El planeta tierra se calienta

febrero 11, 2019

 

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El 5, febrero, 2019 el presidente de EEUU, en su discurso del estado de la unión de 75 minutos, omitió mencionar el calentamiento climático seguramente para favorecer intereses extractivos enraizados, por no decir atrincherados, sobre todo del carbón mineral cuya quema más de un siglo, para producir electricidad, sigue contribuyendo al nefasto calentamiento climático. Incluso cuando a fines de enero el vórtice ártico del invierno septentrional se desvió sobre norte América derramando temperaturas de hasta 50 grados bajo cero centígrado en Canadá y varios estados de EEUU causando estragos y muerte, Trump dijo: “¿dónde está el calentamiento climático en este trance frígido?” Lo que resulta increíble y muestra desconocimiento acaso intencional del calentamiento que azora. El vórtice del invierno consiste en un flujo circular alrededor del polo norte rodeado de la corriente en chorro (jet stream en inglés) que viaja a 180 Km por hora o más. Que ceda y se desvíe es anómalo.

La Tierra ha tenido épocas calientes en tiempos prehistóricos, y fríos en los históricos. La diferencia hoy está en la rapidez del cambio y en el incremento de gases CO2 y metano producidos por la actividad humana y su poca atención a la conservación de antídotos naturales como los bosques de la Amazonía que hoy se ven amenazados por la autoridad brasileña, entre otras. La combustión de carbón ha aumentado desde la revolución industrial y el CO2 se ha venido acumulado en la atmósfera causando el calentamiento global… además de la acidificación de los océanos ya que se disuelve en el agua y forma ácido carbónico que es anatema para la fauna y flora. Vemos que los arrecifes de coral están pagando el precio, también los “hielos eternos” de los Andes, y el glaciar de Yunnan en China, et al.

El director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales, NASA, Gavin A. Schmidt viene diciendo: “los últimos cinco años han sido los más calientes. No es que el calentamiento sea cuestión del futuro, está aqui… y ahora.” Según el NYT, el miércoles 6 de febrero, Schmidt añadió que la temperatura promedio de La Tierra en 2018 fue más de un grado centigrado superior que el promedio de fines del siglo 19 cuando empezó la era industrial. Para evitar desastres mayores, no debe subir más de dos grados centígrados en el futuro. El pronóstico es que subirá más de esos dos grado pese a que 190 países han firmado el Acuerdo Climático de París del que EEUU es todavía ténicamente miembro aunque Trump ha dicho que EEUU se saldrá.

De acuerdo a la ONU, un aumento de 1,5 grados centígrados tendrá costosas consecuencias. El año más caliente fue 2016 estimulado por la corriente de El Niño del océano Pacífico. En 2018 surge La Niña que refresca y causa un El Niño menos caliente a fines de año. Según Berkeley Earth (BE), 2019 quizá sea el segundo año más caliente. BE, NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU, NOAA en inglés, están de acuerdo con BE… lo que no es nada alagüeño.

Diez y ocho de los 19 años más calurosos se han registrado desde 2001 y los resultados se han visto en las recientes olas de calor de Australia, las sequías y las inundaciones de las costas de EEUU y Chile, el derretimiento de los hielos del ártico y la antártica, las inundaciones por doquier y los desvastadores huracanes marítimos, et. al. Urge echar “el grito al cielo” y persuadir a EEUU que modifique su perjudicial postura ante el calentamiento del Planeta.


El paladio vale más que el oro

enero 22, 2019

 

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El paladio, un metal noble que resiste oxidación y corrosión, tiene la peculiaridad a temperatura ambiente de absorber hidrógeno hasta 900 veces su volumen sin cambiar en sí de volumen lo que lo convierte en un insumo óptimo para la producción de catalizadores de tubos de escape de automotores que hoy consume el 80% del paladio producido. Convierte hasta el 90% de gases nocivos (monóxido de carbono, hidrocarbonos y dióxido de nitrógeno) en elementos inofensivos (nitrógeno, dióxido de carbono y vapor de agua).

Se trata de un metal raro, blando, dúctil, maleable de color plateado parecido químicamente al platino y al rodio, posee el número atómico 46 en el grupo 10 de la tabla periódica de elementos. También se usa en la fabricación de teléfonos celulares y joyería, en las industrias electrónica, odontológica, medicinal, en la purificación de hidrógeno,  en otras aplicaciones químicas, en el tratamiento de aguas subterráneas, y es cada vez más cotizado en la fabricación de pilas de combustible que hacen reaccionar el hidrógeno con el oxígeno para producir electricidad, calor y agua.

El precio del paladio subió en los años 2000 como resultado de las dificultades de conseguirlo en Rusia que lo produce, y la demanda de la fabricación de catalizadores. Hoy su precio sobrepasa el del oro ya que en diciembre, 2018, llegó a $1243,02 la onza en Londres por primera vez en 16 años, según Typhany Hsu del NYT. La demanda de paladio ha aumentado paulatinamente en los últimos 8 años y se calcula que en 2019 alcance un déficit de 1,2 millones de onzas.Se trata de unode los más cotizados metales del momento. Su precio ha subido más del 50% de septiembre a diciembre y en enero escasea.

Las vetas de paladio son escasas comparadas con otros metales o metaloides. Se encuentran a veces en minas de cobre y níquel por lo que habría que buscarlo en Minera Chuquicamata, Cobresal (El Salvador), Minera Andina, El Teniente y Corocoro aunque estos no figuran como fuentes del metal, hasta ahora. Se lo encuentra sobre todo en la llamada “franja norítica” del Complejo Bushveld Igneous que está en la cuenca Transvaal de Suráfrica. Se trata de una roca ígnea plutónica llamada comúnmente norita. Los elementos asociados al níquel, como el paladio, están a menudo en noritas. Las rocas plutónicas o intrusivas son resultado de un enfriamiento lento, en magma de gran profundidad.

Otros yacimientos de paladio se encuentran en el Complejo Stillwater, Montana, EEUU; en la cuenca Sudbury y el distrito de Thunder Bay en Ontario, Canadá; y el Complejo Norilsk de Rusia, el que más produce. También se recicla extrayéndolo de catalizadores desechados. Su escasez hace que su búsqueda, como oportunidad de inversión, sea cada vez más atractiva aunque la demanda de paladio acaso se vea afectadaporinversionistas que prefieran el oro en vista de la pausa en el crecimiento de la economía mundial, las pugnas internacionales de comercio sobre todo entre EEUU y China, las dudas del mérito de las reducciones de impuestos en EEUU además los vaivenes de su mercado de valores, y la creciente demanda de vehículos eléctricos.

El paladio (símbolo químico Pd) fue descubierto por el inglés William H. Wollaston y purificado en julio, 1802. El término paladio (palladium en inglés) viene del nombre del asteroide Pallas que a su vez proviene del griego palladion que denota una imagen de la diosa Pallas o Athene… de la que dependía la protección de Troya.


La economía del mundo en 2018

diciembre 31, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

La economía del mundo en 2018 se ha visto afectada por el populismo nacionalista (de derecha para que quede claro) del presidente de EEUU, Donald Trump, que por razones quizá freudianas se aferra a la noción de que “el mundo ha estado abusando de EEUU al buscar que financie todo”… lo que es falso y hasta grotesco. Con solamente mencionar sus elucubraciones con respecto a que: “la OTAN han tomado a EEUU como imbécil,” “el cambio climático no existe,” “que la prensa liberal es enemiga,“ “habrá un muro en la frontera,” “lo financiará México,” “separar madres y padres de hijos es aceptable,” que ahora “cerrará la frontera sur,” “que EEUU nunca ha estado mejor,” etc., nos percatamos que estamos ante un reto inédito.

El FMI comenta que la economía del mundo zarpó bien en 2018 en función al aumento de la producción manufacturera y del comercio internacional de 2017 que en diciembre llegó a registrar sus mayores guarismos de producción industrial y pedidos de nuevas manufacturas. También en enero y febrero de 2018. Lo malo es que luego perdió dinamismo sobre todo por la pérdida de confianza de la inversión como resultado de la imposición de aranceles por parte de EEUU, y las represalias de China. El proteccionismo azuza la incertidumbre que desanima la inversión de por sí escurridiza y de pies de plomo. Ya en marzo, 2018, los nuevos aranceles habían afectado las importaciones estadounidenses de acero en un 25%, de aluminio en 10%. En junio, 2018, las importaciones chinas disminuyeron 25% como resultado de los aranceles nuevos.

A pesar de lo anterior, la economía de EEUU creció en 2018 sobre todo por los recortes de impuestos y el resultante aumento del gasto y la demanda lo que hizo que el desempleo bajase y que el Banco Central de EEUU, que es la Reserva Federal (RF), aumentase la tasa de interés en tanto que los intereses de bonos estadounidenses de largo plazo no subieron dado que su demanda se mantuvo porque el inversionista prefiere los bonos del Tesoro sobre todo los de 10 años que subieron al 3%. La alta taza de interés de EEUU superó la de otras economías mayores lo que en 2018 apreció el dólar en relación otras monedas: Perú 6%, Unión Europea y China 7%, Reino Unido 8%, Chile 11%, Rusia 14%, Turquía 27%, Argentina 53%. A fines de diciembre el presidente de EEUU condenó el alza del tipo de interés de la RF al punto de que amenazó con reemplazar a su autoridad máxima que históricamente ha propendido a ser más técnica que política.

Hay peritos, como Stephen S. Roach, que rechazan que las subidas de la tasa de interés de la RF sea una amenaza al crecimiento económico de EEUU. Jeffrey Frankel opina que la desaceleración económica del momento se debe a las guerras comerciales provocadas por Donald Trump, y no al desempeño de la RF. Nouriel Roubino opina que Trump ha forzado a la RF a subir las tazas de interés para demostrar su independencia de la Casa Blanca. Project Syndicatecomenta que habrá que ver si la RF puede continuar su trabajo en vista de las amenazas del Presidente y el nerviosismo de los mercados. Un dólar de EEUU más caro sumado al elevado nivel de riesgo de inversión generan presiones en algunas economías de mercados emergentes con deuda externa en dólares de EEUU porque lógicamente encarece sus pagos aunque en medida distinta en los últimos 12 meses dependiendo del país. La situación tiene traza de perdurar en 2019… y la Casa Blanca no parece percatarse… ni menos enmendarse.


El calentamiento climático versus el lucro fácil

diciembre 20, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

La Comisión Intergubernamental del Cambio Climático de la ONU (CICC) enuncia que el calentamiento planetario amenaza todo lo viviente y su medio ambiente, y que su control está en más peligro que nunca por razones políticas enarboladas por las industrias del petróleo y del carbón que continúan encendiendo las turbinas de generación de electricidad por lucro, y echando el nocivo dióxido de carbono, CO2. Esto porque Arabia Saudita, China, EEUU, Kuwait, Rusia, et. al. tienen intereses extractivos acaparadores y hasta dictatoriales, de izquierda o de derecha, que optan por afirmar que lo del calentamiento climático, comprobado y refrendado científicamente hasta el cansancio, es dizque producto de nerviosismo y hasta alharaca internacionales. En noviembre el presidente electo de Brasil, J. Bolsonaro, dijo que el ministro de relaciones exteriores de su gobierno sería Ernesto Araujo, el que enunciara que lo de calentamiento climático era un complot de marxistas para socavar las economías de occidente. El nuevo gobierno anunció que talaría en grande los bosques de la Amazonía.

El lucro fácil, canalizado por la comercialización establecida del carbón desde hace más de cien años, y la creciente necesidad de energía eléctrica, hacen del calentamiento climático una plaga mundial que amenaza con hacer desaparecer islas-países, zonas costeras, hielos “eternos,” y provocar distorsiones biológicas y bacteriológicas jamás vistas. Los productores de petróleo tampoco escapan la condena porque los vehículos contaminan. Los eléctricos todavía están en ciernes por su elevado precio.

Bajo la presidencia de Michal Kurtyka, las tortuosas negociaciones de delegados de 200 países concluyeron la COP 24, organizada por la ONU, el sábado 15 de diciembre en Katowice, Polonia. Se trató penosa pero detalladamente lo que se debe hacer internacionalmente para detener el calentamiento climático. Se logró por lo menos mantener vigente el Pacto de París al comprometerse a utilizar un sistema común de medida de emisiones contaminantes, disminuirlas, y elevar los resultados a la reunión de 2020. También se acordó pedir a los países pudientes mayor claridad en cuanto a la ayuda que pudiesen proporcionar a los países pobres en la producción de energía limpia, en la protección ante desastres naturales, y en la pugna por filtrar más y mejor las emisiones contaminantes. Lo rescatable fue que los representantes de EEUU bregaron porque China e India se comprometiesen a disminuir la emisiones nocivas, y apoyaron lo acordado pese a que su presidente habló de abandonar el Acuerdo de París; incluso mencionaron la posibilidad de que futuros presidentes de EEUU consideren volver en pleno a él. De todas maneras EEUU no puede renunciar del todo hasta fines de 2020.

La mayoría de las delegaciones mostraron desaliento ante el débil cometido demostrado en las sesiones, aunque también hubo voces que destacaron la brega en pos de lograr lo posible en medio de intereses políticos y económicos que pululan por doquier y articulan su influencia. Por el momento se espera que los acuerdos hagan que los países vean la mejor manera de disminuir la contaminación y lo exhiban en las reuniones de 2020 en Santiago de Chile. La verdad incontrovertible es que los científicos del clima afirman que no tenemos tiempo para tanta experimentación a “paso de tortuga”… porque la contaminación aumenta “al galope”. Es hora de actuar mucho más rápidamente.


El calentamiento climático versus el lucro fácil

diciembre 17, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

La Comisión Intergubernamental del Cambio Climático de la ONU (CICC) enuncia que el calentamiento planetario amenaza todo lo viviente y su medio ambiente, y que su control está en más peligro que nunca por razones políticas enarboladas por las industrias del petróleo y del carbón que continúan encendiendo las turbinas de generación de electricidad por lucro, y echando el nocivo dióxido de carbono, CO2. Esto porque  Arabia Saudita, China, EEUU, Kuwait, Rusia, et. al. tienen intereses extractivos acaparadores y hasta dictatoriales, de izquierda o de derecha, que optan por afirmar que lo del calentamiento climático,  comprobado y refrendado científicamente hasta el cansancio, es dizque producto de nerviosismo y hasta alharaca internacionales. En noviembre el presidente electo de Brasil, J. Bolsonaro, dijo que el ministro de relaciones exteriores de su gobierno sería Ernesto Araujo, el que enunciara que lo de calentamiento climático era un complot de marxistas para socavar las economías de occidente. El nuevo gobierno anunció que talaría en grande los bosques de la Amazonía.

 El lucro fácil, canalizado por la comercialización establecida del carbón  desde hace más de cien años, y la creciente necesidad de energía eléctrica, hacen del calentamiento climático una plaga mundial que amenaza con hacer desaparecer islas-países, zonas costeras, hielos “eternos,” y provocar distorsiones biológicas y bacteriológicas jamás vistas. Los productores de petróleo tampoco escapan la condena porque los vehículos contaminan. Los eléctricos todavía están en ciernes por su elevado precio.

 Bajo la presidencia de Michal Kurtyka, las tortuosas negociaciones de delegados de 200 países concluyeron la COP 24, organizada por la ONU, el sábado 15 de diciembre en Katowice, Polonia. Se trató penosa pero detalladamente lo que se debe hacer internacionalmente para detener el calentamiento climático. Se logró por lo menos mantener vigente el Pacto de París al comprometerse a utilizar un sistema común de medida de emisiones contaminantes, disminuirlas, y elevar los resultados a la reunión de 2020. También se acordó pedir a los países pudientes mayor claridad en cuanto a la ayuda que puedan proporcionar a los países pobres en la producción de energía limpia, en la protección ante desastres naturales, y en la pugna por filtrar más y mejor las emisiones contaminantes. Lo rescatable fue que los representantes de EEUU bregaron porque China e India se comprometiesen a disminuir la emisiones nocivas, y apoyaron lo acordado pese a que su presidente habló de abandonar el Acuerdo de París; incluso mencionaron la posibilidad de que futuros presidentes de EEUU consideren volver en pleno a él. De todas maneras EEUU no puede renunciar del todo hasta fines de 2020.

 La mayoría de las delegaciones mostraron desaliento ante el débil cometido demostrado en las sesiones aunque también hubo voces que destacaron la brega en pos de lograr lo posible en medio de intereses políticos y económicos que pululan por doquier y articulan su influencia. Por el momento se espera que los acuerdos hagan que los países vean la mejor manera de disminuir la contaminación y lo exhiban en las reuniones de 2020 en Santiago de Chile. La verdad incontrovertible es que los científicos del clima afirman que no tenemos tiempo para tanta experimentación a “paso de tortuga”… porque la contaminación aumenta “al galope”. Es hora de actuar mucho más rápidamente.


Mahoma (570-632 d.C.) fundador del islamismo

noviembre 26, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El cumpleaños de Mahoma es el 20 de noviembre; el 12avo del Rabi al-Awwal en que la mayoría de los musulmanes cree que vino al mundo en La Meca hace 1400 años. De origen humilde, a los 25 años se casa con una viuda pudiente y vive 15 años como mercader. En 610 en una cueva del monte Hira, norte de La Meca, tiene una visión y oye al ángel Gabriel que en nombre de Dios le ordena ser profeta de la “religión verdadera.” Así comienza su vida de revelaciones que él y otros dan a conocer en el Qur’an, Corán, Korán o Qurán. Mahoma se considera a sí mismo el último profeta de lo judaico-cristiano… que adopta teológicamente y le añade doctrina.

El 622 Mahoma tiene seguidores en La Meca y en 623 gesta recelos y las autoridades quieren asesinarlo. Se fuga a Medina, a 322 kilómetros al norte. Allí hace proselitismo religioso y logra unir a los beduinos del desierto. En 629 retorna triunfante a La Meca donde aglutina voluntad y determinación que da fundamento religioso a lo castrense. El 8 de junio de 632, Mahoma, uno de los más influyentes líderes religioso-políticos de la historia, muere en Medina, hoy Arabia Saudita, en los brazos de Aishah, su tercera y favorita esposa.Para 632 el islam reina en Arabia, y sus misioneros actúan en el imperio del este, en Persia, Etiopía y en el norte de África.

Según History.com, existe una división entre los sunnitas (Sunna=tradición) que son el 85% de los musulmanes, y los shiítas que descartan la Sunnade Mahoma y rechazan el orden de sucesión de los primeros cuatro sucesores del Profeta. Estos mantienen que el cuarto, Ali, debió haber sido el primero. La Sunna dice que Mahoma no designó un sucesor y que se eligió a su suegro Abu Bakr como primer califa. Pero los chiítas afirman que Mahoma, en una celebración de Ghadir Kumn, designó a su yerno y primo Ali ibn Abi Yalib del clan de Mahoma. De ahí que los shiítas consideren apócrifos a los tres califas que sucedieron a Mahoma. Este desacuerdo perduró e incluso se exacerbó con la formación del wahabismo sunnita creado por Muhammad ibn’ Abd al-Wahhab (1703-1792) con el apoyo de la casa Saud.El wahabismo es una corriente del islam circunscrita a los suníes de Arabia Saudita donde son mayoría. Desde 1970 se ha expandido en grande con la financiación de mezquitas y escuelas del corán por parte de Arabia Saudita y Qatar. La ley Sharía es su motto.

En 711, a 101 años de las revelaciones del monte Hira, los musulmanes triunfan militarmente en Guadalete, sur de España, iniciando la conquista de casi todo el territorio español; siguen hacia lo que hoy es Francia y, en 732, son derrotados por el franco Carlos Martel en Poitiers o Tours. El orbe musulmán, uno de los más grandes del mundo, llega por entonces hasta la India, al norte de África e Iberia. La conquista siguió en África y Asia donde la gente voluntariamente se convertía al islam. Mahoma es conocido como “Rahmah,” “el misericordioso,” y “Habib Allah,” “el amado de Dios.” En julio de 1212 toda España menos el sur era cristiana. Allí están hasta 1492 cuando los ejércitos de los reyes Isabel y Fernando los expulsan de la península ibérica. Las artes taifa, almorávide, almohade, nazarí, literaria y musical del Al Andalus (Portugal, España, menos el norte) son prueba cultural de esos siglos. Lo que es imperdonable es que hoy, en nombre del islam, hordas fanáticas destruyan tesoros históricos con la increíble prédica de que representan “dioses falsos.”


La venta o el remate de la cónyuge

octubre 19, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

“Tras colocar a la mujer con ronzal de su cuello, brazo o pecho, el marido la subastaba públicamente al mayor postor…” es el argumento de la novela inglesa El alcalde de Casterbridge, de T. Hardy. S. P. Menefee, en Wives for sale, registra 387 ventas de esposas hasta comienzos del siglo XX. El cuadro “Selling a wife” (1847) de T. Rowlandson, muestra “la costumbre inglesa” de terminar un matrimonio por subasta y de acuerdo mutuo a fines del XVII. Hasta 1847 la gente común prefería rematar a la cónyuge lo que era permitido socialmente. La costumbre hoy parecería estrafalaria y hasta cruel; se tranzaba en mercados, tabernas y ferias. Los historiadores no dicen dónde y cuándo comenzó esta práctica inglesa y cuán expandida estaba. Dicen que era un divorcio expedito porque hasta ese año divorciarse legalmente necesitaba un costoso fallo del Parlamento inglés, y tardaba. R. Phillips dice que no se sabe cuán frecuentes eran los remates, y que a menudo se inventaban para satisfacer a la prensa. El historiador L. Stone dice que estas transacciones no disolvían el matrimonio original por lo que la policía comenzó a combatirlas.

La venta o remate de esposas ha existido desde tiempo inmemorial en muchas culturas con la posible excepción de Tailandia, Indonesia, la Roma Antigua y el antiguo Israel. Prohibiciones parciales se dieron en Inglaterra, Japón y otros. Han sido practicados en India, EEUU, China, Escandinavia, Nepal, Colombia, Guatemala, las Indias holandesas y otras regiones. Tales prácticas han existido en países cristianos y musulmanes, y a menudo se asemejaron a la venta de ganado porque se trataba a las esposas como mercancía. Ella pertenecía al marido lo que venía a ser un hecho brutal, patriarcal, feudalista y esclavista. El historiador N.G.L. Hammond dice que en la Grecia antigua los tebanos aniquilaron a los orcómenos (de Arcadia) y vendieron a sus mujeres y niños como esclavos… “violencia que fue criticada por Polibio.” Pero en la Roma antigua, dice J. Rüpke, vender una esposa era un crimen… y el vendedor estaba sujeto a ser sacrificando a los “dioses menores”. Los germánicos en general consideraban a la esposa comerciable con los romanos. Según P. G. Gleis: “un lombardo mató a un sirviente que quiso casarse con una mujer libre, y vendió como esclava a la mujer del muerto.” La vieja ley germánica permitía la venta de la esposa en caso de adulterio, y la llegada del cristianismo no alteró la costumbre. Gleis dice que la Ley Teotónica permitía la venta de la cónyuge y sus hijos solamente como último recurso.

Archivos del occidente rural de la Francia medieval especifican venta de esposas. En Hungría, hacia 1114 dC., un sínodo dictaminó: “Cuando una esposa de la nobleza dejase a su marido por tercera vez, ella debía recibir clemencia… pero si era plebeya habría de venderse… Según Gleis, Canuto II “El Grande” de Dinamarca (1018-1035) decretó que ninguna mujer (criada) sería obligada a casarse con un hombre que no le agradase aunque ofreciese pagar por ella, pero si quisiese pagar…. El historiador D. J. Chandler dice que de 1750 a 1826 en Colombia se aplicaba la ley colonial española que permitía el matrimonio entre esclavos aunque el dueño no lo aprobase, y prohibía la separación de padres e hijos en caso de venta. La práctica en Inglaterra duró hasta 1857 cuando se facilitó el divorcio. Y con ello pasó a la historia la tendencia a practicar e incluso fantasear el remate de esposas.


A %d blogueros les gusta esto: