La líder alemana Ángela Merkel

noviembre 27, 2019

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Acaba de cumplir 14 años de su mandato. Nace y se educa en Alemania del Este durante la guerra fría; se gradúa como doctora en química y trabaja en investigación para entrar en política después de la caída del muro de Berlín en 1989. Luego de servir de vocero del gobierno interino de Alemania del Este, es elegida vocero del Bundestag alemán en la primera elección a tiempo de la unificación de 1990. Helmut Kohl, el primer canciller de la Alemania unificada, la nombra a puestos de gabinete que la encumbran. Cuando en 1998 la Unión Demócrata-Cristiana (UDC) pierde el poder, A. Merkel deviene Secretario General del partido y pronto su líder. Luego de una elección disputada y dos semanas de negociación para formar una coalición política con otros partidos, A. Merkel es nombrada primer mandatario, o Canciller como se dice en Alemania, el 22 de noviembre de 2005, y es la primera mujer en asumir esa posición para surgir y convertirse en una de las más influentes fuerzas políticas de Europa durante los 14 años siguientes al punto de haber sido considerada, según History.com, la mujer más poderosa del mundo y líder de facto de la Unión Europea (UE).

Económicamente Alemania hoy tiene problemas porque su postura liberal liderada por Merkel se ha visto antagonizada por el conservadorismo del presidente estadounidense y por la recalcitrate derecha europea aunque el legado de ella está lo suficientemente consolidado en gran parte por su cometido de lograr una Europa unida. Pero la crisis le sale al paso en 2008 promovida por la izquierda aludiendo las duras condiciones de ayuda que se imponen a Grecia a lo que se añade su decisión de 2015 de aceptar refugiados del Medio Oriente incluso los que son rechazados por Viktor Orban, presidente de Hungría. Ella había sido allegada de los presidentes G.W. Bush y B. Obama de EEUU pero no acepta la postura de D. Trump con respecto a la OTAN y a Europa. Tampoco acepta la prédica derechista de separación del Brexit, menos a V. Putin.

En noviembre de 2019 la UDC inicia su convención anual pero tiene poco que celebrar ya que por un lado se vive el ocaso del mandato de A. Merkel en el que ésta ha dejado de trabajar como antes en asuntos internos y, por otro lado y como dice Bloomberg.com, el partido y sus coalicionados comienzan a  pugnar… aunque todavía es la agrupación política más fuerte de Alemania pero está perdiendo votos que se van a la ultra derecha nacionalista y anti-inmigrante, o al partido de Los Verdes. Para lidiar con la situación Merkel escoge como líder de la UDC y su sucesora a la conocida como centrista Annegret Kramp-Karrenbauer que en noviembre está teniendo dificultades en controlar el partido después de un año de haber derrotado a un centrista que también aspiraba a su puesto. Las elecciones nacionales de la UDC habrán de celebrarse en menos de dos años y no tiene un candidato definitivo para canciller. Por otro lado la social democracia, que son sus actuales compañeros de coalición, tampoco las tienen todas juntas por lo que Los Verdes de pronto son importantes.

La Canciller ha dicho que no será candidato en las elecciones de 2021 quizá porque su popularidad electoral ha disminuido y el futuro del partido que ella ha liderado 18 años está en veremos. Pero no hay duda de que su marca de mandato ha de quedar indeleble en la historia de Alemania y de la UE… con Albania, Bosnia, Kosovo, Montenegro, Macedonia del Norte y Serbia tocando sus puertas con la venia de Merkel… y con Francia insistiendo que esperen.


Dietrich Bonhoeffer, un héroe a carta cabal

junio 5, 2019

Dietrich Bonhoeffer, un héroe a carta cabal

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Si el nacionalismo, hoy de moda en varios países del mundo, tuvo un representante que incluso se apellidaba “socialismo,” ha sido el nazi-fascismo sobre todo alemán liderado por el artista austriaco fracasado y a todas luces enajenado, Adolf Hitler, que aprovechando la debacle emocional del pueblo germánico de Alemania y Austria, basada en gran parte en los términos leoninos del Tratado de Versalles del 28 de junio de 1919 que dio por concluida jurídicamente la primera guerra mundial, arrolló la moral colectiva de prácticamente todo el mundo asesinando premeditada, alevosa y ventajosamente a millones de seres humanos acorralados e indefensos, casi todos héroes poco conocidos pero inmensamente recordados por la población saludable y liberal del mundo.

Uno de ellos es el teólogo y pastor luterano, Dietrich Bohhoeffer nacido el 4 de febrero de 1906 en Breslavia, Alemania. A los ocho años de edad es testigo de la Primera Guerra Mundial en la que mueren uno de sus hermanos y tres primos. A los 17 años comienza a estudiar teología en la Universidad de Tubinga y dos años después continúa en la U. de Berlín. A los 21 años se doctora summa cum laudecon una tesis considerada por el teólogo Karl Barth como un milagro teológico. Viaja a Barcelona y asume la vicaría de la Iglesia Luterana. Regresa a Berlín por razones de estudio aunque todavía es joven para ser ordenado. Viaja a Nueva York donde toma cursos en The Union Theological Seminary. Finalmente, en noviembre de 1931, a los 25 años, es ordenado pastor luterano.

Según History.com, Editors, dos días después de que Hitler deviniera Canciller de Alemania, Dietrich Bonhoefer, catedrático de la Universidad de Berlín, denuncia por radio el Fuhrerprincip nazi, o el principio de liderazgo que es nada menos que sinónimo de dictadura. La transmisión es interrumpida antes de que concluya.Bonhoiffer luego se traslada a Londres a predicar en una congregación alemana dando apoyo así a la Iglesia Confesante de Alemania que es un pronunciamiento de pastores y teólogos luteranos y evangelistas comprometidos con no cooperar con el gobierno nazi y su afán propagandístico. Bonhoeffer retorna a Alemania en 1935 para conducir un seminario de la Iglesia Confesional, pero que el gobierno nazi lo clausura en 1937. Él continúa expresando objeciones a las políticas del gobierno lo que ocasiona la prohibición de que enseñe y/o publique.

Quizá ansioso y hasta desesperado de ver a su patria guerrear en este, oeste, norte y sur soportando herida, escasez y muerte de su gente joven, y la menos joven e inocente en bombardeos constantes, Bonhoeffer decide adherirse al movimiento de Resistencia… e incluso llega a incluirse en un complot de asesinar a Hitler. En abril de 1943, poco después de comprometerse en matrimonio, es arrestado por la Gestapo, acusado de subvertor, juzgado y condenado a muerte. En la prisión oye, aconseja y consuela  a otros prisioneros de distintas persuasiones.Bonhoeffer es inmisericordemente ahorcado en Flossenburg el 9 de abril de 1945, a solo días de la liberación de los campos de prisioneros por la fuerzas aliadas.

Su obra teológica más conocida es El costo discipular y ética. Doce de sus libros también están traducidos al español: Ëtica,El precio de la gracia, Yo he amado a este pueblo, ¿Quién fue y quién es Jesucristo?,Resistencia y sumisión, Cartas de amor desde la prision, et.al. Hay dos películas sobre él. Fue infatigable en su lucha contra la ignominia que azoró su patria… y costó tanto a tanta inocencia.


El legado de Ángela Merkel

noviembre 6, 2018

El legado de Angela Merkel

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

La canciller de 64 años de edad, luterana, nacida y educada en lo que fue Alemania del Este, ha decidido dejar el puesto de mayor autoridad política de Alemania porque el resultado de las recientes elecciones de Hesse no favoreció a su partido demócrata cristiano ni a ella después de 13 años de mandato en un país relativamente tranquilo y próspero pese a las tormentas políticas que lo han acosado. Su sucesora favorita y líder de su partido enfrenta hoy el reto del señor Friedrich Merz, social conservador derechista del grupo BlackRock. Si éste triunfa por sobre Annegret Kramp Kerrenbauer, conocida en como la “mini-Merkel,” los tres años restantes de la Canciller serían intrincados… aunque puede haber elecciones y tenga que salir antes de 2021. De todas maneras, la Canciller tiene tiempo de ajustar la transición. Como dice el NYT: “Es el momento de sopesar el trabajo de uno de los más extraordinarios líderes de nuestro tiempo.”

En Merkel hay poco de carisma, arrojo o elocuencia a lo Helmut Khol, pero sí hay sencillez, comportamiento cauto, atención a lo dicho, voz queda en el discurso… y relevancia en la opinión o comentario sin mucho adjetivo. Lo reflejó su slogan de la reciente elección: ”Por una Alemania donde la vida continúe buena y la disfrutemos.” Pero en medio de esa calma surge el populismo de derechas, categórico e impetuoso en Europa y en otras partes, cuando Vladimir Putin presentaba una Rusia hostil, y el estadounidense Donald Trump comenzaba a capear realidades inconmovibles relacionadas con la OTAN, Rusia, Corea del Norte, el medio ambiente, la frontera con México, el comercio mundial. et. al., e Inglaterra forcejeaba su salida de la Unión Europea (UE).

Ante este cúmulo de retos sin precedentes, Merkel demostró su integridad y temple de líder del mundo libre en momentos en que éste carecía de líder. Fue la señora Merkel, la científico de Alemania del Este, la primera mujer canciller de Alemania, que se plantó ante Trump y Putin luego de haber abierto las puertas de su país a cerca de un millón de refugiados del Medio Oriente… que con el tiempo le han venido costando políticamente y han dado alas no solamente a la derecha alemana, en parte representada por el partido “Alternativa para Alemania,” sino a las derechas de varias partes de Europa y del mundo incluyendo Brasil. Ante los nerviosismos del arribo de refugiados ella simplemente decía: “wir schaffen das”: “…lo haremos.” Se le atribuye titubeos pero, más que estos, Merkel ha tenido emprendimientos señeros como acordar los tres rescates financieros de Grecia que han sido por demás de determinantes. “Soy un poco liberal, algo social-cristiana y un poco conservadora”… dijo en 2009. Lo demostró cuando dio luz verde a una votación sobre el matrimonio entre individuos del mismo sexo en el Bundestag: votó “no” con la minoría.

La Canciller defendió a la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, y dijo que Alemania aumentaría su aporte al equivalente del 2% de PIB de Alemania. Encuestas en torno a defensa en más de 24 países dieron un 52% de apoyo a Merkel, por encima de los líderes de China, EEUU, Francia y Rusia. Setenta por ciento votaron desconfianza en Trump. Quedan retos como fortalecer la UE y el euro, la salida de Inglaterra de la UE, los encontrones con Trump y otros populistas. y lidiar con Rusia y China. La herencia de Merkel no solamente inspirará… sino que impulsará las fuerzas serenas y edificantes del mundo.


Europa: de crisis financiera a existencial

junio 1, 2012

Europa: de crisis financiera a existencial

Por Jorge V. Ordenes L.*

Grecia está desesperada y hasta resignada a la costosísima dragmatización y por lo tanto a su salida del euro; España se engolfa en necesidades de miles de millones de euros para salvar bancos y pagar deudas impagables sin ayuda; Italia se desvela más o menos en las mismas; e Irlanda y Portugal  tambalean. Entre tanto los gobiernos y bancos privados del grueso de Europa reclaman pago, reciben menos y cobran cada vez más por primas de nuevas ediciones de bonos hasta hacer prácticamente imposible nuevos créditos pese a los “cortes de pelo” y a una epidemia de reuniones cumbre y de otros rangos que hasta ahora han logrado poco.

 

Pero quién tiene la culpa de que la UE se encuentre en este trance. Hoy podemos identificar a por lo menos cuatro culpables: (1) la Nueva democracia o derecha política griega y la izquierda conformada por PASOK que cada vez que pudieron, estando en el poder y cada uno por su lado, contrajeron créditos excesivos que gastaron sin considerar la necesidad de crecimiento y competitividad económicos y peor, ocultaron los crecientes déficits de modo que (2) el crédito privado continuó entrando desmedidamente al punto de que, según el economista M.E. El-Erian de PIMCO: “el ingente crédito privado descuidó sus propias responsabilidades de evaluar la cada vez más deteriorada capacidad de pago del gobierno griego.”  (3) Una verdad incontrovertible es que el gobierno griego y los acreedores europeos se sentían protegidos por el afán y hasta ímpetu de integración de la UE basados en el euro. Recordemos que fueron Alemania y Francia los primeras en quebrantar las reglas de control de presupuestos nacionales cuando se lanzó el euro y, claro, los demás se sintieron con la libertad de emularlos y luego descarriarse hasta el límite de lo técnicamente aceptable incluso fraguando cifras por doquier. La falta de vigilancia y controles empeoró todo. (4) Los gobiernos representados en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y secundados por un competente cuerpo técnico debieron haber tomado cartas en los asuntos monetarios y fiscales sobre todo cuando estos se desbocaron en varios países miembros del FMI y de la zona de euro. En este sentido todos los gobiernos de la UE tienen algo de culpa de la debacle actual.

 

Pero ¡ojo! los que menos culpa tienen son los feligreses griegos o sea el pueblo que, a cambio del voto electoral, los políticos corruptos ofrecieron y extendieron dádivas del sector salud, jubilación, educación, etc. que la gente humilde aceptó porque el que más o el que menos, en cualquier país del mundo, hubiera aceptado.

 

La verdad es que el intento de unión monetaria en base al euro de economías históricamente tan dispares como la alemana y la griega, sin una unión fiscal e incluso política (que recién ahora se mencionan y sopesan), estaba destinada a la crisis sobre la que el líder del partido verde alemán, Joschka Fischer, acaba de comentar: desafortunadamente la brigada de bomberos que intenta apagar el incendio griego está liderada por Alemania y su canciller Angela Merkel…“intenta apagarlo con gasolina o sea con la austeridad impuesta a los griegos que en tres años ha pasado de crisis europea financiera a una crisis existencial”. Si el euro se desbarata “también se desbaratará la Unión Europea (UE)… y causará su salida de la escena mundial”. Puede ser que Fischer exagere pero la complejidad de la crisis demanda acción concreta y menos revuelo.

 

Todos sabemos que la UE todavía tiene la capacidad económica y técnica par generar crecimiento y salir de la crisis financiero-existencial que los agobia si extienden créditos supervisados del Banco de Inversiones, Fondo de Estabilización, Banco Central Europeo, FMI y acaso ediciones de bonos europeos. Lo que falta es empeño político y una Alemania… líder del cometido. Este es el momento de salvar a Europa y es paradójico que toque a “la perdedora” de la segunda guerra mundial tener que liderarlo.

 

*Miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua


Europa y “la destrucción creativa”

mayo 19, 2012

Europa y “la destrucción creativa”

Por Jorge V. Ordenes L.*

Los conceptos de acumulación de riqueza inherente al capitalismo y su resultante aniquilación para volverla a producir fueron inicialmente aludidos en el Manifiesto comunista de 1848, para luego ser elaborados con mayor detalle en el libro IV de El capital (1863) de C. Marx. En el siglo XX el sociólogo alemán W. Sombart, hacia 1913, fue el primero en utilizar en sus escritos la frase “la destrucción creativa” como una inercia (provocada) que tiende a socavar e incluso destruir la riqueza existente por medio de guerras y crisis económicas con el propósito de generar renovada riqueza en mayor cuantía, cobertura y posibilidades. Hacia 1942 el economista austriaco-estadounidense, Joseph Shumpeter, postuló que ese ineludible afán de “destrucción creativa” del capitalismo a la larga lo llevaría a su debilitamiento y posible destrucción. Desde entonces varios teoristas como David Harvey,  Marshall Berman y Manuel Castells, entre otros, han encontrado en la “destrucción creativa” una formidable tarima intelectual para justificar desde los desplazamientos geográficos de “la creatividad” capitalista, hasta “la destrucción” inevitable gestada por la innovación de toda índole lubricada por la globalización de ambos impulsos e incluso de lo éticamente aceptable y, desde luego, de lo inaceptable.

 

Ahora, la pregunta ineludible del momento es si la “destrucción creativa” está en plena ejecución en la Unión Europea que encuaderna la mayor crisis financiera (fundamentalmente ética) de todos los tiempos encabezada por Grecia. La respuesta es afirmativa. Me explico.

 

En pleno mayo de 2012 el forzado ajuste presupuestario de cada país de la zona del euro, sostenido sobre todo por Ángela Merkel, Canciller de Alemania (y el gobierno de Finlandia), es audaz, irreverente y hasta quimérico porque pretende imponer no sólo disciplina fiscal a través de un acuerdo que incluye la obligación de volver a adherirse a un déficit máximo del tres por ciento del PIB o menos, sino que pretende deshacerse de los factores estructurales (y aquí está la parte destructiva) que en países como Grecia, España, Italia, Irlanda y Holanda (Inglaterra no está en el Euro) prevalecen… como la corrupción (sustento tradicional de muchos), los presupuestos sociales de salud, educación, jubilación, desempleo más los esporádicos desembolsos de ayuda a empresas estatales y bancos privados (España hoy) que por razones cíclicas endógenas o exógenas necesitan financiamiento como en el caso de los bancos financiadores lúdicamente de la burbuja inmobiliaria que desde 2008 afecta sobre todo a las zonas atemperadas del Mar mediterráneo: Grecia, Italia y España donde, dicho sea de paso, alemanes, escandinavos, ingleses y otros gozan del sol verano tras verano… en propiedades inmuebles demandadas económicamente por ellos.

 

De todos los factores contribuyentes a los déficits, la corrupción, éticamente injustificable pero no menos existente, está ligada a los vectores culturales e históricos que la amamantan y rigen, y a la manera de proceder del Poder Judicial de cada país y hasta de cada región. Ahora, ¡ojo!, intentar alterar y menos sustituirlo o “destruirlo” de la noche a la mañana (Grecia en estos momentos) es, como digo, quimérico. Y como no se puede “destruir”  tampoco se puede “crear” lo nuevo. Quizá se pueda debilitarlo pero poco más. No es tan sencillo.

 

La crisis europea de hoy, por lo menos en los países aludidos de la zona del Mar Mediterráneo, más Portugal, Irlanda, Holanda y por ahí también Francia, guardando cierta distancia de guarismos y circunstancia, ha de ser difícil que den luz verde al designio marxista-estadounidense-merkeliano de “destruir para crear”. ¿Por qué? Porque las colectividades de estos países, alfabetas y mayormente bien comidas (hasta hoy), soportan cada vez menos los recortes de gastos sociales implementados por gobernantes europeos de centro-derecha avezados en la política de intereses creados y su protección.

*Miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua


Brasil ante el “capitalismo salvaje”

enero 24, 2010

Brasil ante el “capitalismo salvaje”
Por Jorge V. Ordenes L.
En vez de nacionalizar las petroleras el Gobierno de Bolivia debió haberse concentrado en cómo hacer para que las compañías continuasen la muy especializada e intrincada tarea de administrar la exploración, explotación, comercialización, distribución e inversión sostenida en el gas. Negociar nuevos porcentajes de impuestos y regalías hubiese sido el curso de acción desde el punto de vista técnico-económico. El Poder Ejecutivo blandió razones estrictamente políticas que incluso a comienzos del 2010 se mencionan como dizque meritorias pese al rotundo fracaso de YPFB y, lo que es peor, pese a la increíble pérdida del buen sitial que Bolivia pudo haber tenido en Suramérica como exportador de gas natural. Insistir en que lo de entonces era un “capitalismo salvaje”, como acaba de sostener un ministro del Órgano Ejecutivo, es desvirtuado, engañoso y, desde luego, increíble.

Y digo increíble porque Brasil, que está mucho más cerca de Bolivia que Venezuela, debió y todavía debe, servir de modelo económico del gobierno boliviano. Esto a partir de la presidencia del profesor y político social demócrata, Fernando Henrique Cardoso, que recordemos redujo la inflación de los 1990 para luego seguir políticas de conducción de las fuerzas del mercado sin descuidar el importantísimo trabajo social… que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva ha seguido inteligentemente.

Recordemos que éste, cuando fue dirigente sindical, criticó insistentemente la globalización, pero luego se informó, pensó, decidió y actuó en pos de su buen futuro y del bien de un Brasil que tenía el mayor número de pobres de Iberoamérica, cifra que el Presidente se propuso reducir utilizando la organización industrial existente, pública y privada, y alejándose inteligentemente de todo giro demagógico insultante como ese de “capitalismo salvaje” que tanto ha perjudicado y sigue perjudicando a la Bolivia actual.

Pese a la monumental burocracia gubernamental de Brasil, al papeleo y a la relativamente elevada criminalidad que reina en las favelas y en las calles de las ciudades, la inversión extrajera ascendió a 44.000 millones en 2008, tres veces más que en 1998. El énfasis en el comercio exterior basado en parte en programas gubernamentales innovadores ha comenzado a reducir la pobreza. Según la Fundación Getulio Vargas, a partir de 2003 más de 32 millones de brasileños han alcanzado un nivel de ingreso de clase media, y veinte millones han dejado de ser pobres.

Mientras Argentina está en crisis político-financiera; Cuba ya no sabe cómo girar su socialismo para aliviar los problemas económico-sociales y otros; Bolivia se debate en calenturas electorales y en atolladeros políticos donde todo mundo quiere ser ministro y donde las exportaciones descienden y las inversiones escasean; Ecuador está plagado de problemas político-administrativos; Nicaragua se muestra paralizada; Zelaya de Honduras marcha al exilio, y Venezuela se hunde económicamente, ahí están los demás países latinos que pese a la crisis financiera mundial registran guarismo macroeconómicos que son la envidia de muchos.

Brasil, potencia emergente junto con Rusia, India y China, o grupo BRIC, es el ejemplo más categórico de cómo se deben hacer las cosas. La economía de Brasil de $1,3 billón (trillón en EEUU) es más grande que las de India y Rusia; tiene un ingreso per cápita que duplica el de China; registró (el 5 de enero de 2010) un aumento de reservas en divisas de 15, 2 por ciento alcanzando $31,5 mil millones en 2009, y logrando un total de $239 mil millones, el nivel más alto de la historia pese a la crisis mundial. Además, y según el Ministerio de Comercio, el superávit comercial de Brasil alcanzó $1.435 millones en diciembre de 2009, por encima de pronósticos, registrando un total de $24.615 millones en 2008. En tanto que la importaciones descendieron 26,2 por ciento el año pasado, o $127,64 miles de millones como resultado de la crisis internacional.

Brasil ha logrado un mercado de consumo interno cuyo crecimiento es observado atentamente por China que tienen dificultades en hacerlo crecer; goza de un endeudamiento bien administrado y conducente a la atracción de créditos adicionales lo que debe ser la envidia de, por ejemplo, Argentina; cuenta con un sector agrícola que compite cada vez más y mejor con EEUU sobre todo por la importante industrial del etanol que en Bolivia se ha tenido temor alentar aludiendo razones timoratas como la de que merma la producción de alimentos; y para coronar el panorama, Petrobras descubre reservas de petróleo y gas que puede situar a Brasil entre los grandes productores mundiales. La empresa estatal competentemente conducida por un directorio que incluye a la empresa privada, aumentó su producción 5,2 por ciento en 2009 alcanzando una producción diaria de 2,5 millones de barriles de petróleo. Y esto para empezar.

Brasil es un ejemplo para los que insisten en “capitalismos salvajes” que, por donde se vea, el país ha domesticado.


El individualismo destructivo de la informalidad

enero 20, 2010

El neoliberalismo destructivo de la informalidad
Por Jorge V. Ordenes L.
En Bolivia hay gente del Órgano Ejecutivo (Ó.E.) y otros que utilizan el adjetivo “neoliberal” como improperio porque lo emplean en forma impensada y hasta malpensada como antónimo de “socialismo” lo que es una aberración para cualquiera que haya cursado el ciclo secundario. Y es una aberración porque aquí se trata mayormente de “neoliberales” empedernidos que no admiten obligaciones impositivas, licencias sanitarias, controles de pesos y medidas, leyes ni tampoco vivir en mancomunidad boliviana. Son los más fieles seguidores del Thatcherismo inglés y del Reaganismo estadounidense que detestaban las regulaciones y que abonaron la crisis que hoy azota al mundo. Estos en Bolivia son los llamados informales, incluyendo los comerciantes de coca que viven y comercian en el Chapare y los Yungas, que nutren el contrabando, el narcotráfico y la ilegalidad en detrimento del país incluyendo los movimientos sociales que obsesionan al Gobierno.

La informalidad en Bolivia mueve más de doce mil millones de dólares al año de los que el erario nacional no ve un real que no sea por consumo de gasolina y afines que son gravados con impuesto, lo que significa que la informalidad desde hace décadas practica un neoliberalismo desbocado en perjuicio del país que también lo conforman los que comercian legalmente pese a las metidas de pata del ÓE que no hace mucho decidió disgustarse con EEUU que fue importador de lo legalmente manufacturado incluyendo ropa que ahora la informalidad triunfante dizque importa, ¡y usada!

La creencia de que el bajo precio de los productos de los mercados informales conviene al público en general es una falacia y un error no solamente económico sino social y a la larga político ¿por qué? Porque al no pagar los impuestos y cumplir con otras legalidades la informalidad descontrolada priva al erario de fondos que siempre se necesitarán para mejorar escuelas, hostales caminos, etc., que hoy están en condiciones precarias y todos lo sabemos; además, priva de empleo a miles que deberían estar mejorando constantemente estos servicios a los que la población tiene derecho y el Gobierno central tiene la obligación de ver que funcionen competentemente, lo que viene a ser una forma de socialismo edificante que hoy está coartada por la informalidad contrabandista, cocalera y neoliberal a ultranza y a sabiendas. La verdad es que ni lo neoliberal debidamente administrado es antagonista del socialismo, ni éste debe ser antagonista del neoliberalismo. Que hay neoliberalismos y neoliberalismos, por supuesto, como hay socialismos y socialismos.

Una fuente de la incertidumbre, frustración y hasta confusión que asola a más de la mitad de la población boliviana a comienzos del 2010 es precisamente la plurivalencia e incluso vaguedad de la retórica gubernamental que se repite hasta el cansancio con clara intención imprecisa que agobia al más paciente. A propósito, para comprender la necesidad de comenzar a neutralizar el neoliberalismo destructivo de la informalidad en Bolivia, la otra mitad del pueblo de Bolivia, o sea los que mayormente conforman los movimientos sociales, tendría que ser educada en los ciclos primario, secundario y terciario de una manera sostenida durante mucho tiempo, tanto que alguien en algún momento tendrá que admitir una verdad socio-política ineludible cual es que solamente una cuidadosa yuxtaposición y mezcla de socialismo sereno y neoliberalismo controlado sacarían a todos los bolivianos del brete insulso en que nos encontramos.

Por el momento la primera obligación del Ó.E. debería ser meditar en torno a la dosis de neoliberalismo que debe entrelazarse o combinarse con una dosis de socialismo en cualquier cometido que emprenda el gobierno y/o la oposición para luego debatirlo públicamente, legislarlo en ley por voto, buscar y conseguir la aquiescencia del Poder Judicial; esto con el propósito de llevarlo a la práctica simultánea y coordinadamente sin más tardanza. Gobernar competentemente no requiere menos.

Los ejemplos sobran donde un socialismo relativamente bien llevado como el chileno, uruguayo, costarricense, colombiano, español, etc., que tienen servicios de salud, educación de todo nivel, ayuda al desempleo, jubilación, protección policial, edificación y construcción de infraestructura caminera y otras, fuerzas armadas, etc., por cuenta del Estado, o sea por cuenta so-cia-lis-ta. Y esto es algo que muchos en Bolivia parecen ignorar cuando hablan de un “movimiento al socialismo” sin especificar el significado pleno y claro de lo que pregonan. Se trata de palabreríos ambiguos que más equivalen a la más pura demagogia que en este caso se define como “halago echado a la plebe con fines políticos”.

Aquí la plebe es la población de informales que nunca será parte saludable del Estado ni menos su base confiable. Así, para mejorar o sea para hilvanar un mejor socialismo estatal en democracia es menester erradicar los desmanes de la informalidad neoliberal ¡de cuajo!


A %d blogueros les gusta esto: