Brasil ingresa en la primera guerra mundial

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El 26 de octubre de 1917 Brasil, luego de reformar su Constitución, declara la guerra a Alemania y se alía con Francia, Rusia, Gran Bretaña e Irlanda, luego EEUU, Portugal y Japón, contra Alemania, Austria, Hungría y luego el imperio Otomano y sus aliados. Brasil había declarado su neutralidad al comienzo del conflicto, el 4 de agosto de 1914, lo que causó que sus exportaciones de productos agrícolas a Europa disminuyeran porque los países en conflicto no los consideraban esenciales y porque, según los ingleses, el espacio en barcos había que reservarlo para otras cosas. En 1917 Inglaterra prohibió la importación de café brasileño a lo que se añadió el bloqueo de puertos por parte de Alemania que causó confusión, reacomodo y disminución del ingreso de divisas a Brasil.

Desde que el 7 de mayo de 1915 un submarino alemán hundiese el barco inglés Lusitania en su periplo de nueva York a Inglaterra con 128 pasajeros estadounidenses a bordo, entre otros (y también cargado de pertrechos), los países neutrales como EEUU y Brasil habían conseguido precariamente en 1915 que Alemania respetase barcos de bandera neutral. Esto porque desde ese año Alemania venía amenazando con hundir mercantes de cualquier nación que pretendiesen abastecer a sus enemigos incluyendo desde luego Inglaterra. Pero el respeto alemán duró hasta el 3 de mayo de 1916 cuando el carguero brasileño Rio Branco fue hundido por los alemanes pero, como éste navegaba con bandera inglesa y con tripulación noruega, Brasil no lo consideró un ataque ilegal pese al furor que el hecho provocó en Brasil. Luego, el 5 de abril 1917, hundieron al vapor brasileño Paraná (4.666 ton. y cargado de café) cerca de la costa francesa. Al día siguiente, Woodrow Wilson, presidente de EEUU, rompe relaciones con Alemania y entra en el conflicto que, dicho sea de paso, tiene el efecto de recalcitrar el racismo latente en EEUU en época de su excelencia, W. Wilson, contra el negro estadounidense… que luchó valientemente por su país y sus aliados.

El 4 de junio de 1917 el embajador de Brasil, Dominico da Gama, comunicó por escrito al Secretario de Estado de EEUU, R. Lansing, que Brasil rompía relaciones con Alemania. Añadía que “Brasil nunca ambicionó ni ambiciona nada del conflicto armado… en tanto se contuvo de mostrar parcialidad alguna en el conflicto, no podía quedar indiferente cuando éste concierne a EEUU, y procede sin ningún interés que no sea a favor del orden internacional de justicia, y cuando Alemania nos incluye junto a otras potencias neutrales en los más violento actos de guerra.” En octubre de 1917, el Ministro de RREE de Brasil, Dr. Nilo Pecanha, en carta al Vaticano y al mundo, decía: “De los sufrimientos y desilusiones que ha causado la guerra, un nuevo y mejor mundo de libertad surgirá y de esta manera se logrará una paz duradera sin restricciones políticas ni económicas en la que todos los países encuentren su lugar en los derechos equitativos de intercambios de ideas y mercancías sobre una amplia base de justicia y equidad.”

Aunque la contribución de Brasil al esfuerzo bélico aliado se limitó a una unidad médica y unos cuantos aviadores, ésta se vio compensada con un asiento en la mesa de negociación de la postregua. Pero luego, el hecho de que Brasil tuviese tres delegados en la Conferencia de Paz de París de 1919 molestó a Portugal que había enviado 60.000 hombres al frente de batalla y solo tenía un delegado. Inglaterra apoyó a Portugal y EEUU a Brasil, y no pasó nada, aunque el hecho demostraba la importancia que los países otorgaban a la participación esta vez en Versalles porque sabían que el acuerdo final determinaría las fronteras de la posguerra. El 28 de junio de 1819 Brasil fue una de las 27 naciones firmantes del Tratado de Versalles de 200 páginas. Otras naciones Iberoamericanas firmantes fueron Bolivia, Cuba, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú y Uruguay.

Publicado por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Jorge V. Ordenes L. www.jvordenes:wordpress.com Académico de número de la Academia Boliviana de la Lengua. Ph.D. en literatura hispánica y Licenciado en economía de la Universidad George Washington, Washington, D.C. Ha recibido certificados de cursos de la American Management Association de EEUU, de la ONU de Nueva York, y de la organización Coverdale de Inglaterra. Habla castellano, francés e inglés. Ha enseñado literatura hispánica en EEUU durante diez años. En 1995 recibió una oferta de profesor de la Universidad Nova, de la Florida, pero desistió para regresar a Bolivia. Aparece en Who is Who in Latin America; y en Directory of Latin Americanists, Biblioteca del Congreso, EEUU Fue comentarista de Latin American Research Review, EEUU. Aparece como docente del International Law Institute, EEUU Fue electo "Jack Wolf Scholar" por la Washington Agriculture and Forestry Education Foundation. Miembro del Instituto Cultural Capilla Alfonsina desde 1978, México. Con fecha 20 de octubre de 1980 recibió una carta de felicitación del doctor Hernán Siles Zuazo por escribir y publicar Sinopsis Boliviana (Washinhton, D.C, 1970-1981). Con fecha 22 de diciembre de 1971 recibió carta de “profundo agradecimiento” del embajador de Chile en EEUU, Orlando Letelier, por la “excelente lectura” pública del poema Las alturas de Macchu Picchu de Pablo Neruda. Trabajó veintisiete años en corrección de pruebas, recursos humanos y relaciones públicas del Fondo Monetario Internacional, en Washington, de donde se jubiló en 1995. Ha ofrecido más de 900 conferencias en torno al trabajo del FMI y sobre literatura y cultura en instituciones gubernamentales y educativas de Europa, EEUU, Canadá e Iberoamérica. Ha disertado en conferencias de literatura y macroeconomía. Continúa siendo entrevistado por periódicos, radio y televisión de varios países incluyendo varias veces por la Radio Caracol de Miami, Florida, en 2007. Viaja a menudo a EEUU por motivos de familia y de trabajo de consultoría actualmente con Internacional Development Corporation de Arlington, Virginia, EEUU. Publica semanalmente la columna “Fulcros” en cinco periódicos bolivianos, eforobolivia.org y otros sitios blog de la internet. Ha enseñado en las facultades de derecho y extensión cultural de la UPSA, Santa Cruz, Bolivia. Fue invitado a ser miembro del Consejo Consultivo de la UTEPSA, 2004, Santa Cruz, donde ejerció de profesor de estilo y corrección de pruebas en 2005. Miembro del Consejo Editorial de la revista Signo, La Paz. Ofreció tres módulos (seis meses) de la historia de la literatura desde las vísperas de Colón%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: