Lo que nos creen es distinto a lo que somos

 

 Jorge V. Ordenes-Lavadenz

La decisión del T. C. P. de permitir que “Su Excelencia” vuelva a ser candidato a presidente, cuando ya se le dijo que no electoralmente, es muestra categórica de que los bolivianos no hemos avanzado, aprendido mejor dicho, desde la traumática revolución de 1952, pasando por las reformas agarradas de los cabellos, los campos de concentración, Roca y Coronado, la Gulf, Ñankahuazú, Teoponte, el narcotráfico, el Alto, el Tipnis, et. al. y ahora el afán totalitarista de eternizarse en el poder, todo administrado por gobernantes al cual más patoteros y propensos a culpar “al empedrado” que es el cúmulo de vicisitudes históricas de los pueblos de Bolivia.

Digo “pueblos” porque un solo pueblo boliviano… una sola actitud vital… que piense parecido y hable más que menos el mismo idioma… simplemente y hasta hoy… pongámonos la mano al pecho… no ha habido… ni hay. Lo de “plurinacional” resume la anomalía. Con solo canchas de fútbol, algo de caminos y de servicios de agua, museos de reverencia, teleféricos, etc. jamás llegaremos a nada que sea Nacional de verdad y sostenible. Por eso no avanzamos en pos de conocernos y ver de empezar a mancomunarnos para constituirnos en un país que empiece a saber de sí… lo que quiere decir compenetrarse para hacer del chenco actual: un todo factible ¡de una vez!

Los que gobiernan nos creen a todos los bolivianos cortados con la misma tijera idiosincrásica, entre otras, lo que, por desgracias, es falso. Si bien todos nos inclinamos ante la tricolor, el himno nacional y el folclore, poco más nos une. No todos estamos de acuerdo ni mucho menos en que, entre otras cosas, las universidades estatales, pagadas con nuestros impuestos y la exportación de nuestro gas, no enseñen redacción del castellano… ni ofrezcan licenciaturas en historia de Bolivia, o literatura boliviana cuando, de enseñarlas, por lo menos los nuevos ciudadanos empezarían a enterarse quienes son y de dónde vienen, cómo y por qué… que harta falta hace sobre todo, pero no solamente, en el occidente del país donde todavía se desvive la mayoría de la población.

Tampoco sirve a nadie prolongar la angustia nacional del llamado “juicio del siglo” que ya es un atolladero dilatorio injusto y esperpéntico que hace quedar cada vez peor a la justicia boliviana y a todos los bolivianos. Dar fin a este velatorio de muertes denunciadas y detenciones anómalas nos quitaría un peso de más de más de siete años. Al respecto, el trabajado libro Labrado en la memoria, del periodista boliviano Harold Olmos, está siendo leído en el exterior como un retrato detallado y cruel de las abyecciones de la justicia nacional.

El pensamiento extranjero, que tanto atrajo o atrae a algunos gobernantes bolivianos empeñados en acreditar gobiernos dictatoriales de izquierda como el de Cuba, Venezuela y Nicaragua (Argentina, Brasil, Ecuador, Perú y Chile ya no), cito al teorista francés de centro-izquierda, Pierre Bourdieu, que en su libro El campo político, (Plural, 2001, p. 135) escribió en los años 1960: “El éxito de la política racional supone que sea comprendida y admitida por la mayoría. Cuando se pretende producir transformaciones profundas, uno no puede apoyarse solamente en la disciplina elemental del tiempo de combate, hay que convencer y persuadir, es decir, dialogar y enseñar”. Hoy, muchos bolivianos pensantes no tienen dónde invertir sus esperanzas… lo que viene a ser no solamente injusto sino ¡innecesario!

Publicado por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Jorge V. Ordenes L. www.jvordenes:wordpress.com Académico de número de la Academia Boliviana de la Lengua. Ph.D. en literatura hispánica y Licenciado en economía de la Universidad George Washington, Washington, D.C. Ha recibido certificados de cursos de la American Management Association de EEUU, de la ONU de Nueva York, y de la organización Coverdale de Inglaterra. Habla castellano, francés e inglés. Ha enseñado literatura hispánica en EEUU durante diez años. En 1995 recibió una oferta de profesor de la Universidad Nova, de la Florida, pero desistió para regresar a Bolivia. Aparece en Who is Who in Latin America; y en Directory of Latin Americanists, Biblioteca del Congreso, EEUU Fue comentarista de Latin American Research Review, EEUU. Aparece como docente del International Law Institute, EEUU Fue electo "Jack Wolf Scholar" por la Washington Agriculture and Forestry Education Foundation. Miembro del Instituto Cultural Capilla Alfonsina desde 1978, México. Con fecha 20 de octubre de 1980 recibió una carta de felicitación del doctor Hernán Siles Zuazo por escribir y publicar Sinopsis Boliviana (Washinhton, D.C, 1970-1981). Con fecha 22 de diciembre de 1971 recibió carta de “profundo agradecimiento” del embajador de Chile en EEUU, Orlando Letelier, por la “excelente lectura” pública del poema Las alturas de Macchu Picchu de Pablo Neruda. Trabajó veintisiete años en corrección de pruebas, recursos humanos y relaciones públicas del Fondo Monetario Internacional, en Washington, de donde se jubiló en 1995. Ha ofrecido más de 900 conferencias en torno al trabajo del FMI y sobre literatura y cultura en instituciones gubernamentales y educativas de Europa, EEUU, Canadá e Iberoamérica. Ha disertado en conferencias de literatura y macroeconomía. Continúa siendo entrevistado por periódicos, radio y televisión de varios países incluyendo varias veces por la Radio Caracol de Miami, Florida, en 2007. Viaja a menudo a EEUU por motivos de familia y de trabajo de consultoría actualmente con Internacional Development Corporation de Arlington, Virginia, EEUU. Publica semanalmente la columna “Fulcros” en cinco periódicos bolivianos, eforobolivia.org y otros sitios blog de la internet. Ha enseñado en las facultades de derecho y extensión cultural de la UPSA, Santa Cruz, Bolivia. Fue invitado a ser miembro del Consejo Consultivo de la UTEPSA, 2004, Santa Cruz, donde ejerció de profesor de estilo y corrección de pruebas en 2005. Miembro del Consejo Editorial de la revista Signo, La Paz. Ofreció tres módulos (seis meses) de la historia de la literatura desde las vísperas de Colón%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: