La desunión de los miembros de la Unión Europea

mayo 29, 2019

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Del 23 al 26 de mayo hubo elecciones en Europa para elegir representantes del Parlamento Europeo que muchos consideran paquidérmico. Pero los países continúan independientes y disímiles sobre todo en desarrollo económico lo que ha hecho la política de ayuda a los menos desarrollados del este de la Unión Europea (UE). Esta legendaria realidad ha sido el trasfondo de las elecciones parlamentarias que abordaron desde las funciones de liderazgo de las instituciones de la UE, hasta los asuntos políticos de cada uno de los países miembros.

Se temía un avance del populismo de derechas y sus banderas antiinmigrantes que hoy son pregonadas como una “invasión inminente” con destino Italia, Hungría y Polonia, que también tiene eco en otras partes de Europa… como en Alemania que en 2015 acogió a más de un millón de musulmanes. Países de las fronteras este de la UE se dice que rechazan cualquier abertura a emigrantes sobre todo asiáticos y africanos… que a menudo buscan dirigirse a otros lugares europeos pese a su espetada condición de humanos de segunda categoría. Tampoco Italia hoy acepta inmigrantes africanos. Cabe recordar, a propósito, que el presidente de EEUU habla de edificar una pared de metal en la frontera con México…“que se caliente con la luz solar… y queme a los que intenten pasarla.”

El Foro Algebris Bruegen afirma que las encuestas descartan el resurgimiento de la derecha en Europa y los resultados de la elección le dan la razón. Open Democracy opina que los partidos ultraderechistas están recibiendo “dinero negro” de ultramar. Los “verdes” medio ambientalistas ganaron terreno, Macron de Francia cedió un margen a la ultraderecha francesa, y en España el socialista Sánchez salió ganando con la ultraderecha de VOX marginada. En Italia, Hungría, Polonia e Inglaterra se afianzó la derecha lo que se vaticinaba. Pero nada disminuye la urgencia de encontrar solución al postergado problema de “desarrollo” económico y social” de los países del este europeo para que de una vez se logre la vía al emparejamiento económico ya que la diferencia de idioma y costumbres, más la historia, no dejan de ser obstáculos fáciles de aludir… pero menos fáciles de eludir.

Hay otra preocupación, más compleja e incluso opuesta a la anterior. Y es que los polacos, húngaros e italianos están abandonando sus países por miles lo que lógicamente aflige a los que permanecen. Incluso hay encuestas recientes que muestran que los que permaneces están más preocupados por los coterráneos que se van que por los emigrantes que lleguen. Según Project Syndicate, el Consejo Europeo de Relaciones Internacionales ha hecho saber que el 52% de los italianos favorecerían legislación que declarase ilegal el éxodo de italianos. Votaciones afines en Polonia arrojaron un resultado de 50%, y en Hungría 49% a favor de la ilegalidad de los que se marchan. Resultados similares se asocian con España y Rumania, aunque la ansiedad de emigrar se muestra menor en estos últimos. De todas maneras, fuera de decomisar nacionalidad, confiscar pasaportes y quizá aplicar multas cobrables de alguna manera, resulta intrincado diseñar una penalidad para los que se marchan… como se han marchado de su solar de nacimiento y niñez millones de europeos de todas las naciones que han emigrado sobre todo a América desde 1492. Un problema es que si no hay jóvenes que trabajen y paguen impuesto, no habrá para pagar jubilaciones. Fue una razón para que Alemania dejase entrar refugiados.

 


Cuando los populismos no pendencian

diciembre 25, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

En Italia el populismo de extrema derecha del dotado norte del país (La Liga) que buscaba reducir impuestos a como dé lugar y lo pregonaba “a los cuatro vientos,” y el populismo de izquierda (Movimiento Cinco Estrellas) que buscaba aumentar el gasto social también a como dé lugar sobre todo en las regiones pobres del sur del país, se unen por necesidad política poco menos que sorpresivamente y llegan al gobierno hace seis meses para juntos proceder a gastar euros que, incluso hoy, no tienen, lo que, entre otras cosas, provoca que los intereses de bonos italianos asciendan a niveles no vistos en los recientes cuatro años, lo mismo que los intereses de créditos para compra de inmuebles, y los de inversión, al punto de que se vino a decir que el país estaba al borde de una recesión con creciente desempleo, etc.

En Bruselas se pensó en aprobar el presupuesto deficitario para no parecer parcial a los populistas de derecha, pero no. La Unión Europea (UE) optó por el desacuerdo con lo presentado por el gobierno inédito de alianza de populistas de derecha e izquierda de Italia, e insistió en que las reglas de gasto y déficit de la UE tenían que respetarse lo que el 18 de diciembre de 2018 obligó al gobierno de coalición italiano a nada menos que llegar a un acuerdo con Bruselas… cuando hace tan solo una semana los coalicionados de Italia afirmaban que nunca iban a acatar la normativa financies de la UE al punto de que uno de sus líderes, Luigi de Maio, dijo en su momento que “el gobierno italiano no iba a ceder un milímetro.” El otro líder, Mateo Salvino, por su lado afirmó que Italia no sería “un sirviente de las regulaciones europeas.” El primer ministro, Giussepe Conte, dijo que “No había ningún plan B.”

Pero al final estos personajes “vieron la luz” y aceptaron la realidad financiera de Italia, y su gobierno de populistas varios ahora debe reducir el déficit nacional en 2019 del 2,4 del PIB que tenían en mente, al 2,04 acordado con Bruselas que dicho sea de paso no puede vetar el presupuesto de un país miembro pero sí puede imponer sanciones que fue lo que se pensaba hacer con Italia… y lo que hizo repensar las cosas a los italianos. El mercado italiano de bonos celebró el arreglo presupuestario acordado con la UE. También lo celebraron millones de italianos que saben que Europa debe ser una en un mundo convulsionado.

El año 2018 vió el surgimiento de China y de los populismos de derecha en Occidente como el de EEUU, Polonia y Hungría et. al. al punto de que a mediados del año los países realmente demócratas alcanzaban solo un tercio de los del Grupo de los 20. En 2007 eran el 83%; esto antes de que López Obrador y Bolsonaro llegasen a la presidencia, respectivamente, según BloombergNews. En 2019 es muy probable que estas corrientes continúen e incluso se expandan… y/o se compliquen entre otras cosas por la poca envidiable situación política de la primer ministro del Reino Unido, Theresa May, y el Brexit; por lo que logre: el renovado congreso de EEUU y el presidente de ese país, la democracia cristiana de Alemania, el presidente Macron de Francia, la pugna con Rusia y sus piratería cibernética, el tenso Medio Oriente… y ante las presencias planetarias insoslayables como el calentamiento climático y sus complejidades, la revolución industrial y la automatización, las migraciones, la integración y los derechos humanos. Predecir se hace cada vez más difícil… y decir más necesario.


La primer ministro del Reino Unido y su dilema

diciembre 3, 2018

 

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El dilema es que el partido político conservador al que ella pertenece es probable que el 11 de diciembre, a las 19 horas, vote en contra del “Brexit” (salida de la Unión Europea-UE) logrado recientemente por la PM Theresa May con la UE. Ella sabe que el “acuerdo” puede ser reprobado por el Parlamento pese a haber recalcado que sin él, el producto interno bruto del Reino Unido (RU) caería 9,3% en 15 años, en tanto que con él solo 3,9%. Pero la Cámara de los Comunes, y sobre todo los representantes conservadores, no ha aceptado las explicaciones de la PM. Se dice que hasta 100 parlamentarios conservadores están dispuestos a votar “no.” Éstos pueden modificar los términos del “Brexit” e incluso incluir la convocatoria a un nuevo referéndum, o a un nuevo arreglo con la UE.

Un nuevo referéndum a lo mejor arroja un resultado opuesto al populista “Brexit” que recordemos inquietó a escoceses, galeses, norirlandeses e incluso a los irlandeses… que no parecen estar de acuerdo con “desunir” lo que estaba unido aunque todos estaban de acuerdo en que la UE, con el RU de miembro, necesitaba y necesita ajustes. Incluso los escoceses todavía barajan la posibilidad de un referéndum que diga si el país vota por seguir emparentado con Inglaterra si es que el Brexit se hace realidad. Por otro lado ha surgido una moción de Escocia que cuestiona un posible regreso del RU a la UE… sin la aceptación sufragada de ésta. Incluso un cambio de fecha de salida (29.3.2019) tendría que someterse a votación en la UE. La cuestión está ante el Tribunal de Justicia de la Unión. Irlanda ha sido y seguirá siendo miembro de la UE, pero tiene convenios financiero-comerciales con el RU que si éste se separa en grado X o Z  de la UE, Irlanda tendría que ajustarse… lo que no ha de ser fácil.

Volviendo al Brexit y la PM, R. Hutton de Bloomberg newsdice que el debate para llegar a lo que se ha venido a llamar el “voto significante,” empezará: (1) el martes 4 de diciembre y durará cinco días de ocho horas diarias con una interrupción del 7 al 9 del mes; (2) cada día del debate será conducido por un ministro del gabinete que versará sobre su área de responsabilidad; (3) la votación empezará a las 19:00 horas del martes 11 de diciembre; (4) la Cámara de los Comunes votará sobre las enmiendas que deberán modificar las propuestas del gobierno incluyendo la de llamar a un nuevo referéndum, o para que el gobierno negocie una unión aduanera con la UE; (5) cada votación habrá de tomar 15 minutos; (6) finalmente los Comunes deberán votar sobre la moción del gobierno incluyendo las enmiendas que hayan sido aprobadas. Por otro lado el Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, acaba de decir a la BBC que gran parte de la economía británica no está preparada para afrontar un Brexit desordenado que no sea debidamente acordado con la UE.

Un sereno análisis de la situación daría como resultado la necesidad de un segundo plebiscito que, de revertir el resultado del Brexit, rescataría el proceso de unión de los países europeos. La desunión de ellos fue terreno fértil para dos horrendas guerras mundiales. La desunión de la América Latina la mantiene débil. En tanto que la unión, a como dé lugar, hizo a EEUU… y al mismo RU. A propósito, en pos de unir, en marzo de 2018, 44 líderes de gobiernos africanos firmaron el esquema de un mercado continental de bienes y servicios integrado, AfCFTA. Desunir en última instancia es debilitar.


Cuando los checoslovacos tomaron Vladivostock

noviembre 13, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

A los cien años de paz de la primera guerra mundial cabe recordar que el 6 de julio de 1918, una Legión Checoslovaca tomó militarmente Vladivostock para ganar políticamente la aceptación de los aliados occidentales (EEUU, Francia e Inglaterra) y conseguir sus votos para alcanzar la independencia de Checoslovaquia después de la primera guerra mundial (1814-1918). Los ocupantes toman militarmente el puerto ruso, desbandan la administración bolchevique para una semana más tarde declararlo Protectorado de los aliados occidentales lo que hizo posible políticamente la formación de Checoslovaquia que era parte del imperio Austro-húngaro que por entonces luchaba junto a los alemanes contra los aliados Rusia, Francia e Inglaterra.

A fines del siglo XIX, checo-eslovacos habían migrado a Ucrania y sus descendientes en 1917 formaban parte de unidades rusas que luchaban contra las potencias centrales. Fue entonces que el profesor de filosofía T. Masaryk, checo-nacionalista, cabildeó al alborotado gobierno ruso para que le permitiese organizar una legión checo-eslovaca que el gobierno provisional, luego de la abdicación de Nicolás II en marzo, autorizó. En 1918 Rusia retrocedía, el desorden cundía. Lenin tomaba el poder pidiendo armisticio. La Legión checo-eslovaca y algunos contingentes de rusos blancos, sin poder marchar el oeste, decidieron marchar al este donde la Legión fue atacada por bolcheviques a los que vencieron. Llegó y tomó Vladivostock que en 1916 había visto arribar el esperado Ferrocarril Transiberiano… que debió haber abierto el Puerto al mundo de no haber sido por el asalto y toma bolchevique… que duró poco.

Los aliados occidentales, China, EEUU y Japón intervienen en la guerra civil rusa en agosto de 1918 convirtiendo Vladivostock en centro de operaciones. Las tropas chinas llegaron a proteger a los ciudadanos chinos. La intervención aliada concluyó luego del colapso del régimen y ejército ruso blancos en 1919. Los aliados, menos los japoneses, se retiraron en 1920. En abril de ese año se establece la República del Lejano Este, un ente amortiguador ante Japón apoyado por los soviéticos. Pero Vladivostock devino centro del gobierno de Priamur creado luego del conato de segmentos del ejército ruso blanco, mayo de 1921. Japón finalmente retira sus fuerzas en octubre de 1922, y el Puerto es ocupado por el ejército de la URSS.

Aquel 6 de julio de 1918, el presidente de EEUU, Woodrow Wilson, destaca la contribución checo-eslovaca y sugiere que 12.000 soldados japoneses ingresen a Vladivostock a reemplazar a la Legión checo-eslovaca de modo que está se desplazase al frente francés. Los japoneses aceptan. Al día siguiente otras tropas checo-eslovacas desalojan al ejército rojo de la ciudad siberiana de Irkutsk, ampliando el control aliado del lejano este ruso y Siberia, mientras los alemanes tomaban el sur de Rusia y zonas del Cáucaso.

En septiembre de 1918, el Secretario de Estado de EEUU, Robert Lansing, declara el reconocimiento de facto de la república de Checoslovaquia como un estado independiente con Masaryk como líder, y extiende las debidas relaciones diplomáticas con el gobierno de facto de modo que prosiga su pugna contra los imperios de Alemania y Austria-Hungría. Así, la nueva Checoslovaquia habría de ser conformada de los ex territorios de Bohemia, Moravia, parte de Silesia, Eslovaquia y la Baja Rutenia. Fue proclamada independiente en octubre de 1918.


Tras una mejor integración europea

marzo 20, 2018

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Reuters dijo la semana pasada que Emmanuel Macron y Angela Merkel se comprometieron a elaborar un plan de reforma de la Unión Europea (UE) hasta junio de este año, pese al panorama cuesta arriba de posibles acuerdos. La canciller Alemana opinó que no siempre han visto las cosas de la misma manera pero que si los dos mandatarios habían logrado acuerdos en el pasado, era posible lograr otros. Nuestra firme intensión es lograrlos, dijo, sobre todo en lo que respecta a estabilizar la zona del euro, aumentar su competitividad comercial y lograr mayor convergencia en políticas de asilo. Pretendemos tenerlo listo para junio de este año, concluyó Macron, para añadir que también se abordará asuntos de inmigración, defensa y comercio.

Según Spiegel, si bien el novedoso movimiento político “En marcha” y su “destrucción creativa” elevaron al poder a Macron en Francia, ha de ser intrincado pero quizá no imposible que tenga éxito en toda Europa. Macron hablará ante el Parlamento Europeo (PE) de Estrasburgo en abril, y varios miembros del Parlamento esperan responderle. Philippe Lamberts, líder de “Los verdes”, se quejará de la poca atención que Macron ha prestado a los europeos pobres luego de haber enfatizado ayudarlos. Los líderes de los partidos de centro-derecha e izquierda también hablarán y saldrán al encuentro de lo que diga Macron. Pero éste no habrá de sorprenderse porque ya lo dijo: él quiere hacer en Europa lo que viene haciendo en Francia: destruir los tradicionales partidos de centro-derecha y de centro-izquierda para reemplazarlos con un gobierno centrista. Lo ha dicho públicamente varias veces.

Un problema es que “En marcha” tiene hoy poco apoyo en Bruselas y no tiene por el momento representación en el PE ni en la Comisión Europea porque el comisionado francés Pierre Moscovici es socialista. Pero busca representación mayor en la Comisión y el Consejo Europeos y el Banco Central Europeo. Y si lo busca es que cree que puede alcanzarla lo que causa urticaria política en lares no franceses sobre todo por el trabajo y la responsabilidad de Pieyre-Alexandre Anglade, de 31 años de edad, ex miembro de la Asamblea Nacional francesa, representante de los franceses del Benelux, y hasta hace poco asistente de parlamentarios europeos, que está hoy encargado de cabildear a favor del movimiento de Macron en todo el continente. Desde inicios del 2018 Anglade viene trabajando a favor de “En marcha” que busca afectar la ideología de conservadores, socialdemócratas y economistas liberales y sus adeptos. “Un movimiento como el francés se ve cada cincuenta años…” acota Anglade. “Los partidos antiguos ya no van…” “Seremos la nueva fuerza política en Europa,” concluye.”

Por lo que se ve, Macron no piensa adherirse a ningún grupo del actual PE, aunque se sabe que Guy Verhofstadt, líder de la Alianza de Demócratas Liberales Europeos (ALDE), proponente del liberalismo económico en Bruselas, está en contacto con Macron por mensajes de texto pero, hasta ahora, no ha aparecido por los Elíseos. Por otro lado, los socialistas están en retirada y el grupo parlamentario de Demócrata-Cristianos, al que pertenece la Canciller alemana Ángela Merkel (CDU en Alemania), además de los partidos de S. Berlusconi de Italia y V. Orban de Hungría, no parecen atraer a Macron ni mucho menos. Él quiere una Europa política distinta, más compacta y unida. Y no es que no se necesite dado el embrollo y frustración de décadas.


Brasil ingresa en la primera guerra mundial

noviembre 1, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El 26 de octubre de 1917 Brasil, luego de reformar su Constitución, declara la guerra a Alemania y se alía con Francia, Rusia, Gran Bretaña e Irlanda, luego EEUU, Portugal y Japón, contra Alemania, Austria, Hungría y luego el imperio Otomano y sus aliados. Brasil había declarado su neutralidad al comienzo del conflicto, el 4 de agosto de 1914, lo que causó que sus exportaciones de productos agrícolas a Europa disminuyeran porque los países en conflicto no los consideraban esenciales y porque, según los ingleses, el espacio en barcos había que reservarlo para otras cosas. En 1917 Inglaterra prohibió la importación de café brasileño a lo que se añadió el bloqueo de puertos por parte de Alemania que causó confusión, reacomodo y disminución del ingreso de divisas a Brasil.

Desde que el 7 de mayo de 1915 un submarino alemán hundiese el barco inglés Lusitania en su periplo de nueva York a Inglaterra con 128 pasajeros estadounidenses a bordo, entre otros (y también cargado de pertrechos), los países neutrales como EEUU y Brasil habían conseguido precariamente en 1915 que Alemania respetase barcos de bandera neutral. Esto porque desde ese año Alemania venía amenazando con hundir mercantes de cualquier nación que pretendiesen abastecer a sus enemigos incluyendo desde luego Inglaterra. Pero el respeto alemán duró hasta el 3 de mayo de 1916 cuando el carguero brasileño Rio Branco fue hundido por los alemanes pero, como éste navegaba con bandera inglesa y con tripulación noruega, Brasil no lo consideró un ataque ilegal pese al furor que el hecho provocó en Brasil. Luego, el 5 de abril 1917, hundieron al vapor brasileño Paraná (4.666 ton. y cargado de café) cerca de la costa francesa. Al día siguiente, Woodrow Wilson, presidente de EEUU, rompe relaciones con Alemania y entra en el conflicto que, dicho sea de paso, tiene el efecto de recalcitrar el racismo latente en EEUU en época de su excelencia, W. Wilson, contra el negro estadounidense… que luchó valientemente por su país y sus aliados.

El 4 de junio de 1917 el embajador de Brasil, Dominico da Gama, comunicó por escrito al Secretario de Estado de EEUU, R. Lansing, que Brasil rompía relaciones con Alemania. Añadía que “Brasil nunca ambicionó ni ambiciona nada del conflicto armado… en tanto se contuvo de mostrar parcialidad alguna en el conflicto, no podía quedar indiferente cuando éste concierne a EEUU, y procede sin ningún interés que no sea a favor del orden internacional de justicia, y cuando Alemania nos incluye junto a otras potencias neutrales en los más violento actos de guerra.” En octubre de 1917, el Ministro de RREE de Brasil, Dr. Nilo Pecanha, en carta al Vaticano y al mundo, decía: “De los sufrimientos y desilusiones que ha causado la guerra, un nuevo y mejor mundo de libertad surgirá y de esta manera se logrará una paz duradera sin restricciones políticas ni económicas en la que todos los países encuentren su lugar en los derechos equitativos de intercambios de ideas y mercancías sobre una amplia base de justicia y equidad.”

Aunque la contribución de Brasil al esfuerzo bélico aliado se limitó a una unidad médica y unos cuantos aviadores, ésta se vio compensada con un asiento en la mesa de negociación de la postregua. Pero luego, el hecho de que Brasil tuviese tres delegados en la Conferencia de Paz de París de 1919 molestó a Portugal que había enviado 60.000 hombres al frente de batalla y solo tenía un delegado. Inglaterra apoyó a Portugal y EEUU a Brasil, y no pasó nada, aunque el hecho demostraba la importancia que los países otorgaban a la participación esta vez en Versalles porque sabían que el acuerdo final determinaría las fronteras de la posguerra. El 28 de junio de 1819 Brasil fue una de las 27 naciones firmantes del Tratado de Versalles de 200 páginas. Otras naciones Iberoamericanas firmantes fueron Bolivia, Cuba, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú y Uruguay.


Emmanuel Macron aprueba ley laboral pese a protestas

septiembre 27, 2017

 

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Después de semanas de negociaciones con sindicatos y organizaciones patronales, el 22 de septiembre el presidente francés, de 39 años y políticamente centrista, en una sesión televisada y ante el consejo de ministros, aprobó una nueva ley laboral de 200 páginas que debería ser el comienzo de una renovación del modelo social francés, hoy exhausto por lo oneroso y sobre todo asfixiante de la empresa privada. Las finanzas de la empresa pública tampoco han sido soportables porque el monto de impuestos recabados no es lo que debería ser. Se trata del proyecto estrella de su mandato con el que espera renovar el ímpetu industrial francés que ahora adolece de frustración e inapetencia además del diez por ciento de desempleo de la población activa. “Somos la única gran economía de la Unión Europea (UE) que en las últimas tres décadas no ha logrado derrotar el desempleo masivo” dijo Macron a la revista Le Point del 20 de septiembre. Laurent Berger, líder del sindicato CFDT, por su parte dijo que estaba “profundamente decepcionado” por algunos puntos de la nueva ley… pero no convocó a manifestaciones. El líder del partido de izquierda radical “Francia Insumisa”, Jean-Luc Mélechon, hizo un llamado a “tomar” París para afrontar este “golpe de estado social”. El primer ministro, Eduard Philippe, comentó que la nueva ley ayudaría a Francia “a compensar los años perdidos de desempleo masivo”.

Si se trata de meses e incluso años de “vacas flacas”, es imposible compensar ese alto costo con la holgura de las escasas épocas de “vacas gordas” cuando las hay. Pero esto no queda claro a los miles de manifestantes que paralizaron los esfuerzos de reforma del presidente François Hollande. Y eso que era un socialista conocedor de la situación económica de Francia. Esos manifestantes también han venido haciendo las cosas difíciles para Emmanuel Macron, con manifestaciones recientes de docenas de miles de personas que se oponen a su reforma. La aceptación pública de Macron ha descendido al 40%. Pero éste no descansa y con el Parlamento a favor lleva las de ganar en parte porque ha recurrido al método acelerado de ordenanzas evitando así los prolongados debates legislativos. Los términos de la ley se publican en el Diario Oficial la semana del 24 de septiembre y se dice que entrarán en vigencia inmediatamente.

Según el Hoffington Post, la reforma flexibilizará los despidos y las contrataciones, reforzará la posición negociadora de las empresas sobre las condiciones laborales y el salario. Asimismo se establece la negociación directa entre la empresa y los trabajadores sobre todo la que tenga menos de 50 empleados. Estos deberán elegir un representante que posea la facultad de negociar directamente y llegar a acuerdos definitivos sin que en esto entre el concepto de “sindicato”. El proceso de despido se simplificará y la indemnización se incrementará del 20 al 25% del salario. Los sindicatos por su lado dicen que se da mucho poder a las empresas… y se reducen los derechos de los trabajadores.

Hasta ahora despedir supernumerarios era poco menos que imposible y éstos, organizados, por lo general han hecho vista gorda a la realidad microeconómico de que los costos variables de una empresa, privada o pública, como las gangas y beneficios, e incluso los salarios, deben fluctuar dependiendo del momento sobre todo si se tiene al euro como moneda ya que ésta tradicionalmente ha experimentado poca inflación desde su incepción en once países europeos el 1º de julio de 2002 entre ellos Francia. Macron sabe que las legislaciones laborales de Alemana y los países escandinavos incluyen cláusulas que Francia debe emular, y sabe que las autoridades de la UE tiene “los dedos cruzados” a favor de que Macron tenga éxito en su cometido reformista no solo porque Francia vigorizaría su economía sino que también apaciguaría los ánimos de mucho izquierdista europeo sobre todo del sur de Europa… e Iberoamérica, et al.


A %d blogueros les gusta esto: