Cuando el idioma desaparece…

enero 3, 2018

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El taushiro ha sido un dialecto que aquí llamamos idioma porque en su momento su gente ha debido tener una organización social y un sistema de comunicación parecida al quipus o algo por el estilo. Todo indica que hoy está a punto de desaparecer porque su último hablante que, de acuerdo al NYT, se llama Amadeo García García, que vive en Intuto, Perú, hermano del finado Juan Garcia García que murió de fiebres en 1999, dijo, estas pasadas navidades, que lo peor para él era, o es, no tener a su hermano con el que hablar taushiro. “No tengo con quien hablar mi idioma… yo soy el último y conmigo desaparecerá… ¡y no puedo hacer nada al respecto!”- La verdad es que nadie puede hacer nada porque se trata de una fatalidad etno-histórica no solamente aplicable al taushiro.

El Catálogo de lenguas de América del Sur (Madrid: Gredos, 1984), de Antonio Tovar y Consuelo de Tovar, apunta que entra las lenguas del alto amazonas en proceso de extinción en Perú y Ecuador a comienzos de los 1980 estaban el simigae, ipaiza, oa, andoa, záparo, conambo, archidona, arabela y el taushiro hablado en el lado peruano del río Curaray. Cabalmente, el tauchiro está a punto de perecer porque su último y único representante todavía vive prácticamente lubricando con lágrimas y recuerdos el sepelio de su propia lengua, de su ancestro que no hay forma de enaltecerlo ni menos preservarlo. El final habrá de ser total.

Hacia finales del siglo XX una veintena de taushiros quedaban en una curvatura del río Amazonas protegidos de intrusos por una tupida foresta, algunos canes y mucho ruego al altísimo de que nadie apareciese, los descubriese y desbandase o explotase como había ocurrido en tiempos pasados con docenas de etnias que habitaban esparcidas las orillas ondulantes del gran río donde a comienzos del siglo XX sufrieron la aparición de siringueros abusivos y hasta esclavizadores que habían hecho morir a miles de amazónicos con el trabajo duro de la tichela y el jugo lucrativo del árbol del caucho. Los catequizadores católicos eran pocos y mal recibidos por los hambrientos de la goma. Luego vino el abuso de los buscadores y explotadores de petróleo que no vacilaron en continuar las pagas migras y los abusos a hombre, mujeres y niños de docenas de etnias que con el tiempo han ido desapareciendo de la gran hoya madre de lo que se vino a llamar el río Amazonas.

Ni que decir de los modernos acaparadores de tierras, destructores por excelencia de la manera de existir de docenas de etnias menores que por mucho tiempo han sobrevivido infamia tras infamia y que en siglo XXI van desapareciendo a paso acrecentado sin que nadie tenga en cuenta ni menos defienda el patrimonio que significan, la importancia histórica que conllevan, la autenticidad que los caracteriza, la sobrevivencia y pervivencia histórica que ofrecen ante la vista gorda de la autoridad político-social. Muy pocos consideran seriamente el rescate de semejante tesoro humano cada vez más amedrentado, descuidado, solitario e incluso burdamente ¡olvidado! Toda la América amazónica ha sido su patrimonio desde tiempo inmemorial. Desde comienzos del siglo XX hasta nuestros días han pasado de un apogeo vivencial legendario a un perigeo lento y mortífero, lo que no deja de ser una vergüenza para cada una de las naciones o sociedades, la mayoría dizque cristianas, que debería reflexionar y comenzar a rescatar por todos los medios y recursos semejante tesoro suramericano.


El gobierno de México rige la prensa

diciembre 27, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Según el NYT que cita a Fundar, una organización que se dedica a la transparencia del gasto público, al parecer el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto viene gastando cerca de dos mil millones de dólares en sobornar a la prensa en los últimos cinco años lo que, ajustado anualmente, representa más del doble de lo que el congreso mexicano aprobó en 2016 para el mismo propósito. Esto se ha convertido en una tradición del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que ha gobernado la mayor parte de los últimos 70 años, y esto solamente al nivel federal. El expresidente José López Portillo hace décadas que diseñó esta política con el dictum de que él no pagaba a los medios para que lo atacasen. Práctica que la oposición adoptó al ganar la presidencia en 2000 y 2006. Mala práctica y quizá no solo en México.

EEUU, que en muchos sentidos ha sido y es el modelo de los mexicanos, tiene una fuerte prensa que critica las actividades del gobierno central y los gobiernos estatales y locales. Los principales medios son CNN, MSNBC, CBS, ABC y otras emisoras de televisión y radio, amén de varios periódicos importantes como el New York Times y el Washington Post, et. al. todos privados y de vieja data que la actual administración de EEUU quisiera eliminar porque la critican todos los días. Contrario a estos está Fox News que también está financiado por dinero privado favorable al gobierno.

No así en México donde dos terceras partes de los columnistas y periodistas son pagados por el gobierno central y los estatales a fin de que digan lo que se les dice so pena de no recibir más dinero oficial que incluso cubre ciertos avisos comerciales que favorecen al gobierno central o a los estatales y/o locales. “Se trata de un problema económico” dice el periodista Carlos Puig del periódico Milenio, que recibe dinero del gobierno. “El modelo clásico de EEUU no existe en México.” Dos tercios de los periodistas de México admiten estar afectados por estos pagos oficiales. Según Enrique Krauze, historiador mexicano y editor de Letras Libres, revista mexicana que recibe dinero del Estado: “si un reportero profesional investiga hechos luctuosos, tanto el gobierno como la empresa privada le negarán financiamiento… lo que viene a ser uno de los mayores defectos de la democracia mexicana”. Pero la influencia del gobierno va más allá porque también practica el soborno directo ya que algunos periodistas figuran como contratistas del gobierno.

El NYT acota: en Chiguagua hay funcionarios que dicen que el ex gobernador gastó más de US$50 millones en avisos políticos con un presupuesto deficitario. Los fiscales tienen recibos firmados por periodistas que recibieron dinero del Estado siendo obvio que fueron contratados para escribir y publicar lo que la autoridad dictó. El nuevo gobernador de Chiguagua, Javier Corral, comenta que “existe un arreglo en torno a cómo se gastan los dineros del gobierno ya sea en premiar o castigar a la prensa por lo que publique”. Por tanto, hay una cantidad de sitios de internet que muestran publicidad a favor del gobierno.

Lo anterior más los terremotos, el narcotráfico, la transformación del TLCAN, el tránsito de centroamericanos en pos de llegar a EEUU, más la urgencia de entrar a nuevos mercados para los productos mexicanos, complica la situación ante una Suramérica que poco puede hacer para aliviar el trance de nuestros hermanos mexicanos… cuando debería ser lo contrario.


Lo que nos creen es distinto a lo que somos

diciembre 20, 2017

 

 Jorge V. Ordenes-Lavadenz

La decisión del T. C. P. de permitir que “Su Excelencia” vuelva a ser candidato a presidente, cuando ya se le dijo que no electoralmente, es muestra categórica de que los bolivianos no hemos avanzado, aprendido mejor dicho, desde la traumática revolución de 1952, pasando por las reformas agarradas de los cabellos, los campos de concentración, Roca y Coronado, la Gulf, Ñankahuazú, Teoponte, el narcotráfico, el Alto, el Tipnis, et. al. y ahora el afán totalitarista de eternizarse en el poder, todo administrado por gobernantes al cual más patoteros y propensos a culpar “al empedrado” que es el cúmulo de vicisitudes históricas de los pueblos de Bolivia.

Digo “pueblos” porque un solo pueblo boliviano… una sola actitud vital… que piense parecido y hable más que menos el mismo idioma… simplemente y hasta hoy… pongámonos la mano al pecho… no ha habido… ni hay. Lo de “plurinacional” resume la anomalía. Con solo canchas de fútbol, algo de caminos y de servicios de agua, museos de reverencia, teleféricos, etc. jamás llegaremos a nada que sea Nacional de verdad y sostenible. Por eso no avanzamos en pos de conocernos y ver de empezar a mancomunarnos para constituirnos en un país que empiece a saber de sí… lo que quiere decir compenetrarse para hacer del chenco actual: un todo factible ¡de una vez!

Los que gobiernan nos creen a todos los bolivianos cortados con la misma tijera idiosincrásica, entre otras, lo que, por desgracias, es falso. Si bien todos nos inclinamos ante la tricolor, el himno nacional y el folclore, poco más nos une. No todos estamos de acuerdo ni mucho menos en que, entre otras cosas, las universidades estatales, pagadas con nuestros impuestos y la exportación de nuestro gas, no enseñen redacción del castellano… ni ofrezcan licenciaturas en historia de Bolivia, o literatura boliviana cuando, de enseñarlas, por lo menos los nuevos ciudadanos empezarían a enterarse quienes son y de dónde vienen, cómo y por qué… que harta falta hace sobre todo, pero no solamente, en el occidente del país donde todavía se desvive la mayoría de la población.

Tampoco sirve a nadie prolongar la angustia nacional del llamado “juicio del siglo” que ya es un atolladero dilatorio injusto y esperpéntico que hace quedar cada vez peor a la justicia boliviana y a todos los bolivianos. Dar fin a este velatorio de muertes denunciadas y detenciones anómalas nos quitaría un peso de más de más de siete años. Al respecto, el trabajado libro Labrado en la memoria, del periodista boliviano Harold Olmos, está siendo leído en el exterior como un retrato detallado y cruel de las abyecciones de la justicia nacional.

El pensamiento extranjero, que tanto atrajo o atrae a algunos gobernantes bolivianos empeñados en acreditar gobiernos dictatoriales de izquierda como el de Cuba, Venezuela y Nicaragua (Argentina, Brasil, Ecuador, Perú y Chile ya no), cito al teorista francés de centro-izquierda, Pierre Bourdieu, que en su libro El campo político, (Plural, 2001, p. 135) escribió en los años 1960: “El éxito de la política racional supone que sea comprendida y admitida por la mayoría. Cuando se pretende producir transformaciones profundas, uno no puede apoyarse solamente en la disciplina elemental del tiempo de combate, hay que convencer y persuadir, es decir, dialogar y enseñar”. Hoy, muchos bolivianos pensantes no tienen dónde invertir sus esperanzas… lo que viene a ser no solamente injusto sino ¡innecesario!


Los vectores políticos tercian en Brasil

diciembre 13, 2017


por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

En marzo de 2016 el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) rompió coalición con el Partido de los Trabajadores (PT) luego de las acusaciones de corrupción contra la entonces presidente Dilma Rousseff y el ex presidente Lula da Silva. El PMDB apoyó la destitución de Rousseff. Cuando en su momento el presidente de Uruguay, José Mujica, preguntó a Lula sobre el origen del “mesalao”, el escándalo que llevó a la cúpula del PT a la cárcel por haber comprado el Congreso, Lula  respondió enigmáticamente: “Es que en Brasil hay un solo modo de poder gobernar” o sea corruptamente como lo prueba la red de corruptelas que todavía agobia al Congreso brasileño e incluso al presidente Temer. Todos temen caer en las redes de jueces federales que han demostrado ser defensores acérrimos de una ética emulable que ojalá cunda en 2018.

El HuffPost dice que en recientes encuestas, el candidato de derecha, Jair Bolsonaro, aparece segundo mientras Luiz Inacio Lula da Silva está primero. Lula busca la sobrevivencia política a como dé lugar. Guste o no, Lula, pragmático, conoce como pocos las miserias y debilidades de una clase política que fue compañera suya en el poder. Para él la corrupción es una fatalidad ineludible, y para los que permanecen en el poder, un triunfo electoral de Lula sería la salvación. El se considera “perseguido político” y “amigo de los pobres”. Lo único que le interesa es parecer discriminado por defender a los pobres. Lo ha gritado hasta en la ONU. Ninguno de su compañeros acusados de corrupción se ha atrevido a tanto.

Según Bloomberg News, la firma brasileña Ponte Estratégica (PE) trabaja con la inglesa Cambridge Analytics (CA) en las elecciones presidenciales de Brasil de 2018. CA trabajó en la elección del presidente Donald Trump en la que administró datos en pos del mayor efecto electoral a favor del cliente. “Con PE, que es nuestro socio no exclusivo, pero sí preferido, estamos procurando algo parecido en Brasil”, aseveró un vocero de CA. PE prefiere que no se favorezca a ningún candidato extremista. Se ha hablado con tres posibles candidaturas brasileñas a fin de cerrar tratos en marzo, una vez que el panorama electoral se despeje .

Andre Torreta, ejecutivo de PE, comentó que busca “la tropicalización” de CA a fin de adaptarla al medio brasileño. “CA no serviría a cualquiera”, dijo Torreta en una entrevista en Rio de Janeiro, añadiendo que “no haría nada por nadie que se sitúe al extremo izquierdo o derecho del espectro político.” De acuerdo a la firma consultora Eurasia, encuestas recientes dan que la gente brasileña se muestra extremadamente desilusionada con sus líderes políticos, y los nuevos candidatos que aprovechen esa desilusión ganarán.

Según Torreta, las leyes brasileñas de privacidad son más estrictas que las estadounidenses por lo que será necesario hacer sondeos en vez de comprar información. Dijo que hacer campaña utilizando medios electrónicas será la modalidad en 2018: el año pasado el Congreso de Brasil aprobó nuevas reglas que permiten a los candidatos comprar avisos en los medios sociales. “Hasta hace veinte días mi campaña por Facebook alcanzaba 4% del electorado. Ahora con dinero alcanzará el 100%”, añadió. La opinión generalizada entre entendidos es que Brasil necesita alguien de experiencia que exprese lo que hay que hacer para extraer al país de la crisis lo que será intrincado dada la compleja y todavía enhiesta corrupción.


Brasil mejora económicamente y repercute

diciembre 6, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Con 26 partidos en el Congreso (incluyendo el Partido País Libre y el Partido de Solidaridad Humanística) el votante brasileño debería tener para escoger. Pero tantas opciones exacerbaron los escándalos de corrupción de Odebrecht, Lava Jato, Petrobras y Siemens que contribuyeron a la recesión que minó la confianza del votante. Hoy, financistas y empresarios exitosos están buscando maneras de encaminar la política de Brasil. El panorama económico se torna alagüeño porque el 6 de diciembre el gobernador del banco central brasileño, Ilan Goldfajn, recibió la aprobación para reducir la tasa de interés de referencia del país a un mínimo récord. Además, según la Agencia Nacional de Estadística de Brasil, el consumo y la inversión se afirmaron el tercer trimestre de 2017 aumentando el PIB 0,1% en relación al trimestre anterior, y 1,4% en comparación al año anterior. Por primera vez en cuatro años la inversión subió 1,6%.

El ministro de finanzas, Henrique Meirelles, confirma que el PIB hubiera crecido aún más de no haber sido por la contracción temporal del 3% del sector agrícola en el tercer trimestre. Debe recuperarse. Añadió que la mayor inversión refleja optimismo. El Markit’s PMI mostró que el sector manufacturero creció en noviembre mensualmente más que en los últimos seis años… respondiendo a una mayor demanda interna y externa, registrando cifras ajustadas de 53,5 contra 51,2 en octubre. El ministro recalcó que la recuperación de la economía brasileña de una profunda depresión se acelera y no requiere mayor estímulo… y que el gobierno pronto tendrá que cambiar el pronóstico de crecimiento del PIB de 2018. “Anticipamos un PIB sorprendentemente positivo y por encima de los esperado…la economía crece y crea empleo…” Con la inflación y el costo del crédito bajos, el nivel de confianza sube lo que será suficiente para mantener el crecimiento sin necesidad de medidas adicionales. Con los ingresos tributarios creciendo más que la economía, los peores devaneos fiscales del gobierno son historia. Ayudaría que el Congreso aprobase la ley de reforma de las jubilaciones

El presidente Temer de Brasil busca la aprobación del Congreso de una reducción este año del políticamente intrincado e insostenible gasto de jubilaciones que en 2017 costará la mitad del presupuesto nacional que desde ya registra un déficit de US$56 mil millones. Las persistentes corrupción y parálisis legislativas han sido causas rancias de la situación actual que a todas luces debería aliviarse antes de la elecciones de 2018. El país necesita urgentemente mejorar sus sistemas de salud, educación e infraestructura lo que demandará una razonada y urgente distribución de los recursos federales.

Tras un periodo de recesión, el crecimiento económico del Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina se recupera alcanzando 1,2% en 2017 y es posible que alcance 2,3% en 2018, según analistas privados. Estas cifras están basadas en que Argentina crezca 2,8% y Brasil 0.7% en 2017, y 3% y 2,3 respectivamente en 2018, lo que depende del aumento del consumo interno y la disminución del gasto público con decreciente inflación. No ha de ser fácil ni tampoco imposible siempre y cuando la cordura política de las centro-derechas y centro-izquierdas recupere la seriedad económico-social que extraiga a los dos países del marasmo izquierdoide que los ha llevado al borde de la ruina… y de la que costará extraerse. Lo están intentando.


La derecha política se fortalece en Brasil

noviembre 29, 2017

 

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Según Bloomber news, el orbe corporativo de Brasil, frustrado con la persistente crisis moral y financiera, comienza a organizarse políticamente con miras a las elecciones de 2018. Individuos como Gustavo Franco, uno de los arquitectos del plan de estabilización Plano Real, recientemente se unió al Partido Novo (campeón del mercado libre fundado por un banquero), o Arminio Fraga que reemplazó a Franco en el Banco Central y que apoya a “Renova”, una nueva escuela de políticos ideada por Eduardo Mufarej, fundador de la firma Tarpon Investimentos, que opina: “La población de Brasil está desencantada con la clase política… y está ansiosa de ver candidatos nuevos”.

Luciano Huck, presentador de televisión y posible candidato a la presidencia, respalda a Renova con el apoyo de gente pudiente en pos de financiar un programa de adiestramiento de seis meses para 150 aspirantes a políticos becados. El curso comienza en enero con la esperanza de que algunos de ellos estén aptos para candidatear en la elecciones de 2018. El programa de estudio incluye: pericias de liderazgo, funcionamiento del sistema político del país, y áreas de pericia estratégica como seguridad, educación, lucha contra la pobreza y su sostenibilidad. Los que ganen elecciones deben comprometerse a finalizar sus mandatos, explicar públicamente las razones de sus votaciones, y sufragar los gastos de sus oficinas de modo que el costo fiscal sea mínimo. Los graduados no tendrán ningún compromiso adicional con Renova. Fraga reafirmó su apoyo a Renova diciendo que ¡ha llegado en momento de la renovación!

El profesor de la Escuela de Leyes de la Fundación Getulio Vargas, Michael Mohallem, opina que Renova y Movimento Brasil Libre, un grupo conservador brasileño que al parecer emula al Tea Party de EEUU, son una respuesta a las dificultades que tienen los partidos políticos tradicionales en atraer a gente nueva después de los escándalos de corrupción. Las leyes brasileñas prohíben la candidatura de postulantes no afiliados. O sea que éstos necesitan acogerse a agrupaciones nuevas.

Joao Amoedo, Ejecutivo del Banco Itau BBA SA y aspirante a la candidatura presidencial del Partido Novo, afirma que en el país hay apetito por el mensaje de mercado libre. “Privatización ya no es una palabra despreciable”. En las elecciones de 2018 espera tener candidatos en 18 estados y el D F, y ganar 35 escaños de la cámara baja, un resultado que destacaría al partido en la política brasileña. Un grupo de amigos financistas fundó el Partido Novo en 2011. No vino de una iglesia, sindicato u otra organización política ni tiene políticos entre sus miembros. Lo critican por ser de las elites financieras cuando su objetivo principal es devolver el poder al ciudadano. Ameodo comenta que “hay gente que cree que un Brasil pobre necesita un gobierno grande. Yo creo que somos pobres porque el estado es inmenso.”

Desde que el Partido de los Trabajadores (PT) dejó el gobierno después de 14 años, la derecha crece con las reformas del presidente Michel Temer y el dominio de los medios sociales conservadores de Brasil. Pero el voto de apoyo a Temer es bajo y sus reformas económicas son mayormente rechazadas. El profesor de ciencias políticas de la Universidad Federal de Paraná, Adriano Codato, opina que la mayoría de los brasileños son económicamente conservadores, y que el giro actual del país a la derecha se debe al pésimo manejo de la economía del PT.


Venezuela se adentra en la miseria

noviembre 21, 2017

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Su excelencia, Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, que nunca terminó la secundaria… pero “habló” con pajaritos, dijo el domingo 19 de noviembre al programa español de La Sexta, Salvados, que Raúl Castro era “perseverante”, Macron estaba empezando, Markel era de derecha recalcitrante, Ki, Jong Un era “líder de un país”, y que Putin era “líder de un mundo emergente, líder de la paz, un líder que el mundo necesita, extraordinario”.

El diario Washington Post dijo en editorial del lunes 20 de noviembre que el gobierno socialista de Venezuela había estado pagando a duras penas miles de millones de dólares a Wall Street para evitar el desfalco de ingentes deudas a costa de una aguda escasez de alimentos y medicinas en Venezuela, pero que esta manera de proceder se estaba desmoronando porque la semana pasada las agencias calificadoras declararon a Venezuela y su compañía estatal de petróleo en desfalco selectivo lo que acaso motivase un torrente de acreedores en busca de acreditarse activos venezolanos a como dé lugar.

Por el momento la debacle no empieza porque el gobierno venezolano insiste en que pagará puntualmente cien mil millones de dólares que el gobierno y la compañía de petróleo adeudan. Éstos la semana pasada llamaron en Caracas a una reunión de acreedores tenedores de bonos para decir que querían una restructuración de la deuda, aunque no ofrecieron ningún plan para llevarla a cabo luego de haber entrado en atrasos de pagos que desde luego perjudicarían a Venezuela en cualquier negociación. Medio mundo vio la experiencia argentina de hace unos años que al final resultó en pago por parte de gobierno de Macri. Solo así se habilitaron nuevos créditos. Pero parece que el gobierno venezolano no se ha enterado sobre todo considerando que la situación de necesidad del pueblo venezolano es mucho mayor que la necesidad del pueblo argentino cuando llegó Macri.

Venezuela hoy, con solo diez mil millones de dólares en reservas, más que seguro que tendrá dificultades en pagar ocho mil millones que se vencen en 2018, lo que parece indicar que entrará en mora ya nomás o en los próximos meses. Esto resalta la existencia de un clarísimo esquema de malos manejos y corrupción ya que pese a los cuantiosos ingresos por concepto de exportaciones de petróleo de los gobiernos de Chávez y Maduro, más los cuantiosos créditos que obtuvieron en función a la existencia de petróleo, esos ingresos y créditos ¡han sido vilipendiados en la forma más irresponsable e increíble!… Se trata de la friolera sin precedentes de un billón de billones de dólares (un trillón en el léxico inglés) según en NYT. El mal manejo de recursos del Estado más grande de la historia de América latina, y a lo mejor del mundo, lo que no deja de ser una vergüenza continental. Y peor, una realidad palpitante en tanto los 30 millones de venezolanos enflaquecen por la falta de comida y se enferman, y más de medio millón han salido del país en los últimos dos años.

La desfachatez del régimen venezolano es tal que si la sangre financiera internacional llega al río por deudas impagas, las bombas de gasolina venezolanas Citco y las refinerías de PEDEVEZA, que están en EEUU, más los buques cisterna serían confiscados, y Venezuela perdería su capacidad de negociación y solo le quedaría acudir al FMI donde EEUU tiene el poder de veto, o a créditos de Rusia que en su afán de antagonizar quizá saque a Maduro del brete pero… a qué precio.


A %d blogueros les gusta esto: