El que Trump hable y cause hilaridad en la ONU

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Que un presidente de cualquier país hable ante la Asamblea General de las ONU en Nueva York y lo que diga sea lo suficientemente descuidado y hasta provocativamente político por lo general causa sonrisas en el auditorio, quizá murmullo y poco aplauso, lo que resulta más normal que anormal por la diversidad de posiciones políticas divergentes y hasta encontradas que caracterizan al mundo representado que esta vez incluía a 130 jefes de estado y docenas de otras delegaciones. Pero que un presidente de EEUU crea que dirigirse a la asamblea de la ONU es como arengar a un grupo de seguidores en territorio estadounidense no solamente es impertinente y hasta raro, sino que es increíble… y por lo tanto injusto y hasta vergonzoso… porque la mayoría del pueblo de EEUU no se lo merece ni mucho menos. El que la asamblea se ría sonoramente luego de que Trump, al minuto de comenzar, diga que “EEUU nunca ha estado mejor que durante su presidencia”, y que éste al notar la hilaridad de la concurrencia tenga el desplante de decir: “no esperaba una reacción así… pero… bueno… okey.”

El que la asamblea se riese sonoramente es nada menos que la manera diplomática y mundialmente unánime de decir a Trump que él no viene persuadiendo a nadie de que lo que hasta ahora ha hecho internacionalmente tenga “mérito incuestionable.” Su discurso duró algo más de media hora y reflejó la divergencia que existe entre la actual Casa Blanca, con el motto “EEUU primero”, y el mundo con la excepción quizá de Rusia. Trump menospreció y hasta socavó las instituciones que el mundo creó y preservó desde hace 70 años. La idea del mandatario estadounidense es que “las naciones van mejor solas.” “EEUU está gobernada por estadounidenses. Rechazamos la idea de globalismo, preferimos la de patriotismo.” Para añadir: “Cada uno aquí presente y el que escucha en el mundo tiene un corazón patriota que siente un amor intenso por su patria…” Como si ser patriota significase despreciar y hasta entrar en disputas con el mundo que desde luego se lo necesita para comerciar, convivir, dar, recibir y desde luego tranzar pacíficamente.

Fuera de las consabidas sesiones de fotografía, la curiosidad internacional lógicamente se centró en el sonado acontecer del juez Brett Kavanaugh y el deseo de Trump de que sea aprobado como juez de la Corte Suprema del país, un cargo vitalicio que mucha gente considera demasiado importante para darlo a un individuo acusado de abusar sexualmente a estudiantes en sus épocas universitarias. También en el posible y sonado despido del conocido subdirector de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), Rod Rosenstein. Estos por encima del interés en Irán o Corea del Norte. Como dice Robin Wright en The New Yorker: “Trump mencionó a Rusia solo una vez cuando se refirió al gasoducto Rusia-Alemania, pero omitió referirse a la intromisión rusa en las elecciones de EEUU de 2016, y a las manipulaciones rusas para afectar elecciones en otras democracias occidentales, o a las intervenciones en Siria y los ataques mortíferos con agentes químicos en Inglaterra.” Esto a tiempo de que las agencias de seguridad de EEUU tildan a Rusia de amenaza mayor a la democracia de EEUU. En el almuerzo servido a líderes, Trump saludo al canciller ruso S. Lavrov. Putin no estaba. Paradójicamente, en docenas de alocuciones políticas en su país, Trump insistía en que EEUU era “el hazme reír del mundo”. Esta vez, en la ONU… lo fue él.

Publicado por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Jorge V. Ordenes L. www.jvordenes:wordpress.com Académico de número de la Academia Boliviana de la Lengua. Ph.D. en literatura hispánica y Licenciado en economía de la Universidad George Washington, Washington, D.C. Ha recibido certificados de cursos de la American Management Association de EEUU, de la ONU de Nueva York, y de la organización Coverdale de Inglaterra. Habla castellano, francés e inglés. Ha enseñado literatura hispánica en EEUU durante diez años. En 1995 recibió una oferta de profesor de la Universidad Nova, de la Florida, pero desistió para regresar a Bolivia. Aparece en Who is Who in Latin America; y en Directory of Latin Americanists, Biblioteca del Congreso, EEUU Fue comentarista de Latin American Research Review, EEUU. Aparece como docente del International Law Institute, EEUU Fue electo "Jack Wolf Scholar" por la Washington Agriculture and Forestry Education Foundation. Miembro del Instituto Cultural Capilla Alfonsina desde 1978, México. Con fecha 20 de octubre de 1980 recibió una carta de felicitación del doctor Hernán Siles Zuazo por escribir y publicar Sinopsis Boliviana (Washinhton, D.C, 1970-1981). Con fecha 22 de diciembre de 1971 recibió carta de “profundo agradecimiento” del embajador de Chile en EEUU, Orlando Letelier, por la “excelente lectura” pública del poema Las alturas de Macchu Picchu de Pablo Neruda. Trabajó veintisiete años en corrección de pruebas, recursos humanos y relaciones públicas del Fondo Monetario Internacional, en Washington, de donde se jubiló en 1995. Ha ofrecido más de 900 conferencias en torno al trabajo del FMI y sobre literatura y cultura en instituciones gubernamentales y educativas de Europa, EEUU, Canadá e Iberoamérica. Ha disertado en conferencias de literatura y macroeconomía. Continúa siendo entrevistado por periódicos, radio y televisión de varios países incluyendo varias veces por la Radio Caracol de Miami, Florida, en 2007. Viaja a menudo a EEUU por motivos de familia y de trabajo de consultoría actualmente con Internacional Development Corporation de Arlington, Virginia, EEUU. Publica semanalmente la columna “Fulcros” en cinco periódicos bolivianos, eforobolivia.org y otros sitios blog de la internet. Ha enseñado en las facultades de derecho y extensión cultural de la UPSA, Santa Cruz, Bolivia. Fue invitado a ser miembro del Consejo Consultivo de la UTEPSA, 2004, Santa Cruz, donde ejerció de profesor de estilo y corrección de pruebas en 2005. Miembro del Consejo Editorial de la revista Signo, La Paz. Ofreció tres módulos (seis meses) de la historia de la literatura desde las vísperas de Colón%

2 comentarios sobre “El que Trump hable y cause hilaridad en la ONU

Responder a Jorge V. Ordenes-Lavadenz Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: