La elección de diciembre de 2009

La elección de diciembre de 2009
Por Jorge V. Ordenes L.
La suerte de la libertad y la vigencia de leyes justas y pertinentes a todos los bolivianos por fortuna todavía no está echada, y la elección de diciembre de 2009 puede ser la arena movediza donde se hunda el ímpetu dictatorial de este Gobierno. Y digo que esa suerte no está echada por cinco evidencias irrefutables latentes hoy: (1) la Constitución Espuria de Oruro en su artículo 411 autoriza la colección de firmas para llamar a una nueva Asamblea Constituyente; (2) los partidos políticos, sobre todo el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y otros, me parece que se están renovando en todo el país y están organizando, entre otras cosas, la recolección de las firmas necesarias para otra Constituyente; (3) el clamor porque se depure el Padrón Electoral de Bolivia con presencia internacional va en aumento y (4) la necesidad de un nuevo censo nacional de población crece sobre todo porque las regiones, incluyendo desde luego las indígenas de toda latitud, han aprendido a que pueden ser acreedoras a representaciones justas en las cámaras y/u órganos legislativos nacionales y regionales.

La manoseada y deformada “democracia” que alude a menudo el “Órgano Ejecutivo” incluyendo Su Excelencia (S.E.) es una fachada de papel que no resiste el menor empellón indagatorio ni menos político de oposición. El Senado Nacional está cumpliendo con su deber me parece que hasta donde puede. Esto en parte porque el “cambio” con que el Gobierno matizó su propaganda política (porque programa nunca tuvo) no se podrá producir si no se retorna a los cauces de la ley y del diálogo como compromiso y no como imposición. Y esto no será posible del todo hasta que no se reconstituyan los tres Poderes del Estado en su plenitud. El Ejecutivo para gobernar en nombre de todos. El Legislativo para debatir y aprobar leyes; y el Judicial para que nos respetemos entre nacionales de un país que hoy tiene socavado buena parte del respeto a las leyes, al prójimo y a la propiedad privada.

Todos sabemos que el cambio debe darse pero dentro de una Bolivia legalista y unida. De ninguna manera desunida en la imposición ni en el matonismo que el Gobierno ha sabido montar en las plazas y caminos de la república (o lo queda de ella). Para empezar a remediar las cosas es imprescindible llamar a una renovada y seria Asamblea Constituyente que respete y practique la opinión de todos los delegados, y que llegue al consenso y al voto civilizadamente y con amplia cobertura de prensa nacional e internacional. No más atropellos como el de Sucre y Oruro. Para esto urge registrar 600.000 firmas sobre todo en la Media Luna y Chuquisaca que con eso debería alcanzar. No hay duda que hay que desandar lo andado y todos los pensantes lo sabemos.

Los ciudadanos de toda etnia que soportan cada vez menos las torpezas de los gobernantes actuales van en aumento. Por eso S.E. busca el voto de bolivianos en el exterior creyendo que con ellos tendrá mayor apoyo electoral cuando la verdad es que gente de su gobierno incluyendo los empleados subalternos de sus órganos ejecutivos (ministerios), lo que queda de YPFB y otros entes gubernamentales, se están dando cuenta de que prácticamente todo, desde la “nacionalizaciones”, las prometidas inversiones, el creciente narcotráfico, la hipercorrupción, la disminución escandalosa de las exportaciones y de las remesas del exterior, la cultivada imposibilidad de mejorar las relaciones diplomáticas con EEUU, etc. son realidades gubernamentales cada vez más perjudiciales. Los ciudadanos bolivianos que habitan en el exterior también saben pensar y por la internet leen los periódico bolivianos. Por eso y más es necesario apoyar la organización de partidos políticos con la consigna de que sea una sola fórmula presidencial y vicepresidencial la que se oponga al MAS en diciembre. Hacer otra cosa es perder la elección.

Ni hablar del error del Gobierno de mantener el tipo de cambio del boliviano-dólar sobrevalorado dadas las tasas de otros países. ¿Acaso es de economistas idóneos o de profesión hacer que nuestras exportaciones estén cada vez mas más caras cuando lo que debemos hacer es revertir la disminución que desde haces meses amenaza con destruir la capacidad exportadora de Bolivia, sobre todo cuando la exportación de gas ha sido socavada por incompetencias y supuestas ganancias retóricas y politicoides de cortísimo plazo y entre población boliviana que apenas lee? ¿Acaso Bolivia no cuenta con un ente técnico respetado y trabajador como el Instituto Boliviano de Comercio Exterior que viene diciendo desde hace meses por todos los medios que las políticas de exportación de Bolivia están lejos de ser las óptimas y que precisan un golpe de timón urgentemente antes de que los coletazos de la crisis internacional lleguen en pleno?

La elección presidencial de diciembre de 2009, si se realiza, es una oportunidad para cambiar de rumbo, y no debemos perderla si no queremos perder Bolivia. http://www.jvordenes.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: