NOVELA TELEVISIVA DEFIENDE BOSQUE AMAZÓNICO DE BRASIL

agosto 21, 2019

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El gobierno de Brasil deforesta el bosque amazónico para dar tierras a la agricultura, ganadería y otras industrias cuyo afán de lucro descarta la necesidad planetaria de conservar bosques que son cruciales para la disminución del dióxido de carbono, CO2, de la atmósfera, y la gestación de oxígeno. Brasil alberga el 60% del bosque amazónico que es de importancia planetaria. Parte adicional está en Bolivia que tampoco cuida. Diez a 15% de especies desconocidas y 40% de la selva húmeda del mundo está en la Amazonía, hoy en peligro en nombre dizque del “desarrollo” que promulga el presidente Bolsonaro.

Ganó la presidencia en 2018 con la promesa de hacer respetar las leyes de inmigración, reivindicar valores conservadores y eliminar las restricciones medioambientales. Esto último lo está cumpliendo en medio de manifestaciones que exponen la necesidad derespetar la defensa del medio ambiente. A la semana de ser Presidente, Bolsonaro acusó a los manifestantes de ”hippies opuestos al progreso económico con su defensa de árboles.” Luego lanzó un decreto contra las organizaciones no gubernamentales, y su jefe de gabinete las acusó de ser “agentes extranjeros” que buscaban coartar el desarrollo de la Amazonía. Como en ningún otro país, Brasil en 2017 mató a 57 activistas defensores del medio ambiente. Pero esos defensores emergen de donde menos se piensa a menudo con fuerte repercusión socio-política.

El WP dice que “Arianas” es una de las series televisivas de Brasil que en estos momentos tiene la aceptación de 26 millones de televidentes y van en ascenso. Se estrenó en julio a fin instar al que más o al que menos a tomar conciencia de lo perjudicial que es la arremetida del gobierno contra porciones de la selva amazónica tan necesaria al proceso e incluso pugna en pos de regenerar y proteger el medio ambiente que en estos momentos se está dañando a causa de ambiciones empresariales que no escatiman esfuerzo en talar árboles milenarios. Arianas presenta a cuatro mujeres activistas que procuran salvar las selva de inversionistas invasores, mineros y políticos corruptos. El WP cita a la investigadora de la Universidad de San Paulo, Daniela Ortega, diciendo que: “la ficción maneja estos temas de una manera gentil y convincente ya que desde el minuto en que el televidente se identifica con uno de los caracteres, su problemática y prédica resultan persuasivas.”

Las telenovelas tienen un efecto especial porque a menudo se miran en familia lo que fomenta la discusión y toma de conciencias de cuestiones sociales que por lo general no se abordan. Así, en 2012 se dio también en Brasil la serie “Llena de simpatía” que trataba del trabajo de las sirvientas o empleadas de casa brasileñas, su sueldo, vacaciones y trato en general lo que trajo a luz el prevalente abuso al que a menudo se veían sujetas. Al año siguiente el Congreso brasileño legisló a favor de mejores condiciones de trabajo de estas trabajadoras. En 2003 la serie “Mujeres enamoradas” abordó el tema del abuso a abuelos y otros adultos mayores, y el resultado social fue la aprobación de una ley de protección de los ancianos.

Si el presidente Bolsonaro, EEUU y China  (contaminadores por excelencia) fomentaran la siembra del “Árbol Emperador” que crece más rápido que un roble o un pino, y absorbe 103 toneladas de CO2 por acre por año, quizá aliviarían el clamor planetario. Pero aquí se trata de salvar la foresta amazónica a como dé lugar y la novela televisiva es un medio apto para por lo menos intentarlo.


Bolsonaro empieza II

enero 15, 2019

 

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Admirador de Trump y de las dictaduras de Brasil, 1964-1985, Bolsonaro busca estrechar relaciones con EEUU e Israel, y piensa mudar la embajada de Brasil a Jerusalén.Cuando tomó el poder dijo que la gente se había liberado: del “socialismo,”  de “los valores invertidos,” del “gigantismo del estado” y de lo “políticamentecorrecto.” Pero se sabe que de lo que no se ha liberado es de la realidad socio-económica y política de Brasil que registra generaciones y décadas de intentos de solución que de una u otra forma han gestado una actitud vital de sobrevivencia y salvación a como dé lugar de una población diversa que desconfía hondamente en los políticos. Por eso urge plantear los problemas técnicamente de modo que las soluciones de corto y mediano plazo hablen de por sí a todo Brasil y fuera de él. El politiqueo continuará siendo palabras al viento no solamente en Brasil… aunque éste es el país pauta de América Latina.

Según el FMI, en 2017 la deuda externa de Brasil llegaba al 153% (45% privada) de un PIB de US$2.055 billones (2.055.000.000.000), lo que es oneroso para cualquier gobierno. En comparación, también en 2017, la deuda de: Argentina: 78% (26,6 privada) de un PIB de $638 mil millones; de Chile: 162% (85,4 privada) de un PIB de $277 mil millones; de Paraguay 58% (72.4 privada) de un PIB de $39 mil millones; de Bolivia 49% (0% privada) de un PIB de $38 mil millones. Paulo Guedes, el “poderoso” ministro de finanzas, fiel a la escuela de Chicago, de entrada habló de una reforma total del estado y del comercio para abrir el potencial corporativo. Destacó que se reformará y reducirá el gasto de jubilaciones en el equivalente a $260 millones, se privatizarán activos del Estado y se simplificará el sistema impositivo. Nos ocuparemos de los “piratas del sector privado, los burócratas corruptos y las criaturas del pantano político que han conspirado contra la gente brasileña. El gasto excesivo ha corrompido a Brasil.”

Trascendió que el gobierno había emitido un decreto autorizando a las secretarías de gobierno seguir de cerca el trabajo de las ONGs y organizaciones internacionales que están en Brasil. Reuterscita a Bolsonaro diciendo que la seguridad regional era la razón por la que quizá él permita el establecimiento de bases militares estadounidenses en Brasil a fin de contrarrestar la influencia rusa en Venezuela. Pero sectores de las fuerzas armadas manifestaron su desagrado con la idea.

Sergio Moro, ex juez que contribuyó al juicio que declaró culpable al ex presidente L.I. Lula da Silva, y ahora ministro de justicia, dijo que “ la misión más importante otorgada al presidente Bolsonaro es clara: terminar con la corrupción impune, luchar contra el crimen organizado y reducir los crímenes violentos respetando la ley.” Ernesto Araujo, el nuevo ministro de RREE, en un discurso con citas de índole religiosa, literaria, incluso recurriendo al latín y al griego, mostró admiración por los gobiernos nacionalistas de EEUU, Hungría, Israel y Polonia. Bloomberg Newsdestaca que dijo: “no estamos aquí para bregar por el orden global. Esto es Brasil y no temo ser brasileño.” El nuevo ministro de asuntos de mujeres, la familia y derechos humanos, Damares Alves, afirmó que aleccionar políticamente a niños y adolescentes pasa a la historia. De ahora en adelante “las niñas serán princesas y los niños serán príncipes.” “Se abre una nueva era en Brasil donde los niños vestirán de azul y las niñas de rosado.”


Bolsonaro empieza

enero 8, 2019

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El ex legislador de extrema derecha y capitán retirado del ejército anuncia que Brasil se ha liberado del socialismo y que sabe que le esperan reformas intrincadas y un Congreso dividido. Hay señales de que los “Chicago boys” de los años 1970, dignos hijos y nietos del “Consenso de Washington” y sus ideas económicas neoliberales, son modelo de las autoridades que van tomando el mando en Brasil. El analista británico, Jim Oneill. (Valor) opina que “el crecimiento de Brasil puede que sea una ‘sorpresa agradable’ para la economía global si el presidente J. Bolsonaro apoya las políticas ortodoxas que prometió en su campaña.” Pero hay quienes afirman que lo de Bolsonaro es “un golpe desbastador,” por ejemplo, para los que han pugnado por cumplir el mandato constitucional de reparar el daño causado a los pueblos indígenas después de décadas de negligencia y maltrato. La Constitución de 1988, después de que Brasil saliese de una dictadura militar de 21 años, garantizaba la tenencia de tierras a grupos maginados por décadas que sufrían discriminación sistemática y cruel.

El NYT dice que el presidente Bolsonaro había comparado a las comunidades indígenas que habitaban las tierras protegidas… con “animales de los zoológicos,” y que había aprobado un decreto que restaba autoridad a la Fundación Nacional del Indio, protectora de éste, y asignaba la protección de dichos territorios al Ministerio de Agricultura conocido por su defensa de empresarios que buscan desde hace marras acceder a esas tierras. La antropóloga L. S. Burger Sotto-Major, ex funcionaria de la Fundación, dijo que el nuevo decreto era “una clara afrenta a la Constitución” porque si el gobierno anterior desprotegía a las comunidades indígenas con recortes de créditos… y priorizaba los planes de industrias que buscan mayor acceso al Amazonas, éste es peor  de todas formas.

En un twiter el mandatario dijo que los grupos indígenas y los grupos tradicionales “descendían de esclavos, o quilombos,” y que conformaban una mínima parte de la población, menos de un millón, y que se les había concedido más del 15% del territorio del país en regiones aisladas. “Juntos vamos a integrar a esos ciudadanos y a cuidar de todos los brasileños,” y añadió:  “Una de nuestras estrategias para sacar a Brasil de los últimos lugares en educación es acabar de cuajo con la basura marxista en nuestras escuelas”… “Conseguiremos la formación de ciudadanos, no de militantes políticos.” Por otro lado, Bolsonaro anuncia que la edad de jubilación bajará a 62 para hombres y a 57 para mujeres, y entrarán en efecto cinco años después de que la legislación sea aprobada. El ex presidente Michel Temer había propuesto 65 y 62, respectivamente. Bolsonaro también habló de la necesidad de proyectos de ley de protección del personal de seguridad, y de apertura de la banca a entidades extranjeras. En el proceso se sabe que atrajo al ejército, a las iglesias menos progresistas prometiéndoles reducir protecciones ambientales que estos grupos consideran costosas; él seguramente recuerda que éstos lo ayudaron a derrotar al Partido de los Trabajadores en las encuestas, y a ganar la elección, lo que lo obliga a cumplir lo prometido y a convertir a su nimio partido en el segundo más grande del Congreso.

Bloomberg News recientemente dijo que después de su victoria electoral del 28 de octubre, 75% de los brasileños en una encuesta reciente opinaban que Bolsonaro, de 63 años, iba por el camino correcto…


El Brasil que puede ser

noviembre 19, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El señor paracaidista, Jair Messias Bolsonaro, conservador, líder del Partido Social Liberal, recibirá una presidencia inmersa en retos, como el granjearse la simpatía de los beneficiados de las dádivas de Lula: la “bolsa de familia,” y proteger la invadida amazonía, et. al. Él ha dicho no ser ejecutivo ni saber de economía… pero cuenta con Paulo Guedes, el “guru económico.” El economista Roberto Campos Neto encabezaría el Banco Central… del Congreso depende una mayor autonomía de éste y la organización del trabajo de su directorio.El antimarxista, cristiano, antiglobalista y admirador de Trump, Ernesto Henrique Fraga Araujo, sería el Canciller. Mansueto Almeida permanecería como Ministro de Hacienda.El Ministro de Justicia sería el reconocido juez, Sergio Moro. Se habla de la privatización de la unidad de distribución de Petrobras. En su aceptación prometió unificar el país con valores conservadores, marginando la disidencia y coartando derechos… lo que no ha de ser fácil.

Bolsonaro ha estado en el Congreso y sabe lo que muchos militares ignoran: la cultura del “arreglo.” Desde el Ejecutivo tendrá que ajustarse a las influencias en la preparación de leyes, mandatos y ordenanzas .. y al poder de los legisladores. Necesita mayoría en el Congreso que dé cabida a los vendedores de armas, al crédito barato de los agricultores, a los valores de familia que atraen a los evangelistas… a cambio de apoyo a políticas de mercado y empresa privada. Mejor intentar de a poco… la pugna ha de ser cuesta arriba sobre todo cuando haya que llenar miles de puestos administrativos que históricamente han pasado por el visto bueno del Congreso, ministerios y docenas de otras instituciones. El Hoffpostcita al ex presidente F. Henrique Cardoso: “¡Tenemos 30 partidos! Pobre de quien sea presidente. No hay 30 posiciones ideológocas en el mundo para tener acceso a fondos públicos y negociar posiciones de poder.“

Antagonizar a legisladores es indeseable; hay que ver si se negocia en reuniones legislativas y/o administrativas, o separadamente con jefes de facciones políticas que tienden a posponer soluciones a un costo trajinado por lo repetitivo para un país inmenso y complejo como Brasil. La verdad es que el tiempo apremia para reformar de una vez por todas el sistema de pensiones, privatizar empresas públicas y llegar a reducir el gasto público lo que no deja de ser todavía utópico porque en noviembre la deuda pública aumenta y el inversionista se deshace de cada vez más activos, la inversión y el consumo disminuyen, la economía se atraganta aún más, y la delincuencia se campea.

Bolsonaro genera expectativas dentro y fuera de Brasil. Ya tiene un equipo de transición de más de 30 que no incluye mujeres. Bloomberg newsdice que “en altos cargos puede nombrar hasta 50 sobre todo expertos en infraestructura y economía.” Un dato: solo el 15% de los electos en la Cámara de Diputados son mujeres cuando éstas comprenden el 50% de la población del país. No ayuda el asesinato a balazos de la dirigente opositora del partido izquierdista PSOL, Marielle Franco, que atacaba la violencia policial. Bolsonaro tiene el reto político de Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela. Hablo de dar cabida a los médicos cubanos. Al gobierno de Bolivia inquieta quedar fuera de la vía bioceánica. El Financial Timesdice  que “en asuntos del gas boliviano, Bolsonaro será un dolor de cabeza para el sobreviviente de la ‘ola rosada’, Evo Morales.”


Brasil y sus comicios en escorzo

septiembre 17, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Años de recesión, aumentos de criminalidad, escándalos políticos y corporativos tienen a muchos brasileños enfurecidos, apáticos y propensos al extremismo. Bloomberg newsdice que las recientes encuestas de Ibope dicen que el 28% está indeciso o dice que anulará su voto. Las cifras igualan a las de 2014 en las que el 29% anuló la papeleta. Hay quienes opinan que el sistema electoral está “podrido”. Un informe de la agencia del gobierno, IPEA, y el Foro Brasileño de la Seguridad Pública dice que de 2006 a 2016 más de medio millón de personas fueron asesinadas en Brasil, más que en los 7 años de guerra civil en Siria, lo que fue corroborado por el Observatorio de Derechos Humanos de Siria.

Los gobiernos izquierdistas de Brasil son éticamente cuestionables. El expresidente, “Lula” da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT), está en la cárcel con veredictos de corrupción y una condena de 12 años lo que ha impedido que candidatee una vez más el 7 de octubre pese a su popularidad. Según el HuffPost, Lula fue condenado en primera instancia a 9 años de cárcel, y en segunda a 12. Está en una cárcel de Curitiba desde abril porque presuntamente aceptó, de la empresa OAS, un departamento de lujo en Guarujá, San Pablo. AOS buscaba contratos con Petrobras. Lula insiste que todo es una “persecución judicial”. Él propugnó la ley “de ficha limpia” que impide que una condena ratificada por dos tribunales candidatee. Lo reemplaza el que iba a ser su candidato a vicepresidente, Fernando Haddad, de 55 años, hijo de libaneses y miembro del PT, ex ministro de educación y alcalde de Sao Pablo que estudió derecho y se doctoró en economía; de ahí su fama de “intelectual rojo”por su tesis académica: El carácter socioeconómico del sistema soviético.

De ministro, Haddab creó 14 universidades (con 126 facultades), un sistema de becas para estudiantes pobres, fijó cuotas que permitieron a brasileños negros, indígenas y pobres acceder a las universidades, y repartió 700 millones de libros gratis. Como dice el HuffPost: “Un niño prodigio del PT, un militante de izquierdas con casi 40 años de lucha, pupilo de Lula, sí, pero también un académico que tuvo las oportunidades de las que el exmandatario careció (estudios, estabilidad económica), y que no genera, por tanto, el arrastre de su antecessor.” Haddad fue alcalde del San Pablo, 12 millones de habitantes, de 2013 a 2017: mejoró el transporte urbano diurno y nocturno, redujo los atascos, creó carriles para biscicletas. Era invitado fuera de Brasil a exponer su trabajo. Pagó las reformas con aumentos del precio del transporte público lo que produjo manifestaciones… que afectaron a Dilma Roussef. En la siguiente elección a alcalde ganó el multimillonario experiodista Joao Doria con el 53% del voto. Haddad el 16,7%. Las encuestas para presidente le dan entre 9% y 17%;su compañera de formula sería Manuela D’Avila. Es posible que en la segunda vuelta, el 28 de octubre, gane el ultraderechista Jair Bolsonaro, que se recupera en un hospital, y que tiene el 20% del voto y va en ascenso, y la ecologista Marina Silva, 15% del voto,

Haddad tiene otro problema: la Fiscalía de Brasil ha presentado una denuncia de corrupción contra él. Ricardo Pessoa, expresidente de UTC Ingeniería, dice que pagó en 2013 una deuda de $626.500 de la campaña de Haddad de 2012. En agosto de 2018 la Fiscalía denunció a Haddad por enriquecimiento ilícito. Éste dice que la acusación es política.


Los vectores políticos tercian en Brasil

diciembre 13, 2017


por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

En marzo de 2016 el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) rompió coalición con el Partido de los Trabajadores (PT) luego de las acusaciones de corrupción contra la entonces presidente Dilma Rousseff y el ex presidente Lula da Silva. El PMDB apoyó la destitución de Rousseff. Cuando en su momento el presidente de Uruguay, José Mujica, preguntó a Lula sobre el origen del “mesalao”, el escándalo que llevó a la cúpula del PT a la cárcel por haber comprado el Congreso, Lula  respondió enigmáticamente: “Es que en Brasil hay un solo modo de poder gobernar” o sea corruptamente como lo prueba la red de corruptelas que todavía agobia al Congreso brasileño e incluso al presidente Temer. Todos temen caer en las redes de jueces federales que han demostrado ser defensores acérrimos de una ética emulable que ojalá cunda en 2018.

El HuffPost dice que en recientes encuestas, el candidato de derecha, Jair Bolsonaro, aparece segundo mientras Luiz Inacio Lula da Silva está primero. Lula busca la sobrevivencia política a como dé lugar. Guste o no, Lula, pragmático, conoce como pocos las miserias y debilidades de una clase política que fue compañera suya en el poder. Para él la corrupción es una fatalidad ineludible, y para los que permanecen en el poder, un triunfo electoral de Lula sería la salvación. El se considera “perseguido político” y “amigo de los pobres”. Lo único que le interesa es parecer discriminado por defender a los pobres. Lo ha gritado hasta en la ONU. Ninguno de su compañeros acusados de corrupción se ha atrevido a tanto.

Según Bloomberg News, la firma brasileña Ponte Estratégica (PE) trabaja con la inglesa Cambridge Analytics (CA) en las elecciones presidenciales de Brasil de 2018. CA trabajó en la elección del presidente Donald Trump en la que administró datos en pos del mayor efecto electoral a favor del cliente. “Con PE, que es nuestro socio no exclusivo, pero sí preferido, estamos procurando algo parecido en Brasil”, aseveró un vocero de CA. PE prefiere que no se favorezca a ningún candidato extremista. Se ha hablado con tres posibles candidaturas brasileñas a fin de cerrar tratos en marzo, una vez que el panorama electoral se despeje .

Andre Torreta, ejecutivo de PE, comentó que busca “la tropicalización” de CA a fin de adaptarla al medio brasileño. “CA no serviría a cualquiera”, dijo Torreta en una entrevista en Rio de Janeiro, añadiendo que “no haría nada por nadie que se sitúe al extremo izquierdo o derecho del espectro político.” De acuerdo a la firma consultora Eurasia, encuestas recientes dan que la gente brasileña se muestra extremadamente desilusionada con sus líderes políticos, y los nuevos candidatos que aprovechen esa desilusión ganarán.

Según Torreta, las leyes brasileñas de privacidad son más estrictas que las estadounidenses por lo que será necesario hacer sondeos en vez de comprar información. Dijo que hacer campaña utilizando medios electrónicas será la modalidad en 2018: el año pasado el Congreso de Brasil aprobó nuevas reglas que permiten a los candidatos comprar avisos en los medios sociales. “Hasta hace veinte días mi campaña por Facebook alcanzaba 4% del electorado. Ahora con dinero alcanzará el 100%”, añadió. La opinión generalizada entre entendidos es que Brasil necesita alguien de experiencia que exprese lo que hay que hacer para extraer al país de la crisis lo que será intrincado dada la compleja y todavía enhiesta corrupción.


Brasil mejora económicamente y repercute

diciembre 6, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Con 26 partidos en el Congreso (incluyendo el Partido País Libre y el Partido de Solidaridad Humanística) el votante brasileño debería tener para escoger. Pero tantas opciones exacerbaron los escándalos de corrupción de Odebrecht, Lava Jato, Petrobras y Siemens que contribuyeron a la recesión que minó la confianza del votante. Hoy, financistas y empresarios exitosos están buscando maneras de encaminar la política de Brasil. El panorama económico se torna alagüeño porque el 6 de diciembre el gobernador del banco central brasileño, Ilan Goldfajn, recibió la aprobación para reducir la tasa de interés de referencia del país a un mínimo récord. Además, según la Agencia Nacional de Estadística de Brasil, el consumo y la inversión se afirmaron el tercer trimestre de 2017 aumentando el PIB 0,1% en relación al trimestre anterior, y 1,4% en comparación al año anterior. Por primera vez en cuatro años la inversión subió 1,6%.

El ministro de finanzas, Henrique Meirelles, confirma que el PIB hubiera crecido aún más de no haber sido por la contracción temporal del 3% del sector agrícola en el tercer trimestre. Debe recuperarse. Añadió que la mayor inversión refleja optimismo. El Markit’s PMI mostró que el sector manufacturero creció en noviembre mensualmente más que en los últimos seis años… respondiendo a una mayor demanda interna y externa, registrando cifras ajustadas de 53,5 contra 51,2 en octubre. El ministro recalcó que la recuperación de la economía brasileña de una profunda depresión se acelera y no requiere mayor estímulo… y que el gobierno pronto tendrá que cambiar el pronóstico de crecimiento del PIB de 2018. “Anticipamos un PIB sorprendentemente positivo y por encima de los esperado…la economía crece y crea empleo…” Con la inflación y el costo del crédito bajos, el nivel de confianza sube lo que será suficiente para mantener el crecimiento sin necesidad de medidas adicionales. Con los ingresos tributarios creciendo más que la economía, los peores devaneos fiscales del gobierno son historia. Ayudaría que el Congreso aprobase la ley de reforma de las jubilaciones

El presidente Temer de Brasil busca la aprobación del Congreso de una reducción este año del políticamente intrincado e insostenible gasto de jubilaciones que en 2017 costará la mitad del presupuesto nacional que desde ya registra un déficit de US$56 mil millones. Las persistentes corrupción y parálisis legislativas han sido causas rancias de la situación actual que a todas luces debería aliviarse antes de la elecciones de 2018. El país necesita urgentemente mejorar sus sistemas de salud, educación e infraestructura lo que demandará una razonada y urgente distribución de los recursos federales.

Tras un periodo de recesión, el crecimiento económico del Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina se recupera alcanzando 1,2% en 2017 y es posible que alcance 2,3% en 2018, según analistas privados. Estas cifras están basadas en que Argentina crezca 2,8% y Brasil 0.7% en 2017, y 3% y 2,3 respectivamente en 2018, lo que depende del aumento del consumo interno y la disminución del gasto público con decreciente inflación. No ha de ser fácil ni tampoco imposible siempre y cuando la cordura política de las centro-derechas y centro-izquierdas recupere la seriedad económico-social que extraiga a los dos países del marasmo izquierdoide que los ha llevado al borde de la ruina… y de la que costará extraerse. Lo están intentando.


A %d blogueros les gusta esto: