en un artículo del The Wall Street Journal, dicen que el Presidente Trump “cree que el mundo no es una ‘comunidad global’, sino una inmensa arena donde las naciones, los actores no gubernamentales y el empresariado pugnan por aventajar al otro”. O sea que Trump decapita lo conseguido en 72 años de cooperación internacional en todos los campos. Nada es perfecto, pero decir que los pueblos solo buscan ventajas a costa de los demás es ignorar la historia.

Se pensaba así en los siglos XIX y XX hasta la segunda guerra mundial cuando EEUU, los europeos, Japón y la bomba atómica, cansados de guerrear, decidieron organizar las Naciones Unidas en 1945, el FMI, el BM y otros entes. Así creció la cooperación internacional sin precedentes que enriqueció la jurisprudencia y el derecho de gentes en todos los campos, posibilitó tratados comerciales entre naciones y regiones que todavía prosperan. Muchos estadounidenses que apoyan a Trump (40% en junio de 2017) descartan lo anterior… lo que resulta increíble.

EEUU renuncia al Acuerdo Transpacífico cediendo en bandeja el comercio de Asia a China. E insiste en renunciar a NAFTA socavando las hasta hace poco buenas y crecientes relaciones comerciales con Canadá y México, acuerdos fructíferos e insustituibles entre países vecinos. Por otro lado, según el Banco Mundial, ya en 2017 el comercio internacional está felizmente creciendo en Europa, Japón, China, Brasil, México, India, Indonesia, Turquía y Rusia lo que invalida lo de Trump.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dio recientemente la pauta: “”hagamos grande al planeta”… en vez de solamente a EEUU como postula su presidente. Pero nadie ha dicho que el cometido planetario ha de ser fácil porque si bien los principales integrantes de la Unión Europea se han dado cuenta de que tienen que fortalecerse militarmente, saben que el acuerdo de París sobre calentamiento climático requiere un acercamiento muscular a China e India que afortunadamente está yendo bien, todos son firmantes de Acuerdo de París. Pero el gobierno de EEUU ha dicho que reniega de lo firmado en París aunque cada vez más estados, municipalidades e industria de todo tamaño del país de George Washington van diciendo que respetarán el Acuerdo de París lo que está causando calambres en el orden político-administrativo del país del norte lo que a su vez lo altera y debilita para jolgorio de Moscú.

Rusia busca por todos lo medios, incluyendo electrónicos, socavar todo país que haga sombra a sus intereses. Y lo viene haciendo por medios represivos incluyendo el presunto asesinato de opositores, por medios bélicos en Georgia y Ucrania, por intervencionismo en Cuba abasteciéndola de petróleo subsidiado ahora que Venezuela está en crisis, también bélicos en Nicaragua dándole navíos, tanques de combate y otras cosas, lo mismo en Venezuela con los cohetes antiaéreos, y quizá EEUU afectando cibernéticamente sobre todo sus elecciones presidenciales lo que está en investigación pese a los esfuerzos de la Casa Blanca por confundir la perdiz. Recordemos que la Guerra Fría se perdió más que se ganó, y todos deberíamos saberlo incluyendo muchos estadounidenses.

Trump por otro lado también rehúsa ratificar el punto cinco del legendario tratado de la OTAN (tiene más de medio siglo) que dice que un ataque a un miembro es un ataque a todos. Ahora Europa y otras partes del planeta, como Canadá que ha decidido ampliar sus fuerzas armadas, deben seguir adelante sin EEUU lo que, entre otras cosas, obligará al rearme sobre todo de Alemania que, muchos en ésta y en otros países europeos, preferirían postergar indefinidamente. Rearmarse es fomentar el comercio de armas y soliviantar… de lo que es actualmente víctima EEUU. Como dice el columnista del WP, G.W. Will: “Lo peligroso es que Trump no sabe lo que es saber algo “.

El autor es miembro de la Academia Boliviana de la Lengua.


A %d blogueros les gusta esto: