Venezuela se adentra en la miseria

noviembre 21, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Su excelencia, Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, que nunca terminó la secundaria… pero “habló” con pajaritos, dijo el domingo 19 de noviembre al programa español de La Sexta, Salvados, que Raúl Castro era “perseverante”, Macron estaba empezando, Markel era de derecha recalcitrante, Ki, Jong Un era “líder de un país”, y que Putin era “líder de un mundo emergente, líder de la paz, un líder que el mundo necesita, extraordinario”.

El diario Washington Post dijo en editorial del lunes 20 de noviembre que el gobierno socialista de Venezuela había estado pagando a duras penas miles de millones de dólares a Wall Street para evitar el desfalco de ingentes deudas a costa de una aguda escasez de alimentos y medicinas en Venezuela, pero que esta manera de proceder se estaba desmoronando porque la semana pasada las agencias calificadoras declararon a Venezuela y su compañía estatal de petróleo en desfalco selectivo lo que acaso motivase un torrente de acreedores en busca de acreditarse activos venezolanos a como dé lugar.

Por el momento la debacle no empieza porque el gobierno venezolano insiste en que pagará puntualmente cien mil millones de dólares que el gobierno y la compañía de petróleo adeudan. Éstos la semana pasada llamaron en Caracas a una reunión de acreedores tenedores de bonos para decir que querían una restructuración de la deuda, aunque no ofrecieron ningún plan para llevarla a cabo luego de haber entrado en atrasos de pagos que desde luego perjudicarían a Venezuela en cualquier negociación. Medio mundo vio la experiencia argentina de hace unos años que al final resultó en pago por parte de gobierno de Macri. Solo así se habilitaron nuevos créditos. Pero parece que el gobierno venezolano no se ha enterado sobre todo considerando que la situación de necesidad del pueblo venezolano es mucho mayor que la necesidad del pueblo argentino cuando llegó Macri.

Venezuela hoy, con solo diez mil millones de dólares en reservas, más que seguro que tendrá dificultades en pagar ocho mil millones que se vencen en 2018, lo que parece indicar que entrará en mora ya nomás o en los próximos meses. Esto resalta la existencia de un clarísimo esquema de malos manejos y corrupción ya que pese a los cuantiosos ingresos por concepto de exportaciones de petróleo de los gobiernos de Chávez y Maduro, más los cuantiosos créditos que obtuvieron en función a la existencia de petróleo, esos ingresos y créditos ¡han sido vilipendiados en la forma más irresponsable e increíble!… Se trata de la friolera sin precedentes de un billón de billones de dólares (un trillón en el léxico inglés) según en NYT. El mal manejo de recursos del Estado más grande de la historia de América latina, y a lo mejor del mundo, lo que no deja de ser una vergüenza continental. Y peor, una realidad palpitante en tanto los 30 millones de venezolanos enflaquecen por la falta de comida y se enferman, y más de medio millón han salido del país en los últimos dos años.

La desfachatez del régimen venezolano es tal que si la sangre financiera internacional llega al río por deudas impagas, las bombas de gasolina venezolanas Citco y las refinerías de PEDEVEZA, que están en EEUU, más los buques cisterna serían confiscados, y Venezuela perdería su capacidad de negociación y solo le quedaría acudir al FMI donde EEUU tiene el poder de veto, o a créditos de Rusia que en su afán de antagonizar quizá saque a Maduro del brete pero… a qué precio.


La “Constitución vitalicia fue una opción de Simón Bolívar

noviembre 14, 2017

 

La “Constitución vitalicia” fue una opción de Simón Bolívar

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El 21-II- 2016 Bolivia votó en contra de la reelección de SE, Evo Morales. Apelar a la posibilidad de una nueva candidatura, recurriendo increíblemente a la Constitución redactada por el Libertador en 1825, es desconocer la historia ya que esa Constitución fue inmediatamente cuestionada. El historiador Alcides Arguedas (1879-1946), en Historia de Bolivia, “Fundación de la República”, dice: “El proyecto de constitución y el reconocimiento por el Perú de la independencia de Bolivia fueron enviados por el Libertador el 25-V-1826… y llegaron a Chuquisaca el 14-VI cuando el congreso estaba en plenas labores…” Sucre leyó los 152 artículos… y se discutió el art. II “referente a la inviolabilidad del presidente, y que ocupó varias sesiones… por la multiplicidad de pareceres… con Calvo pidiendo cuántos deseaban la presidencia vitalicia. La proposición, fue rudamente combatida y desechada, tanto por estar en manifiesta contradicción con los principios netamente republicanos y democráticos y… porque iban a poner vallas a las ambiciones de mucha personas que…dada la ignorancia y el oscurantismo de las masas, se creían con legítimo derecho a dirigir los negocios del país…”

Enrique Finot (1891-1952), en su Nueva historia de Bolivia (1964) dice: “Tanto en Bolivia como en el Perú la constitución “Vitalicia” fue recibida con reservas y constituye el principio de la propaganda contra el autor.” Antonio Díaz Villamil (1897-1948) en su Historia general de Bolivia (7ª edición) dice: “Esta constitución llamada ‘vitalicia’, era muy semejante a la que el mismo Bolívar había dado a Colombia y Perú… tenía todos los visos de gobierno monárquico. Lo que no se avenía con el frenético espíritu republicano democrático que caracteriza a los altoperuanos.” El historiador peruano Luis Alberto Sánchez (1900-1994), en Breve historia de América (1965): ”Impelido por adversas circunstancias, Sucre se vio obligado a dimitir el 14-IV-1828, dejando en su lugar al general Urdininea. El cual no titubeó en firmar el Tratado de Piquiza con [el peruano] Agustín Gamarra (6-VII-1828), corroborando la extinción del régimen bolivariano. …El 24-V- 1829… Andrés de Santa Cruz ocupaba el gobierno y desconocía la constitución Boliviana.” El ensayista-historiador español Salvador de Madariaga (1886-1978) en Bolívar, tomo II (1959), dice: “En la Carta a Santander (XII,1825) describe Bolívar la Constitución que había redactado para Bolivia, y aún para toda América: ‘Estoy haciendo una constitución muy fuerte y muy bien combinada para este país, sin violar ninguna de las tres unidades, y revocando, desde la esclavitud abajo, todos los privilegios… Se califica a los ciudadanos por sus calificaciones y no por su fortuna. El que no sabe escribir ni paga contribución, ni tiene oficio conocido, no es ciudadano.’ La constitución era pues equivalente a una monarquía cuya línea determinaba el primer presidente.”

Bolívar, vaticinando, en Carta de Jamaica (IX, 1815), decía: “… las provincias americanas se hallan lidiando por emanciparse; … algunas se constituirán… en repúblicas federales y centrales; se fundarán monarquías casi inevitablemente en las grandes secciones, y algunas serán tan infelices que devorarán sus elementos, ya en la actual, ya en futuras revoluciones; que una gran monarquía no será fácil consolidar; una gran república imposible.” De ahí que emular al Libertador, en 2017, sea ahistórico y… bochornoso.


Brasil ingresa en la primera guerra mundial

noviembre 1, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El 26 de octubre de 1917 Brasil, luego de reformar su Constitución, declara la guerra a Alemania y se alía con Francia, Rusia, Gran Bretaña e Irlanda, luego EEUU, Portugal y Japón, contra Alemania, Austria, Hungría y luego el imperio Otomano y sus aliados. Brasil había declarado su neutralidad al comienzo del conflicto, el 4 de agosto de 1914, lo que causó que sus exportaciones de productos agrícolas a Europa disminuyeran porque los países en conflicto no los consideraban esenciales y porque, según los ingleses, el espacio en barcos había que reservarlo para otras cosas. En 1917 Inglaterra prohibió la importación de café brasileño a lo que se añadió el bloqueo de puertos por parte de Alemania que causó confusión, reacomodo y disminución del ingreso de divisas a Brasil.

Desde que el 7 de mayo de 1915 un submarino alemán hundiese el barco inglés Lusitania en su periplo de nueva York a Inglaterra con 128 pasajeros estadounidenses a bordo, entre otros (y también cargado de pertrechos), los países neutrales como EEUU y Brasil habían conseguido precariamente en 1915 que Alemania respetase barcos de bandera neutral. Esto porque desde ese año Alemania venía amenazando con hundir mercantes de cualquier nación que pretendiesen abastecer a sus enemigos incluyendo desde luego Inglaterra. Pero el respeto alemán duró hasta el 3 de mayo de 1916 cuando el carguero brasileño Rio Branco fue hundido por los alemanes pero, como éste navegaba con bandera inglesa y con tripulación noruega, Brasil no lo consideró un ataque ilegal pese al furor que el hecho provocó en Brasil. Luego, el 5 de abril 1917, hundieron al vapor brasileño Paraná (4.666 ton. y cargado de café) cerca de la costa francesa. Al día siguiente, Woodrow Wilson, presidente de EEUU, rompe relaciones con Alemania y entra en el conflicto que, dicho sea de paso, tiene el efecto de recalcitrar el racismo latente en EEUU en época de su excelencia, W. Wilson, contra el negro estadounidense… que luchó valientemente por su país y sus aliados.

El 4 de junio de 1917 el embajador de Brasil, Dominico da Gama, comunicó por escrito al Secretario de Estado de EEUU, R. Lansing, que Brasil rompía relaciones con Alemania. Añadía que “Brasil nunca ambicionó ni ambiciona nada del conflicto armado… en tanto se contuvo de mostrar parcialidad alguna en el conflicto, no podía quedar indiferente cuando éste concierne a EEUU, y procede sin ningún interés que no sea a favor del orden internacional de justicia, y cuando Alemania nos incluye junto a otras potencias neutrales en los más violento actos de guerra.” En octubre de 1917, el Ministro de RREE de Brasil, Dr. Nilo Pecanha, en carta al Vaticano y al mundo, decía: “De los sufrimientos y desilusiones que ha causado la guerra, un nuevo y mejor mundo de libertad surgirá y de esta manera se logrará una paz duradera sin restricciones políticas ni económicas en la que todos los países encuentren su lugar en los derechos equitativos de intercambios de ideas y mercancías sobre una amplia base de justicia y equidad.”

Aunque la contribución de Brasil al esfuerzo bélico aliado se limitó a una unidad médica y unos cuantos aviadores, ésta se vio compensada con un asiento en la mesa de negociación de la postregua. Pero luego, el hecho de que Brasil tuviese tres delegados en la Conferencia de Paz de París de 1919 molestó a Portugal que había enviado 60.000 hombres al frente de batalla y solo tenía un delegado. Inglaterra apoyó a Portugal y EEUU a Brasil, y no pasó nada, aunque el hecho demostraba la importancia que los países otorgaban a la participación esta vez en Versalles porque sabían que el acuerdo final determinaría las fronteras de la posguerra. El 28 de junio de 1819 Brasil fue una de las 27 naciones firmantes del Tratado de Versalles de 200 páginas. Otras naciones Iberoamericanas firmantes fueron Bolivia, Cuba, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú y Uruguay.


A %d blogueros les gusta esto: