Sozhou y cómo se comporta cada chino

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

La ciudad china de Sozhou, la “Venecia del Este,” cercana a Shanghai, es centro de un sistema cibernético de colección de datos en torno al comportamiento de cada ciudadano chino y éste mayormente lo desconoce y, si algunos lo conocen, es a medias. Se trata de “Osmanthus” (nombre de flor simbólica de la región) que Bloomberg news dice “que ha ganado premios pero que poca gente se ha percatado de su existencia.” Hasta 2018 lo componían doce sitios seleccionados por el gobierno del presidente Xi Jinping para determinar quién debe ser premiado y quién castigado. Un verdadero esquema totalitario diseñado para identificar a los chinos que refunfuñen, critiquen o muestren signos de desacuerdo con lo que piense, diseñe e implemente el régimen.

El apurado desarrollo cibernético de la China totalitaria seguramente tiene como propósito emular a Corea del Norte. ¿Su problema mayor? La inmensidad de China y sus 1.300 millones de habitantes. El propósito continúa siendo implementar un sistema que pase desapercibido pero que sea efectivo en la colección de datos irrefutables hasta 2020. En toda China ha de ser difícil pero tras eso van. Bloomber news cita al perito Jeremy Dawn, del Centro Paul Tsai China, Escuela de Leyes, U. de Yale, diciendo que “China está interesada en exagerar su capacidad de recolectar y analizar datos… cuando en realidad lo que quieren es que la gente crea que la mala conducta se detectará.” Sin que nadie pueda decir con certeza que tal es posible. El asunto por el momento es hacer creer, sembrar la duda y hacer que la gente se preocupe sobre todo si intenta proceder, o procede, de alguna manera contra el régimen comunista.

Osmanthus hoy, según la administración local, acumula datos individuales de cerca a 20 reparticiones gubernamentales: seguro social, actividades sociales, etc. El ciudadano que está siendo observado, y prácticamente todos lo están, cuenta al inicio con 100 “puntos neutrales” que pueden acumularse hasta 200 por buen comportamiento. Como otras provincias donde el sistema funciona, Suzhou todavía no tiene pautas claras que definan mal comportamiento y el costo en puntos. Tampoco las tiene para premiar buen comportamiento. Personas que hacen trabajo voluntario semanal ni siquiera se han enterado de la existencia de Osmanthus, trabajo que en teoría debería darles puntos y por lo tanto subsidios por lo menos de transporte. Hay personas que se enteran por casualidad de que el sistema de puntaje existe, y qué hacer para aumentar puntaje. Varios se han percatado de que, por ejemplo, al conducir un vehículo, no dar paso en la franja peatonal, resulta en diminución de puntos al conductor.

Según los medios, uno de ocho de los 13 millones de habitantes de Suzhou tenía un puntaje de más de 100 a mediados de agosto de 2019. Solamente 4.731 registraban un puntaje inferior a 100 seguramente por no haber pagado préstamos u obedecido instrucciones judiciales. Lo cierto es que la sicología de la intimidación crece y causa preocupación en la población. Un citadino de Yiwu, de la colindante provincia de Zhejiang que también tiene su propio “Osmanthus,” dijo que se le había negado un crédito bancario por tener algo menos de 100 puntos. La gente sabe que el uso de tecnología e informantes en la comunidad Uighur de la provincia de Xinjiang del occidente del país va resultando en cruentos atentados contra los derechos humanos sin otra justificación que no se asocie con el sistema comunista de opresión, cárcel y muerte para el que no lo considere pauta y ley.

Publicado por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Jorge V. Ordenes L. www.jvordenes:wordpress.com Académico de número de la Academia Boliviana de la Lengua. Ph.D. en literatura hispánica y Licenciado en economía de la Universidad George Washington, Washington, D.C. Ha recibido certificados de cursos de la American Management Association de EEUU, de la ONU de Nueva York, y de la organización Coverdale de Inglaterra. Habla castellano, francés e inglés. Ha enseñado literatura hispánica en EEUU durante diez años. En 1995 recibió una oferta de profesor de la Universidad Nova, de la Florida, pero desistió para regresar a Bolivia. Aparece en Who is Who in Latin America; y en Directory of Latin Americanists, Biblioteca del Congreso, EEUU Fue comentarista de Latin American Research Review, EEUU. Aparece como docente del International Law Institute, EEUU Fue electo "Jack Wolf Scholar" por la Washington Agriculture and Forestry Education Foundation. Miembro del Instituto Cultural Capilla Alfonsina desde 1978, México. Con fecha 20 de octubre de 1980 recibió una carta de felicitación del doctor Hernán Siles Zuazo por escribir y publicar Sinopsis Boliviana (Washinhton, D.C, 1970-1981). Con fecha 22 de diciembre de 1971 recibió carta de “profundo agradecimiento” del embajador de Chile en EEUU, Orlando Letelier, por la “excelente lectura” pública del poema Las alturas de Macchu Picchu de Pablo Neruda. Trabajó veintisiete años en corrección de pruebas, recursos humanos y relaciones públicas del Fondo Monetario Internacional, en Washington, de donde se jubiló en 1995. Ha ofrecido más de 900 conferencias en torno al trabajo del FMI y sobre literatura y cultura en instituciones gubernamentales y educativas de Europa, EEUU, Canadá e Iberoamérica. Ha disertado en conferencias de literatura y macroeconomía. Continúa siendo entrevistado por periódicos, radio y televisión de varios países incluyendo varias veces por la Radio Caracol de Miami, Florida, en 2007. Viaja a menudo a EEUU por motivos de familia y de trabajo de consultoría actualmente con Internacional Development Corporation de Arlington, Virginia, EEUU. Publica semanalmente la columna “Fulcros” en cinco periódicos bolivianos, eforobolivia.org y otros sitios blog de la internet. Ha enseñado en las facultades de derecho y extensión cultural de la UPSA, Santa Cruz, Bolivia. Fue invitado a ser miembro del Consejo Consultivo de la UTEPSA, 2004, Santa Cruz, donde ejerció de profesor de estilo y corrección de pruebas en 2005. Miembro del Consejo Editorial de la revista Signo, La Paz. Ofreció tres módulos (seis meses) de la historia de la literatura desde las vísperas de Colón%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: