Julio César reforma el calendario

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El militar, pensador, político y escritor romano Julio César (100-44 a.C.) introduce el calendario juliano el 1 de enero de 45 a.C. poco después de convertirse en dictador, el año 46 a.C., en las postrimerías de la República de Roma y poco antes de la conquista romana de Egipto. Julio César sabía que el calendario adoptado por la República en el siglo VII a.C., basado en el ciclo lunar de los egipcios, no concuasaba con las estaciones lo que afectaba tiempos de siembra y cosecha así como la implementación de mandos militares sobre todo de distancia. Fuera de eso, las corruptelas de los pontífices encargados de velar por la certeza y veracidad del calendario, y dadas sus reyertas, a menudo se aprovechaban de ellas para extender fechas de mandatos o alterarlas en tiempos de elecciones. El calendario necesitaba reforma.

Así, Julio César buscó la colaboración del astrónomo Sosígenes “el peripatético,” de Alejandría, que, según sus cálculos, la revolución solar, o  el tiempo que toma la Tierra para girar alrededor del sol, era de 365 días y 6 horas lo que para esa época resultaba notable por su precisión. En función a ese cálculo, Julio César añadió 67 días al año 46 a.C. haciendo que el año 45 a.C. empezase el 1 de enero y no en marzo. También decretó que cada 4 años se añadiese un día a febrero a fin de que el calendario no se desfasase. Como dice Wikipedia: “Así nació el llamado calendario juliano, ya de ciclo solar, con una duración de 365 días y 6 horas que cada 4 años intercalaba un día extra… entre el 25 y 24 de febrero, y por ser el 24 el ‘sextus ante Kalendas Martias,’ el día extra se llamó ‘bis sextus,’ de donde viene el nombre ‘año bisiesto.’”

El 1 de enero del 45 a.C., el calendario juliano entró en la historia para permanecer por siglos hasta ser reemplazado por el calendario gregoriano adoptado por el Papa Gregorio XIII en 1582. Poco después del asesinato de Julio César el año 44, Marco Antonio, su allegado del segundo triunvirato, cambia el nombre del mes quintilis por el de “julio” en su honor. Más tarde el nombre del mes sextilis habrá de devenir “agosto” para recordar al sucesor de Julio César y primer emperador de Roma, César Augustus. En la edad media la celebración del año nuevo el primero de enero pierde impulso incluso entre los fieles seguidores del calendario juliano sobre todo por inexactitudes relacionadas con las cuatro estaciones.

En el siglo XVI, el Papa Gregorio XIII, percatado, convoca al matemático-astrónomo jesuita alemán Christophorus Clavius, o Cristóbal Clavio, (1538-1612), educado en la Universidad de Coimbra, para hacer un nuevo calendario. En 1582 Clavio establece la inexactitud del cálculo de Sosígenes que debió haber sido de 365,242199 días y no 365,25. O sea que el error de 11 minutos año añade 7 días al año 1000 y 10 días hacia la mitad del siglo 15. Así, la nueva regla dice que un año de cada cuatro debe añadir un día a fines de febrero, se trata del año bisiesto matemáticamente exacto. Desde entonces el primero de enero es verdaderamente el comienzo de un nuevo año para millones de personas aunque el cambio del juliano al gregoriano no ha ocurrido en la mayoría de las persuaciones cristiano-ortodoxa. Ocurrió en Egipto: 1 de enero, 1875; Turquía: 1 de marzo, 1917; Rusia: 14 de febrero, 1918; Grecia: 1 de marzo, 1923. Mantienen mayormente el juliano los Bereberes del Magreb, los religiosos del Estado Monástico de Monte Athos de Macedonia Central, y los coptos que influyen en Etiopía.

Publicado por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Jorge V. Ordenes L. www.jvordenes:wordpress.com Académico de número de la Academia Boliviana de la Lengua. Ph.D. en literatura hispánica y Licenciado en economía de la Universidad George Washington, Washington, D.C. Ha recibido certificados de cursos de la American Management Association de EEUU, de la ONU de Nueva York, y de la organización Coverdale de Inglaterra. Habla castellano, francés e inglés. Ha enseñado literatura hispánica en EEUU durante diez años. En 1995 recibió una oferta de profesor de la Universidad Nova, de la Florida, pero desistió para regresar a Bolivia. Aparece en Who is Who in Latin America; y en Directory of Latin Americanists, Biblioteca del Congreso, EEUU Fue comentarista de Latin American Research Review, EEUU. Aparece como docente del International Law Institute, EEUU Fue electo "Jack Wolf Scholar" por la Washington Agriculture and Forestry Education Foundation. Miembro del Instituto Cultural Capilla Alfonsina desde 1978, México. Con fecha 20 de octubre de 1980 recibió una carta de felicitación del doctor Hernán Siles Zuazo por escribir y publicar Sinopsis Boliviana (Washinhton, D.C, 1970-1981). Con fecha 22 de diciembre de 1971 recibió carta de “profundo agradecimiento” del embajador de Chile en EEUU, Orlando Letelier, por la “excelente lectura” pública del poema Las alturas de Macchu Picchu de Pablo Neruda. Trabajó veintisiete años en corrección de pruebas, recursos humanos y relaciones públicas del Fondo Monetario Internacional, en Washington, de donde se jubiló en 1995. Ha ofrecido más de 900 conferencias en torno al trabajo del FMI y sobre literatura y cultura en instituciones gubernamentales y educativas de Europa, EEUU, Canadá e Iberoamérica. Ha disertado en conferencias de literatura y macroeconomía. Continúa siendo entrevistado por periódicos, radio y televisión de varios países incluyendo varias veces por la Radio Caracol de Miami, Florida, en 2007. Viaja a menudo a EEUU por motivos de familia y de trabajo de consultoría actualmente con Internacional Development Corporation de Arlington, Virginia, EEUU. Publica semanalmente la columna “Fulcros” en cinco periódicos bolivianos, eforobolivia.org y otros sitios blog de la internet. Ha enseñado en las facultades de derecho y extensión cultural de la UPSA, Santa Cruz, Bolivia. Fue invitado a ser miembro del Consejo Consultivo de la UTEPSA, 2004, Santa Cruz, donde ejerció de profesor de estilo y corrección de pruebas en 2005. Miembro del Consejo Editorial de la revista Signo, La Paz. Ofreció tres módulos (seis meses) de la historia de la literatura desde las vísperas de Colón%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: