Argentina convalece

septiembre 26, 2019

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El presidente J. D. Perón al retornar del exilio en 1973, según S. Taladrid, NYT, dijo: “No es que fuimos buenos sino que los que vinieron después fueron tan malos que nos hicieron quedar bien” Muere un año después de presidente y deja el “peronismo,” un movimiento suelto y subsidiado estatalmente con recursos crediticios, que dura. Hoy urge empalmarlo políticamente con sanear económicamente el país. El gobierno de M. Macri, tras sanear las cuentas del gobierno, elimina subsidios lo que ofende a mucha gente que el 11 de agosto de 2019 vota contra su reelección y contra la vigésima segunda participación del Fondo Monetario (FMI) en Argentina… pese a haber recibido esta vez el paquete financiero más grande de la historia del FMI. Para muchos el “Cambiemos” de Macri los ha empobrecido lo que ha venido evocando al peronismo como salvador… lo que no es sencillo dados la elevada deuda impaga que dejó el peronismo a Macri.

Hoy Argentina enfrenta otra crisis de deuda, dice Project Syndicate. Según el ministro de economía H. Lacunza: “el problema económico  del gobierno es cómo llegar a un acuerdo político-económico con la oposición” de modo que acreedores en potencia y los existentes lo acepten a fin de que las obligaciones se reprogramen y el país comience a extraerse del marasmo económico-social que lo agobia mucho tiempo. A menos de un mes de las elecciones y la toma presidencial del diciembre 10, los bandos políticos y especialmente los funcionarios del gobierno saben que llegar a un acuerdo con acreedores antes o después de las elecciones es imprescindible para que el país respire financieramente y las inversiones lleguen. Macri afirma que sin un acuerdo político, ni éste ni el próximo gobierno podrá negociar… Argentina tiene que recuperar credibilidad y crédito en el mediano y largo plazo durante el presente mandato y el próximo.

Según Bloomberg, el gobernador de Tucumán, J. L. Manzur, allegado al candidato peronista Alberto Fernández, dice que éste cumplirá con los compromisos de deuda de Argentina y mantendrá una relación de trabajo positiva con el FMI para estabilizar la economía desmantelando los controles de capital impuestos por el gobierno de Macri a fin de detener el éxodo de reservas del Banco Central. “Imaginamos una relación madura estrictamente institucional que reconozca la realidad  de Argentina… Fernández es fundamentalmente un hombre de diálogo y consenso… y está trabajando con gobernadores provinciales, líderes sindicales y representantes de empresas para conformar una gran coalición.” El 24 de septiembre el Director Interino del FMI, D. Lipton, dijo que ese día había tenido una buena reunión en Nueva York con el presidente Macri, el ministro H. Lacuzna y el banquero central G. Sandleris, y que las recientes medidas habían calmado los mercados de Argentina. Destacó que la cooperación continuaría.

La verdad macroeconómica de Argentina es que tiene que continuar implementando las medidas fiscales, monetarias y de tipo de cambio del programa del FMI. Más gradualismo prologaría las penurias y fortalecería la oposición de por si soliviantada. Además debe adoptar reformas estructurales como reducir el sector gobierno sobre todo las jubilaciones. Como dice la economista A. Krueger: “si el paciente toma la medicina y continúa fiesteando, quizá disfrute de unos años de estabilidad pero luego se verá obligado a acudir al doctor.” Al final la solución debería encontrarse mucho más dentro de Argentina que fuera de ella… y ojalá haya llegado la hora.

 


Diez naves cargadas de oro americano, víctimas de un temporal

septiembre 19, 2019

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Los ciclones del océano Atlántico como el reciente de nombre “Dorian” que arrasa una buena parte de las islas Lucayas o Bahamas matando a cientos y quizá miles, y azota las costas de la Florida, Carolina del Sur y del Norte, no son de nueva data ni mucho menos. La costa de la Florida históricamente ha sido más que azorada por vendavales que incluso en el siglo XXI emergen, inundan y destruyen zonas costeras e islas sobre todo en el verano septentrional pese a los repetidos avisos satelitales de pronóstico y prevención que no alcanzan a eliminar el número de muertos y la masiva destrucción física y su costosísima secuela sobre todo entre la gente desvalida que resulta la más afectada. Ante esta realidad histórica, ya podemos imaginar lo ocurrido a una flota española el siglo XVIII en aguas atlánticas frente a la costa de la Florida.

El 24 de junio de 1715, 10 barcos de bandera española y uno de bandera francesa zarpan de La Habana, Cuba, rumbo a España llevando toneladas de oro y monedas de plata de un valor de 14 millones de táleros españoles (el tálero dio origen a la palabra dólar). En tanto los 10 barcos navegan reglamentariamente rumbo norte cercanos a la costa de la Florida entre el Cabo Cañaveral y el Fuerte Pierce (en la geografía de 2019), el barco francés, Grifon, navega prácticamente en alta mar alejado de la costa. El 13 de noviembre llega un tifón aterrador por la intensidad del vendaval, el tamaño de las olas y la imposibilidad de disminuir su arremetida de hasta tres días.

En ese trance, con el ojo avizor como único medio de observación, y diez navíos de grueso maderamen repletos de tesoro americano que cuidar y vigilar, huelga imaginar la desesperación de alrededor de 2000 capitanes y tripulación española en pos de evitar la pérdida del cargamento que con tanto esmero se había traído a bordo principalmente en los muelles de los seis fuertes de Cartagena de Indias donde, desde el siglo XVII, llega y se almacena el oro, plata y otros metales y productos procedentes de las minas del Alto y bajo Perú y de otros lares. Cada uno de los barcos se veía fuerte y pesadamente armado para rechazar ataques piratas sobre todo ingleses que aparecían de la nada en alta mar. Como dice el historiador Salvador de Madariaga en El auge y el ocaso del imperio español en América(1979): “Los desastrosos efectos de estos ataques frecuentes a navíos y puertos de las Indias dieron lugar a medidas de defensa. Protestose con frecuencia… mas no lo suficiente para torcer la política agresiva de Inglaterra… que desde los tiempos de la Reina Isabel… mantuvo una actitud de apoyo y aun de complicidad para con los piratas y aventureros suyos de las Indias.”

Esos diez navíos de ninguna manera estaban hechos ni preparados para sobrevivir semejante golpe de la naturaleza que, según History.com, inefablemente hunde uno tras otro… Uno de ellos es el “Nuestra Señora de Regla” que se hunde con nada menos que 200 tripulantes y 120 toneladas de monedas. El “Santo Cristo de San Ramón” zozobra cargado y con 120 tripulantes. Los otros ocho sufren la misma trágica suerte.El desastre se traga entre 700 y mil personas. Entre tanto el Grifonsortea la tormenta en alta mar y se salva aunque con algunas bajas. En los meses siguientes, La Habana envía barcos para ver de recuperar el tesoro y con denuedo y suerte, hasta abril de 1716, se recupera cerca al 80 por ciento. Siglos después, en los años 1960, se recupera el resto, por lo menos fue lo que se dijo.


Lo que creemos es distinto a lo que somos

septiembre 10, 2019

Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Que “Su Excelencia” vuelva a ser candidato a presidente cuando se le dijo que no electoralmente demuestra que los bolivianos no hemos avanzado, aprendido mejor dicho, quizá porque nadie ha enseñado, desde la traumática revolución de 1952, pasando por las reformas agarradas de los cabellos, los campos de concentración, los exilios, Roca y Coronado, la Gulf, la calle Harrington, Ñankahuazú, Teoponte, el narcotráfico, el gas, el contrabando, la Haya, el Tipnis, las confabulaciones regionalistas y los incendios provocados adrede, et. al., y todo “administrado” por gobernantes patoteros y propensos a culpar al cúmulo de vicisitudes históricas de los pueblos de Bolivia entre las que se destaca la reciente no declaración de desastre nacional… y la increíble negación de ingreso a bomberos de Argentina.

Digo “pueblos” porque una sola actitud vital… que piense parecido y hable el mismo idioma… simplemente y hasta hoy… no ha habido… ni hay en Bolivia. Lo de “plurinacional” resume la anomalía. Y el remedio pasa por eliminar lo “pluri” y hacer un todo Nacional ante la ley producto de un parlamento decentemente electo. Con solo canchas de fútbol, aeropuerto en El Chapare, algo de caminos y de servicios de agua, escuelas sin maestros, museos de reverencia, teleféricos, gastos superfluos y sembradíos de coca, et. al., jamás llegaremos a nada que sea Nacional. Por eso no avanzamos en pos de mancomunarnos para hacer un país que empiece a serlo sobre todo estudiándose… lo que quiere decir compenetrándose.

Los que sí somos es pluri-idiosincráticos aunque todos nos inclinamos ante la tricolor (varios ante la whipala española), el himno nacional y el folclore, poco más nos une aunque las que deberían unirnos son las leyes. No todos estamos de acuerdo en que las universidades estatales, pagadas con nuestros impuestos, no enseñen redacción del castellano… ni ofrezcan licenciaturas en historia, literatura y geografía de Bolivia cuando, de enseñarlas,  los nuevos ciudadanos empezarían a enterarse quienes son y de dónde vienen, qué pisan, cómo y por qué… que harta falta hace sobre todo, pero no solamente, en el occidente del país donde todavía ¿se desvive? la mayoría de la población sobre todo rural y minera. Yo creo que vive bien desde hace miles de años. Ofrécele educación y salud y permanecerá en el terruño repleto de sus memorias, dioses e historia. No había lugares más apetecidos para trabajar y vivir bien que Catavi, Llallagua y Siglo XX antes de 1952.

Tampoco sirve prolongar la angustia nacional del llamado “juicio del siglo” que hace quedar mal a Bolivia por más de diez años. Al respecto, el trabajado libro Labrado en la memoria, del laureado periodista boliviano Harold Olmos, está siendo leído en el exterior como un retrato detallado y cruel de las abyecciones de la injusticia nacional.

En pos de pensamiento extranjero que tanto atrae a algunos gobernantes bolivianos que enaltecen a Cuba, Venezuela y Nicaragua, cito al teorista francés de centro-izquierda, Pierre Bourdieu, que en su libro El campo político, (Plural, 2001, p. 135) escribió en los años 1960: “El éxito de la política racional supone que sea comprendida y admitida por la mayoría. Cuando se pretende producir transformaciones profundas, uno no puede apoyarse solamente en la disciplina elemental del tiempo de combate, hay que convencer y persuadir, es decir, dialogar y enseñar.” Hoy, muchos bolivianos pensantes no tienen dónde invertir sus esperanzas… lo que viene a ser no solamente desgraciado sino… ¡nefasto!


La derecha italiana marginada

septiembre 3, 2019

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El inquieto ministro del interior Matteo Salvini creyó que en un año y dos meses de mandato la tuvo ganada, y que sus ideas nacionalistas-populistas (afines a las del ultraderechista de EEUU Steve Bannon) críticas de la Unión Europea (UE) –y el rol que Italia debe jugar en ella– además de racistas por eso de manifestarse reacio a aceptar emigrantes desesperados de África. Hace poco veta el desembarco de niños refugiados y solo el clamor de mucha gente hace que autorizase el desembarco de solamente 27 de ellos. Los demás tienen que seguir viaje seguramente a España que ha demostrado piedad con los inmigrantes.

Después de una semana de forcejeos de los derechistas de La Liga, en la tarde del agosto 28 la sorpresa histórica y de trascendencia en toda Europa la ofrece una coalición italiana difícil de concebir aunque efectiva políticamente en su cometido de hacerse del poder, entre los activistas del Movimiento Cinco Estrellas (MCE) por un lado, y el Partido Democrático (PD) de centro izquierda por otro. Se coalicionan y ganan los suficientes votos para sacar del mando a Salvini, y ratificar al izquierdista moderado Giuseppe Conte como primer ministro… lo que no es un logro de poca monta en estos momentos no solamente en Italia sino, repito, en Europa, hoy necesitada de solidaridad continental en parte por la indiferencia del presidente de EEUU para con la OTAN, la UE, los acuerdos climático y el desarme de Irán, y el relativo ascenso de las derechas en el Parlamento Europeo. El señor Conte a fines de agosto se reúne con el presidente Sergio Mattarella con el propósito de organizar el nuevo gobierno.

Como dice H. Horowitz del NYT, desde la crisis financiera de la UE de hace una década, Italia, como otros países de la Unión, ha venido enfrentado el colapso de los partidos políticos establecidos después de la Segunda Guerra Mundial. El MCE contribuye a ese colapso y el PD es una víctima. De allí que esta renovada alianza sea, de entrada, cuestionable e incluso oportunista y con intenciones de momento. Pero acaso no sea memos enclenque que la que acaba de reemplazar. Italia necesita inversión en escala y talento joven después de años de desgobierno. Pero no está claro que la trayectoria y postulados del MCE y el PD apunten a crear las condiciones que predispongan al inversionista y a los profesionales que urgentemente precisa la península itálica que es la tercera economía de la UE, para recuperar el impulso macroeconómico que se merece la microeconomía y la inmensa mayoría de la población. Aún los allegados del MCE deben votar para aceptar la alianza con el DR.

El reemplazado líder de la antiinmigración, el racista Mateo Salvini, extralimitó su angurria ultraderechista al intentar romper la alianza con el MCE, llamar a elecciones y pedir que el electorado le conceda plenos poderes. Le salió el tiro por la culata y ahora no le queda más que hilar delgado y ver dónde está su norte y porte políticos a tiempo que el quehacer de Boris Johnson de Inglaterra, derechista empedernido, está bullendo, el presidente estadounidense está cada vez más cuestionado, la derecha alemana gana poco y Bolsonaro a su manera continúa permitiendo al quema de la Amazonía. El Editor del periódico La Stampa, Maurizio Molinari, autor del libro sobre el crecimiento del populismo de derecha “¿Podrán convivir?” opina que: “Italia es una vez más el laboratorio del continente y si este experimento tiene éxito, habrá de ser un precedente para toda Europa.”


A %d blogueros les gusta esto: