Estamos plastificando el planeta

por Jorge V. Ordene-Lavadenz

En poco más de un siglo la industria del petróleo ha crecido sobre todo para hacer funcionar motores de combustión en todas partes del mundo. El plástico mayormente proviene del petróleo. Los objetos de plástico han llegado a conquistar al ser humano al punto de considerarlo indispensable por su multiuso en casi todas sus actividades pero, después de décadas de uso y abuso, nos estamos dando cuenta de que el “amigo plástico” es un contaminante brutal e ¡imperecedero!… y que incluso partícullas microscópicas de él se encuentran en la comida que ingerimos. Ni hablar de las toneladas de plástico que hoy se localizan en los estómagos de ballenas marítimas.

Ocho millones de toneladas métricas de plástico ingresan a los océanos cada año pero solamente el uno por ciento se sabe que flota. Una buena parte, según los expertos, se divide y subdivide con el tiempo hasta convertirse en partículas microplásticas como las que emergen de lavadoras caseras. Como dice C. Kormann, The New Yorker: hay científicos que confirman la existencia de esas partículas en las cumbres de los Pirineos franceses y en las montañas rocosas de Colorado en EEUU. Ya podemos imaginar las cantidales de plástico que deben acarrear los “ríos aéreos” o nubarrones que perennemente van del océano Atlántico a las zonas amazónicas y los Andes. Por otro lado investigadores ingleses recogieron muestras de anfípodos (crustáceos en forma de camarones) de honduras oceánicas y vieron que el 80 % tenían microplásticos en sus sistemas digestivos. Son algo más pequeños que la semilla de amapola y las comen mejillones, cohombros de mar, percebes, plancton, et. al.

Pero dónde está el 95% del plástico o los macroplásticos u objetos mayores echados en los mares, desde toneles, muebles, hasta zapatillas, bolsas, juguetes, etc., y si se descomponen. Según el oceanógrafo Erik van Sebille que por cinco años dirige el proyecto: “En pos del plástico de nuestros océanos,” se trata del “plático negro,” la materia negra que se observa en la superficie de los océanos que mata miles de aves acuáticas, tortugas y mamíferos marinos. Según la tesis más aceptada, en gran medida se hunde, se sedimenta y desde luego ¿sirve de alimento? Una bellena zifio que se sumerge muy hondo y aguanta la respiración apareció muerta en una playa de las Flipinas con 88 libras de plástico en su cuerpo. En abril un cachalote apareció muerto en una playa italiana y tenia 48 kilos de plástico y un feto cetáceo muerto en sus entrañas. En el atolón de Midway, en el océano Pacífico, se dan restos de aves en cuyos estómagos hay tapas de botellas y otros objetos de plástico intactos que seguramente indigestaron al animal.

Expertos de la organización holandesa sin motivos de lucro, Ocean Cleanup, que construye redes inmensas y elongadas que tiradas por embarcaciones rastrean la superficie del mar para recoger desperdicios, dicen que una parte mínima de estos plásticos flotan y van a dar a una de las cinco corrientes oceánicas circulares donde permanecen por décadas. Calculan que entre 70 y 189 millones de toneladas están en las costas y playas o cerca a éstas en profundidades rocosas y/o arenosas. De todas maneras hay plástico que por alguna razón no se altera. Otro que se hunde y se aloja al azar. Todos los expertos están de acuerdo en que solamente echando mucho menos plástico a la basura es el único comienzo de quitarle la categoría de crisis a la inmensa cantidad de plástico que de mil formas agobia al Planeta. Y va en aumento.

Publicado por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Jorge V. Ordenes L. www.jvordenes:wordpress.com Académico de número de la Academia Boliviana de la Lengua. Ph.D. en literatura hispánica y Licenciado en economía de la Universidad George Washington, Washington, D.C. Ha recibido certificados de cursos de la American Management Association de EEUU, de la ONU de Nueva York, y de la organización Coverdale de Inglaterra. Habla castellano, francés e inglés. Ha enseñado literatura hispánica en EEUU durante diez años. En 1995 recibió una oferta de profesor de la Universidad Nova, de la Florida, pero desistió para regresar a Bolivia. Aparece en Who is Who in Latin America; y en Directory of Latin Americanists, Biblioteca del Congreso, EEUU Fue comentarista de Latin American Research Review, EEUU. Aparece como docente del International Law Institute, EEUU Fue electo "Jack Wolf Scholar" por la Washington Agriculture and Forestry Education Foundation. Miembro del Instituto Cultural Capilla Alfonsina desde 1978, México. Con fecha 20 de octubre de 1980 recibió una carta de felicitación del doctor Hernán Siles Zuazo por escribir y publicar Sinopsis Boliviana (Washinhton, D.C, 1970-1981). Con fecha 22 de diciembre de 1971 recibió carta de “profundo agradecimiento” del embajador de Chile en EEUU, Orlando Letelier, por la “excelente lectura” pública del poema Las alturas de Macchu Picchu de Pablo Neruda. Trabajó veintisiete años en corrección de pruebas, recursos humanos y relaciones públicas del Fondo Monetario Internacional, en Washington, de donde se jubiló en 1995. Ha ofrecido más de 900 conferencias en torno al trabajo del FMI y sobre literatura y cultura en instituciones gubernamentales y educativas de Europa, EEUU, Canadá e Iberoamérica. Ha disertado en conferencias de literatura y macroeconomía. Continúa siendo entrevistado por periódicos, radio y televisión de varios países incluyendo varias veces por la Radio Caracol de Miami, Florida, en 2007. Viaja a menudo a EEUU por motivos de familia y de trabajo de consultoría actualmente con Internacional Development Corporation de Arlington, Virginia, EEUU. Publica semanalmente la columna “Fulcros” en cinco periódicos bolivianos, eforobolivia.org y otros sitios blog de la internet. Ha enseñado en las facultades de derecho y extensión cultural de la UPSA, Santa Cruz, Bolivia. Fue invitado a ser miembro del Consejo Consultivo de la UTEPSA, 2004, Santa Cruz, donde ejerció de profesor de estilo y corrección de pruebas en 2005. Miembro del Consejo Editorial de la revista Signo, La Paz. Ofreció tres módulos (seis meses) de la historia de la literatura desde las vísperas de Colón%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: