Pontiac, un guerrero norteamericano

mayo 17, 2018

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

En 1763 Pontiac fue un líder guerrero ottawa-algonquín de la zona donde hoy está la ciudad de Detroit, Michigan, EEUU. El nombre “Ottawa” se deriva del algonquín odawa o “comercio.” Por entonces la zona eran llanuras, bosques y aguadas con asentamientos civiles y militares disputados hasta los años 1760 primero por colonizadores franceses mayormente benévolos, y después por ingleses belicosos e intransigentes que procedían de las colonias del noreste de Norteamérica desde la llegada de peregrinos ingleses y holandeses a la costa de Massachusetts el 9 de noviembre de 1620. El historiador estadounidense Alvin M. Josephy Jr. en su libro 500 naciones {solo de Norteamérica}, Una historia ilustrada del indio americano(1994), describe cómo los ingleses en invierno recurrían a la guerra bioquímica (acaso primera vez en la historia) al infectar frazadas con viruela que  obsequiaban a los indios con nefastas consecuencias.

En mayo de 1763 Pontiac lideraba el ejército de ottawas y sus aliados nativos: wyandottes, potawaramis, ojibwas (uno de los pueblos más grandes de Norteamérica junto a los chiroquíes) y otros que atacan sin suerte y luego sitian por meses el fuerte inglés de Detroit. En 1762 Pontiac se alía con prácticamente todas las tribus que habitaban desde el Lago Superior hasta el bajo Mississippi con el propósito de deshacerse de los ingleses. El plan de Pontiac consistía en que las agrupaciones aliadas se encargarían de asaltar los fuertes ingleses cercanos para luego unir fuerzas y tomar los asentamientos europeos menos defendidos. En abril, Pontiac llama a un consejo de guerra a orillas del río Ecorse cerca de Detroit. Se decide que Pontiac y su gente tomarían el fuerte inglés de Detroit con el pretexto de negociar un tratado de paz. Lo primero sería adueñarse del arsenal. Pero el mayor inglés, H. Gladwin, comandante del fuerte, anoticiado de los planes de Pontiac por su amante, una americana de la tribu Seneca, se pertrecha y espera que Pontiac ataque y se vea obligado a sitiar. Entre tanto los aliados de éste en Pensilvania sitian el fuerte Pitt, mientras los delaware, shawness, seneca y otros aprontan el asalto a fuertes ingleses en Michigan, Nueva York, Maryland, Virginia, y los asentamientos de Pensilvania.

El 31 de julio fuerzas inglesas de relevo atacan los campamentos de Pontiac sufriendo muchas bajas en la batalla de Bloody Run lo que los obliga a retirarse no sin antes dotar de provisiones y refuerzos al fuerte de Detroit lo que le permitió defenderse hasta la llegada del otoño. Los fuertes mayores de Pitt y Niágara se defendieron exitosamente, pero la alianza de tribus tomaron otros ocho fuertes que fueron totalmente destruidos, las expediciones inglesas de relevo fueron diezmadas y los asentamientos aledaños enajenados.

En abril de 1764 dos ejércitos ingleses fueron enviados a Pensilvania y Ohio, éste al mando del coronel Bouquet, y el otro a los grandes lagos al mando del coronel J. Bradstreet. Bouquet tuvo éxito en derrotar y lograr la paz con los delaware y shawnees obligándolos a romper la alianza con Pontiac… que no consiguió por entonces la alianza con tribus del oeste ni con los franceses. Se vio obligado a firmar un tratado con los ingleses en 1766. Visitando IIlinois en 1769 Pontiac fue asesinado por un indio peoria… lo que causó una guerra fratricida entre americanos que prácticamente extinguió la gente peoria… ante el ojo avizor y testigo de los europeos.


Multimillonario Vincent Bolloré detenido en Francia

mayo 4, 2018

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Monsieur Vincent Bolloré, de 66 años de edad y conocido acaudalado francés, amigo del ex presidente de Francia, Nicolas Sarcozi, y dueño y ejecutivo máximo del renombrado “Grupo Bolloré,” se presentó a la policía de Nanterre, Francia, el 23 de abril, 2018, al haber recibido una citación de jueces que sospechan que gerentes de Bolloré S.A. hace años que utilizan la compañía de publicidad Havas, parte de Vivendi S. A., dirigida por el hijo de Vincent, Yannick Bolloré, para facilitar la elección de líderes de Guinea y Togo. Gilles Alix, ejecutivo del Grupo y socio de Havas, también fue detenido en París.

Bolloré es dueño de un conglomerado de $14, 7 mil millones que monopoliza el negocio de los puertos de 16 países de África central y del oeste, de las islas Comoros y Réunion, además de tener intereses importantes en cinemas, ferrocarriles, plantaciones en Asia y destiladoras de aceite de palma. Controla 25 puertos secos en países mediterráneos como Burkina Faso y Chad. De acuerdo a su portal de internet, controla el 13% de los negocios del continente africano. La fortuna de Bolloré alcanza $6,6 mil millones. Esto según Gaspard Sebag, de Bloomber News.La noticia de la detención del magnate trascendió con mayor cobertura periodística fuera de Francia. Con todo, el mismo 23 de abril las acciones bursátiles de Bolloré S.A. cayeron 3.1% luego de haber caído 6.1% el día anterior en la bolsa de París. Según el NYT, personeros de la empresa ofrecieron cooperar con las autoridades y negaron haber practicado ilegalidades en sus operaciones internacionales.

Por otro lado, la autoridad judicial de Francia por años ha hecho vista gorda a las fechorías de compañías francesas multimillonarias que operan internacionalmente desde hace marras no solo en África. Según Bloomberg News, también ha sido comparativamente blanda por ejemplo con Total S.A. que, después de 15 años de litigio, le impuso una multa de 750.000 euros por corrupción en un plan de petróleo por alimentos en Irak. En EEUU tuvo que pagar 500 veces más. Por corrupción en EEUU compañías francesas pagaron: Technip S.A. $338 millones en 2010. Ese año Alcatel-Lucent SAS pagó $137 millones. Alstom S.A. $772 millones en 2015 por sobornos. BNP Parisbas S.A. $9 mil millones en 2014 por violar sanciones. Esta multa motivó a la autoridad francesa a tomar cartas en el asunto. Así, en los últimos años las cosas han ido cambiando drásticamente de acuerdo al juge d’instruction Charles Duchaine, cabeza de Parquet National Financier, PNF, la nueva agencia anticorrupción de Francia, que acota: “El público no ve la corrupción sobre todo la de (que se practica por extranjeros en) un país lejano.”

El año pasado los legisladores franceses aprobaron una estricta ley anticorrupción que entre otras cosas obliga a las empresas con más de 500 empleados y 100 millones de euros en ingresos a adoptar medidas anticorrupción. Así PNF está tras Societe Generale SA por presunta corrupción en Libia y, en combinación con autoridades del Reino Unido, está tras Airbus por pagar sobornos. El abogado parisino Nicolas Tollet, de Hughes Hubbard & Reed opinó: “La corriente anticorrupción francesa de hoy es única porque el estado francés ha intervenido. ”La abogado francesa Lucie Mongin-Archembeaud, del bufete Osborne Clarke, dijo que Francia también podía luchar contra la corrupción, y que no necesitaba que EEUU diera la pauta. “Es un asunto de soberanía.”


A %d blogueros les gusta esto: