EEUU se protege, China avanza (II)

febrero 20, 2018

Jorge V. Ordenes-Lavadenz

La fórmula de Alexander Hamilton de proteger la industria naciente contra el empuje comercial de Inglaterra en el siglo XVIII y temprano el XIX fue adoptada en otras latitudes. El economista alemán Friedrich List, que vivió en EEUU entre 1825 y 1830, al regresar a Alemania escribió un libro criticando el pregón de “mercado libre” de los ingleses llamándolo “oportunismo lato.” List, predecesor de Milton Friedman, favorecía el comercio libre pero solamente cuando las industrias nacientes eran protegidas hasta adquirir competitividad. Las lecciones de List fueron aplicadas en Alemania que pasó de la economía agraria a la industrial en poco tiempo y con éxito. Otro seguidores fueron Japón después de la segunda guerra mundial, y los chinos.

Después de que en su campaña electoral de 2016, y en Davos a comienzos de 2017, Trump condenara el comercio libre dizque como “prácticas económicas injustas relacionadas con los subsidios industriales como producto del perverso sistema de planificación económica del Estado,” pocos dudaron a quién Trump dirigía el mensaje. De paso defendía el proteccionismo para traer empleo a su país.” Así, el daño internacional estuvo hecho por el mandatario estadounidense porque tres días antes de que fuese inaugurado como presidente, China enunciaba en Davos su liderazgo económico mundial ante una audiencia de acaudalados capitalistas y alto personal de gobiernos, Xi JinPing, Secretario General del Partido Comunista de China, elevó la voz en defensa del comercio libre que Trump había atacado vehementemente, entre otras cosas haciendo que Milton Friedman se sonriera desde el más allá. “Hay los que culpan la globalización económica por el caos del mundo actual”, dijo Xi, para añadir: “Uno no debe recalar en puerto cuando hay tormenta porque así no se llega nunca a puerto allende los mares.”

La crisis financiera de 2008 debilitó en gran medida la economía estadounidense pero tocó muy poco la economía China. Quepa recordar que a mediados de los 1970 el comercio internacional chino apenas alcanzaba el 0,5% del comercio mundial. Hoy está en la vanguardia con redes de comercio que tienden a sobrepasar los guarismos estadounidenses. De ahí el desplante de Xi aunque en honor a la verdad, lo del mandatario chino también se presta a escrutinio porque hacer negocios en China hoy, en el caso de compañías extranjeras, es cada vez más intrincado. La política industrial de China “Hecho en China 2025” busca aumentar “la innovación china” y la “autosuficiencia.” En esto sigue a Alexander Hamilton. O sea que China se protege lo que está en su derecho. Además, se trata de lo que predicaba el actual presidente: la protección de EEUU.

Increíble lo que hace un año para “arreglar cargas intelectuales en el camino. Este año, en el mismo Foro de Davos, el señor Trump se mostró mejor informado al enunciar que “América primero no significaba América sola”, y que su país “estaba abierto a los negocios internacionales.” ¿Será? ¿También para hacer o rehacer negocios con Canadá y México? ¿Y con los países de Asia-Pacífico que incluyen China? ¿Solo a través de tratados bilaterales como él prefiere? China es el mayor socio comercial de la zona que incluye a Nueva Zelandia y Australia, y haber socavado el histórico cometido estadounidense de asociarse comercialmente con gil y mil es de no creerlo. Un asno destruye un corral en dos minutos, construirlo requiere semanas, recursos y carpinteros.

 


EEUU se protege, China avanza (i)

febrero 13, 2018

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Desde que D. Trump asumió la presidencia, el pregón populista de “America First” o “América primero,” recurriendo al proteccionismo comercial a fin de promover exportaciones e importar empleo refleja tres cosas: (1) desconocimiento de la historia del comercio internacional de EEUU y otros países; (2) reconocimiento de que el proteccionismo comercial de EEUU ha de ser cubierto por otros países como China, y (3) que enmendarlo es urgente.

Retirarse del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, denunciar a Alemania, Canadá y Japón por exportar más a EEUU de lo que importan, y renegociar NAFTA con economías mas pequeñas como Canadá y México, haciendo más caro comerciar con EEUU, viene a ser política proteccionista asociada históricamente con países que aspiran competir con potencias comerciales establecidas y mayores. Exportar telas a la Inglaterra del siglo XVIII era poco menos que imposible porque el país se protegía mientras desarrollaba su industria textil cuyo bajo costo de producción, con el tiempo, impediría que nadie compitiese con ella; entonces permitió la importación. Pero EEUU no está comenzando a desarrollarse económicamente ni mucho menos, y las compañías que hoy exportan productos a ese país son mayormente estadounidenses que trabajan fuera de EEUU porque resulta menos caro hacerlos fuera que dentro de EEUU. Tan sencillo como eso. Pero el populismo nacionalista ha conseguido votos con la arenga “el empleo estadounidense es prioritario y debe retornar” y, si el producto resulta más caro, la carga se arreglará en el camino político ambicioso, mezquino y erróneo.

Uno de los fundadores del país, constitucionalista y creador del sistema bancario de EEUU, Alexander Hamilton (1755 o 57-1804), hijo de escocés y nacido en el Caribe británico, ministro de finanzas del presidente George Washington, creó el concepto de “industria infantil” que, para desarrollarse él decía que necesitaba protección. Conocía de cerca cómo Inglaterra practicaba el proteccionismo evitando la competencia de las colonias mientras vendía agresivamente sus productos en todas partes. En opinión de Hamilton las nacientes naciones necesitaban espacio de maniobra para desarrollarse y llegar a competir con las potencias comerciales. El naciente EEUU adoptó las ideas del caribeño que inicialmente beneficiaron la industrias textil, del hierro y del acero. Fue el proteccionismo que permitió el desarrollo de la industria estadounidense en el siglo XIX hasta 1925. EEUU era un bastión proteccionista. Hacia finales del siglo XIX la tarifa de importación llegaba a 45%, tan alta como la que la administración Trump ha decidido aplicar a las importaciones de maquinas de lavar ropa. ¡Increíble! porque en EEUU no hay industria comparativamente infantil como la que fomentó Hamilton.

La verdad es que la egoísta “mano invisible” a menudo depende de políticas de mano dura del gobierno que busca imponer el libre comercio. Por ejemplo: la política cañonera de Inglaterra del siglo XIX hizo que el comercio libre se impusiera en los puertos chinos, algo que los chinos hasta hoy recuerdan. Hoy, ante un EEUU proteccionista, China se ha convertido, pese a todos sus problemas, indispensable. Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial, el año pasado al presentar al Presidente y Secretario General del Partido Comunista Chino, Xi Jinping, dijo: “En un mundo de incertidumbre y volatilidad, la comunidad internacional mira a China”.


La perspicacia de Moreno en Ecuador

febrero 12, 2018

 

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

El sufragio ecuatoriano del domingo 4 de febrero de 2018 bloqueó el retorno al poder de Rafael Correa, el dizque más preparado, vociferante e intenso sobrino del CELAC, UNASUR y el Pacto de San Pablo, que entre otras cosas se benefició de la dolarización de la economía ecuatoriana aunque su increíble habilidad para enemistarse con la empresa privada y sobre todo con la prensa de su país lo condujeron a la derrota más categórica de la historia del izquierdismo desaforado de América Latina. El 70 por ciento del voto, o dos de cada tres votos, rechazaron la reelección presidencial por más de dos periodos lo que no solamente fue un golpe a las pretensiones de Correa, sino que también fue un mensaje para el gobierno de Bolivia que insiste e incluso pugna contra viento y marea por desacreditar el 21F que también votó porque no vuelva a candidatear el señor Evo Morales. Nicolás Maduro también busca continuar en el poder de Venezuela tras seguramente ganar una elección con fecha de fines de abril de este año sobre todo porque está buscando que nadie más candidatee. Será que el poder no solamente embelese sino que descuida la responsabilidad de cómo queda uno ante la historia de millones de futuros humanos que juzgarán las decisiones de los de ahora. Será que ver de quedar bien ante la historia es cosa de unos cuantos.

Lenin Moreno, paraplégico desde que le dispararon en 1998, goza del 70% del apoyo popular, según Bloomberg News. En solamente diez meses de gobierno ha conseguido dialogar con empresarios, líderes de oposición y medios de difusión. También puso en vereda a gente corrupta incluyendo al vicepresidente Jorge Glas, un allegado de Correa que en diciembre fue declarado culpable de haber actuado ilícitamente en el asunto coimas financiadas por el brasileño Odebrecht. Lo de Glas resultó un verdadero campanazo ético que todavía resuena en los confines de Suramérica.

Correa gobernó diez años en los que todo parecía que se ganaba el apoyo de millones de ecuatorianos pobres con programas sociales y de salud que consolidaban su poder que por desgracia resultaría en la creciente explotación de recursos extractivos en territorios indígenas lo que gestó corrupción y desde luego descontento en la población. La semana pasada los manifestantes arrojaron pintura y desperdicios al vehículo de Correa en la ciudad de Quinindé. Este señor hizo lo que le dio la gana en una nación andina pobre que por fortuna, de las pocas, contó con un vicepresidente que en diez meses prácticamente ha deshilachado la fofa “revolución ciudadana” de Correa.

Urge mentar sobre todo la inteligencia política del Presidente Moreno que, conociendo la astucia y dedicación zurda de su (en su momento) presidente Correa, cabe recordar que navegó con él política y discretamente, sopesando error tras error populachero del jefe, hasta concluir, en algún momento, que sin el concurso de todos los ecuatorianos incluyendo la población indígena vilipendiada por Correa, la empresa e iniciativa privadas en general, el pueblo no saldría adelante y el país tampoco. Desde el momento que Moreno subió a la presidencia se vio que su perspicacia política había de salvar a Ecuador y con ello se daba un gran paso adicional hacia el rescate democrático de Latinoamérica. Recientemente la Unidad de Inteligencia de la revista The Economist calificó a Moreno como un político brillante añadiendo: “Nadie esperó que hiciese tanto en tan poco tiempo.”


Más millonarios que nunca

enero 29, 2018

 

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Representantes del uno por ciento de la población del mundo industrializado o primer mundo, que viene a ser la crema y nata del capitalismo multimillonario que se llevó el 82% de la riqueza generada en el mundo en 2017, se reunió un año más la semana pasada en Davos, Suiza, a fin de regodearse y celebrar el auge de los mercados de bolsa, las reducciones de impuestos corporativos en EEUU e Inglaterra, y el hecho de que las principales economías del mundo crecieron en 2017… aunque la desigualdad de ingreso, el calentamiento climático, el debilitamiento y hasta eliminación en EEUU de importantes servicios sociales como el popular seguro médico ”Obama Care”, el convulsionado Medio Oriente e incluso el populismo individualista no dejaron de inquietar el ágape de Davos ni empañarlo.

El multimillonario, donde esté y de donde venga, simple y llanamente busca hacer más dinero y desde luego cuida el que posee a como dé lugar a menudo sorteando la ética, los derechos humanos y desde luego descuidando y hasta olvidando lo que quede de ellos, los ricos, en la historia y en el apellido de la descendencia la que, a menudo, a él, le importa un pito. Aunque no todo es perfecto. Según el NYT, el multimillonario Ray Dalio, filántropo estadounidense y fundador de uno de los más grandes fondos de inversión libre del mundo (hedge funds) opinó en Davos que los puestos de trabajo de planta están disminuyendo en el mundo lo que tiende a aumentar la necesidad de ayuda social gubernamental de por sí cada vez más escasa… lo que repercutirá inevitablemente en la clase pudiente, aseveró.

En EEUU la ayuda social ha de ser particularmente escasa porque el actual gobierno acaba de legislar a favor de que los ricos paguen menos impuesto a costa del presupuesto de ayuda a los pobres. Mucha población no solamente en EEUU está quedando atrás; hay inequidad en medio de incertidumbre con respecto al futuro. En general, la globalización y la automatización hacen que la gente se pregunte si será posible dejar un mundo mejor a los hijos. Davos y su importante secuela de preocupación, iniciativa y capacidad de ejecución debería resultar en ideas que conduzcan a soluciones estructurales a la brevedad posible o sea ahora, en 2018. La directora Gerente del FMI, Christine Lagarde, también ha expresado en Davos su preocupación por la falta de equidad en el mundo de hoy. “El 2017 registró un crecimiento global acelerado que se espera continúe en 2018 y 2019. Estamos esperanzados pero no satisfechos,” dijo.

De lo anterior proviene la reinante y tozuda paradoja de grandes ganancias percibidas por los multimillonarios en medio de una inmensa ansiedad planetaria porque todos sabemos, no solamente los de Davos, que desde la última crisis financiera de finales de la primera década del siglo XXI, el capitalismo, e incluso el no capitalismo oportunista, han hecho mucho dinero a menudo pisoteando leyes o ajustándolas a su gusto y conveniencia en áreas económico-político-sociales que tienen que ver con redistribución de ingresos, equidad judicial, veredictos y respeto a la constitucionalidad que impida eternizaciones de poder, ineptocracia y corrupción sobre todo en la conducción de elecciones, y otros. El caso de Venezuela y la decisión reciente de su “gobierno” de no permitir un frente común de oposición, en la anunciada “a dedo” elección presidencial, es un ejemplo que todo gobierno, organización o individuo que se respete debe condenar.


Mejora la educación en América latina

enero 24, 2018

Por Jorge  V. Ordenes-Lavadenz

El actual Fiscal General de EEUU, Jeff Sessions, abogado de 71 años nacido en Alabama, dijo recientemente que EEUU nunca debió haber aceptado “migrantes miserables, sin formación alguna”. Trump también tuvo palabras soeces al referirse a ciudadanos de Haití, África y Latinoamérica seguramente por ser mal educados y quizá por no ser “noruegos”. Otros del gobierno de este país vienen afirmando repetidamente que aceptar migrantes por vínculos familiares o lotería se presta a admitir gente sin educación y necesitada de subsidios estatales lo que consideran anatema. El Congreso de EEUU acaba de darse hasta el 8 de febrero para acordar el presupuesto nacional de modo que, a partir de esa fecha, el gobierno continúe pagando sus cuentas.

Trump y sus aliados republicanos del Congreso donde tienen mayoría, y sus bases populistas, insisten en también aprobar dinero para construir el muro de la frontera con México, y en aplicar la ley al pie de la letra y deportar a 800.000 inmigrantes “ilegales” que han vivido décadas en el país; casi todos solo hablan inglés y son centroamericanos que entraron a EEUU de niños con sus padres. La oposición demócrata-liberal del Congreso insiste en amnistiar a estos “ilegales” o “soñadores” antes de acordar un presupuestario nacional. O sea que el atrincheramiento derechista-conservador de los políticos está más pertrechado que nunca porque dominan el Congreso y la Casa Blanca.

Ahora bien, de acuerdo al Banco Mundial (BM), la educación en América Latina y el Caribe (ALC) ha mejorado notablemente porque el número de estudiantes universitarios de ALC nada menos que se duplicó entre 2007 y 2017, aunque solo el 50% se graduó a tiempo lo que desde luego indica que todavía hay mucho que hacer para plantear las razones de esta costosa situación. Esto de acuerdo al Informe del BM publicado el 17 de mayo de 2017 que además dice que para afianzar la igualdad de oportunidades, ALC debe mejorar la calidad de su docencia pública y privada comenzando por ofrecer mejor información respecto a requisitos, programas de estudio, incentivos y opciones de financiamiento, así como vincular la educación con los mercados de trabajo y su crecimiento. También urge optimizar y difundir la normativa de las instituciones de educación superior para mejorar su oferta y hacerla más accesible e invitante.

Según el BM el porcentaje de estudiantes de 18 y 24 años de edad inscritos en educación superior en ALC creció del 21% en 2000 al 40% en 2010. Si bien la desigualdad en el acceso aún perdura, hubo avances notables entre grupos de ingresos bajos y medios. En 2000 el 50% de la población más pobre representaba el 16% de los alumnos de educación superior. Esa cifra en 2013 alcanzó el 25% y no hay nada que haga pensar que la cifra no haya aumentado desde entonces. Cabe destacar que alrededor de un cuarto de las instituciones de educación superior (IES) que existen hoy, sector privado incluido, abrieron sus puertas en ese mismo período elevando la cuota de mercado de las IES privadas del 43 al 50% entre comienzos del 2000 y 2013. De todas maneras ALC apenas posee una decena, ¡solo diez! de las 500 mejores IES del mundo, un número solo superior al de África… lo cual debería despabilarnos de una vez por todas. Además habría que destacar la importancia de la ya gestada integración económico-financiera-jurídica de ALC enfatizando la importancia de acuerdos educativos terciarios.


La integración latinoamericana en bandeja (II)

enero 17, 2018

 

Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Los gigantes tecnológicos Alibaba de China por su lado y Microsof de EEUU por el suyo acaban de anunciar que sus respectivos ordenadores por primera vez superaron al ser humano en pruebas de lectura y comprensión, y ambos lo celebran como logros históricos. Se trata de inicios que seguramente han de perfeccionarse, en tanto que los latinoamericanos estamos lejos  de contar con la organización y los medios para pensar en unir recursos y empezar de modo que con el tiempo compitamos en áreas tecnológicas que, como las referidas, constituyen formas de vanguardia del quehacer humano. ¿Imposible? De ninguna manera. Es cuestión de unirnos política y económicamente  empezando por el reconocimiento básico de que solo la unión de todos los países iberoamericanos en un sistema de libre empresa y elecciones idóneas que elijan gobiernos que estimulen esa libertad microeconómica de modo que los impuestos recogidos se fiscalicen con poderes judiciales independientes y apolíticos. Todo afianzado en una mejor educación y un mejor manejo de nuestros recursos y nuestra infraestructura empezando por el comercio sobre el que hoy se basan arreglos internacionales como Mercosur y Alianza del Pacífico cuyo ámbito y competitividad urge afianzar, vigorizar y avanzar dando guerra sin cuartel a la endémica pobreza de mucha gente ampliándole su poder adquisitivo, crucial en toda integración.

La integración se vigorizó en los años 1990 con nuevos acuerdos comerciales y aranceles menores. Hasta 2000 el país promedio tenía cuatro acuerdos comerciales preferenciales con países de la zona. En 2013 estos llegaron a diez. Por otro lado, según Latinobarómetro, citado por HoffPost, más de tres cuartas partes de los latinoamericanos encuestados recientemente favorecen una mayor integración regional y un mayor comercio con el mundo. No debemos esperar más si no queremos ser víctima de un renovado colonialismo. Lo primero es empezar a remediar nuestras deficiencias estructurales.

Según el Banco Mundial el 70% de nuestras carreteras no están pavimentadas. El 30% o menos de las carreteras de Asia Oriental, el Pacífico, Medio Oriente y Norte de África están pavimentadas. Mucho más en el Sudeste Asiático y Europa. Y lo que es peor, muchas carreteras nuestras de fronteras no se usan de noche debido a la delincuencia endémica que afecta negativamente nuestra competitividad. Este acercamiento infraestructural necesita ser acompañado por un renovado esfuerzo en investigación y desarrollo masivo de la educación de modo que con el tiempo una mayor cantidad de gente se dé mejor cuenta de que solo sabiendo se piensa mejor en cómo cimentar la integración de modo que la región empiece gozar de un mejor nivel de vida sobre todo sostenible. Solo así se conseguirá un mayor respeto colectivo al cometido en cuestión.

Algo se está haciendo ya que hace poco la Alianza del Pacífico que integran México, Colombia, Perú y Chile acordó ofrecer la categoría de Miembro Asociado a los países observadores… que lo esperaban. Al mismo tiempo se está buscando un acercamiento entre la Alianza del Pacífico y Mercosur, que conforman Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, (Venezuela está suspendido y Bolivia está en proceso de adhesión) de modo que la cooperación entre ambos grupos se constituya en el paso definitivo hacia la hasta ahora aletargada integración latinoamericana… que sobre todo continúa en manos de Argentina, Brasil y México.


La integración latinoamericana en bandeja (1)

enero 10, 2018

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz

En vista del creciente cierre nacionalista del mundo desarrollado cuya génesis quizá esté en el Oriente Medio y en particular en el nacionalismo excluyente de EEUU hoy enarbolado por el gobierno del polémico presidente Donald Trump y su afán de bilateralismo (dividir es conquistar), además del antilatinismo de los millones de estadounidenses anglosajones protestantes que votaron por él. Y en vista también de la metódica indiferencia del gobierno estadounidense ante la tragedia de Puerto Rico, a más de la decisión de expulsar de EEUU a 200.000 salvadoreños, más el afán de hacer una pared en la frontera con México que dizque “la pague México”… habría que ser tonto, ciego y sordo para no darse cuenta de que el vendaval político-económico-social del norte es, pese a la gran cantidad de estadounidenses que piensan menos nacionalistamente pero que por desgracia están desorganizados y sin el cuantioso tesoro económico de los derechistas-racistas que están en el poder, ese vendaval del norte, decía, es una señora pauta nítida y contundente de que los latinoamericanos estamos frente a una disyuntiva única para destacar, de una vez por todas, que la unión hace la fuerza… y que la integración político-económico-social de América latina es una necesidad coyuntural que hay que aprovechar porque el país del norte nos la está espetando en bandeja.

Ahora, del cierre nacionalista estadounidense urge exceptuar diamantinamente a los que no votaron por Trump que incluye la sexta economía del mundo que es el estado de California. Es que no se trata solamente de EEUU y su actual gobierno. El periódico de Munich, Alemania, Süddeutsche Zeitung, comentó recientemente que “el mundo está enfrascado en Trumpismo, populismo y vulgarismo, y que la alternativa no se muestra visible aunque en Alemania quizá todavía sea Merkel”. Veremos. Según el HoffPost, Juan Notaro, Presidente Ejecutivo de Fonplata, comentó recientemente que “El cierre del mundo desarrollado es una oportunidad para la integración de América Latina.” Europa da la pauta: el presidente Emmanuel Macron, en visita reciente a China, habló de una mayor integración comercial entre Europa y China, ¡ojo! no solamente Francia y China.

Los presidentes latinoamericanos deberían procurar una integración latinoamericana con el mundo. Lo políticamente integrable hay que realizarlo socio-económicamente ya nomás. Enredarse en el tema como ocurrió en los años 1960 y la afamada pero miope “sustitución de importaciones” debe servir de pauta y modelo de cómo iniciarlo hoy sobre una base política y no sobre lo económico que debe ser el resultado del acuerdo político y no al revés. En aquella época la “guerra fría” era prioridad de muchos que hablaban de integración como algo quimérico. Hoy es una obvia necesidad si a la larga queremos pervivir libres como lo cantan cada uno de nuestros himnos nacionales.

Para empezar y cuanto antes es necesario aumentar el comercio entre los países latinoamericanos y para eso necesitamos más carreteras y ferrocarriles respetando las reservas forestales irremplazables, además de flotas mercantes, puertos y aeropuertos donde mejor convengan al comercio continental. Por donde pasen mejorarán la vida y el poder adquisitivo de los habitantes. Los nacionalismos limitantes no sirvieron ni sirven. Menos los izquierdismos que se tropiezan en su propia sombra. La geopolítica y la geo-economía libres de trabas son primero.


A %d blogueros les gusta esto: