EEUU se protege, China avanza (i)

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Desde que D. Trump asumió la presidencia, el pregón populista de “America First” o “América primero,” recurriendo al proteccionismo comercial a fin de promover exportaciones e importar empleo refleja tres cosas: (1) desconocimiento de la historia del comercio internacional de EEUU y otros países; (2) reconocimiento de que el proteccionismo comercial de EEUU ha de ser cubierto por otros países como China, y (3) que enmendarlo es urgente.

Retirarse del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, denunciar a Alemania, Canadá y Japón por exportar más a EEUU de lo que importan, y renegociar NAFTA con economías mas pequeñas como Canadá y México, haciendo más caro comerciar con EEUU, viene a ser política proteccionista asociada históricamente con países que aspiran competir con potencias comerciales establecidas y mayores. Exportar telas a la Inglaterra del siglo XVIII era poco menos que imposible porque el país se protegía mientras desarrollaba su industria textil cuyo bajo costo de producción, con el tiempo, impediría que nadie compitiese con ella; entonces permitió la importación. Pero EEUU no está comenzando a desarrollarse económicamente ni mucho menos, y las compañías que hoy exportan productos a ese país son mayormente estadounidenses que trabajan fuera de EEUU porque resulta menos caro hacerlos fuera que dentro de EEUU. Tan sencillo como eso. Pero el populismo nacionalista ha conseguido votos con la arenga “el empleo estadounidense es prioritario y debe retornar” y, si el producto resulta más caro, la carga se arreglará en el camino político ambicioso, mezquino y erróneo.

Uno de los fundadores del país, constitucionalista y creador del sistema bancario de EEUU, Alexander Hamilton (1755 o 57-1804), hijo de escocés y nacido en el Caribe británico, ministro de finanzas del presidente George Washington, creó el concepto de “industria infantil” que, para desarrollarse él decía que necesitaba protección. Conocía de cerca cómo Inglaterra practicaba el proteccionismo evitando la competencia de las colonias mientras vendía agresivamente sus productos en todas partes. En opinión de Hamilton las nacientes naciones necesitaban espacio de maniobra para desarrollarse y llegar a competir con las potencias comerciales. El naciente EEUU adoptó las ideas del caribeño que inicialmente beneficiaron la industrias textil, del hierro y del acero. Fue el proteccionismo que permitió el desarrollo de la industria estadounidense en el siglo XIX hasta 1925. EEUU era un bastión proteccionista. Hacia finales del siglo XIX la tarifa de importación llegaba a 45%, tan alta como la que la administración Trump ha decidido aplicar a las importaciones de maquinas de lavar ropa. ¡Increíble! porque en EEUU no hay industria comparativamente infantil como la que fomentó Hamilton.

La verdad es que la egoísta “mano invisible” a menudo depende de políticas de mano dura del gobierno que busca imponer el libre comercio. Por ejemplo: la política cañonera de Inglaterra del siglo XIX hizo que el comercio libre se impusiera en los puertos chinos, algo que los chinos hasta hoy recuerdan. Hoy, ante un EEUU proteccionista, China se ha convertido, pese a todos sus problemas, indispensable. Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial, el año pasado al presentar al Presidente y Secretario General del Partido Comunista Chino, Xi Jinping, dijo: “En un mundo de incertidumbre y volatilidad, la comunidad internacional mira a China”.

Publicado por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Jorge V. Ordenes L. www.jvordenes:wordpress.com Académico de número de la Academia Boliviana de la Lengua. Ph.D. en literatura hispánica y Licenciado en economía de la Universidad George Washington, Washington, D.C. Ha recibido certificados de cursos de la American Management Association de EEUU, de la ONU de Nueva York, y de la organización Coverdale de Inglaterra. Habla castellano, francés e inglés. Ha enseñado literatura hispánica en EEUU durante diez años. En 1995 recibió una oferta de profesor de la Universidad Nova, de la Florida, pero desistió para regresar a Bolivia. Aparece en Who is Who in Latin America; y en Directory of Latin Americanists, Biblioteca del Congreso, EEUU Fue comentarista de Latin American Research Review, EEUU. Aparece como docente del International Law Institute, EEUU Fue electo "Jack Wolf Scholar" por la Washington Agriculture and Forestry Education Foundation. Miembro del Instituto Cultural Capilla Alfonsina desde 1978, México. Con fecha 20 de octubre de 1980 recibió una carta de felicitación del doctor Hernán Siles Zuazo por escribir y publicar Sinopsis Boliviana (Washinhton, D.C, 1970-1981). Con fecha 22 de diciembre de 1971 recibió carta de “profundo agradecimiento” del embajador de Chile en EEUU, Orlando Letelier, por la “excelente lectura” pública del poema Las alturas de Macchu Picchu de Pablo Neruda. Trabajó veintisiete años en corrección de pruebas, recursos humanos y relaciones públicas del Fondo Monetario Internacional, en Washington, de donde se jubiló en 1995. Ha ofrecido más de 900 conferencias en torno al trabajo del FMI y sobre literatura y cultura en instituciones gubernamentales y educativas de Europa, EEUU, Canadá e Iberoamérica. Ha disertado en conferencias de literatura y macroeconomía. Continúa siendo entrevistado por periódicos, radio y televisión de varios países incluyendo varias veces por la Radio Caracol de Miami, Florida, en 2007. Viaja a menudo a EEUU por motivos de familia y de trabajo de consultoría actualmente con Internacional Development Corporation de Arlington, Virginia, EEUU. Publica semanalmente la columna “Fulcros” en cinco periódicos bolivianos, eforobolivia.org y otros sitios blog de la internet. Ha enseñado en las facultades de derecho y extensión cultural de la UPSA, Santa Cruz, Bolivia. Fue invitado a ser miembro del Consejo Consultivo de la UTEPSA, 2004, Santa Cruz, donde ejerció de profesor de estilo y corrección de pruebas en 2005. Miembro del Consejo Editorial de la revista Signo, La Paz. Ofreció tres módulos (seis meses) de la historia de la literatura desde las vísperas de Colón%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: