El Brasil que puede ser

noviembre 19, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El señor paracaidista, Jair Messias Bolsonaro, conservador, líder del Partido Social Liberal, recibirá una presidencia inmersa en retos, como el granjearse la simpatía de los beneficiados de las dádivas de Lula: la “bolsa de familia,” y proteger la invadida amazonía, et. al. Él ha dicho no ser ejecutivo ni saber de economía… pero cuenta con Paulo Guedes, el “guru económico.” El economista Roberto Campos Neto encabezaría el Banco Central… del Congreso depende una mayor autonomía de éste y la organización del trabajo de su directorio.El antimarxista, cristiano, antiglobalista y admirador de Trump, Ernesto Henrique Fraga Araujo, sería el Canciller. Mansueto Almeida permanecería como Ministro de Hacienda.El Ministro de Justicia sería el reconocido juez, Sergio Moro. Se habla de la privatización de la unidad de distribución de Petrobras. En su aceptación prometió unificar el país con valores conservadores, marginando la disidencia y coartando derechos… lo que no ha de ser fácil.

Bolsonaro ha estado en el Congreso y sabe lo que muchos militares ignoran: la cultura del “arreglo.” Desde el Ejecutivo tendrá que ajustarse a las influencias en la preparación de leyes, mandatos y ordenanzas .. y al poder de los legisladores. Necesita mayoría en el Congreso que dé cabida a los vendedores de armas, al crédito barato de los agricultores, a los valores de familia que atraen a los evangelistas… a cambio de apoyo a políticas de mercado y empresa privada. Mejor intentar de a poco… la pugna ha de ser cuesta arriba sobre todo cuando haya que llenar miles de puestos administrativos que históricamente han pasado por el visto bueno del Congreso, ministerios y docenas de otras instituciones. El Hoffpostcita al ex presidente F. Henrique Cardoso: “¡Tenemos 30 partidos! Pobre de quien sea presidente. No hay 30 posiciones ideológocas en el mundo para tener acceso a fondos públicos y negociar posiciones de poder.“

Antagonizar a legisladores es indeseable; hay que ver si se negocia en reuniones legislativas y/o administrativas, o separadamente con jefes de facciones políticas que tienden a posponer soluciones a un costo trajinado por lo repetitivo para un país inmenso y complejo como Brasil. La verdad es que el tiempo apremia para reformar de una vez por todas el sistema de pensiones, privatizar empresas públicas y llegar a reducir el gasto público lo que no deja de ser todavía utópico porque en noviembre la deuda pública aumenta y el inversionista se deshace de cada vez más activos, la inversión y el consumo disminuyen, la economía se atraganta aún más, y la delincuencia se campea.

Bolsonaro genera expectativas dentro y fuera de Brasil. Ya tiene un equipo de transición de más de 30 que no incluye mujeres. Bloomberg newsdice que “en altos cargos puede nombrar hasta 50 sobre todo expertos en infraestructura y economía.” Un dato: solo el 15% de los electos en la Cámara de Diputados son mujeres cuando éstas comprenden el 50% de la población del país. No ayuda el asesinato a balazos de la dirigente opositora del partido izquierdista PSOL, Marielle Franco, que atacaba la violencia policial. Bolsonaro tiene el reto político de Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela. Hablo de dar cabida a los médicos cubanos. Al gobierno de Bolivia inquieta quedar fuera de la vía bioceánica. El Financial Timesdice  que “en asuntos del gas boliviano, Bolsonaro será un dolor de cabeza para el sobreviviente de la ‘ola rosada’, Evo Morales.”


Brasil y sus comicios en escorzo

septiembre 17, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Años de recesión, aumentos de criminalidad, escándalos políticos y corporativos tienen a muchos brasileños enfurecidos, apáticos y propensos al extremismo. Bloomberg newsdice que las recientes encuestas de Ibope dicen que el 28% está indeciso o dice que anulará su voto. Las cifras igualan a las de 2014 en las que el 29% anuló la papeleta. Hay quienes opinan que el sistema electoral está “podrido”. Un informe de la agencia del gobierno, IPEA, y el Foro Brasileño de la Seguridad Pública dice que de 2006 a 2016 más de medio millón de personas fueron asesinadas en Brasil, más que en los 7 años de guerra civil en Siria, lo que fue corroborado por el Observatorio de Derechos Humanos de Siria.

Los gobiernos izquierdistas de Brasil son éticamente cuestionables. El expresidente, “Lula” da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT), está en la cárcel con veredictos de corrupción y una condena de 12 años lo que ha impedido que candidatee una vez más el 7 de octubre pese a su popularidad. Según el HuffPost, Lula fue condenado en primera instancia a 9 años de cárcel, y en segunda a 12. Está en una cárcel de Curitiba desde abril porque presuntamente aceptó, de la empresa OAS, un departamento de lujo en Guarujá, San Pablo. AOS buscaba contratos con Petrobras. Lula insiste que todo es una “persecución judicial”. Él propugnó la ley “de ficha limpia” que impide que una condena ratificada por dos tribunales candidatee. Lo reemplaza el que iba a ser su candidato a vicepresidente, Fernando Haddad, de 55 años, hijo de libaneses y miembro del PT, ex ministro de educación y alcalde de Sao Pablo que estudió derecho y se doctoró en economía; de ahí su fama de “intelectual rojo”por su tesis académica: El carácter socioeconómico del sistema soviético.

De ministro, Haddab creó 14 universidades (con 126 facultades), un sistema de becas para estudiantes pobres, fijó cuotas que permitieron a brasileños negros, indígenas y pobres acceder a las universidades, y repartió 700 millones de libros gratis. Como dice el HuffPost: “Un niño prodigio del PT, un militante de izquierdas con casi 40 años de lucha, pupilo de Lula, sí, pero también un académico que tuvo las oportunidades de las que el exmandatario careció (estudios, estabilidad económica), y que no genera, por tanto, el arrastre de su antecessor.” Haddad fue alcalde del San Pablo, 12 millones de habitantes, de 2013 a 2017: mejoró el transporte urbano diurno y nocturno, redujo los atascos, creó carriles para biscicletas. Era invitado fuera de Brasil a exponer su trabajo. Pagó las reformas con aumentos del precio del transporte público lo que produjo manifestaciones… que afectaron a Dilma Roussef. En la siguiente elección a alcalde ganó el multimillonario experiodista Joao Doria con el 53% del voto. Haddad el 16,7%. Las encuestas para presidente le dan entre 9% y 17%;su compañera de formula sería Manuela D’Avila. Es posible que en la segunda vuelta, el 28 de octubre, gane el ultraderechista Jair Bolsonaro, que se recupera en un hospital, y que tiene el 20% del voto y va en ascenso, y la ecologista Marina Silva, 15% del voto,

Haddad tiene otro problema: la Fiscalía de Brasil ha presentado una denuncia de corrupción contra él. Ricardo Pessoa, expresidente de UTC Ingeniería, dice que pagó en 2013 una deuda de $626.500 de la campaña de Haddad de 2012. En agosto de 2018 la Fiscalía denunció a Haddad por enriquecimiento ilícito. Éste dice que la acusación es política.


Los vectores políticos tercian en Brasil

diciembre 13, 2017


por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

En marzo de 2016 el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) rompió coalición con el Partido de los Trabajadores (PT) luego de las acusaciones de corrupción contra la entonces presidente Dilma Rousseff y el ex presidente Lula da Silva. El PMDB apoyó la destitución de Rousseff. Cuando en su momento el presidente de Uruguay, José Mujica, preguntó a Lula sobre el origen del “mesalao”, el escándalo que llevó a la cúpula del PT a la cárcel por haber comprado el Congreso, Lula  respondió enigmáticamente: “Es que en Brasil hay un solo modo de poder gobernar” o sea corruptamente como lo prueba la red de corruptelas que todavía agobia al Congreso brasileño e incluso al presidente Temer. Todos temen caer en las redes de jueces federales que han demostrado ser defensores acérrimos de una ética emulable que ojalá cunda en 2018.

El HuffPost dice que en recientes encuestas, el candidato de derecha, Jair Bolsonaro, aparece segundo mientras Luiz Inacio Lula da Silva está primero. Lula busca la sobrevivencia política a como dé lugar. Guste o no, Lula, pragmático, conoce como pocos las miserias y debilidades de una clase política que fue compañera suya en el poder. Para él la corrupción es una fatalidad ineludible, y para los que permanecen en el poder, un triunfo electoral de Lula sería la salvación. El se considera “perseguido político” y “amigo de los pobres”. Lo único que le interesa es parecer discriminado por defender a los pobres. Lo ha gritado hasta en la ONU. Ninguno de su compañeros acusados de corrupción se ha atrevido a tanto.

Según Bloomberg News, la firma brasileña Ponte Estratégica (PE) trabaja con la inglesa Cambridge Analytics (CA) en las elecciones presidenciales de Brasil de 2018. CA trabajó en la elección del presidente Donald Trump en la que administró datos en pos del mayor efecto electoral a favor del cliente. “Con PE, que es nuestro socio no exclusivo, pero sí preferido, estamos procurando algo parecido en Brasil”, aseveró un vocero de CA. PE prefiere que no se favorezca a ningún candidato extremista. Se ha hablado con tres posibles candidaturas brasileñas a fin de cerrar tratos en marzo, una vez que el panorama electoral se despeje .

Andre Torreta, ejecutivo de PE, comentó que busca “la tropicalización” de CA a fin de adaptarla al medio brasileño. “CA no serviría a cualquiera”, dijo Torreta en una entrevista en Rio de Janeiro, añadiendo que “no haría nada por nadie que se sitúe al extremo izquierdo o derecho del espectro político.” De acuerdo a la firma consultora Eurasia, encuestas recientes dan que la gente brasileña se muestra extremadamente desilusionada con sus líderes políticos, y los nuevos candidatos que aprovechen esa desilusión ganarán.

Según Torreta, las leyes brasileñas de privacidad son más estrictas que las estadounidenses por lo que será necesario hacer sondeos en vez de comprar información. Dijo que hacer campaña utilizando medios electrónicas será la modalidad en 2018: el año pasado el Congreso de Brasil aprobó nuevas reglas que permiten a los candidatos comprar avisos en los medios sociales. “Hasta hace veinte días mi campaña por Facebook alcanzaba 4% del electorado. Ahora con dinero alcanzará el 100%”, añadió. La opinión generalizada entre entendidos es que Brasil necesita alguien de experiencia que exprese lo que hay que hacer para extraer al país de la crisis lo que será intrincado dada la compleja y todavía enhiesta corrupción.


Brasil mejora económicamente y repercute

diciembre 6, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Con 26 partidos en el Congreso (incluyendo el Partido País Libre y el Partido de Solidaridad Humanística) el votante brasileño debería tener para escoger. Pero tantas opciones exacerbaron los escándalos de corrupción de Odebrecht, Lava Jato, Petrobras y Siemens que contribuyeron a la recesión que minó la confianza del votante. Hoy, financistas y empresarios exitosos están buscando maneras de encaminar la política de Brasil. El panorama económico se torna alagüeño porque el 6 de diciembre el gobernador del banco central brasileño, Ilan Goldfajn, recibió la aprobación para reducir la tasa de interés de referencia del país a un mínimo récord. Además, según la Agencia Nacional de Estadística de Brasil, el consumo y la inversión se afirmaron el tercer trimestre de 2017 aumentando el PIB 0,1% en relación al trimestre anterior, y 1,4% en comparación al año anterior. Por primera vez en cuatro años la inversión subió 1,6%.

El ministro de finanzas, Henrique Meirelles, confirma que el PIB hubiera crecido aún más de no haber sido por la contracción temporal del 3% del sector agrícola en el tercer trimestre. Debe recuperarse. Añadió que la mayor inversión refleja optimismo. El Markit’s PMI mostró que el sector manufacturero creció en noviembre mensualmente más que en los últimos seis años… respondiendo a una mayor demanda interna y externa, registrando cifras ajustadas de 53,5 contra 51,2 en octubre. El ministro recalcó que la recuperación de la economía brasileña de una profunda depresión se acelera y no requiere mayor estímulo… y que el gobierno pronto tendrá que cambiar el pronóstico de crecimiento del PIB de 2018. “Anticipamos un PIB sorprendentemente positivo y por encima de los esperado…la economía crece y crea empleo…” Con la inflación y el costo del crédito bajos, el nivel de confianza sube lo que será suficiente para mantener el crecimiento sin necesidad de medidas adicionales. Con los ingresos tributarios creciendo más que la economía, los peores devaneos fiscales del gobierno son historia. Ayudaría que el Congreso aprobase la ley de reforma de las jubilaciones

El presidente Temer de Brasil busca la aprobación del Congreso de una reducción este año del políticamente intrincado e insostenible gasto de jubilaciones que en 2017 costará la mitad del presupuesto nacional que desde ya registra un déficit de US$56 mil millones. Las persistentes corrupción y parálisis legislativas han sido causas rancias de la situación actual que a todas luces debería aliviarse antes de la elecciones de 2018. El país necesita urgentemente mejorar sus sistemas de salud, educación e infraestructura lo que demandará una razonada y urgente distribución de los recursos federales.

Tras un periodo de recesión, el crecimiento económico del Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina se recupera alcanzando 1,2% en 2017 y es posible que alcance 2,3% en 2018, según analistas privados. Estas cifras están basadas en que Argentina crezca 2,8% y Brasil 0.7% en 2017, y 3% y 2,3 respectivamente en 2018, lo que depende del aumento del consumo interno y la disminución del gasto público con decreciente inflación. No ha de ser fácil ni tampoco imposible siempre y cuando la cordura política de las centro-derechas y centro-izquierdas recupere la seriedad económico-social que extraiga a los dos países del marasmo izquierdoide que los ha llevado al borde de la ruina… y de la que costará extraerse. Lo están intentando.


La derecha política se fortalece en Brasil

noviembre 29, 2017

 

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Según Bloomber news, el orbe corporativo de Brasil, frustrado con la persistente crisis moral y financiera, comienza a organizarse políticamente con miras a las elecciones de 2018. Individuos como Gustavo Franco, uno de los arquitectos del plan de estabilización Plano Real, recientemente se unió al Partido Novo (campeón del mercado libre fundado por un banquero), o Arminio Fraga que reemplazó a Franco en el Banco Central y que apoya a “Renova”, una nueva escuela de políticos ideada por Eduardo Mufarej, fundador de la firma Tarpon Investimentos, que opina: “La población de Brasil está desencantada con la clase política… y está ansiosa de ver candidatos nuevos”.

Luciano Huck, presentador de televisión y posible candidato a la presidencia, respalda a Renova con el apoyo de gente pudiente en pos de financiar un programa de adiestramiento de seis meses para 150 aspirantes a políticos becados. El curso comienza en enero con la esperanza de que algunos de ellos estén aptos para candidatear en la elecciones de 2018. El programa de estudio incluye: pericias de liderazgo, funcionamiento del sistema político del país, y áreas de pericia estratégica como seguridad, educación, lucha contra la pobreza y su sostenibilidad. Los que ganen elecciones deben comprometerse a finalizar sus mandatos, explicar públicamente las razones de sus votaciones, y sufragar los gastos de sus oficinas de modo que el costo fiscal sea mínimo. Los graduados no tendrán ningún compromiso adicional con Renova. Fraga reafirmó su apoyo a Renova diciendo que ¡ha llegado en momento de la renovación!

El profesor de la Escuela de Leyes de la Fundación Getulio Vargas, Michael Mohallem, opina que Renova y Movimento Brasil Libre, un grupo conservador brasileño que al parecer emula al Tea Party de EEUU, son una respuesta a las dificultades que tienen los partidos políticos tradicionales en atraer a gente nueva después de los escándalos de corrupción. Las leyes brasileñas prohíben la candidatura de postulantes no afiliados. O sea que éstos necesitan acogerse a agrupaciones nuevas.

Joao Amoedo, Ejecutivo del Banco Itau BBA SA y aspirante a la candidatura presidencial del Partido Novo, afirma que en el país hay apetito por el mensaje de mercado libre. “Privatización ya no es una palabra despreciable”. En las elecciones de 2018 espera tener candidatos en 18 estados y el D F, y ganar 35 escaños de la cámara baja, un resultado que destacaría al partido en la política brasileña. Un grupo de amigos financistas fundó el Partido Novo en 2011. No vino de una iglesia, sindicato u otra organización política ni tiene políticos entre sus miembros. Lo critican por ser de las elites financieras cuando su objetivo principal es devolver el poder al ciudadano. Ameodo comenta que “hay gente que cree que un Brasil pobre necesita un gobierno grande. Yo creo que somos pobres porque el estado es inmenso.”

Desde que el Partido de los Trabajadores (PT) dejó el gobierno después de 14 años, la derecha crece con las reformas del presidente Michel Temer y el dominio de los medios sociales conservadores de Brasil. Pero el voto de apoyo a Temer es bajo y sus reformas económicas son mayormente rechazadas. El profesor de ciencias políticas de la Universidad Federal de Paraná, Adriano Codato, opina que la mayoría de los brasileños son económicamente conservadores, y que el giro actual del país a la derecha se debe al pésimo manejo de la economía del PT.


Brasil ingresa en la primera guerra mundial

noviembre 1, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El 26 de octubre de 1917 Brasil, luego de reformar su Constitución, declara la guerra a Alemania y se alía con Francia, Rusia, Gran Bretaña e Irlanda, luego EEUU, Portugal y Japón, contra Alemania, Austria, Hungría y luego el imperio Otomano y sus aliados. Brasil había declarado su neutralidad al comienzo del conflicto, el 4 de agosto de 1914, lo que causó que sus exportaciones de productos agrícolas a Europa disminuyeran porque los países en conflicto no los consideraban esenciales y porque, según los ingleses, el espacio en barcos había que reservarlo para otras cosas. En 1917 Inglaterra prohibió la importación de café brasileño a lo que se añadió el bloqueo de puertos por parte de Alemania que causó confusión, reacomodo y disminución del ingreso de divisas a Brasil.

Desde que el 7 de mayo de 1915 un submarino alemán hundiese el barco inglés Lusitania en su periplo de nueva York a Inglaterra con 128 pasajeros estadounidenses a bordo, entre otros (y también cargado de pertrechos), los países neutrales como EEUU y Brasil habían conseguido precariamente en 1915 que Alemania respetase barcos de bandera neutral. Esto porque desde ese año Alemania venía amenazando con hundir mercantes de cualquier nación que pretendiesen abastecer a sus enemigos incluyendo desde luego Inglaterra. Pero el respeto alemán duró hasta el 3 de mayo de 1916 cuando el carguero brasileño Rio Branco fue hundido por los alemanes pero, como éste navegaba con bandera inglesa y con tripulación noruega, Brasil no lo consideró un ataque ilegal pese al furor que el hecho provocó en Brasil. Luego, el 5 de abril 1917, hundieron al vapor brasileño Paraná (4.666 ton. y cargado de café) cerca de la costa francesa. Al día siguiente, Woodrow Wilson, presidente de EEUU, rompe relaciones con Alemania y entra en el conflicto que, dicho sea de paso, tiene el efecto de recalcitrar el racismo latente en EEUU en época de su excelencia, W. Wilson, contra el negro estadounidense… que luchó valientemente por su país y sus aliados.

El 4 de junio de 1917 el embajador de Brasil, Dominico da Gama, comunicó por escrito al Secretario de Estado de EEUU, R. Lansing, que Brasil rompía relaciones con Alemania. Añadía que “Brasil nunca ambicionó ni ambiciona nada del conflicto armado… en tanto se contuvo de mostrar parcialidad alguna en el conflicto, no podía quedar indiferente cuando éste concierne a EEUU, y procede sin ningún interés que no sea a favor del orden internacional de justicia, y cuando Alemania nos incluye junto a otras potencias neutrales en los más violento actos de guerra.” En octubre de 1917, el Ministro de RREE de Brasil, Dr. Nilo Pecanha, en carta al Vaticano y al mundo, decía: “De los sufrimientos y desilusiones que ha causado la guerra, un nuevo y mejor mundo de libertad surgirá y de esta manera se logrará una paz duradera sin restricciones políticas ni económicas en la que todos los países encuentren su lugar en los derechos equitativos de intercambios de ideas y mercancías sobre una amplia base de justicia y equidad.”

Aunque la contribución de Brasil al esfuerzo bélico aliado se limitó a una unidad médica y unos cuantos aviadores, ésta se vio compensada con un asiento en la mesa de negociación de la postregua. Pero luego, el hecho de que Brasil tuviese tres delegados en la Conferencia de Paz de París de 1919 molestó a Portugal que había enviado 60.000 hombres al frente de batalla y solo tenía un delegado. Inglaterra apoyó a Portugal y EEUU a Brasil, y no pasó nada, aunque el hecho demostraba la importancia que los países otorgaban a la participación esta vez en Versalles porque sabían que el acuerdo final determinaría las fronteras de la posguerra. El 28 de junio de 1819 Brasil fue una de las 27 naciones firmantes del Tratado de Versalles de 200 páginas. Otras naciones Iberoamericanas firmantes fueron Bolivia, Cuba, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú y Uruguay.


Brasil con un poder judicial envidiable

junio 28, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

La ley brasileña dictamina que en la línea de sucesión presidencial no puede haber nadie que haya recibido, o esté por recibir, un mandamiento judicial federal en su contra. El Poder Judicial de Brasil hace honor a esta ley y a su fama de enaltecedor de la Constitución y las leyes en un inmenso río revuelto donde solamente los escándalos de Petrobras, Odebrech y Lava Jato se han probado poco menos que suficientes para copar la templanza ética y la capacidad de trabajo del Poder Judicial y de la Policía Federal y sus dependencias nacionales, regionales y locales que no han cesado de ejercer profesionalismo e idoneidad en el desempeño de sus funciones constitucionales que están demostrando, hasta el momento, ser un modelo que debería ser emulado por otros países no solamente iberoamericanos.

A comienzos de junio de 2017 la Corte Suprema Federal de Brasil aprobaba por mayoría a tiempo que el juez federal Marco Antonio de Mello emitía el respectivo mandamiento judicial contra Renan Calheiros que habría de ser inmediatamente removido de la presidencia del Senado por malversación de fondos. Esto significó un golpe más para el presidente Michel Temer cuyo gobierno y él mismo han sido debilitados por escándalos de corrupción en medio de la política de austeridad que el Presidente ha impuesto.

Por otro lado, Calheiros ha sido reemplazado por el senador Jorge Vianna del Partido de los Trabajadores que se opone a los recortes de gastos excesivos que durante el gobierno de Russeff gestaron el déficit más prologado y pernicioso de la historia del país que contribuyó a la recesión de los recientes dos años y que no cesa de tener efectos negativos en el empleo, la conducción y la marcha de la inmensa economía brasileña que recientemente sufrió una disminución masiva de sus exportaciones de carne, sector que también se vio afectado por sobornos pagados a inspectores por compañías exportadoras como JBS para que éstos dejasen pasar carne mala por buena. Aquí la Policía Federal también arrestó a docenas de inspectores que habían aceptado sobornos.

El 26 de junio la Policía Federal de Brasil dijo que tenía evidencia de que el presidente Michel Temer había recibido sobornos que comprometían su continuación en el cargo de primer mandatario si el latente juicio de corrupción lo declaraba culpable. El mandatario es investigado en función a declaraciones, concertadas con el Fiscal, del empresario Joesley Batista de la procesadora de carne JBS que vinculan al presidente con sobornos y presuntos pagos irregulares a la ex autoridad parlamentaria, Eduardo Cunha, actualmente en la cárcel.

De acuerdo al periódico The Guardian, si la Corte Suprema acepta la recomendación de la Policía Federal de investigar al presidente Temer, solamente el Congreso Nacional puede decidir si la Corte debe investigarlo. Si dos terceras partes del Congreso votan a favor de la investigación, Temer debe ser suspendido de sus funciones hasta la conclusión del juicio. De acuerdo a un reciente comunicado de la Corte, la Policía Federal tiene evidencias suficientes de sobornos pagados para demostrar la necesidad de una investigación de Temer por “corrupción pasiva” que es el cargo imputable por recibir sobornos. Las evidencias muestran que el ex ayudante de Temer, Rodrigo Rocha Loures, en nombre del Presidente, recibía los sobornos de JBS en maletas de dinero que la Policía incautó. Hasta el momento Temer ha rehusado hablar del asunto. Se lo acusa de tres presuntos crímenes: corrupción, obstrucción de justicia y ser miembro de una organización criminal.

Con suficiente apoyo de la Cámara de Diputados es probable que el presidente Michel Temer permanezca hasta que su mandato concluya a fines de 2018 aunque el costo de esa permanencia, limitada por la frugalidad fiscal impuesta, ha de imposibilitar una gobernabilidad efectiva que la agencia Reuters califica de “zombie”… que habrá de durar hasta que Brasil elija otro presidente.

El autor es miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua.


A %d blogueros les gusta esto: