Un mundo de elecciones pero menos democracia

agosto 8, 2018

Organizaciones que observan el devenir de la democracia concuerdan que el mundo por primera vez se muestra cada vez menos democrático y lo sorprendente es que el cambio sea resultado de elecciones. Últimamente las colectividades votan por alterar valores que por mucho tiempo se consideraron baluartes representativos del voto de mayorías. Pero el Brexit… y la elección de Trump en EEUU, más el apego de éste a dictadores como Putin, han sido resultado de elecciones democráticas aunque la que eligió a Trump, entre otras, ha ido a contrapelo de lo edificante. Falta ver si la elección de EEUU de 2016 fue o no favorecida por piratas cibernéticos rusos. Como dijo el NYT el 3  de agosto: “Se trate de la OTAN, Rusia, Irán o Corea del Norte, el partido y los colaboradores inmediatos de Trump articulan mensajes diferentes a éste.“ Y Alexandra Schwarts de la revista New Yorkerdice: hoy “EEUU amenaza al mundo… y los estadounidenses estamos en él.”

Leatherby y M. Rojanasakui de Bloomberg newsopinan: “estas manifestaciones democráticas demuestran que los resultados electorales de hoy no siempre son iguales”…ni mucho menos. Hungría, Turquía, Rusia, y Venezuela tuvieron elecciones este año y los resultados no significaron mucho ya que los que estaban afianzaron su poder. Ahora, lo peculiar es ver ese acontecer como método de debilitar y hasta alterar los contrapesos y balanceos constitucionales de la democracia lo que acaso tiente a utilizar la misma fórmula político-electoral para ganar. Italia es un ejemplo. ¡Y todo se muestra legal! Se trata de una legalidad cuestionable, desde luego. Pero ahí está, coleteando por doquier.

En promedio, el mundo está cada vez menos democrático ya que el mayor sufragio no necesariamente connota mayores libertades. Según el Instituto V-dem’s de Alemania, que estudia la libertad, honradez, idoneidad, equidad y seriedad de elecciones, la calidad de varias democracias del mundo se deteriora. Un ejemplo es Turquía con las elecciones de hace unas semanas que resultaron en la prolongación inconstitucional del mandato de Recep T. Erdogan, y la eliminación del cargo de primer ministro para hacer una presidencia suprema que eliminó el parlamente de casi un siglo de existencia. En 2017 Turquía encarceló a más periodistas que ningún otro país. También las elecciones poco equitativas de April en Hungría, país de la Unión Europea, que reeligieron a Viktor Orban que, desde 2010, ha modificado la Constitución, restringido a la prensa y fraguando candidatos falsos a fin de dividir el voto de la oposición. La elección de 2018 en Rusia tenía a Putin como ganador de antemano entre otras cosas porque no se permitió candidatear al opositor, Alexey Navalny; además el régimen controló a la prensa y alteró urnas de votación por doquier. En Suramérica varios países de antemano dijeron que no reconocerían las elecciones presidenciales de Venezuela por ser fraguadas a favor de Nicolás Maduro quien tiene un conocido expediente de encarcelamiento de líderes de la oposición, de quitar autoridad a la legislatura constitucional, y de instauran una con sus adeptos a fin de reformar la Constitución a su gusto.

Todo esto no es nuevo por lo que es una barbaridad no repasar la historia a fin de mostrar reparo a como dé lugar y en forma sostenida. Para muestra un botón: en el siglo XIX Napoleón III en Francia comenzó como presidente electo… y terminó como un autonombrado… ¡emperador!


Cuando la lujuria despedaza la literatura

mayo 29, 2018

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Tásito en Anales (100 a.C.) dice que la lujuria es la más flagrante de las pasiones… lo que se comprueba con lo acontecido con el Premio Nóbel de Literatura 2018, víctima de la desenfrenada lujuria y descaro de los encargados de administrarlo y respetarlo. La Academia Sueca que por 232 años ha tenido un jurado de escritores y eruditos que desde 1901 ha conferido el Premio Nóbel de Literatura, anunció en abril que se veía en la necesidad extraordinaria de postergar la entrega del premio de este año hasta 2019 cuando elegiría a dos ganadores. Se trata de una irregularidad que no se había visto desde 1949 cuando se postergó hasta 1950 la entrega del premio al novelista estadounidense William Faulkner.

El premio de Literatura, el más emblemático de todos los premios Nóbel desde que en 1901 se dio al francés Sully Prudhome, ha sido despedazado en 2018 principalmente por dos escandalosos sujetos de la Academia Sueca: Horace Engdahl y Jean-Claude Arnault. Aquel, de 69 años, añejo Secretario Permanente de la Academia, hijo de militar, autor, que en uno de sus libros escribió: “la penetración es siempre una derrota de la mujer y una victoria del hombre,” “las mujeres son musas lo hombres genios.” Bajo la dirección de Engdahl, según Spiegel, la Academia devino en un instrumento de poder para el Secretario, una especie de sociedad secreta de 18 miembros con privilegios como apartamentos subsidiados, distinciones y discreción “a la carta”. No solo daba el premio Nóbel de literatura cada año, sino que también millones de dólares en premios y concesiones a lo camarilla aristocrática en un país que se ufana de ser igualitario aunque salpicado de anacronismos como la Academia sueca y sus posibles vínculos con la monarquía.

Jean-Claude Arnault, francés, de 71 años, casado con la poetisa y miembro de la Academia, Katarina Frostenson, fotógrafo y versado manipulador vinculado con la Academia desde hace treinta años que, de acuerdo a Spiegel, socializaba a veces discurseando y cantado en sueco y ruso en fiestas que duraban hasta horas del amanecer. La pareja es dueña de The Forum, un centro cultural de Estocolmo beneficiario de fondos de la Academia. En noviembre el periódico sueco DagensNyheter publicó que Arnault había asediado, metido mano, y asaltado a por lo menos 18 mujeres en los últimos años. Éstas lo develaron. Utilizaba sus dotes artísticas y vínculos académicos para presionar a mujeres jóvenes a que tengan relaciones sexuales con él incluso en las dependencia de la Academia de Estocolmo y de París. Jonas Ekstromer en el NYT,incluso nombra a la artista Anna Karin Bylund que en 1996 se quejó a la Academia de que Arnault la había abusado sexualmente. No le hicieron caso. La novelista Gabriella Hakansson también se quejó de que Arnault la había abusado sexualmente en 2007. Incluso la semana en que se anunciaba la cancelación del Premio de Literatura 2018, Arnault era acusado de meter mano a la ¡princesa Victoria! heredera al trono de Suecia. La policía investiga mientras el agresor, a través de su abogado, niega culpabilidad.

El conocido editor y publicista, Mats Svegfors, jubilado, hizo saber que el escándalo amenazaba con desprestigiar a Suecia entera. El rey de Suecia, Carl XVI Gustaf, patrocinador de la Academia, anunció que había cambiado las reglas… que ahora permiten renuncias, y que retiran a miembros inactivos por dos años. Seguramente se hará más en Suecia democrática.


El futuro de los vehículos eléctricos

abril 17, 2018

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El futuro de los vehículos eléctricos (VE) promete porque, de acuerdo al comentarista Jess Shankleman, de Bloomberg News Energy Finance(BNEF), la comercialización de VE hacia 2040 superará la de vehículos a hidrocarburos cuando los precios de las baterías bajen causando una revolución en la industria automotriz porque la demanda mundial de petróleo bajará afectando a los países exportadores de petróleo, y favoreciendo a los productores de litio como Chile, Argentina y ojalá que Bolivia, et. al. El director General de Enel SpA, Francesco Starace, dijo recientemente en Roma que “Los autos eléctricos son intrínsecamente más económicos que los propulsados por gas o combustible debido a que son más sencillos y su mantenimiento es mucho más fácil”.En 2040 en Europa casi el 67% de los autos vendidos serán eléctricos, mientras que en EEUU será el 58%, y en China el 51%. Pero hay incertidumbre en EEUU porque su actual presidente podría restringir la producción de autos eléctricos.

BNEF calcula que el descenso del costo de producción de VE copará una tercera parte de la flota mundial de vehículos lo que significará un consumo menor diario de casi ocho millones de barriles de petróleo. Para 2040, 64 millones de vehículos serán eléctricos y 55 millones a hidrocarburos. Hoy se sabe que los precios de las baterías de iones de litio bajarán. Los pronósticos de BNEF son más optimistas que los de la Agencia Internacional de la Energía ya que también incluyen: aumentos en las inversiones de producción de esas baterías, mayor capacidad de producción de compañías como Tesla y Nissan, mayor demanda de vehículos eléctricos en China y Europa; fuera de que hacia 2026 los VE y los de gasolina tendrán el mismo precio. Además, el consumo global de electricidad de los VE crecerá de 6 terawatts-hora en 2016, a 1800 en 2040, o 0,5 de la demanda global de energía. Por otro lado se espera que la capacidad de manufactura de baterías de iones de litio ascienda de 90 gigawatts-hora en 2018 a 270 en 2021. La infraestructura de recarga continuará siendo un problema sobre todo en mercados emergentes como India.

La competencia en la fabricación de celdas de iones de litio ha hecho que el precio baje 73% desde 2010, y por supuesto que descenderá aun más en las próximas dos décadas, aunque no descenderá como el de paneles solares que sirven de pauta de lo que puede pasar con los precios de la celdas de iones de litio. BNEF calcula que mundialmente se necesitarán algo así como 35 de las conocidas gigafábricas, como las que construyó en Nevada, EEUU, Elon Musk, fundador de Tesla, en los próximos 13 años para satisfacer la demanda de vehículos eléctricos.

Se trata de una señal más a los productores suramericanos de litio y otros metales que se ve que tienen tiempo de conseguir los medios que hagan posible la producción de celdas de iones de litio de exportación en Suramérica. Eso sí, que lo haga y comercialice la empresa privada… ya que la estatal tiene un mal expediente de trabajo competente. Es que no solamente se trata de un aumento notable en la demanda de litio. Según BNEF, la demanda de grafito ascenderá de 13,000 toneladas anuales en 2015 a 852.000 toneladas en 2030. La demanda de níquel y aluminio, muy necesarios en la fabricación de VE, ascenderá de 5000 toneladas en 2015 a 327.000 toneladas en 2030. La demanda y producción de litio, cobalto y manganeso aumentarán cien veces. ¡Agregar valor al metal es el reto!


Calentamiento planetario, desempleo y otros males

marzo 27, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Un informe reciente del Banco Mundial (IBRD) dice que si los gobiernos no toman acción inmediata, el número de víctimas de ¡ojo! cosechas fallidas, sequías y ascenso del nivel de los océanos aumentará marcadamente en las próximas tres décadas. Para 2050, y de no implementarse medidas mancomunadas, 86 millones de personas serán desplazadas y desempleadas en África subsahariana, 40 millones en Asia del sur y 17 millones en América Latina. Mas de 143 millones de desplazados por el cambio climático. En estas regiones vive más de la mitad de los habitantes del mundo en desarrollo incluyendo el 2,8% que confrontan el referido riesgo por lo que el cambio climático inexorablemente se viene convirtiendo en un propulsor de la migración de comunidades enteras en busca de asentamientos más seguros donde el empleo remunerado sea posible y perdurable lo que se torna difícil de visualizar a priori, menos pronosticar. Las migraciones del Medio Oriente y del norte de África de hoy, habrán de ser nimias comparadas con los movimientos de millones que irán de costas al interior de todas partes afectando abastecimientos de todo orden y aumentando el desempleo y el hambre en prácticamente todo el planeta.

AFP dijo que la ejecutiva del IBRD, Kristalina Giorgieva, comentó que “cada día que pasa el cambio climático deviene en una apremiante amenaza económica, social y existencial de países y sus habitantes, y que el número de estos migrantes podría reducirse en decenas de millones si se toman medidas globales que reduzcan la emanación de gases que causan el efecto invernadero, y con planificación adecuada de largo plazo.” Por otro lado el metereólogo H. López, del Instituto de Estudios Atmosféricos de la Universidad de Miami, enunció recientemente que en base a datos climáticos de junio a agosto de 1900 a 2010, las temperaturas en regiones ecuatoriales y hasta los trópicos de cáncer y capricornio del planeta, respectivamente, pueden subir entre 5 y 15 grados centígrados en los próximos años persistiendo por días y hasta semanas lo que afectaría a niños, ancianos e incluso a personas sanas, y animales. Las zonas septentrionales y meridionales del norte y sur del planeta respectivamente también se verían afectadas sobre todo por el aumento de metros de la superficie del mar.

Este aumento habrá de causar estragos en los negocios y por lo tanto en el empleo de millones en puertos y aledaños urbanos hoy notorios y latentes. Ni hablar del deshielo de los polos y las cordilleras de un mundo enfrascado en pugnas político-económicas en las que el actual gobierno de EEUU se muestra renuente a considerar la amenaza del calentamiento climático. Su renuencia a aceptar los términos del Tratado de París lo comprueba. La protección de intereses comerciales de inmensas industrias contaminantes, cabilderas de congresos y parlamentos por décadas, es el motivo estulto, mezquino y suicida claramente condenable. La ceguera de gente pudiente que maneja empresas del carbón, las deforestadoras de bosques tropicales, et. al., a lo que hay que añadir gobiernos débiles controlados por ellas o que son parte de ellas como el Chino; ni hablar de los adinerados cultivadores de coca y otras yerbas, incluyendo la crianza de ganado, cuya angurria avasalla zonas vírgenes que se ven cada vez menos protegidas sobre todo en América Latina. Con solo apagar luces de monumentos, como la torre Eiffel, en protesta, se logra poco.


“Servicio sí, servidumbre no”

marzo 6, 2018

por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El Papa Francisco dijo el 12 de mayo de 2016 que “a menudo encontraba monjas haciendo trabajo de servidumbre y no de servicio,” por lo que exhortó a las religiosas a “tener el coraje de decir que no” cuando los superiores pedían trabajo que más era servidumbre que servicio. “Las hermanas deberían estar en las calles, en las escuelas, con los enfermos y los pobres en vez de estar haciendo mandados de un cura de parroquia.” Lo dijo cuando habló de hacer diáconos de religiosas a tiempo de referirse a las múltiples labores que las monjas de la Iglesia Católica han cumplido históricamente… y siguen cumpliendo en 2018, obedeciendo ordenanzas o instrucciones de sacerdotes y otros religiosos que en nombre del Más Allá y los votos de compromiso de ellas todavía no vacilan en encomendar tareas, que ellos prefieren esquivar, a religiosas católicas que por fe, esperanza y/o caridad obedecen consuetudinariamente recibiendo en retorno poca o ninguna compensación o reconocimiento.

Según Elisabetta Povoledo, en reciente artículo del NYT, una Sor María habló de monjas que hoy trabajaban muchas horas cocinando y limpiando comedores de cardenales y obispos sin ni siquiera ser insinuadas de compartir la mesa con ellas. Sor Paola dijo que muchas religiosas todavía no tenían contratos de trabajo con obispos, escuelas, parroquias y congregaciones donde laboraban y de las que “recibían poca o ninguna compensación.” Sor Cecilia se refirió a que “las monjas son vistas como voluntarias que obedecen al llamado cuando se las necesita lo que se presta al abuso constante”.

Estas versiones — de monjas que recurrieron a seudónimos para poder hablar — aparecieron, según Povoledo, el jueves 28 de febrero de 2018 en un artículo de la periodista francesa Marie-Lucile Kubacki publicado en el número de marzo de Women Church World (las mujeres en el mundo de la Iglesia) que sale junto al periódico del Vaticano L’Osservatore Romano. Lo de Kubacki versa sobre las monjas explotadas hoy por los líderes e instituciones de la Iglesia Católica Romana. Esas versiones denotan la angustia de muchas monjas relacionada con las injustas condiciones económicas y sociales en las que todavía viven en medio de presiones sicológicas y espirituales. “Ante los ojos de Jesús todos somos hijos de Dios”, dice Sor María, “pero en la vida diaria algunas monjas no viven así por lo que enfrentan incomodidad y confusión.”

La socióloga Paola Lattanzi en la misma revista señala que algunas parroquias en Italia habían comenzado a invitar a mujeres a hablar durante la misa. Subrayó que “los sacerdotes han comenzado a comprender que el asunto no puede seguir siendo ignorado.” También se cita a Sor Cecilia diciendo que ya no se calla: “hoy cuando soy invitada a dar una conferencia ya no vacilo en decir que quiero que se me pague… y cuánto; se trata de la sobrevivencia de nuestras comunidades…” porque ella y sus hermanas viven de estos ingresos. Por otro lado el artículo cita a la intelectual feminista Lucetta Scaraffia diciendo que “el cambio es difícil… muchos prelados no quieren saber de estas cosas porque es más fácil contar con monjas que continúen ejerciendo servidumbre. La brega viene desde la época del Papa Benedicto XVI.” Otra verdad es que, históricamente, la vocación de hombres al sacerdocio ha sido siempre ponderada y valorada; en cambio la vocación de mujeres al servicio de monjas ha sido infravalorado en forma injusta y desde luego equivocada.


Más millonarios que nunca

enero 29, 2018

 

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Representantes del uno por ciento de la población del mundo industrializado o primer mundo, que viene a ser la crema y nata del capitalismo multimillonario que se llevó el 82% de la riqueza generada en el mundo en 2017, se reunió un año más la semana pasada en Davos, Suiza, a fin de regodearse y celebrar el auge de los mercados de bolsa, las reducciones de impuestos corporativos en EEUU e Inglaterra, y el hecho de que las principales economías del mundo crecieron en 2017… aunque la desigualdad de ingreso, el calentamiento climático, el debilitamiento y hasta eliminación en EEUU de importantes servicios sociales como el popular seguro médico ”Obama Care”, el convulsionado Medio Oriente e incluso el populismo individualista no dejaron de inquietar el ágape de Davos ni empañarlo.

El multimillonario, donde esté y de donde venga, simple y llanamente busca hacer más dinero y desde luego cuida el que posee a como dé lugar a menudo sorteando la ética, los derechos humanos y desde luego descuidando y hasta olvidando lo que quede de ellos, los ricos, en la historia y en el apellido de la descendencia la que, a menudo, a él, le importa un pito. Aunque no todo es perfecto. Según el NYT, el multimillonario Ray Dalio, filántropo estadounidense y fundador de uno de los más grandes fondos de inversión libre del mundo (hedge funds) opinó en Davos que los puestos de trabajo de planta están disminuyendo en el mundo lo que tiende a aumentar la necesidad de ayuda social gubernamental de por sí cada vez más escasa… lo que repercutirá inevitablemente en la clase pudiente, aseveró.

En EEUU la ayuda social ha de ser particularmente escasa porque el actual gobierno acaba de legislar a favor de que los ricos paguen menos impuesto a costa del presupuesto de ayuda a los pobres. Mucha población no solamente en EEUU está quedando atrás; hay inequidad en medio de incertidumbre con respecto al futuro. En general, la globalización y la automatización hacen que la gente se pregunte si será posible dejar un mundo mejor a los hijos. Davos y su importante secuela de preocupación, iniciativa y capacidad de ejecución debería resultar en ideas que conduzcan a soluciones estructurales a la brevedad posible o sea ahora, en 2018. La directora Gerente del FMI, Christine Lagarde, también ha expresado en Davos su preocupación por la falta de equidad en el mundo de hoy. “El 2017 registró un crecimiento global acelerado que se espera continúe en 2018 y 2019. Estamos esperanzados pero no satisfechos,” dijo.

De lo anterior proviene la reinante y tozuda paradoja de grandes ganancias percibidas por los multimillonarios en medio de una inmensa ansiedad planetaria porque todos sabemos, no solamente los de Davos, que desde la última crisis financiera de finales de la primera década del siglo XXI, el capitalismo, e incluso el no capitalismo oportunista, han hecho mucho dinero a menudo pisoteando leyes o ajustándolas a su gusto y conveniencia en áreas económico-político-sociales que tienen que ver con redistribución de ingresos, equidad judicial, veredictos y respeto a la constitucionalidad que impida eternizaciones de poder, ineptocracia y corrupción sobre todo en la conducción de elecciones, y otros. El caso de Venezuela y la decisión reciente de su “gobierno” de no permitir un frente común de oposición, en la anunciada “a dedo” elección presidencial, es un ejemplo que todo gobierno, organización o individuo que se respete debe condenar.


George Bernard Shaw, de Tolstoy a Stalin

septiembre 20, 2017

 

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El dramaturgo irlandés George Bernard Shaw (Dublin 1856-RU 1950) fue admirador del líder ruso José Stalin. El anarquista exiliado en Londres, Peter Kropotkin, y el nihilista Segius Stepniak seguramente le hablaron de la renovación espiritual que comenzaría en Rusia. Su famoso drama La casa del corazón partido lo subtituló “Una fantasía a la manera rusa de temas ingleses”, que muestra la influencia del ruso Chekhov. Y es que la literatura rusa de los 1880 motivó muchedumbres y a él inmensamente, en particular Ana Karenina y La guerra y la paz de Leon Tolstoy a quien llamaba “el maestro”. El arte ruso y en particular la literatura para Shaw constituían un universo alternativo en el que Rusia era una esperanza.

De familia burguesa protestante, autodidacta, luego del divorcio de sus padres en 1876, Shaw se mudó a Londres con su madre que era músico, y hermanas. En 1898 contrajo matrimonio con la irlandesa Charlotte Payne-Thowsend de familia acomodada. Hizo crítica literaria y de música; elogiaba a Richard Wagner, pero no le fue bien hasta que incursionó en el teatro. Enaltecía a Ibsen. En su primera obra teatral, Casas de viudos (1892) critica las injusticias sociales. En La profesión de la señora Warren (1894) critica la prostitución y el capitalismo que paga por ella. Su obra teatral es didáctica y atrajo a las clases sociales que él criticaba. Conoció los abusos de trabajadores, mujeres, niños desvalidos de la Europa de finales del siglo XIX y comienzos del XX. Leyó a Marx y en 1884 se hizo socialista y se inscribió en la Sociedad Fabiana que no favorecía la violencia.

Para él, el triunfo de la revolución rusa en octubre de 1917 supuso el fin del zarismo y de los poderosos que habían abusado por siglos. Joseph Stalin devino líder. Su brutal dictadura llegó a eliminar más de veinte millones de rusos mucho de ellos campesinos, a tiempo que George Bernard Shaw adquiría fama internacionalmente como dramaturgo. Admiraba a Stalin. Lo consideraba el líder del reparto de la riqueza entre el proletariado ruso, el europeo y el del mundo. Hasta el día de su muerte tuvo una fotografía enmarcada de Stalin en su dormitorio. Su admiración fue vigorizada por el traspié que significó para Occidente la crisis del año 1929. La cruel Gran Purga rusa, la hambruna de Ucrania y el Pacto Stalin-Hitler no lo hicieron cambiar de parecer. Esa admiración fue reafirmada cuando visitó oficialmente la URSS en 1931 y fue recibido con una guardia de honor, emblemas gigantescos con su retrato y la muchedumbre gritando “heil Shaw”. Se le ofreció un enorme banquete para celebrar su cumpleaños 75. Luego Stalin le concedió una visita privada de dos horas que él calificó de “simpática y de buen humor”.

Resulta increíble observar el culto de Occidente por el dramaturgo irlandés, autor de obras sin duda maestras como Pygmalion, Hombre y superhombre y San Joan, et. al. Admiraba a la URSS como método de gobierno para “reivindicar masas”… lo que hasta hoy resulta paradójico y, como dijo el NYT: “la gran separación de orbes de la guerra fría quizá no fue tan sencilla como parece. La obsesión endémica de Shaw por la URSS es una fuerza que todavía late en nosotros: el deseo de ver en la URSS las virtudes que hacen falta en Occidente”.

El día de su muerte el primer ministro de la India, Jawaharlal Nehru, dijo: “él fue no solamente una de las grandes figuras de su época, sino que influyó el pensamiento de un gran número de seres humanos de dos generaciones.” Su influencia puede resumirse en el mandato de ser un escéptico que cuestiona creencias, hábitos y costumbres que han tenido vigencia por mucho tiempo, como el sitial social de las mujeres, los niños, los desvalidos y los homosexuales (se dice que él lo era). Ante la reacción organizada a sus ideas y principios, él oponía su derecho a la libertad de expresión. Criticaba cualquier tipo de crueldad, despreciaba el propagandismo y sobre todo la mentira lo que no deja de ser… ¡paradójico!


A %d blogueros les gusta esto: