Injusticia comunitaria

Injusticia comunitaria
Por Jorge V. Ordenes L.
La mayoría de los bolivianos entendemos lo que es justicia porque el concepto se deriva de un orden jurídico establecido desde hace tiempo por voluntad propia de bolivianos pensantes. Ese orden establecido de justicia o sistema judicial basado en un dechado jurídico de Constitución y leyes en Bolivia por supuesto que se lo ha burlado muchas veces a lo largo de la historia del país y se lo sigue burlando de una forma u otra, y se lo continúa manoseando políticamente sólo Dios sabe hasta cuándo. De ahí los dichos populares de que hay que cuidarse de la justicia boliviana; de que en Bolivia no hay justicia; que la justicia se compra, etc. Pero lo que no hemos visto antes, en la escala que significa el asalto de la casa privada del ex Vicepresidente en las cercanías al “Lago Sagrado”, es que con premeditación, alevosía, ventaja y cobardía no solamente se ataque y hiera ignominiosamente a los propietarios del inmueble de Huatajata, sino que se hable ¡nada menos que al nivel vicepresidencial del país! de un malón a favor dizque de la “justicia comunitaria”, como si comunidad alguna de lo que queda de Bolivia estuviese legalmente facultada, ni siquiera por la espuria y sangrienta constitución de Oruro, para hacer justicia por su cuenta, o por encargo; cuando lo más probable es que la salvajada envidiosa y artera de los asaltantes haya obedecido órdenes de “hacer injusticia” completamente antidemocrática e ilegal tomando como excusa el que el ex Vicepresidente haya favorecido el voto negativo de la constitución espuria a lo que, dicho sea enfáticamente, tenía pleno derecho como lo hemos tenido millones de bolivianos que hemos votado a favor del NO.

Luego el Gobierno habla de un “proceso legal interno de expropiación” de la casa del ex Vicepresidente, como si un proceso legal, en Bolivia o donde sea, tuviese que iniciarse con un asalto artero y completamente ilegal por lo criminal, violento y cobarde. Y encima permitir que los asaltantes y sus simpatizantes, mal llamados campesinos, declaren la zona de Huatajata dizque “en estado de sitio civil” como si se tratase de piratas de altamar que por estar rodeados de distancia a los centros de cultura y ley se otorguen la libertad de actuar salvajemente para luego declarar sandeces e incluso inventar figuras jurídicas que de ninguna manera pueden admitirse en una sociedad medianamente civilizada. Y “civilizada” quiere decir manejada por civiles de acuerdo a las leyes que tanto ha costado elaborar e implementar a fin de dar una categórica negativa a la fuerza bruta como la que, por desgracia, surgió esta vez en Huatajata. Permitir que los incivilizados declaren “estados de sitio” a su gusto y capricho es dar luz verde a la anarquía violenta que de crecer será muy difícil controlar con la ley. Sólo la fuerza entiende el pirata de por sí un desalmado y delincuente.

Lo de proceso legal interno es aún más asociado con logomaquia barata ya que eso de “interno” se refiere ¿a que no lo ha visto ni oído nadie? cuando el asalto a la propiedad privada perpetrado es de por sí un abierto delito público y por lo tanto de “interno” no tiene un ápice. Será que la “autonomía” de Huatajata y/o la región donde esté, de acuerdo a la constitución espuria, está regida por una especie de justicia comunitaria “interna” de esa región. Si es así, urge decirlo externamente de modo que todos nos empecemos a organizar autonómicamente en comunidades de autoridad y desde luego de justicia propia. ¿Sería el fin de Bolivia? Sin duda alguna, y los culpables habrán de ser los malhechores y sus cómplices que permitieron la diseminación de tonterías como “proceso legal interno” y/o “estado de sitio civil”.

Una cosa han conseguido los asaltantes con su acto infame, y es que si el ex Vicepresidente decide candidatear para presidente en las elecciones de diciembre, si se realizan, mucha gente que jamás admitirá la tesis de “justicia comunitaria” bárbara y peor, innecesaria, votará por él y por su candidato a vicepresidente. Será un notable punto político a favor que por descuido “comunitario” de este Gobierno, la culata hará de caño y el disparo de semejante desatino herirá al perpetrador que presunta y sospechosamente obedece consignas bárbaras de gente allegada al Órgano Ejecutivo (OE), antiguo Poder Ejecutivo, o por lo menos a los elementos duros de él. Tomen nota los “blandos” del Gobierno de Su Excelencia (S.E.) que en nombre de ustedes también se ha cometido la ignominia. ¿Hasta cuándo van a soportar la hegemonía de unos cuándos desaforados que fundamentan actos criminales en nombre de una nomenclatura comunitaria que sólo ha existido con semejante descaro en la época de la colonia? Claro que sí, para muestra un botón triste y sangriento: la matanza de sorateños en 1781. La historia puede repetirse sobre todo cuando la autoridad dizque democráticamente electa hace la vista gorda ante la ignominia cometida por unos cuantos a solo unas decenas de kilómetros de las ciudades del El Alto y La Paz. http://www.jvordenes.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: