La economía del mundo en 2018

diciembre 31, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

La economía del mundo en 2018 se ha visto afectada por el populismo nacionalista (de derecha para que quede claro) del presidente de EEUU, Donald Trump, que por razones quizá freudianas se aferra a la noción de que “el mundo ha estado abusando de EEUU al buscar que financie todo”… lo que es falso y hasta grotesco. Con solamente mencionar sus elucubraciones con respecto a que: “la OTAN han tomado a EEUU como imbécil,” “el cambio climático no existe,” “que la prensa liberal es enemiga,“ “habrá un muro en la frontera,” “lo financiará México,” “separar madres y padres de hijos es aceptable,” que ahora “cerrará la frontera sur,” “que EEUU nunca ha estado mejor,” etc., nos percatamos que estamos ante un reto inédito.

El FMI comenta que la economía del mundo zarpó bien en 2018 en función al aumento de la producción manufacturera y del comercio internacional de 2017 que en diciembre llegó a registrar sus mayores guarismos de producción industrial y pedidos de nuevas manufacturas. También en enero y febrero de 2018. Lo malo es que luego perdió dinamismo sobre todo por la pérdida de confianza de la inversión como resultado de la imposición de aranceles por parte de EEUU, y las represalias de China. El proteccionismo azuza la incertidumbre que desanima la inversión de por sí escurridiza y de pies de plomo. Ya en marzo, 2018, los nuevos aranceles habían afectado las importaciones estadounidenses de acero en un 25%, de aluminio en 10%. En junio, 2018, las importaciones chinas disminuyeron 25% como resultado de los aranceles nuevos.

A pesar de lo anterior, la economía de EEUU creció en 2018 sobre todo por los recortes de impuestos y el resultante aumento del gasto y la demanda lo que hizo que el desempleo bajase y que el Banco Central de EEUU, que es la Reserva Federal (RF), aumentase la tasa de interés en tanto que los intereses de bonos estadounidenses de largo plazo no subieron dado que su demanda se mantuvo porque el inversionista prefiere los bonos del Tesoro sobre todo los de 10 años que subieron al 3%. La alta taza de interés de EEUU superó la de otras economías mayores lo que en 2018 apreció el dólar en relación otras monedas: Perú 6%, Unión Europea y China 7%, Reino Unido 8%, Chile 11%, Rusia 14%, Turquía 27%, Argentina 53%. A fines de diciembre el presidente de EEUU condenó el alza del tipo de interés de la RF al punto de que amenazó con reemplazar a su autoridad máxima que históricamente ha propendido a ser más técnica que política.

Hay peritos, como Stephen S. Roach, que rechazan que las subidas de la tasa de interés de la RF sea una amenaza al crecimiento económico de EEUU. Jeffrey Frankel opina que la desaceleración económica del momento se debe a las guerras comerciales provocadas por Donald Trump, y no al desempeño de la RF. Nouriel Roubino opina que Trump ha forzado a la RF a subir las tazas de interés para demostrar su independencia de la Casa Blanca. Project Syndicatecomenta que habrá que ver si la RF puede continuar su trabajo en vista de las amenazas del Presidente y el nerviosismo de los mercados. Un dólar de EEUU más caro sumado al elevado nivel de riesgo de inversión generan presiones en algunas economías de mercados emergentes con deuda externa en dólares de EEUU porque lógicamente encarece sus pagos aunque en medida distinta en los últimos 12 meses dependiendo del país. La situación tiene traza de perdurar en 2019… y la Casa Blanca no parece percatarse… ni menos enmendarse.


Cuando los populismos no pendencian

diciembre 25, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

En Italia el populismo de extrema derecha del dotado norte del país (La Liga) que buscaba reducir impuestos a como dé lugar y lo pregonaba “a los cuatro vientos,” y el populismo de izquierda (Movimiento Cinco Estrellas) que buscaba aumentar el gasto social también a como dé lugar sobre todo en las regiones pobres del sur del país, se unen por necesidad política poco menos que sorpresivamente y llegan al gobierno hace seis meses para juntos proceder a gastar euros que, incluso hoy, no tienen, lo que, entre otras cosas, provoca que los intereses de bonos italianos asciendan a niveles no vistos en los recientes cuatro años, lo mismo que los intereses de créditos para compra de inmuebles, y los de inversión, al punto de que se vino a decir que el país estaba al borde de una recesión con creciente desempleo, etc.

En Bruselas se pensó en aprobar el presupuesto deficitario para no parecer parcial a los populistas de derecha, pero no. La Unión Europea (UE) optó por el desacuerdo con lo presentado por el gobierno inédito de alianza de populistas de derecha e izquierda de Italia, e insistió en que las reglas de gasto y déficit de la UE tenían que respetarse lo que el 18 de diciembre de 2018 obligó al gobierno de coalición italiano a nada menos que llegar a un acuerdo con Bruselas… cuando hace tan solo una semana los coalicionados de Italia afirmaban que nunca iban a acatar la normativa financies de la UE al punto de que uno de sus líderes, Luigi de Maio, dijo en su momento que “el gobierno italiano no iba a ceder un milímetro.” El otro líder, Mateo Salvino, por su lado afirmó que Italia no sería “un sirviente de las regulaciones europeas.” El primer ministro, Giussepe Conte, dijo que “No había ningún plan B.”

Pero al final estos personajes “vieron la luz” y aceptaron la realidad financiera de Italia, y su gobierno de populistas varios ahora debe reducir el déficit nacional en 2019 del 2,4 del PIB que tenían en mente, al 2,04 acordado con Bruselas que dicho sea de paso no puede vetar el presupuesto de un país miembro pero sí puede imponer sanciones que fue lo que se pensaba hacer con Italia… y lo que hizo repensar las cosas a los italianos. El mercado italiano de bonos celebró el arreglo presupuestario acordado con la UE. También lo celebraron millones de italianos que saben que Europa debe ser una en un mundo convulsionado.

El año 2018 vió el surgimiento de China y de los populismos de derecha en Occidente como el de EEUU, Polonia y Hungría et. al. al punto de que a mediados del año los países realmente demócratas alcanzaban solo un tercio de los del Grupo de los 20. En 2007 eran el 83%; esto antes de que López Obrador y Bolsonaro llegasen a la presidencia, respectivamente, según BloombergNews. En 2019 es muy probable que estas corrientes continúen e incluso se expandan… y/o se compliquen entre otras cosas por la poca envidiable situación política de la primer ministro del Reino Unido, Theresa May, y el Brexit; por lo que logre: el renovado congreso de EEUU y el presidente de ese país, la democracia cristiana de Alemania, el presidente Macron de Francia, la pugna con Rusia y sus piratería cibernética, el tenso Medio Oriente… y ante las presencias planetarias insoslayables como el calentamiento climático y sus complejidades, la revolución industrial y la automatización, las migraciones, la integración y los derechos humanos. Predecir se hace cada vez más difícil… y decir más necesario.


El calentamiento climático versus el lucro fácil

diciembre 20, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

La Comisión Intergubernamental del Cambio Climático de la ONU (CICC) enuncia que el calentamiento planetario amenaza todo lo viviente y su medio ambiente, y que su control está en más peligro que nunca por razones políticas enarboladas por las industrias del petróleo y del carbón que continúan encendiendo las turbinas de generación de electricidad por lucro, y echando el nocivo dióxido de carbono, CO2. Esto porque Arabia Saudita, China, EEUU, Kuwait, Rusia, et. al. tienen intereses extractivos acaparadores y hasta dictatoriales, de izquierda o de derecha, que optan por afirmar que lo del calentamiento climático, comprobado y refrendado científicamente hasta el cansancio, es dizque producto de nerviosismo y hasta alharaca internacionales. En noviembre el presidente electo de Brasil, J. Bolsonaro, dijo que el ministro de relaciones exteriores de su gobierno sería Ernesto Araujo, el que enunciara que lo de calentamiento climático era un complot de marxistas para socavar las economías de occidente. El nuevo gobierno anunció que talaría en grande los bosques de la Amazonía.

El lucro fácil, canalizado por la comercialización establecida del carbón desde hace más de cien años, y la creciente necesidad de energía eléctrica, hacen del calentamiento climático una plaga mundial que amenaza con hacer desaparecer islas-países, zonas costeras, hielos “eternos,” y provocar distorsiones biológicas y bacteriológicas jamás vistas. Los productores de petróleo tampoco escapan la condena porque los vehículos contaminan. Los eléctricos todavía están en ciernes por su elevado precio.

Bajo la presidencia de Michal Kurtyka, las tortuosas negociaciones de delegados de 200 países concluyeron la COP 24, organizada por la ONU, el sábado 15 de diciembre en Katowice, Polonia. Se trató penosa pero detalladamente lo que se debe hacer internacionalmente para detener el calentamiento climático. Se logró por lo menos mantener vigente el Pacto de París al comprometerse a utilizar un sistema común de medida de emisiones contaminantes, disminuirlas, y elevar los resultados a la reunión de 2020. También se acordó pedir a los países pudientes mayor claridad en cuanto a la ayuda que pudiesen proporcionar a los países pobres en la producción de energía limpia, en la protección ante desastres naturales, y en la pugna por filtrar más y mejor las emisiones contaminantes. Lo rescatable fue que los representantes de EEUU bregaron porque China e India se comprometiesen a disminuir la emisiones nocivas, y apoyaron lo acordado pese a que su presidente habló de abandonar el Acuerdo de París; incluso mencionaron la posibilidad de que futuros presidentes de EEUU consideren volver en pleno a él. De todas maneras EEUU no puede renunciar del todo hasta fines de 2020.

La mayoría de las delegaciones mostraron desaliento ante el débil cometido demostrado en las sesiones, aunque también hubo voces que destacaron la brega en pos de lograr lo posible en medio de intereses políticos y económicos que pululan por doquier y articulan su influencia. Por el momento se espera que los acuerdos hagan que los países vean la mejor manera de disminuir la contaminación y lo exhiban en las reuniones de 2020 en Santiago de Chile. La verdad incontrovertible es que los científicos del clima afirman que no tenemos tiempo para tanta experimentación a “paso de tortuga”… porque la contaminación aumenta “al galope”. Es hora de actuar mucho más rápidamente.


El calentamiento climático versus el lucro fácil

diciembre 17, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

La Comisión Intergubernamental del Cambio Climático de la ONU (CICC) enuncia que el calentamiento planetario amenaza todo lo viviente y su medio ambiente, y que su control está en más peligro que nunca por razones políticas enarboladas por las industrias del petróleo y del carbón que continúan encendiendo las turbinas de generación de electricidad por lucro, y echando el nocivo dióxido de carbono, CO2. Esto porque  Arabia Saudita, China, EEUU, Kuwait, Rusia, et. al. tienen intereses extractivos acaparadores y hasta dictatoriales, de izquierda o de derecha, que optan por afirmar que lo del calentamiento climático,  comprobado y refrendado científicamente hasta el cansancio, es dizque producto de nerviosismo y hasta alharaca internacionales. En noviembre el presidente electo de Brasil, J. Bolsonaro, dijo que el ministro de relaciones exteriores de su gobierno sería Ernesto Araujo, el que enunciara que lo de calentamiento climático era un complot de marxistas para socavar las economías de occidente. El nuevo gobierno anunció que talaría en grande los bosques de la Amazonía.

 El lucro fácil, canalizado por la comercialización establecida del carbón  desde hace más de cien años, y la creciente necesidad de energía eléctrica, hacen del calentamiento climático una plaga mundial que amenaza con hacer desaparecer islas-países, zonas costeras, hielos “eternos,” y provocar distorsiones biológicas y bacteriológicas jamás vistas. Los productores de petróleo tampoco escapan la condena porque los vehículos contaminan. Los eléctricos todavía están en ciernes por su elevado precio.

 Bajo la presidencia de Michal Kurtyka, las tortuosas negociaciones de delegados de 200 países concluyeron la COP 24, organizada por la ONU, el sábado 15 de diciembre en Katowice, Polonia. Se trató penosa pero detalladamente lo que se debe hacer internacionalmente para detener el calentamiento climático. Se logró por lo menos mantener vigente el Pacto de París al comprometerse a utilizar un sistema común de medida de emisiones contaminantes, disminuirlas, y elevar los resultados a la reunión de 2020. También se acordó pedir a los países pudientes mayor claridad en cuanto a la ayuda que puedan proporcionar a los países pobres en la producción de energía limpia, en la protección ante desastres naturales, y en la pugna por filtrar más y mejor las emisiones contaminantes. Lo rescatable fue que los representantes de EEUU bregaron porque China e India se comprometiesen a disminuir la emisiones nocivas, y apoyaron lo acordado pese a que su presidente habló de abandonar el Acuerdo de París; incluso mencionaron la posibilidad de que futuros presidentes de EEUU consideren volver en pleno a él. De todas maneras EEUU no puede renunciar del todo hasta fines de 2020.

 La mayoría de las delegaciones mostraron desaliento ante el débil cometido demostrado en las sesiones aunque también hubo voces que destacaron la brega en pos de lograr lo posible en medio de intereses políticos y económicos que pululan por doquier y articulan su influencia. Por el momento se espera que los acuerdos hagan que los países vean la mejor manera de disminuir la contaminación y lo exhiban en las reuniones de 2020 en Santiago de Chile. La verdad incontrovertible es que los científicos del clima afirman que no tenemos tiempo para tanta experimentación a “paso de tortuga”… porque la contaminación aumenta “al galope”. Es hora de actuar mucho más rápidamente.


Las 400.000 toneladas que pidió Francisco Franco

diciembre 10, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

La guerra civil española (GCE) (1936-1939) empezó en julio. La segunda guerra mundial en septiembre, 1939, a los seis meses de terminada la GCE. Hugh Thomas, en La guerra civil española(1961), dice que entre julio 29 y agosto 5, 1936, los alemanes transportaron 1500 hombres, comandados por el nacionalista Francisco Franco, de Tetuán, África, a Sevilla en aviones nuevos Junkers 52. Añade: “La revolución española debe su triunfo a estos aviones.” En 1937 Adolf Hitler decide ayudar (aún más) a Franco enviando la Legión Cóndor (LC) compuesta de voluntarios de la fuerza aérea y el ejército alemanes que actúa de julio, 1936, a marzo, 1939, probando nuevo armamento en los campos de batalla con éxito. La LC triunfa en la batalla de Toledo y otras con tanques y aviones ayudando a los nacionalistas de Franco. Bombardean la indefensa ciudad de Guernica, abril 26, 1937, matando 300 civiles. El adiestramiento alemán de hasta 56.000 nacionalistas de infantería, artillería, aeronáutica y fuerzas navales resulta valioso para la causa. España retribuye ayudando a Alemania con las operaciones Úrsula, Barbarroja, la División Azul y la Legión Azul que combate en las estepas rusas y el frente oriental. Diez y seis milalemanes (300 murieron) lucharon en la GCE a un costo aproximado de $215 millones (precios de 1939), 62,2% de ello costó la LC. Alemania suministró 600 aviones y 200 tanques. El lado republicano también recibió cuantiosa ayuda internacional.

En 1941-42 España sufrió una “gran hambruna”: la producción agrícola  cayó 21% en 1939, la industrial 31%, el ingreso nacional 26%, y el ingreso por cabeza 28%. En noviembre, 1940, cuando Alemania y Austria ganaban en Europa y la guerra entre italianos, alemanes e ingleses crecía en África, Hitler pidió a su “aliado informal,” al “caudillo,” “dictador,” “triunfalista,” derechista español y a su canciller, el abogado filo nazi, Ramón Serrano Suñer, “el cuñadísimo” (cuñado de Carmen Polo, esposa de Franco) que le hicieran el señalado servicio de arrebatar militarmente el Peñón de Gibraltar a los ingleses. La intención alemana era aislar a éstos en África, y evitar la invasión de Italia. Cuando Hitler pide apurar la toma de Gibraltar, vaticinando resultados del conflicto y sabiéndose limitados militarmente después de la costosa GCE, Franco y Serrano Suñer deciden, según History.com, pedir al Führer 400.000 toneladas de granos como anticipo para proceder a la toma del Peñón que tanto Franco como el Canciller español seguramente deseaban, pero también sabían que Alemania y sus aliados podían perder la guerra.

Se trata de una táctica dilatoria y Hitler se entera de ella pero no actúa porque España permite que los submarinos alemanes se abastezcan en puertos españoles y que sus agentes continúen espiando a los ingleses en África. Cuando “El Eje” empieza a perder la guerra, Franco coopera con los aliados: permite el paso de tropas libres de Francia al África,,, aunque internacionalmente se desconfía de Franco: el ingreso de España a la ONU, instaurada en 1945, no se aprueba hasta 1955. En 1947 el Plan Marshall niega el ingreso a España. Francia habilita la frontera recién en 1948… En la novela Últimas banderas, Ángel María de Lera hace decir a la protagonista en una pausa de la metralla: ”Quisiera que estuviéramos muy lejos de aquí, no me importa dónde. Aunque fuera en un monte o una isla solitaria. Lo único que me importa es vivir…”


La primer ministro del Reino Unido y su dilema

diciembre 3, 2018

 

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El dilema es que el partido político conservador al que ella pertenece es probable que el 11 de diciembre, a las 19 horas, vote en contra del “Brexit” (salida de la Unión Europea-UE) logrado recientemente por la PM Theresa May con la UE. Ella sabe que el “acuerdo” puede ser reprobado por el Parlamento pese a haber recalcado que sin él, el producto interno bruto del Reino Unido (RU) caería 9,3% en 15 años, en tanto que con él solo 3,9%. Pero la Cámara de los Comunes, y sobre todo los representantes conservadores, no ha aceptado las explicaciones de la PM. Se dice que hasta 100 parlamentarios conservadores están dispuestos a votar “no.” Éstos pueden modificar los términos del “Brexit” e incluso incluir la convocatoria a un nuevo referéndum, o a un nuevo arreglo con la UE.

Un nuevo referéndum a lo mejor arroja un resultado opuesto al populista “Brexit” que recordemos inquietó a escoceses, galeses, norirlandeses e incluso a los irlandeses… que no parecen estar de acuerdo con “desunir” lo que estaba unido aunque todos estaban de acuerdo en que la UE, con el RU de miembro, necesitaba y necesita ajustes. Incluso los escoceses todavía barajan la posibilidad de un referéndum que diga si el país vota por seguir emparentado con Inglaterra si es que el Brexit se hace realidad. Por otro lado ha surgido una moción de Escocia que cuestiona un posible regreso del RU a la UE… sin la aceptación sufragada de ésta. Incluso un cambio de fecha de salida (29.3.2019) tendría que someterse a votación en la UE. La cuestión está ante el Tribunal de Justicia de la Unión. Irlanda ha sido y seguirá siendo miembro de la UE, pero tiene convenios financiero-comerciales con el RU que si éste se separa en grado X o Z  de la UE, Irlanda tendría que ajustarse… lo que no ha de ser fácil.

Volviendo al Brexit y la PM, R. Hutton de Bloomberg newsdice que el debate para llegar a lo que se ha venido a llamar el “voto significante,” empezará: (1) el martes 4 de diciembre y durará cinco días de ocho horas diarias con una interrupción del 7 al 9 del mes; (2) cada día del debate será conducido por un ministro del gabinete que versará sobre su área de responsabilidad; (3) la votación empezará a las 19:00 horas del martes 11 de diciembre; (4) la Cámara de los Comunes votará sobre las enmiendas que deberán modificar las propuestas del gobierno incluyendo la de llamar a un nuevo referéndum, o para que el gobierno negocie una unión aduanera con la UE; (5) cada votación habrá de tomar 15 minutos; (6) finalmente los Comunes deberán votar sobre la moción del gobierno incluyendo las enmiendas que hayan sido aprobadas. Por otro lado el Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, acaba de decir a la BBC que gran parte de la economía británica no está preparada para afrontar un Brexit desordenado que no sea debidamente acordado con la UE.

Un sereno análisis de la situación daría como resultado la necesidad de un segundo plebiscito que, de revertir el resultado del Brexit, rescataría el proceso de unión de los países europeos. La desunión de ellos fue terreno fértil para dos horrendas guerras mundiales. La desunión de la América Latina la mantiene débil. En tanto que la unión, a como dé lugar, hizo a EEUU… y al mismo RU. A propósito, en pos de unir, en marzo de 2018, 44 líderes de gobiernos africanos firmaron el esquema de un mercado continental de bienes y servicios integrado, AfCFTA. Desunir en última instancia es debilitar.


A %d blogueros les gusta esto: