El Perú crece económicamente ¡qué pauta!

agosto 26, 2007

El Perú crece económicamente ¡qué pauta!
Por Jorge V. Ordenes L.
Según cifras oficiales refrendas por organismos internacionales, Perú creció 7,9 % 6,3% y 7,5% en abril, mayo y junio de este año, respectivamente, en un tren que viene registrándose en los últimos seis años con cifras anuales parecidas, lo que resulta esperanzador en cuanto a alcanzar el comienzo de la disminución de la pobreza que azota al 50% de 27 millones de peruanos; tarea más intrincada que en Bolivia donde la población alcanza a nueve millones, la mayoría pobres, con un gobierno impertinente, y con poca esperanza de alcanzar un crecimiento parecido al peruano que dicho sea de paso se basa en la empresa privada grande y pequeña.

Entre 2001 y 2005 las exportaciones peruanas pasaron de 1.956 millones a 17.001 millones de dólares, o un crecimiento del 144 % destacando las exportaciones a China con un aumento del 338 %; a Chile con 299%, y EEUU con 196%. De un déficit de 274 millones en 2001 se pasó a un superávit de 4.449 millones en 2005. Sin embargo, de acuerdo al Instituto de Economía el ATPDEA con EEUU y el SGP con la Unión Europea ayudaron.
Pero no todo es color de rosa, Perú necesita, por ejemplo, veintidós mil millones de dólares sólo en infraestructura para alcanzar a Chile. La ineptitud de las oficinas estatales y la empleomanía política se dan como las razones principales del atraso. A esto hay que añadir el déficit endémico que tiene Perú en su comercio con la CAN y con el Mercosur.

Según Economía on line del 4 de julio de 2007, el empleo formal de las empresas privadas de diez o más trabajadores de las ciudades peruanas creció 8,1 por ciento en abril en comparación a abril de 2006. Los sectores de mayor demanda laboral fueron la industria que aporto el 9, 7 % del crecimiento; el sector servicios con 8,5 %; transportes, almacenamientos y comunicaciones con siete %; y comercio también siete%. Ojala Bolivia se acercara a cifras parecidas.

Por algo la embajadora de el Reino Unido en Perú, Catherine Nettleton, comentó la semana pasada que el crecimiento económico del Perú había sido relativamente sostenido durante los últimos años, y que esto contribuiría a que la comunidad internacional viese con buenos ojos las posibilidades de mayor inversión privada en el país suramericano. Por otro lado y según el diario limeño Expreso, la empresa estadounidense The Global Entrepreneurship Monitor (GEM), el 25 de junio de 2007, declaró a Perú campeón mundial de emprendimiento laboral ya que casi el 50 % de la población se las arregla para generar su propio empleo. Colombia salió segundo, China sexta, y Chile quedó en el puesto diez y siete. GEM también designó a las cuarenta y dos naciones del mundo donde se ha venido creando el mayor número de empresas, y Perú también obtuvo el primer lugar. Otros países con relativamente alto emprendimiento empresarial fueron Filipinas, Indonesia, China, Tailandia, Brasil y Australia.
Al respecto, el Director del Centro de Desarrollo Emprendedor, Jaime Serida, dijo que “los peruanos esperan menor asistencia del Gobierno y, más bien, confían en sus propios esfuerzos para progresar”. En 2006, Perú también fue declarado el país más emprendedor del mundo. China ese año ocupó el sexto lugar al contar con 80 millones de chinos en proceso de crear empresa. O el 15,71 % de la población.
Insistamos, la pobreza es el mayor problema de Perú. A esto hay que añadir el creciente cultivo de la coca y el aumento del narcotráfico, amén de los problemas de límites marítimos con Chile y la posible extradición de Alberto Fujimori. El Congreso unicamaral del país está dominado por la oposición al APRA que es el partido del presidente Alan García.

Por lo que se ve el Presidente ha aprendido, de su mediocre y hasta malo primer periodo presidencial, que es mejor satisfacer con empleo y obras al mayor número posible de habitantes, lo que no es fácil en parte por el desprestigio de las instituciones gubernamentales, el peso de las burocracias, el equilibrio político que debe mantener con EEUU por esto del Tratado de Libre Comercio, y por el resurgente Sendero Luminoso.

El peligro mayor es que los precios de los productos primarios de exportación bajen. Pero con un Tratado de Libre Comercio con EEUU, bien negociado, el impacto sería menor, sobre todo si se encuentra la forma la aumentar la productividad de la economía peruana que a la larga ha de tener que abrirse más a las exportaciones de EEUU a Perú, que seguramente ha de ser la condición que el Congreso de ese país ha de poner como condición para ratificar el Tratado. O sea que el verdadero reto en este momento es ver la forma de mantener el crecimiento y blindarlo, en la medida de lo posible, contra le bajo costo de mercadería estadounidense. También habría que librar batalla en la Organización Mundial de Comercio contra los subsidios oficiales que caracterizan las producciones de EEUU en desmedro de la competencia internacional equitativa. Nada fácil pero tampoco imposible. Lo que vale, cuesta.